Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 208-13
16 de junio de 2013

EL ALCALDE BLOOMBERG PRONUNCIA DISCURSO EN CEREMONIA DE GRADUACIÓN EN LA UNIVERSIDAD STANFORD

A continuación se ofrece el texto preparado para el discurso del alcalde Michael R. Bloomberg:

“Gracias, presidente Hennessy, y buenos días a los graduados, miembros de la facultad, familiares y amigos.

“Es un honor estar aquí en Stanford para celebrar la 122da Graduación y, si tengo suerte, conseguir un autógrafo de Stepfan Taylor.

“No hay duda de que la Clase de 2013 es — como la decana Julie acostumbraba decir — ‘¡la mejor clase en la historia de Stanford!’

“Permítanme empezar ofreciendo mis felicitaciones a un grupo muy especial: todos los padres que ayudaron a lograr que ustedes llegaran a este momento. Y un feliz Día de los padres a todos los papás que están relucientes de orgullo ahora mismo — y esperando que ustedes no se mudarán de vuelta a su antiguo dormitorio.

“Pero hoy se trata de los graduados. Y cuando miro a sus rostros brillantes e iluminados — algunos de ustedes todavía sintiendo la noche anterior en Rudy’s o Illusions; algunos vestidos como Harry Potter o el Mago de Oz; y bueno, si, vi al tipo vestido de Tragón (Big Gulp, en inglés), muy divertido — me es difícil creer que yo también soy parte de esta clase.

“Y para mí, haber llegado a este día — sin tener que tomar I-HUM como ustedes cuando estudiaban, y sin haber hecho una columna de cerveza en Old Pro — me siento muy afortunado.

“Para ser honestos, también estoy un poco celoso. Miren el increíble sitio que ustedes han podido disfrutar mientras recibieron una educación de primer orden: Ustedes han tenido un clima perfecto, aunque sé que todos se ponen chaquetas cuando la temperatura desciende por debajo de 70 [grados Fahrenheit].

“Ustedes han tenido un entorno inspirador — Amanecer en The Dish, la Luz de las estrellas sobre Lake Log, edificios encantadores.

“Han tenido fuentes para beber legendarias. El presidente Hennessey ha prometido acompañarme más tarde en una gira de las fuentes.

“Y por supuesto: Han tenido la Luna llena en el Quad. ¿Alguien aquí jugó el Bingo de Luna llena (Full Moon Bingo, en inglés)?

“Stanford es un lugar tan especial que ustedes incluso hablan su propio idioma secreto aquí: ‘Co-ho,’ ‘Flo-mo,’ ‘Fro-yo’.

“Como dirían los Beatles: No sé.  En la Ciudad de Nueva York no tenemos esas palabras.

“Tampoco tenemos un equipo campeón nacional de tenis femenino, ni un equipo de fútbol ganador del Rose Bowl.  O, en el caso de los Jets de Nueva York, ni siquiera un equipo de fútbol ganador.  ¿Pero qué podemos esperar ― el mariscal de los Jets se fue a USC.  ¿No escuché que ustedes vencieron a USC cuatro años consecutivos?

“Aunque Stanford y la Ciudad de Nueva York son muy distintas, tengo que decir que me siento justo en casa aquí debido a que Leland Stanford ― además de emprendedor, funcionario electo, filántropo y gran partidario de la educación superior ― era originalmente neoyorquino.

“Y hace 125 años, en 1888, él pidió a otro neoyorquino de mucho tiempo ― Frederick Law Olmsted, quien diseñó nuestro Parque Central ― que diseñara este campus.  Es un campus impresionantemente hermoso ― un lugar donde, como dice el lema de Stanford, ‘sopla el viento de la libertad’.

“Desde que todos ustedes, los graduados, pisaron por primera vez el Main Quad, han tenido la libertad de estudiar lo que les interese, de retar las ideas de los demás, de explorar nuevos descubrimientos, desarrollar nuevas pasiones, errar e incluso salir con sus errores.

“Aunque me han dicho que tener una cita aquí es como pagar multas de estacionamiento ― casi nadie lo hace.

“El viento de la libertad siempre ha soplado fuerte aquí en Stanford ― y gracias a sus egresados y su facultad, ese viento ha ayudado a llevar a nuestro país hacia delante en este nuevo milenio.  De hecho, creo que es justo decir que ninguna otra universidad en el mundo ha conformado tan profundamente nuestra era moderna.

“Sin Stanford, no hay Silicon Valley, y sin Silicon Valley, no hay revolución tecnológica, no hay revolución de la información, no hay revolución de las comunicaciones ― al menos no como la conocemos.

“La incubación de Stanford a Silicon Valley es apropiada, ya que Leland Stanford mismo era un pionero.  Él siguió la Fiebre del oro hasta California ― igual que tantos jóvenes emprendedores se están mudando aquí, y a la Ciudad de Nueva York, para ser parte del auge de la tecnología.

“Ahora, habíamos esperado que Stanford mismo podría ayudar a dirigir nuestro auge de tecnología en la Ciudad de Nueva York.  Eso no resultó ― sin resentimientos ― pero creo que al final lo hará.

“Porque creo que cada vez más egresados de Stanford se hallarán mudándose de Silicon Alley, no solo porque somos el más ‘caliente’ escenario de la nueva tecnología en el país, sino también porque hay más que hacer la noche de un viernes que ir a Pizza Hut en Sunnyvale, e incluso es posible que hallen una cita con una chica cuyo nombre no sea Siri.

“Los graduados de Stanford prosperan en la Ciudad de Nueva York ― ya que ambos sitios prosperan con la innovación y el emprendimiento.  Si las empresas fundadas por exalumnos de Stanford formaran una nación independiente, sería la 10ma economía más grande en el mundo.

“Y aparentemente, cada persona aquí tiene una idea excelente para una nueva empresa.  He estado aquí por dos días ― y hasta ahora 27 estudiantes, 14 profesores y el recepcionista del hotel en Ax and Palm se han acercado a mí para fondos de capitales de riesgos.

“Pero no me sorprende.  Porque Stanford es más que solo una universidad de clase mundial: Es parte de una comunidad que atraer a personas que están intentando descubrir y conformar el futuro.

“Todos ustedes han sido parte de esa comunidad ― ya sea que hayan estudiado física o filosofía o cine.

“Hoy, al partir en un nuevo viaje, ustedes llevarán el espíritu de esta comunidad con ustedes.  Y al dejar atrás este campus, parten con el viento de la libertad en sus espaldas y un mundo de posibilidades a sus pies.

“Esa, egresados, es la esencia del Sueño americano.  Sentir ese viento de libertad ― conocer ese mundo de posibilidades ― es el sueño que trajo a mis ancestros y los de ustedes.

“Es el sueño que millones de norteamericanos han luchado y muerto para proteger.  Y es el sueño que miles de millones de personas del mundo entero llevan en sus corazones.

“Hoy, quisiera pasar unos cuantos minutos hablando de ese sueño ― y lo que espero que ustedes, los graduados, harán con él.

“En su nivel más básico, el Sueño americano es sencillamente la idea de que todos ― de cualquier origen, de cualquier medio ― pueden lograr todo con su capacidad y trabajo duro.

“Es un sueño acerca de una oportunidad ― no un resultado.  Aquellos que piensan que se les debe algo solo por quienes son o quienes son sus padres, o por su género, su orientación, su etnicidad o religión, están muy equivocados.

“Y así lo están aquellos que creen que el Sueño americano se trata de hacerse rico con rapidez ― o conseguir que su empresa nueva sea comprada por miles de millones.  La mayoría de la gente que sueña con signos de dólares nunca puede enriquecer lo suficiente, mientras que quienes hacen lo que aman hallan a menudo más riquezas de las que jamás imaginaron posibles.

“Eso ha sido ciertamente verdad en mi caso.  Yo fui un estudiante de ingeniería eléctrica en la universidad que de alguna manera acabó trabajando en finanzas.

“Empecé como secretario en una firma de Wall Street y ascendí trabajando hasta llegar a ser socio, y me encantó cada minuto de ello ― justo hasta el día en que me despidieron.

“Pero el despido fue una de las mejores cosas que jamás me ocurrió.  Había intentado convencer a la firma para que desarrollara una tecnología nueva para llevar información financiera más rápida y eficientemente.

“Pero a las compañías, gobiernos, sindicatos y escuelas tiende a no gustarles los trastornos en sus modelos de negocios.  Y esa es exactamente la razón por la que la tecnología nueva es tan importante.

“Los trastornos en la tecnología impulsan la innovación.  Y a más trastornos, mejor funcionan los mercados y más duro es para los monopolios el sobrevivir.

“La idea de que se puede hallar una manera de hacer algo mejor, más rápido y más barato ha impulsado la innovación estadounidense por siglos.

“Y la libertad de perseguir esas innovaciones es parte del Sueño americano.

“Cuando fui despedido, hice lo que tantos jóvenes están haciendo ahora en Silicon Valley y en la Ciudad de Nueva York: Empecé mi propia empresa de tecnología.

“Eso fue en 1981, en el amanecer de la era de la computación.  Y puedo asegurarles que en ese entonces nadie nos llamaba ‘empresa nueva’ o ‘empresa de tecnología’.  Simplemente me llamaban loco.

“Y lo admito: No hay nada más aterrador que empezar una compañía basada en una tecnología no probada, con la posible excepción de convertirse en un padre.

“Pero yo tenía un sueño en el que creía.  Y afortunadamente, tuve el coraje de seguirlo.

“Habrá muchas ocasiones en sus vidas en que tienen que decidir entre mantenerse seguros o seguir un sueño.  La mayoría de la gente se mantiene en lo seguro ― porque es más fácil y, a medida que uno envejece, se hace más fácil.

“Pero si no se arriesgan a fracasar, ustedes no realizarán su potencial.  Y la oportunidad de realizar su potencial yace en el corazón del Sueño americano.

“Ustedes tienen esa oportunidad ― y es lo más valioso que poseerán en sus vidas.  No la desperdicien.  No dejen que la complacencia la corroa.  Y no se alejen de ella cuando las cosas no estén a su favor.

“Si no encuentran contratiempos en sus carreras, si no tienen dudas y decepciones, no están soñando suficientemente en grande.

“Es como nunca caer cuando se esquía.  Supérenlo ― y vayan a intentar un ‘diamante negro’ y dejen las pendientes ‘de bebés’.

“Ahora, para aquellos de ustedes que aún no saben cuál sueño desean perseguir, no se preocupen.  Lo sabrán.

“Y para aquellos de ustedes que creen que lo tienen todo resuelto ― permítanme decirles, no lo tiene.  No pueden.

“Si alguien me hubiera dicho el día que me gradué de la universidad que acabaría trabajando en Wall Street, empezando una empresa de computadoras, convirtiéndome en Alcalde de Nueva York y filántropo ― nunca lo habría creído.

“Y puedo asegurarles que mis profesores no lo habrían creído.

“Así que no se preocupen demasiado por el futuro.

“Independientemente de lo que se encuentren haciendo después ― trabajen más duro que todos los demás y, si lo hacen, hallarán oportunidades que no sabían que existían.

“Siempre doy los trabajos más difíciles a la gente más ocupada en mi personal ― porque ellos se han ganado el derecho de hacerlos.

“La recompensa por un trabajo excelente es más trabajo ― pero es ahí donde están las oportunidades para crecer y triunfar.  Y si ustedes aman lo que hacen, querrán ser el primero en la oficina en la mañana y el último que se va en las noches ― incluso si están trabajando para ustedes mismos.

“Un amigo me contó recientemente una historia de su hijo ― un graduado universitario que se mudó de vuelta a casa y está empezando una empresa de tecnología en su casa.

“Cada mañana, él se despierta, se ducha y se pone un saco y corbata porque quiere empezar su día con la actitud mental de: ‘Voy a triunfar’.

“Eso es simplemente más difícil de hacer cuando se está en pijamas intentando quitarse la modorra.  Es verdad que muchos de ustedes van a trabajar en compañías donde ― si visten de traje, se sentirán como sus abuelos en un concierto de Daft Punk.

“Pero esperen solo hasta su segundo o tercer empleo: ¡Hola, Brooks Brothers!  No importa si visten de traje, o una falda, o una sudadera con capucha, súbanse las mangas cada día y pónganse a trabajar.

“Trabajen duro.  Arriésguense.  Sigan lo que les apasione.  Acojan la innovación.

“El secreto del éxito no es tal secreto.  Es solo que muchas personas buscan una manera más fácil, un atajo a encontrar, ya que creen erróneamente que el Sueño americano es un destino al cual llegar.

“El Sueño americano no tiene atajos ― y no tiene punto final.  Es la libertad que se tiene de trazar su propio recorrido ― y con trabajo duro, hallar el éxito profesional y la satisfacción personal.

“Les toca a ustedes acoger esa oportunidad por sí mismos y extender esa oportunidad a aquellos a quienes ahora mismos les está siendo negada.

“Algunos de ustedes saben de esta negación directamente.  Casi 30 por ciento de ustedes, los egresados, están aquí con visas de estudiantes.

“Si los que están en Washington tuvieran algún sentido, estarían reogando que ustedes se queden aquí en los Estados Unidos.  Pero en su lugar ― nuestras leyes migratorias pueden obligar a algunos de ustedes a irse en los meses y años por delante.

“Solo piensen en lo que eso significa: Invitamos a estudiantes extranjeros a estudiar aquí, subsidiamos las universidades a las que ellos asisten con fondos para investigaciones y otra ayuda, y luego, después de que esos estudiantes han aprendido el material, les decimos que se vayan a otro lugar y trabajen para uno de nuestros competidores.

“Es la política económica más retrógrada que alguien pueda concebir.

“Yo la llamo suicidio nacional ― porque estamos destruyendo nuestro futuro al dar la espalda a nuesra historia, y tenemos que detenerlo.

“Cada estudiante internacional del currículo STEM que se gradúa aquí hoy debería conseguir que le den una tarjeta de residencia adjunta a su diploma ― para que pueda ayudar a nuestra economía a crecer.

“Cada niño traído a este país ilegalmente debería tener la oportunidad de solicitar ayuda financiera e ir a la universidad ― ellos no han hecho nada malo.

“Cada emprendedor que desee venir aquí para empezar un negocio y crear empleos en este país debería tener la oportunidad de hacerlo.  Ellos son los futuros líderes de grandes corporaciones que emplearán a millones de estadounidenses.

“Y cada negocio de nuestra nación con puestos de trabajo que no pueden ser ocupados debería poder contratar a un inmigrante que desee trabajar duro.

“Los inmigrantes en Estados Unidos construyeron la economía más innovadora del mundo ― y si va a seguir creciendo, si vamos a mantener vivo al Sueño americano, necesitamos que los de Washington arreglen este sistema averiado ― y lo arreglen ahora.

“Hace unos años ayudé a formar una coalición de alcaldes y líderes empresariales llamada Partnership for a New American Economy (o ‘Sociedad para una nueva economía de Estados Unidos’) con el fin de impulsar la reforma migratoria.  Me alegra informar de que ahora estamos teniendo un verdadero impulso en Washington ― y nuestra coalición sigue creciendo.

“Muchos presidentes de universidades ― incluso el presidente Hennessy ― han hablado en público sobre este asunto, y la comunidad tecnológica aquí y en la Ciudad de Nueva York ha sido muy franca.  Eso incluye al egresado de Stanford Reed Hoffman, y también a Mark Zuckerberg, quien desertó de una universidad llamada a menudo ‘La Stanford del Este’.

“Ellos ― y otros líderes de la tecnología ― están impulsando la reforma migratoria a través de un nuevo grupo llamado ‘Forward’.

“Ahora tenemos una verdadera probabilidad de aprobar una reforma migratoria completa y sensata este año ― y espero que todos ustedes también dejarán que se oigan sus voces.  Si vamos a ganar el futuro, tenemos que mantener el futuro aquí al permitir que más inmigrantes vengan aquí y persigan el Sueño americano.

“A la vez, no son solo nuestras leyes de inmigración que están negando a demasiadas personas una posibilidad de alcanzar el Sueño americano.

“Este mes, la Corte Suprema decidirá dos casos relacionados con matrimonios del mismo sexo: La Ley federal de defensa del matrimonio (Federal Defense of Marriage Act o DOMA, en inglés), que rechaza el reconocimiento a los matrimonios del mismo sexo, y la Proposición 8 de California, que prohibió el matrimonio de personas del mismo sexo.

“En toda la historia de los Estados Unidos, ninguna ley que limitara los derechos de un grupo de personas en particular ha pasado la prueba del tiempo ― y tampoco lo harán estas.

“Me alegra ver que profesores de Stanford han rendido testimonio y presentado comunicaciones legales en oposición a la Proposición 8, y dos profesores en la Escuela de Leyes ― Pamela Karlan y Jeffrey Fisher ― son los principales abogados en el caso de la Ley de defensa del matrimonio.

“Ellos están representando a una mujer llamada Edith Windsor, quien es residente de la Ciudad de Nueva York.  Eso es apropiado, ya que nuestra Ciudad fue el lugar de nacimiento del movimiento de derechos de los gais, y me enorgullece decir que el Estado de Nueva York aprobó la igualdad matrimonial en 2011.

“Independientemente de cómo la Corte Suprema falle en estos dos casos, en mi mente no hay duda de que ambas leyes pasarán pronto a la historia.  No es una cuestión de ‘si’, solo una cuestión de ‘cuando’.

“El avance de la libertad y la igualdad en Estados Unidos puede ser ralentizado, pero no puede ser detenido.

“Cada generación de estadounidenses ha ampliado los derechos de ciudadanía plena a un círculo cada vez más grande de personas, y confío plenamente en que la generación de ustedes hará lo mismo.

“La igualdad de matrimonio es el tema de los derechos civiles de nuestra época ― y creo que se convertirá en ley de la nación en los 50 estados, si no mientras yo viva, ciertamente en la vida de ustedes.

“Stanford tiene una sólida conexión con el movimiento de los derechos civiles, incluyendo al Instituto de Investigación y Educación Martin Luther King (Research and Education Institute).

”Este año se marca el 50mo aniversario de dos de las más importantes obras del Dr. King.  En junio de 1963 fue publicada inicialmente su ‘Carta desde una cárcel de Birmingham’ en varios medios ― después de que el New York Times declinó publicarla.

“Más tarde en ese verano, en el Mall de Washington, el Dr. King pronunció el que podría ser el discurso más inspirador que el mundo haya oído jamás.  En ambos, él nos recordó que el Sueño americano no es solo una ambición individual que yace dentro de todos nosotros; es una aspiración nacional que nos llama a honrar los ideales más elevados de nuestra nación.

“Esos dos elementos del Sueño americano han estado presentes desde nuestra concepción.  Somos un país fundado sobre verdades que fueron obvias ― pero no cumplidas por su propia naturaleza.  ‘Que todos los hombres son creados iguales, dotados por su creador con ciertos derechos inalienables, entre estos la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad’.

“Toda la historia de Estados Unidos puede ser entendida en la lucha para vivir a la altura de esos ideales.

“Hoy, esa lucha continúa ― y ahora les toca a ustedes el dirigirla.

“Cuando el Dr. King visitó Stanford en 1964, le dijo a los estudiantes aquí: ‘El progreso humano nunca avanza simplemente sobre las ruedas de la inevitabilidad.  Siempre hay un momento apropiado para hacer lo apropiado, y ese momento es ahora’.

“Ese momento es ahora, graduados.  Así que esta noche, beban una última cerveza en Illusions y mañana, con el viento de la libertad a sus espaldas, vayan y persigan su Sueño americano y ayuden a hacerlo realidad para otros.

“Felicidades, y que tengan la mejor de las suertes”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Marc La Vorgna / Julie Wood   (212) 788-2958



SIGA CONECTADO

TwitterTwitter   TwitterYouTube   FlickrFlickr
Mas Recursos
Vea las fotos (en inglés)