Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 210-13
18 de junio de 2013

EL ALCALDE BLOOMBERG Y 17 ALCALDES DESTACAN LA IMPORTANCIA DE MANTENER FONDOS PARA EL PROGRAMA SNAP Y PROPONEN LIMITAR EL USO PARA BEBIDAS AZUCARADAS

El alcalde Michael R. Bloomberg y 17 alcaldes de ciudades de todo el país enviaron hoy una carta a miembros del Congreso federal resaltando la importancia de mantener la financiación para el Programa de ayuda para nutrición suplementaria (Supplemental Nutrition Assistance Program o SNAP, en inglés), el antiguo programa de ‘cupones de alimentos’.  SNAP es un programa crítico para 47 millones de estadounidenses, especialmente niños y personas mayores que dependen de los cupones de alimentos para protegerse del hambre y la pobreza en períodos de dificultades financieras.  La propuesta de Ley federal de granjas (Farm Bill, en inglés) que se debate en la Cámara de Representantes esta semana recortaría más de $20 mil millones del programa, afectando gravemente la capacidad de estas familias vulnerables para poner comidas nutritivas en sus mesas.  En vez de recortar beneficios para estas familias, el Congreso debe hallar maneras de fortalecer el programa SNAP.  El Congreso debería probar y evaluar enfoques que limitarían el subsidio de SNAP para productos tales como las bebidas azucaradas, que están contribuyendo desmesuradamente a la obesidad en vez de ofrecer incentivos para promover las comidas saludables mediante el consumo de frutas y vegetales.  En la Ciudad de Nueva York se gastan más de $4 mil millones anuales en costos de atención médica relacionada con la obesidad, y el programa SNAP debería estar al frente de promover la buena nutrición.  Asimismo, el Congreso debe fortalecer a SNAP colaborando con gobiernos estatales y locales para mejorar gestiones antifraudes en comerciantes de SNAP, asegurando que el dinero de los contribuyentes se usa para beneficios de SNAP y no para llenar los bolsillos de comerciantes fraudulentos.

“El Programa de ayuda para nutrición suplementaria es un importante recurso para las personas en períodos de necesidad”, dijo el alcalde Bloomberg.  “Y la palabra clave es nutrición.  Necesitamos hallar maneras de fortalecer el programa y promover la buena nutrición a la vez que limitamos el uso de estos recursos para artículos sin valor nutricional como las bebidas azucaradas, que en realidad están afectando la salud de los participantes.  De manera apropiada, el programa ya no permite compras de tabaco y alcohol ― ¿por qué debemos continuar apoyando compras insalubres con el falso nombre de ‘ayuda para nutrición’?”

 

Texto de la carta (también adjunta como PDF en inglés)

Estimado presidente Boehner y líder de la Minoría Pelosi:

Al reanudar su consideración de la Ley federal de Granjas, les escribimos en relación con nuestra preocupación con los recortes propuestos al Programa de ayuda para nutrición suplementaria (SNAP), que provee apoyo esencial de alimentos para familias y personas en todo el país.  Como los alcaldes de ciudades grandes en todo Estados Unidos, vemos el impacto que la pobreza y una salud pobre tienen en nuestros residentes más vulnerables, y reconocemos el rol que el programa SNAP ha jugado en mitigar estos retos.  Les urgimos a que mantengan los fondos para este programa y también consideren nuestras sugerencias para su mejoramiento.

En la actualidad, unos 47 millones de estadounidenses, más de la mitad de los cuales son niños y personas mayores, dependen de este programa, en muchos casos durante períodos de dificultades transitorias.  Si son ejecutados, los profundos recortes propuestos a SNAP socavarían el rol del programa como amortiguador de la inseguridad alimentaria y la pobreza ― un rol que el programa debería jugar para todos aquellos que puedan demostrar el nivel apropiado de necesidad económica, incluyendo a exreclusos que ya han pagado su deuda con la sociedad.

También creemos que el programa puede hacer más para atender el apremiante desafío de la obesidad y enfermedades relacionadas con la dieta.  Más de un tercera parte de los adultos estadounidenses son obesos actualmente, lo cual cuesta unos $147 mil millones anuales en gastos médicos asociados.  Como resultado de la obesidad, esta generación de niños estadounidenses es la primera en enfrentar la posibilidad de una expectativa de vida menor que la de sus padres.  Es hora de probar y evaluar enfoques que limiten el subsidio de SNAP a productos tales como las bebidas azucaradas, que están contribuyendo a la obesidad.  A la vez, SNAP también puede promover las comidas saludables al proveer incentivos para que los beneficiarios del programa consuman frutas y vegetales, similar a los programas que han sido probados exitosamente en muchas de nuestras ciudades y que proporcionan un poder de gasto adicional a los receptores que utilizan sus beneficios en mercados de productos agrícolas.

Finalmente, SNAP también puede ser fortalecido por el apoyo congresual a gestiones estatales y locales antifraude dirigidas a los comerciantes, con el fin de asegurar al público confiado de que el dinero de cupones de alimentos está llegando a los necesitados.

No podría haber un momento más crítico para que el Congreso cree una Ley federal de granjas que proteja nuestros programas de ayuda para nutrición y sea sensible a la creciente crisis que estamos enfrentando de enfermedades relacionadas con la dieta.  En nuestras ciudades, estamos trabajando para asegurar que todos nuestros residentes tengan acceso a alimentos sanos y para reducir las disparidades de salud en diferentes grupos de la población.  Nuestra capacidad para avanzar estas metas será afectada significativamente por la próxima Ley federal de granjas.  Creemos que sus objetivos de responsabilidad fiscal y un futuro saludable pueden ser alcanzados a la vez que se protege a los más vulnerables y se fortalece el programa de ayuda para nutrición más significativo de la nación.

Gracias por su consideración.

Sinceramente,

Ralph Becker, alcalde de Salt Lake City; Michael R. Bloomberg alcalde de la Ciudad de Nueva York; Cory Booker, alcalde de Newark; Rahm Emanuel, alcalde de Chicago; Greg Fischer, alcalde de Louisville; Charlie Hales, alcalde de Portland; Edwin E. Lee, alcalde de San Francisco; Michael McGinn, alcalde de Seattle; Thomas M. Menino, alcalde de Boston; Michael A. Nutter, alcalde de Filadelfia; Jean Quan, alcaldesa de Oakland; Stephanie Rawlings-Blake, alcaldesa de Baltimore; R.T. Rybak, alcalde de Minneapolis, Francis G. Slay, alcalde de St. Louis; Paul R. Soglin, alcalde de Madison; Greg Stanton, alcalde de Phoenix; Ángel Taveras, alcalde de Providence; y Antonio R. Villaraigosa, alcalde de Los Ángeles.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Marc La Vorgna / Samantha Levine   (212) 788-2958



SIGA CONECTADO

TwitterTwitter   TwitterYouTube   FlickrFlickr
Mas Recursos
Descargue la carta (PDF en ingl├ęs)