Formato Amistoso con la Impresora Envíe a un Amigo


PARA SU DIVULGACIÓN INMEDIATA
PR- 006-07
9 de enero de 2007

EL ALCALDE BLOOMBERG OFRECE TESTIMONIO ANTE COMITÉ DE SEGURIDAD NACIONAL Y ASUNTOS GUBERNAMENTALES DEL SENADO

A continuación el texto del testimonio presentado por el alcalde Bloomberg

"Señor Presidente Lieberman, miembro mayor Collins, senador McCaskill, senador Hester, senadores Stevens, Voinovitch, Coleman, Sununu, gracias por recibirme.

"Primero, permítame felicitarlo, señor presidente, por su reciente elección como presidente del Comité.  Creo que todos conocen su formidable dedicación y su bien documentado compromiso en la lucha contra el terrorismo, y tengo muchas ganas de trabajar con alguien que realmente entiende las necesidades de Nueva York y la región.  Permítame también agradecer a la senadora Collins por su gran servicio en la dirección de este Comité, el cual ha jugado un rol crucial para garantizar la seguridad de nuestra nación.  También es un placer y un honor para mí el unirme a tres distinguidos miembros de la Comisión del 11 de Septiembre: Lee Hamilton y Slade Gorton, y Tim Roemer. No creo haber pensado alguna vez que estaría compartiendo con estas tres personas, así que el placer es mío.

"Esta mañana, quiero aprovechar la pequeña oportunidad que tengo para hablar sobre el progreso que la ciudad de Nueva York ha realizado desde el 11 de Septiembre en cuanto al mejoramiento de nuestras capacidades en antiterrorismo.  También quiero hablar sobre las áreas cruciales donde el Gobierno federal puede y debe hacer más para ayudar a la nación.  Como residentes de la capital mundial de los medios, el eje central de la economía del país y el centro de la diplomacia internacional, nosotros en Nueva York estamos conscientes de que el ataque al World Trade Center no estaba destinado a ser un suceso único, apartado.  Aun somos un objetivo principal - sino el mayor - de al-Qaeda y otros grupos terroristas, y eso presenta retos a los cuales estamos determinados a enfrentar directamente. Y no escatimaremos en gastos.

"Como ya he dicho repetidamente, mi primera responsabilidad como alcalde es hacer todo lo que pueda para mantener nuestra ciudad segura y después encontrar la manera de pagar por ello, y no lo contrario.  Y creo que hemos hecho exactamente eso desde el principio.  Nuestra Administración ha dado pasos para reforzar todas las partes de nuestra ciudad, incluyendo nuestra primera línea de defensa - el Departamento de Policía  (NYPD, en inglés).  Creamos una Oficina Antiterrorista única en su clase y hemos puesto a punto la División de Inteligencia del NYPD.  Ambas unidades - que hoy en día emplean a un total de 1,000 policías - se han convertido en modelos para otros departamentos de policía de otras ciudades grandes en toda la nación, y en armas cruciales en la lucha global contra el terrorismo. 

"Por ejemplo, en agosto del 2004 frustraron un complot para bombardear la estación del subway de Herald Square, en el Medio Manhattan - justo una semana antes de la Convención Nacional Republicana.  El dato vino de un informante que la División de Inteligencia había sembrado en nuestra ciudad.  Y justo ayer, quizás han leído en la prensa, uno de los conspiradores fue sentenciado a 30 años de cárcel por lo que intentaba hacer.  Hoy, el programa de inteligencia y antiterrorismo del NYPD llega a todo el mundo. De hecho, actualmente tenemos 10 de nuestros mejores detectives en puestos en Tel Aviv, Londres, Singapur y otras ciudades extranjeras trabajando para obtener un cuadro completo de la amenaza global del terrorismo.  Ver directamente otros enfoques ha sido siempre uno de los principios que nos guían en la Administración.  No tenemos todas las respuestas y acogeremos la ayuda de cualquiera, en cualquier lugar. No nos preocupa si lo inventamos o no; solo nos preocupa si servirá y si es correcto.

"Otros organismos municipales también son claves para nuestra respuesta antiterrorista.  Nuestro Departamento de Bomberos (FDNY, en inglés) ha ampliado a cabalidad el entrenamiento de emergencias químicas, biológicas y radiológicas.  Además, hemos creado un simulador del subway en la Academia de Bomberos para entrenar en problemas de emergencias subterráneas - y estamos expandiendo el tiempo de entrenamiento para nuestros nuevos reclutas, haciendo del nuestro uno de los programas de entrenamiento de bomberos más largo y más intensivo en cualquier ciudad del mundo.  El Sistema de Vigilancia Sindrómica (Syndromic Surveillance System, en inglés) de nuestro Departamento de Salud  examina 60,000 piezas de información de salud cada día - incluyendo turnos de ambulancias y ventas de farmacias - buscando las primeras señales de un ataque bioterrorista.  Con el bioterrorismo, descubrir que se está siendo atacado es tan difícil como enfrentar el ataque en sí.  Creo que nuestra respuesta el año pasado a un incidente aislado de ántrax - aunque no estuvo relacionado con el terrorismo - demostró nuestra mejorada capacidad de identificar y luego reaccionar.  Nuestra Oficina de Manejo de Emergencias, que recientemente se mudó a una nueva y modernísima sede, ha tomado la delantera en la organización de docenas de simulaciones entre organismos.

"Ellos han probado, por ejemplo, respuestas a desastres naturales tales como un huracán de Categoría 4 y ataques terroristas que emplean bioterrorismo y otras armas de destrucción masiva.  Hemos realizado simulaciones en nuestro sistema de trenes metropolitanos; hemos hecho simulaciones en el Estadio Shea.  Seguimos creyendo que observar estos problemas por adelantado es la manera de estar preparados para cuando algo ocurra.  La comunicación y coordinación entre organismos también han sido realzadas con nuestro 'Sistema de Manejo de Incidentes' (Citywide Incidents Management System o CIMS, en inglés), que adapta el nuevo Sistema Nacinal de Manejo de Incidentes a la ciudad más grande de Estados Unidos y describe claramente la división de responsabilidades para los socorristas en incidentes mayores.

"El CIMS ha sido puesto a prueba frecuentemente durante nuestras operaciones y respuestas cotidianas, desde incidentes de aviación a colapsos de edificios y explosiones.  Y, en cada caso, el CIMS ha garantizado que respondiésemos con rapidez y experiencia.  En Nueva York entendemos que prevenir el terrorismo y responder a cualquier emergencia a gran escala también depende la coordinación fluida entre organismos federales, estatales y municipales claves.

"Nuestro Departamento de Policía tiene una relación de trabajo ejemplar con la oficina del FBI en Nueva York y su subdirector Mark Mershon.  Y hemos asignado más de 120 oficiales de policía a la Fuerza Conjunta para la Lucha Contra el Terrorismo del FBI y el NYPD (Joint Terrorism Task Force, en inglés).  Y creo que el resultado es que se está compartiendo información en una forma genuina que es única en Estados Unidos.  Por ejemplo, cuando descubrimos una amenaza a nuestros trenes metropolitanos en el 2005, permanecimos hombro con hombro con el FBI y aseguramos al público que estábamos dando los pasos necesarios para mantener seguro a nuestro sistema de tránsito.  Eso es lo que estamos haciendo para mantener seguros a nuestra ciudad, región y, en cierta medida, al país.  Pero mi mensaje para ustedes hoy se refiere a la manera como pagamos por esto, ya que todas estas capacidades de profilaxis y respuesta requieren financiamiento.  Y a pesar de una cooperación tan excelente con el FBI, algunas partes del Gobierno federal no han sido para nosotros colaboradores tan buenos como creo que deberían ser.

"Desde el primer día, he solicitado vehementemente que los fondos de Seguridad Interna sean distribuidos en base al riesgo y solo al riesgo.  Primero presenté este caso frente a miembros del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes en abril del 2003.  Y desde entonces he repetido este llamado en numerosas ocasiones ante el Congreso y en la Casa Blanca.  He hablado sobre financiamiento basado en la amenaza cuando testifiqué ante la Comisión del 11 de Septiembre - y me alegró que el vicepresidente Lee Hamilton, el senador Slade Gorton, el representante Tim Roemer y los otros miembros de la Comisión respaldaron efusivamente mis recomendaciones.  Sin embargo, una y otra vez nuestras solicitudes de que los fondos de Seguridad Interna se distribuyan por completo en base al riesgo han sido ignorados.  En su lugar, hemos visto enormes sumas de dinero de Seguridad Interna distribuido en todo el país como mantequilla de maní.  Más de $3,000 millones han sido distribuidos en esta forma irracional hasta la fecha.  Algunas comunidades ni siquiera saben qué hacer con el dinero cuando lo obtienen.  Por ejemplo, una villa gastó parte de lo que le correspondió en un tráiler especial para su festival anual de hongos en octubre.  Al-Qaeda debe estar riendo a carcajadas en sus carpas.

"Mientras tanto, la Ciudad de Nueva York - que tiene enormes necesidades, que ha sido atacada antes y ha sido señalada como objetivo muchas veces desde entonces, y con seguridad será señalada de nuevo - permanece con menos. Si lo que se desea es construir un frasco de miel para distribuir dinero en los estados, en los 50 estados, entonces que así sea, pero llámenlo por su nombre.  No lo llamen Seguridad Interna.  Los fondos de Seguridad Interna deben ir en su totalidad a los lugares donde necesitamos esos fondos. No confundan los riesgos con los objetivos.  En todo lugar hay riesgos, pero no hay tantos objetivos, y es en los objetivos en lo que se enfocarán los enemigos de este país.  Y creo que es justo decir que tanto el Gobierno como el Congreso comparten la culpa por la politización de los fondos de seguridad interna.  Por el bien de la ciudad de Nueva York - y el bien de nuestra nación -, espero que ustedes dejen de convertir a fórmulas derivadas políticamente en leyes de Seguridad Interna.  En su lugar, ustedes deben dar al Departamento de Seguridad Interna flexibilidad total para asignar 100% de estos fondos de acuerdo al riesgo, la amenaza y el retorno de la inversión - y luego desafiar al Departamento para que ejercite esta flexibilidad en una manera coherente y rigurosa. 

"Ahora, para dar crédito a quien lo merece, el secretario de Seguridad Interna Chertoff ha expresado ahora un deseo de traer más sentido común al proceso, y de atender mejor nuestras preocupaciones.  El último viernes, el Departamento de Seguridad Interna publicó nuevas directrices para la distribución de fondos en el Año Fiscal 2007 que dieron mayor consideración a la amenaza, vulnerabilidad y consecuencias de un ataque terrorista.  Por primera vez, la Iniciativa de Seguridad en Áreas Urbanas del Departamento reconocerán seis áreas de alto riesgo - incluyendo a Nueva York.  Establecer este grupo de alta prioridad es un paso en la dirección correcta, pero cuando se compara en realidad el porcentaje de financiamiento que estas seis ciudades recibieron el año pasado con lo que está siendo reservado para ellas este año, es prácticamente el mismo.  Y hasta que sepamos cuál es precisamente la asignación, no es claro si estas nuevas directrices harán una diferencia en los detalles.

"Permítanme concluir con un poco de otro buen - tras años de vigoroso cabildeo de nuestra parte, el Departamento de Seguridad Interna planea finalmente aflojar algunas de las restricciones sobre cómo se puede gastar el dinero de la Iniciativa de Seguridad en Áreas Urbanas.  Para Nueva York, esto significa que podemos usar hasta 255 de nuestra asignación para apoyar a los oficiales en las unidades de antiterrorismo e inteligencia.  Siempre hemos creído que una de las defensas más fuertes contra el terrorismo es las viejas 'botas en tierra', no gastar el dinero en equipos que no necesitamos.  Y ahora podemos finalmente obtener cierto apoyo federal para ayudar a mantenerlos ahí.  Seguiremos trabajando con el Congreso; seguiremos trabajando con el Departamento de Seguridad Interna para aumentar la flexibilidad de sus directrices de financiamiento. Las donaciones de Seguridad Interna, por ejemplo, todavía non pueden gastarse en construcción - a pesar de que endurecer objetivos particulares puede reducir significativamente el riesgo de ataque.  También trabajaremos con el Congreso y el Departamento de Salud y Servicios Humanos para fijar la distribución de fondos de alistamiento para bioterrorismo. 

"Nueva York es solo uno de un puñado de lugares en esta nación que ha experimentado un ataque bioterrorista en la historia.  Sin embargo, en el Año Fiscal 2006 recibimos $4.34 per capita, poniéndonos en una increíble posición 27 de 54 estados y ciudades elegibles.  También seguiremos retando al Congreso para que ponga disponibles fondos para nuestras redes inalámbricas de comunicaciones de emergencia, las cuales hemos estado desarrollando por varios años.  Este año, el Gobierno federal distribuirá $1,000 millones para el desarrollo de un sistema de comunicaciones estatales y locales interoperables.  Este es un esfuerzo muy sensato - y se refiere directamente a una de las recomendaciones de la Comisión del 11 de Septiembre.

"Pero, hasta ahora - ustedes deben saber - ninguno de esos fondos está disponible para la ciudad de Nueva York, ya que nuestros sistemas operarán en frecuencias diferentes a las especificadas en el nuevo programa de donaciones del Gobierno federal.  Para Nueva York, esta restricción nos castiga por nuestra agresividad al proteger a nuestra ciudad: Ya hemos invertido más de $1,000 millones de nuestro propio dinero en nuestra infraestructura de redes.  Y estamos construyéndola en una frecuencia que funciona mejor en los trenes, rascacielos y la densidad de nuestro entorno urbano.  Hemos intentado desarrollar una solución que tenga sentido para las necesidades de nuestra ciudad, ya que un solo tamaño no se ajusta a todos, ni lo hará.  Y que el Congreso avance en su plan sin asegurar que la ciudad de Nueva York sea parte de él es solo el colmo de la insensatez.

"Y cuando se piensa en ello, ese es en realidad el corazón del problema.  Una y otra vez, el Gobierno federal ha intentado aplicar soluciones uniformes a lugares como la ciudad de Nueva York que merecen atención más detallada e individual.  Lo que este país realmente necesita es un proceso de creación de políticas federales que reconozca a Nueva York por lo que realmente es: Una de las áreas urbanas más grandes y densamente pobladas del mundo, un poderoso símbolo de lo que nuestros enemigos desprecian profundamente, y una ciudad que ya ha sido señalada como objetivo muchas veces.  Esta es nuestra realidad - y es una que desafía las fórmulas matemáticas - sin importan cuán bien intencionadas sean.

"Entonces, aprecio la oportunidad de estar aquí.  Les pido sencillamente que vean no solo lo político, sino lo que mantenga a esta ciudad, esta región y este país tan seguros como sea posible.

"Muchas gracias".







CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN:


Stu Loeser   (212) 788-2958




Mas Recursos