Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 062-10
martes 28 de diciembre de 2010

CONTACTO:
Departamento de Salud: Susan Craig/Zoe Tobin, (212) 788-5290 (pressoffice@health.nyc.gov)
Fondo para la Salud P��blica en Nueva York: Pamela Nathenson, (212) 266-7829



El Departamento de Salud lanza nueva campa��a publicitaria alertando a los padres sobre los peligros que el humo de segunda mano presenta para los ni��os

El nuevo informe muestra que m��s de un mill��n de neoyorquinos contin��an siendo expuestos a los qu��micos venenosos del cigarrillo en el hogar y el trabajo, a pesar de los progresos en la ��ltima d��cada



28 de diciembre de 2010 – Ningún padre sometería a un niño al asma, infecciones del oído y la bronquitis intencionalmente, mucho menos exponerlo a químicos que causan cáncer. Sin embargo una investigación reciente del Departamento de Salud estima que 150,000 fumadores adultos que viven con niños en la Ciudad de Nueva York siguen permitiendo el fumar en el hogar. Más de la mitad de los fumadores de la Ciudad de Nueva York (58%) todavía permiten que se fume en sus casas. Los niños son especialmente vulnerables a los efectos nocivos del humo de segunda mano, el Departamento de Salud envía a los padres un importante mensaje de Año Nuevo: No críe un niño fumador pasivo.

En una nueva serie de anuncios televisivos llamados Niños Fumadores Pasivos, dirigidos por Spike Lee y que se transmitirán en la Ciudad de Nueva York esta semana, el Departamento de Salud muestra cómo el humo del cigarrillo de un padre puede aumentar el riesgo que corre un niño de desarrollar enfermedades de corto y largo plazo, e insta a quienes todavía fuman a dejar el hábito hoy. “Más de la mitad de las personas que no fuman en la Ciudad de Nueva York siguen inhalando químicos nocivos provenientes de los cigarrillos de otras personas”, dijo el Dr. Thomas Farley, comisionado del Departamento de Salud. “Nadie debe respirar el humo de segunda mano – ya sea en la casa o en un área de recreación pública. Si no ha dejado de fumar, protéjase y proteja a sus seres queridos dejando el hábito hoy. Si su hogar no es libre de humo, ahora es el momento. Elija la salud, para usted y su familia”.

En un nuevo informe, (disponible en nyc.gov, palabra clave humo de segunda mano), el Departamento de Salud muestra que los fumadores femeninos tiene menos probabilidad que los fumadores masculinos de tener reglas de no fumar en sus hogares (35% versus 47%). Los fumadores de raza negra tienen menos probabilidad de tener hogares libres de humo que otras razas (31% versus 41% a 49%). Y los fumadores nacidos en Estados Unidos tienen menos probabilidad que los nacidos en el extranjero de tener reglas de no fumar en sus hogares (36% versus 54%).

El informe también muestra que casi uno de cada cinco de los adultos no fumadores de la ciudad (18%) reportaron haber sido expuestos al humo de segunda mano en el hogar en 2008. Una investigación anterior sugiere que 57% de los adultos que no fuman de la ciudad tienen subproductos en sus cuerpos, indicando una exposición al humo de segunda mano en un lugar interior o exterior.  El nuevo informe no incluye datos en sí acerca de los niños, pero muestra que 150,000 del millón de fumadores locales permiten que se fume en los hogares que comparten con niños menores de 18 años.  Además, la Encuesta sobre la Salud Infantil de 2009 – una encuesta a los padres de los niños – halló que un estimado de 119,000 niños de 12 años y menores (9%) viven en una casa donde alguien fuma por lo menos ocasionalmente.

Entre los no fumadores, los adultos jóvenes tienen más probabilidad que los adultos mayores de ser expuestos al humo en el hogar. Un 28% de los adultos jóvenes de 18 a 24 años que no fuman son expuestos al humo de segunda mano en el hogar, comparado con solo el 16% de los adultos jóvenes de 25 años o más. Los no fumadores de raza negra y asiáticos reportaron más exposición que los de raza blanca (ambos 21% versus 15%), y los no fumadores con una educación de secundaria o menos tienen mayor riesgo que los que han cursado por lo menos alguna educación universitaria (21% versus 14%).

Más y más neoyorquinos han hecho sus hogares libres de humo desde 2002. En 2008, tres cuartos de los 6 millones de adultos de la ciudad (80% de los no fumadores y 42% de los fumadores) tenían reglas de no fumar en sus hogares. En 2002, la proporción solo era de 71% y 27%. Pero 1.5 millones de los adultos en la Ciudad de Nueva York todavía no tienen un hogar libre de humo. A pesar de la Ley de Aire Libre de Humo de Nueva York de 2002, algunos neoyorquinos todavía siguen siendo expuestos en el lugar de trabajo. En 2007, entre todos los empleados adultos en la Ciudad de Nueva York, 7% de los no fumadores (casi 181,000) reportaron haber sido expuestos al humo de segunda mano en sus sitios de trabajo.

Consejos para crear un hogar libre de humo
  • Pídale a otros que no fumen cerca de sus hijos, incluso afuera de su casa

     
  • Nunca fume en su automóvil y no permita que otros fumen ahí. 

  • Haga a su hogar libre de humo (no solo un par de habitaciones). Irse a otra habitación, abrir la ventana, usar un ventilador o un filtro de aire NO protege a las personas.

  • Haga que todos los fumadores que viven con usted firmen un compromiso para mantener su hogar libre de humo.

  • Elimine los ceniceros, encendedores y fósforos de su casa.

  • Tenga disponible goma de mascar o dulce bajo en calorías como alternativa de fumar. O trate cortar fruta fresca o verduras como bocadillos para las personas.

  • Déjeles saber que usted está rechazando el humo y no al que fuma.

  • Sea amable pero firme. Si las personas tienen que fumar, insista que lo hagan fuera de su casa.

  • Agradezca a las personas por ayudarle a mantener su hogar libre de humo.

  • Mantenga su hogar libre de humo aun cuando no haya nadie alrededor. El humo de segunda mano perdura hasta mucho después que se apaga un cigarrillo.
Consejos para dejar de fumar
  • Elija una fecha y márquela en su calendario. Deshágase de los ceniceros, encendedores y cigarrillos.

  • Visite a su médico para ayuda y consejo sobre cómo su plan para dejar de fumar.

  • Haga una lista de los motivos por los que desea dejar de fumar.

  • Haga una lista de los familiares y amigos que le respaldarán.

  • Evite los desencadenantes, incluyendo el alcohol, la cafeína y otros fumadores.

  • Realice ejercicios para aliviar el estrés y mejorar su estado de ánimo. Trate una caminata rápida de 30 minutos por lo menos cuatro días a la semana

  •    Considere el uso de una alternativa segura a la nicotina como los parches de reemplazo, las gomas de mascar o las pastillas, las cuales pueden duplicar su posibilidad de dejar el fumar.

  • El tener un hogar libre de humo puede facilitarle el dejar de fumar

###