On-Line Transactions (LARS) Printer Friendly Format Newsletter Sign-up Translate This Page Text Size Small Medium Large


 
Apply for a License
Pay Renewal Fee
Pay Summons
Pay Other Fees
Update License Information
Additional Information




Lost Property Search
 

Register to Vote
Commissioner’s Corner

Abril 2015

Hola a todos. ¡Espero no equivocarme al decir que el clima más frío quedó atrás y que ya podemos empezar a disfrutar de temperaturas más elevadas!

Vamos directo a lo que ha pasado desde mi última columna:

El 3 de marzo, el Alcalde de Blasio firmó la Introducción 615 a la ley que servirá para seguir fortaleciendo las protecciones que brindamos a los conductores de taxis.  Esta es la segunda propuesta de ley que aprobó el Consejo Municipal, y que el Alcalde promulgó en pocos meses para proteger más a los conductores de taxis. Una vez más, quisiera agradecerle al Presidente Rodriguez y al resto del Consejo Municipal por aprobar esta importante ley con tanta rapidez, y por eliminar las especificaciones sobre "luces de alerta", que habían quedado obsoletas. Antes de aprobar la ley, el Código Administrativo limitaba su uso a lo que conocemos como luz "lollipop" o tipo paleta, las luces naranjas circulares que todos los taxis amarillos, taxis verdes y vehículos con permiso para recoger gente en las calles autorizados por la TLC actualmente tienen. 

Al hacer este cambio legislativo pequeño, pero significante, se amplió la definición de luz de alerta para permitirles a propietarios y conductores la libertad de invertir en la mejor tecnología de alarmas posible, para así proteger mejor a los conductores ante una dificultad. Esto también significa que la Comisión podrá diversificarse y explorar sistemas que vayan más allá de la actual luz parpadeante básica. De esta manera, podemos crear especificaciones sobre luces de alerta, que serían más útiles para las actuaciones policiales, lo cual mantendría más seguros a los conductores ante una situación de riesgo.

Además de aprobar la nueva legislación, la TLC hizo grandes progresos trabajando con la Driver Protection Unit (Unidad de Protección para Conductores) para mejorar la protección del conductor.

La Unidad de Protección para Conductores es una unidad que surge a partir del éxito de la Lease Cap Unit (Unidad para el Límite de Arrendamientos) que inició sus actividades en febrero de 2012. Esta unidad es responsable de hacer cumplir las normas de la TLC que fijan límites a las tarifas que los dueños y agentes de medallón pueden cobrarles a los conductores. Desde que nació esta unidad, hemos devuelto a los conductores más de $2.5 millones en concepto de indemnización y hemos cobrado más de $1 millón en multas para la TLC. David Ross, abogado de la TLC, está encargado de la Unidad para el Límite de Arrendamientos y, por su esfuerzo y dedicación, en 2014 se le designó Empleado del Año de la TLC. Además, en 2014 el señor Ross recibió el Premio del Alcalde a la Excelencia en Atención al Cliente. 

Quisimos extender esta unidad para proteger los derechos de todos nuestros conductores, no solo de los conductores de taxis amarillos, considerando que más de la mitad del total de conductores no maneja un taxi amarillo. La Unidad de Protección para Conductores investigará, procesará y resolverá los casos de prácticas fraudulentas y conductas ilegales que afecten a nuestros conductores autorizados.  Y esto se logrará haciendo cumplir las normas de la TLC, emprendiendo investigaciones en colaboración con el Procurador General, extendiéndonos a los grupos industriales, controlando los mensajes de los conductores en foros sobre problemas que quizás no denuncien por miedo a represalias, y asegurándonos de que se cumplan las normas sobre compensaciones a los trabajadores.

Los conductores son la sangre de esta industria y debemos proteger sus derechos.

Pasando al tema siguiente, el 5 de marzo la TLC celebró una audiencia pública para tratar un paquete de reformas que afectan a propietarios de vehículos y conductores.  El paquete de normas propuesto incluye enmiendas que cambiarían las limitaciones que actualmente rigen sobre las solicitudes de permiso, extenderían las prórrogas para la renovación de permisos, eliminaría el requisito de doble turno para medallones de “fleet” y “mini fleet”, introduciría horarios universales para el retiro de los vehículos para todos los taxis, cambiaría las fechas de retiro de los autos negros, y derogaría la prohibición de asientos eléctricos en los taxis.

Las prohibiciones de solicitudes de conductores están en vigencia para evitar que postulantes no aptos para tener un permiso presenten solicitudes reiteradamente y paguen las tarifas correspondientes.  Sin embargo, la TLC revisó la estructura actual de la prohibición y propone algunos cambios: En primer lugar, buscamos eliminar la prohibición de dos años que rige sobre quienes fueron agarrados operando autos de alquiler sin permiso de la TLC, o sobre el conductor que tenía permiso de la TLC e infringió las normas de esta Comisión en seis o más oportunidades.  Quisiéramos que estas prohibiciones pasaran de la denegación automática al análisis caso por caso.  El propósito es no demorar el otorgamiento de permisos a quienes quieren brindar un servicio legal y seguro, así como a quienes pudieron haber cometido una violación que, en realidad, no perjudica su capacidad como conductor.

También buscamos cambiar la prohibición de un año que rige para los solicitantes a quienes se les negó el permiso anteriormente. En la actualidad, la prohibición rige desde el día en que la TLC se negó a otorgar el permiso, no desde cuando se presentó la solicitud.  La norma propuesta busca cambiar esta política de manera que refleje la fecha en que el solicitante presentó la nueva solicitud de permiso. 

El último conjunto de plazos de prohibición que esperamos cambiar son los tres años de prohibición que rigen para conductores a los que se les revocó el permiso; esta prohibición de tres años rige desde el día en que la Comisión revocó el permiso.  La prohibición de tres años existe para que los conductores tengan la oportunidad de demostrar antecedentes de ser conductores responsables, es decir, probar que son capaces de brindar nuevamente el servicio de vehículo de alquiler.  Proponemos que a un conductor sobre el cual pesa una prohibición de tres años se le permita volver a solicitar un permiso después de la última infracción que provocó la revocación, en lugar de la fecha en que se le levante la prohibición.  Esto les daría a los conductores una oportunidad de volver a solicitar un nuevo permiso antes de que termine oficialmente el plazo de prohibición de tres años.

Además, queremos cambiar la política vigente sobre la prórroga de la renovación de permiso.  Actualmente, un conductor puede posponer la fecha de vencimiento de su permiso vigente si solicita una prórroga de 31 días por única vez.  Creemos si extendemos esta prórroga por única vez de 31 a 60 días, los conductores con permiso que quizás estén fuera del país al momento de la renovación tendrán la oportunidad de presentar la solicitud a tiempo.  El beneficio obvio de esta prórroga es evitar que muchos conductores sufran la molestia de volver a aplicar como solicitantes nuevos.

La TLC también propone un cambio de norma que derogaría el requisito de doble turno para “fleets” y “mini fletes”.  Hoy en día, los taxis amarillos que operan en “fleets” y “mini fletes” deben trabajar, por lo menos, dos turnos de nueve horas por día, incluyendo feriados y fines de semana.  Sin embargo, hay ocasiones cuando la demanda de conductores es baja, lo cual hace que a los operadores de “fleets” y “mini fletes” les resulte difícil, si no imposible, rentar cada medallón para los dos turnos exigidos.  El requisito de doble turno se estableció originalmente para mantener la disponibilidad de taxis siempre alta, pero hoy existen muchas otras normas de no uso que persiguen el mismo objetivo.  Además de estas normas de no uso, los operadores de “fletes” y medallones tienen el incentivo económico de arrendar sus medallones para la mayor cantidad posible de turnos con el fin de maximizar sus ingresos.  La TLC está convencida de que eliminar el requisito del doble turno no afectará la disponibilidad de taxis, sino que aliviará la carga que pesa sobre el dueño de medallón actualmente penalizado por esta norma.

Otro conjunto de normas que esperamos cambiar son las fechas de retiro de taxis amarillos y autos negros.

La Comisión está proponiendo cambios a los horarios de retiro vigentes para establecer un horario universal de retiro a los siete años para todos los medallones de taxis amarillos y tipos de vehículos que se hayan preparado en o después del 20 de abril de 2015.  Hoy, los horarios de retiro para algunos taxis son el doble de extensos que otros, aunque en muchos casos los vehículos viajan distancias comparables en un año.  Al analizar nuestros datos de inspecciones descubrimos que vehículos con distintos cronogramas de retiro no pasan las inspecciones en una proporción similar. 

La alta tasa actual de inspecciones aprobadas sugiere que los vehículos permanecen en buen estado durante muchos años de servicio; por lo tanto, no debería exigirse su retiro de servicio antes de tiempo. Además, el 55 por ciento de los taxis de medallón ya califica para el horarios de retiro de siete años, lo cual incluye a vehículos accesibles que, en los próximos años, pasarán a formar parte de la flota de taxis.   Estos cambios a los horarios de retiro les permitirán a todos los dueños de medallones obtener el máximo uso de sus inversiones.

El horario de retiro de autos negros vigente es de siete años. Esta norma fue establecida en el 2008 para mejorar la calidad de los vehículos del sector de autos negros.  Sin embargo, la experiencia ha demostrado que los clientes de autos negros, que pueden elegir entre muchas bases competidoras, tienen poder sustancial para determinar la calidad del vehículo.  Los clientes de autos negros tienden a pagar un recargo por vehículos nuevos o de mayor calidad, por lo cual a la compañía de autos negros le interesa especialmente mantener sus vehículos en el mejor estado posible.  Es por esto que proponemos derogar el requisito de retiro de todos los autos negros modelo 2013 y posteriores. Para los autos negros modelo 2012 y anteriores proponemos un retiro uniforme de vehículo a los siete años.

Es importante recordar que aunque proponemos prolongar los horarios de retiro, todos los vehículos con permiso de la TLC deben pasar las inspecciones de la Comisión.  Si un vehículo no pasa la inspección de la TLC, independientemente de su fecha de retiro, lo deberá retirar de servicio. ¡Nuestra prioridad es la seguridad del pasajero!

Por último, proponemos derogar la prohibición de los asientos eléctricos para abarcar a los modelos de vehículo actuales que están permitidos ser convertidos.  En 1996 la TLC prohibió que un vehículo con asientos eléctricos se puesto en servicio, cuando taxis no estaban requeridos tener particiones.  La comodidad del conductor es esencial para brindar un servicio de calidad y al derogar la prohibición del asiento eléctrico, los dueños podrán comprar vehículos con esta característica.

Quisiera agradecer a todos los que asistieron a la audiencia del 5 de marzo y dieron su testimonio sobre los cambios propuestos para la normativa. Como siempre, apreciamos mucho sus comentarios, que nos serán de gran ayuda para crear mejores políticas.

Eso es todo por el momento. ¡Hasta la próxima! ¡Manejen con cuidado!

Back to Columns Archive