Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 151-13
30 de abril de 2013

EL ALCALDE BLOOMBERG PRONUNCIA DISCURSO SOBRE SEGURIDAD PÚBLICA ANTE LA PLANA MAYOR DEL NYPD

A continuación se ofrecen las palabras pronunciadas por el alcalde Michael R. Bloomberg esta mañana en One Police Plaza:

“Gracias, Ray, y gracias por esas amables palabras.  Permítanme solo empezar diciendo que mis contribuciones como alcalde no son el dirigir el Departamento de Policía (NYPD, en inglés), es elegir a la gente adecuada para hacerlo, asegurar que tengan los recursos y cubrir sus espaldas cuando la situación se pone difícil.

“Empecé este proceso cuando fui elegido por primera vez.  Busqué por todo este mundo a la persona que pensé que podría ser la mejor en mantener segura a nuestra ciudad ― tanto en las calles como del terrorismo... una persona que pudiera representarnos de la mejor manera ante la gente de la Ciudad de Nueva York, el Estado de Nueva York y el país y el mundo.  Encontré a esa persona en Ray Kelly.  Tomé la decisión correcta.  Él ha tomado las decisiones correctas en todos ustedes aquí presentes, y ustedes merecen un grandísimo reconocimiento.

“Siempre es un honor hablar ante el que, pienso yo ― y creo que la mayoría de la gente diría ― es el mejor Departamento de Policía en el mundo, y permítanme empezar diciendo algo que ustedes no oyen con suficiente frecuencia: Gracias.

“Gracias por su infatigable dedicación a la gente de la Ciudad de Nueva York, y gracias por venir a trabajar cada día decididos a hacer de nuestra ciudad un lugar aun más seguro.

“El primer trimestre de 2013 termina hoy ― y me alegra decir que estamos teniendo un inicio extraordinario.  Después de 2012, cuando nuestra ciudad fije un nuevo récord por la menor cantidad de homicidios, alguna gente empezó a dudar que la delincuencia pudiera caer más.  Pero no los miembros del NYPD.

“En este año, los homicidios han descendido 32 por ciento este año, comparado con la marca establecida el año pasado ―y aunque Ray dijo que ha caído 30 y algo por ciento desde su situación cuando asumimos el cargo, si ustedes comparan el primer tercio de este año con la situación cuando llegamos a la Alcaldía, ha caído 56 por ciento.  Y las balaceras también han disminuido 22 por ciento al compararlas con la marca del año pasado.  La Ciudad de Nueva York nunca ha sido más segura en la era moderna de lo que es hoy ― somos la ciudad grande más segura en el país.

“El año pasado, al reducir la tasa de homicidios a una nueva marca baja, salvamos 96 vidas al compararlo con el año previo, y desde 2002, hemos salvado 7,364 vidas comparado con la década anterior.

“Déjenme preguntarles: ¿cuántas personas pueden decir que han ayudado a salvar más de 7,300 vidas desde 2002?  No muchas, pero ustedes pueden.  Y ustedes deben estar sumamente orgullosos de lo que han hecho.

“Siempre he dicho que decir que los oficiales de policía son los primeros en responder es no entender en una forma básica a la policía moderna, la cual ha sido redefinida por el NYPD.  Los miembros del Departamento de Policía son los primeros en prevenir.  Ustedes previenen que ocurran delitos, y las cifras sobre homicidios dicen esto.

“El año pasado tuvimos una marca baja de 419 homicidios.  Si en vez de eso, hubiésemos tenido la tasa de homicidios de Washington, DC, casi 1,200 neoyorquinos habrían sido muertos el año pasado, en vez de 419.  Si tuviéramos la tasa de homicidios de Chicago, más de 1,400 neoyorquinos habrían sido abatidos el año pasado, en vez de 419.  Si tuviésemos la tasa de homicidios de Filadelfia, más de 1,700 neoyorquinos habrían sido muertos el año pasado, en vez de 419.  Si fuera la de Baltimore, se habrían cometido más de 2,900 homicidios el año pasado.  Y, si tuviéramos la tasa de homicidios de Detroit, más de 4,500 neoyorquinos habrían sido muertos el año pasado, en vez de 419.  Eso es diez veces más.

“Ustedes están no solamente salvando todas esas vidas al prevenir esos homicidios ― también están evitando que jóvenes vayan a las cárceles y prisiones.  A diferencia del resto del país, donde los niveles de encarcelamiento están aumentando, aquí en la Ciudad de Nueva York hemos reducido la delincuencia, no encerrando a más gente, sino encerrando a menos gente.  Comparado con 2001, el número de personas tras las rejas hoy es 31 por ciento menor.

“A la vez, los miembros del NYPD tienen una probabilidad mucho menor de usar sus armas de fuego que los de cualquier otro departamento de policía en ciudades grandes por todo el país.  En 2011, hubo nueve balaceras mortales del NYPD.  En Houston ― una ciudad con una cuarta parte de nuestro tamaño ― esa cifra fue dos veces mayor que la nuestra: 18.  Si hubiésemos tenido la tasa de balaceras mortales para los policías de Houston, 55 personas hubieran sido baleadas de muerte por el Departamento de Policía en Nueva York, en vez de nueve.  Y tuviéramos la tasa de Chicago, el número de personas muertas por la policía habría sido de 68 en vez de nueve.

“Y aun así, con ese récord increíble en la reducción del crimen, salvando vidas y haciendo a los vecindarios mucho más seguros ― a la vez que se reduce el encarcelamiento y se reducen las balaceras policiales ― es difícil de creer, pero el NYPD está bajo ataque, probablemente porque este es un año de elecciones.

“Los ataques provienen con más frecuencia de aquellos que no desempeñan un rol constructivo en mantener a nuestra ciudad segura, sino que en su lugar creen que su trabajo es acusar desde las escalinatas del Ayuntamiento.  Algunos de ellos gritan que saben mejor que ustedes cómo dirigir al Departamento.  Algunos incluso han demandado al NYPD y exigido un monitor federal para las operaciones del Departamento de Policía.

“Ellos también han escrito legislación impulsada por motivos políticos que es una reacción a dos prácticas del NYPD: la de parar-interrogar-cachear, y la recolección de inteligencia para el antiterrorismo.  En ambos casos, los opositores arguyen que el Departamento está señalando a gente debido a su raza u origen étnico.  En ambos casos, no podrían estar más equivocados.

“Como un caso que se está decidiendo en un tribunal federal está mostrando para que lo vea cualquier persona con objetividad, el NYPD realiza paradas en base a su observación de cosas sospechosas, o descripciones de sospechosos hechas por testigos, no en cualquier noción preconcebida o en data demográfica que causaría que se detuviera a ancianas tan a menudo como se detiene a hombres jóvenes.

“Ese no es el mundo real.  Si el Departamento de Policía realizara paradas y recolección de inteligencia en base a datos demográficos en vez de pistas verdaderas, las armas de fuego estarían en cualquier lugar en nuestra ciudad, miles de neoyorquinos que hoy viven habrían muerto, y los terroristas podrían habernos atacado exitosamente de nuevo.

“Y sin embargo, algunos en el Concejo Municipal y algunos candidatos a la Alcaldía están respaldando legislación que empujaría al NYPD en esa dirección.

“Un proyecto de ley pendiente ante el Concejo, el cual crearía un inspector general para supervisar políticas del Departamento de Policía, dificultaría al comisionado el mantener la unidad de comando, y dificultaría la rendición de cuentas, ya que habría la apariencia de un poder rival.

“¿Cuáles políticas debería acatar un oficial en la calle ― y cómo sabría que su compañero está siguiendo los mismos procedimientos cuando empiecen a silbar las balas?  La confusión acarrea consecuencias mortales para nuestros oficiales de policía y para el público al que ellos han jurado proteger.

“Además, estoy profundamente preocupado de que el proyecto de ley podría socavar nuestra operación de contraterrorismo.  Como saben, todas las operaciones de contraterrorismo son dirigidas en el marco de la ley, como ha sido determinado por jueces federales ― y ningún tribunal ha hallado jamás que sea de otra manera.

“Pero, si este proyecto de ley es aprobado, las agencias de orden público con las que trabajamos en recolección para antiterrorismo e inteligencia podrían estar menos dispuestas a compartir información con nosotros si les preocupa que esta podría se publicada fuera del Departamento a un inspector general y el Concejo Municipal.

“Aprobar cualquier legislación que socave nuestras capacidades de contraterrorismo sería el colmo de la irresponsabilidad.  Que Dios prohíba que los terroristas tengan éxito en atacar a nuestra ciudad debido a una ley con intenciones políticas que socave las gestiones de recolección de inteligencia del NYPD.

“El segundo proyecto de ley ante el Concejo Municipal está siendo promovido como una ley que prohíbe la discriminación racial.  Bien, la verdad del asunto es que la discriminación racial ya es ilegal.  De hecho, promulgué esa pieza legislativa, ya que nuestra Administración tiene una tolerancia absoluta de cero en cuanto a la discriminación racial.

“Además, bajo el liderazgo del comisionado Kelly, hemos hecho del Departamento la fuerza policial más diversa en la nación.  Críticos que las paradas que realiza la policía se basan en la raza nunca parecen mencionar el hecho de que la mayoría de los oficiales de patrullas del NYPD provienen de grupos minoritarios, pero esa es la verdad.  Y el año pasado, el comisionado Kelly instituyó entrenamiento y controles de calidad más rigorosos a fin de asegurar que los oficiales realicen las paradas de forma apropiada y respetuosa.

“Lo que el proyecto de ley haría es impedir que el Departamento de Policía use información clave, incluso el género, edad y raza, para identificar a sospechosos.  Piensen en esto: si un testigo le dice a un oficial que un hombre blanco de unos 20 y tantos años vistiendo una cazadora azul fue visto disparando un arma, el oficial ― según este proyecto de ley ― podría solo usar el color de la cazadora como pista.

“Eso significa que la ley requeriría que el oficial ignore toda la información provista por el testigo excepto el color de la cazadora, y el oficial tendría que parar a una señora negra de 80 años si está luciendo una cazadora azul.  Aun más absurdo, si paran a alguien que se ajusta perfectamente a la descripción provista ― un hombre blanco de 20 y tantos años vistiendo una cazadora azul ― y esa persona resulta no ser el pistolero, esa persona podría demandar al NYPD.

“Uno no puede realmente inventarse esto, y se pone aun peor.  Al hacer más fácil el demandar al Departamento, el proyecto de ley permitiría a jueces del Estado de Nueva York microgestionar al NYPD.  Y ustedes pueden apostar que abogados litigantes agresivos se están relamiendo los dedos ante la posibilidad de presentar más casos contra la Ciudad que los contribuyentes apenas pueden costear.

“Si este proyecto de ley es aprobado, todos los oficiales estarán bajo amenaza de ir a juicio por realizar sus trabajos ― o, podrían evitar hacer sus trabajos a fin de evitar ir a juicio, dejándonos a todos menos seguros.  ¿Queremos que los oficiales de policía no hagan una parada por miedo de provocar una demanda legal?  Yo no ― y creo que otros neoyorquinos tampoco.

“¿Queremos que oficiales de policía pasen sus días testificando en los tribunales, en vez de estar afuera en la calle previniendo crímenes y atrapando a criminales?  Yo no ― y creo que otros neoyorquinos tampoco.

“¿Queremos que jueces del Estado de Nueva York tengan la oportunidad de microgestionar al NYPD?  Seguro que yo no ― y creo que otros neoyorquinos tampoco.

“La legislación se basa en el falso alegato de que el Departamento de Policía detiene en forma desmesurada a hombres jóvenes de color.  Pero, como ustedes saben, las paradas se hacen solo en base a descripciones de sospechosos y de actividades sospechosas.  Y la triste realidad es que, en las calles de nuestra ciudad, 90 por ciento de los sospechosos de homicidios, y las víctimas de homicidios, son negros y latinos.  Y los negros e hispanos son la mayoría abrumadora de sospechosos en otros crímenes violentos.

“La verdad del asunto es que, comparar las paradas con la población en general es simplemente irracional.  Lo que importa es comparar las paradas con las descripciones de sospechosos y la identificación de actividades sospechosas hechas por testigos ― que juntas reflejan el componente racial y étnico de las actividades delictivas.  Y las cifras dicen que los alegatos de racismo son inciertos.  De hecho, el porcentaje de paradas de negros es menor que el de paradas de blancos y asiáticos, cuando se ajusta de acuerdo a los informes del crimen.

“Ahora, no podemos ignorar la realidad del crimen y cuáles comunidades son más afectadas.  En su lugar, como sociedad deberíamos cuestionar por qué existe esa realidad y hacer algo al respecto.  Y es por eso que nuestra Administración lanzó la Iniciativa para hombres jóvenes (Young Men’s Initiative o YMI, en inglés), que George Soros y yo ayudamos a financiar.  Está diseñada para atacar a las disparidades raciales y étnicas que existen en la educación, el desempleo, las actividades criminales y otras áreas.

“Tenemos la responsabilidad, todos, de confrontar este asunto de frente, pero no apoyar legislación de corte político que simplemente dificultará que los oficiales de policía realicen sus trabajos sin ser demandados, y facilitará que un juez estatal diga al comisionado de Policía cómo dirigir al Departamento.  Y aumentará la probabilidad de que haya aun más muertes insensatas de nuestros hombres jóvenes de color.

“No se equivoquen, esta es una pieza legislativa peligrosa ― y todo el que la apoye está jugando con el desastre.

“De acuerdo con su propia admisión, los partidarios de estos proyectos de ley dicen que están diseñados para poner presión al NYPD para que realice menos paradas y menos recolección de inteligencia para antiterrorismo.  Si los proyectos de ley son aprobados, harán a nuestra ciudad menos segura y gente inocente pagará un precio terrible.

“Mi mensaje es sencillo: Dejen de jugar a la política con la seguridad pública.  Miren lo que ocurrió en Boston.  Recuerden lo que ocurrió aquí el 11 de Septiembre.  Recuerden a todos los que han sido muertos por la violencia armada ― y a las familias que ellos dejaron atrás.  Les debemos a todos el dar a nuestros oficiales las herramientas que necesitan para proteger vidas inocentes o gente morirá innecesariamente y todos seremos responsables.

“La semana pasada, un residente del Bronx llamado Alphonso Bryant fue baleado y muerto mientras estaba con unos amigos cerca de su hogar.  Tenía 17 años de edad.  Al igual que la mayoría de las víctimas de homicidios en nuestra ciudad, provenía de un grupo minoritario.

“Como dije antes, cerca de 90 por ciento de todas las víctimas de homicidios en nuestra ciudad son negros y latinos, pero no podemos permitir que Alphonso se convierta en una cifra estadística.  Alphonso era una persona.  Tenía uan madre que lo amaba.  Familia.  Amigos.

“No parece que era ni siquiera el objetivo que tenían los pistoleros.  Fue solo una víctima de demasiadas armas de fuego en nuestras calles.

“Tras su muerte, no hubo indignación del Centro para Derechos Constitucionales (Center for Constitutional Rights, en inglés) o la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU, en inglés).  No hubo ni siquiera una mención de su homicidio en nuestro diario más conocido, el New York Times.  Todas las noticias dignas de imprimir no incluyero al homicidio del joven de 17 años Alphonso Bryant.

“¿Creen ustedes que si un joven blanco de 17 años y de Manhattan en la preparatoria hubiera sido muerto, el Times lo habría ignorado?

“Yo tampoco.

“Creo que la vida de cada joven de 17 años y cada niño y cada adulto es sagrada.  Y me despierto cada mañana, como sé que lo hacen todos ustedes, pensando en qué podemos hacer para proteger las vidas de neoyorquinos inocentes y evitar a más gente el dolor y la pena que hemos visto demasiado.

“Pero la verdad del asunto es que, cuando la policía para y hace preguntas a un joven de 17 años, en base a una sospecha razonable de un delito, hay indignación.  Sin embargo, cuando un joven de 17 años está en una esquina cerca de su hogar a las 8:15 de la noche y es baleado y muerto, hay silencio.

“Cuatro días después de que el homicidio de Alphonso Bryant pasara sin ser reportado por el Times, el diario publicó otro editorial atacando la práctica de paradas-preguntas-cacheos.  Ellos la llamaron una práctica ‘ampliamente aborrecida’ ― aun cuando un número creciente de madres y padres cuyos hijos han sido muertos con armas de fuego han estado hablando en público para apoyar la práctica de paradas-preguntas-cacheos.

“Permítanme decirles lo que yo aborrezco.  Odio que chicos de 17 años provenientes de grupos minoritarios puedan ser muertos de forma insensata en el Bronx ― y que algunos de los medios de comunicación ni siquiera lo consideren noticia.  Odio que padres tengan que enterrar a sus hijos ― e hijos tengan que enterrar a sus padres porque hay demasiadas armas de fuego en nuestras calles.

“Odio que las cuatro hijas del detective Peter Figoski nunca verán a su padre otra vez.  Odio que los detectives James Nemorin y Rodney Andrews fueran ejecutados mientras intentaban sacar armas de nuestras calles.

“Odio que las armas ilegales amenacen a nuestras comunidades cada día ― especialmente comunidades negras y latinas ― porque los políticos no tienen el coraje para defender medidas que pueden salvar vidas.

“En Washington, algunos funcionarios electos no tienen el coraje para enfrentar a grupos de intereses especiales de la derecha, y de aprobar leyes de sentido común para las armas de fuego.  Y en la Ciudad de Nueva York, algunos no tienen el coraje para enfrentar a grupos de intereses especiales de la izquierda y adoptar tácticas policiales de sentido común como la de parar y cachear.

“No necesitamos extremistas en la izquierda o la derecha dirigiendo nuestro Departamento de Policía ― ya sea la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés) o la Unión de Libertades Civiles de la Ciudad de Nueva York.

“Ahora, los críticos dicen que las paradas que realiza la policía no tienen nada que ver con la reducción en la delincuencia que hemos logrado.  Pero piensen en eso: Durante los últimos once años, las paradas han sacado 8,200 armas de fuego ilegales de nuestras calles ― y los homicidios con armas de fuego han caído drásticamente.

“En la Ciudad de Nueva York, 57 por ciento de los homicidios en el 2012 se cometieron con un arma de fuego.  En Washington, DC, fue 66 por ciento.  En Baltimore, 84 por ciento.  En Detroit y Filadelfia, 86 por ciento.  En Chicago, el porcentaje de los abatidos con armas de fuego fue de 87 por ciento.  Y todas estas ciudades también tienen tasas de homicidios mucho más altas que la nuestra.

“No hay dudas de que las paradas son un motivo esencialmente importante por el que se comete una cantidad tan menor de homicidios en Nuva York en comparación con otras ciudades grandes ― y por el que somos la ciudad grande más segura en la nación.

“Los críticos dicen que el hecho de que ‘solo’ estamos hallando 800 armas de fuego por año parando a personas que se ajustan a una descripción o están involucradas en actividades sospechosas significa que deberíamos poner fin a la práctica de parar y cachear.

“Equivocados.  Ese es el motivo por el que la necesitamos ― para disuadir a la gente de portar armas.  Somos los primeros en prevenir.

“Piensen sobre las tácticas de los departamentos de policía, los cuales anuncian a menudo que están estableciendo puestos para verificar el estado de embriaguez.  La meta es la disuasión  Si se sabe que existe la probabilidad de que lo paren, uno no bebe antes de conducir.

“Si utedes eliminan las paradas para verificar el estado de embriaguez, más gente morirá en colisiones.  Y si eliminan las paradas para buscar armas de fuego, no se equivoquen, habrá más armas en las manos de jóvenes y más gente será abatida.  Es realmente así de sencillo.

“Los grupos de intereses especiales que no saben nada de actividades policiales, y algunos funcionarios electos que nunca han tenido la responsabilidad de algunas estrategias de seguridad pública están poniendo ideologías y la política de un año de elecciones por encima de la seguridad pública.

“Ellos parecen creer que el Departamento debería ser dirigido de acuerdo a los estándares de lo políticamente correcto, no la seguridad del público.  Y están totalmente negados a aceptar lo que se ha necesitado para hacer de Nueva York la ciudad grande más segura en el país ― y lo que se necesitará para mantenerla así.

“Me quedan 245 días en la Alcaldía, y les prometo que nunca pondré a la ideología por encima de la seguridad, nunca jugaré a la política con la vida de la gente.  Mi responsabilidad primordial como alcalde ― así como la de mi sucesor ― es mantener a Nueva York segura.

“Si, crear empleos es importante. Si, proveer servicios sociales a los necesitados es muy importante.  Si, proporcionar una educación de la más alta calidad a nuestros niños es quizás lo más importante de todo.

“Pero proteger a la gente del crimen en las calles ― y proteger a nuestra ciudad contra otro ataque terrorista ― es el trabajo más importante de cualquier alcalde, y punto.  Porque no es solo que hay vidas de personas en juego; sin no se tiene una ciudad segura, no se tiene la base impositiva para gastar en educación y servicios sociales e inversiones de infraestructura.

“La seguridad pública ha sido la base de nuestro crecimiento económico ― y el motivo más grande por el que la Ciudad de Nueva York es hoy más fuerte que nunca.

“Si miramos hacia delante, la gran pregunta que enfrentamos no es si podemos reducir el crimen más que en el 2012.  Ustedes ya han mostrado que eso es posible en los primeros cuatro meses de este año.

“La pregunta no es si el Departamento de Policía puede seguir reduciendo el crimen a nuevas marcas históricas.  La cuestión es si los funcionarios electos y grupos de intereses especiales permitirán que ustedes lo hagan.  ¿Confiarán ellos en ustedes y les cubrirán las espaldas?  Que Dios nos ayude si no lo hacen ― y que Dios los proteja a ustedes, y que Dios nos proteja a todos.

“Muchas gracias”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Marc La Vorgna / John J. McCarthy   (212) 788-2958



SIGA CONECTADO

TwitterTwitter   TwitterYouTube   FlickrFlickr
Mas Recursos
Vea las fotos (en inglés)
Vea el discurso (en inglés)