Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 090-13
11 de marzo de 2013

EL ALCALDE BLOOMBERG HABLA DE GESTIONES MUNICIPALES PARA COMBATIR LA OBESIDAD Y DE NORMAS PARA LAS BEBIDAS AZUCARADAS

A continuaci├│n se ofrecen las palabras pronunciadas por el alcalde Michael R. Bloomberg esta tarde en City Hall:

 “Bien, si todos vinieron aquí para averiguar lo que dije en [el show de] David Letterman, sugiero que lo vean esta noche.  No puedo ayudarlos con eso, pero todos ven a David Letterman, así que ustedes tendrán una oportunidad.  Si hay cualquier otro asunto ― ¿había algo más por que estábamos supuestos a estar aquí?

“Bien, buenas tardes a todos.  Hablando más en serio, durante los últimos diez años, como ustedes saben, hemos adoptado muchas políticas innovadoras y controversiales de salud pública ― desde prohibir el fumar en lugares de trabajo hasta exigir que las cadenas de restaurantes publiquen los conteos de calorías, prohibir las grasas hidrogenadas (o trans), publicar calificaciones de letras en los restaurantes, hasta prohibir el fumar en parques y playas.  Y juntas, esas y muchas otras políticas han ayudado a los neoyorquinos a llevar vidas más prolongadas y más sanas.

“La expectativa de vida en nuestra ciudad es ahora tres años más larga que en el 2001 ― y dos años más que el promedio nacional.  Pero, con todo lo que hemos avanzado, hay una crisis de salud pública que ha empeorado más y más a través de los años, y esa es la obesidad.

“La obesidad es una de las principales causas de diabetes, cardiopatía y otras aflicciones mortales.  La hemos enfrentado promoviendo el ejercicio y la comida sana ― y apoyando mercados ‘verdes’ y exhortando a las bodegas a ofrecer frutas y vegetales frescos.

“Pero la verdad es, como todos sabemos, que eso no es suficiente.  Si hablamos en serio sobre luchar contra la obesidad, tenemos que ser honestos sobre cuál es su causa ― y debemos tener el coraje de enfrentarla directamente.  Este año morirán 70,000 personas de obesidad en nuestra nación; 5,000 personas en la Ciudad de Nueva York City morirán de obesidad.

“Ahora, la mejor ciencia nos dice que las bebidas azucaradas son una de las principales causas de obesidad.  Algunos dicen: ‘Solo hay que hablar del problema, concientizar y esperar que eso lleve al cambio.  Pero no basta con hablar, y no basta con esperar.

“Tenemos la responsabilidad como seres humanos de hacer algo, salvarnos mutuamente, salvar nuestras propias vidas y las de nuestras familias, nuestros amigos y el resto de la gente que vive en este planeta de Dios.  Así que, mientras otros se retuercen las manos con el problema de las bebidas azucaradas, en la Ciudad de Nueva York estamos haciendo algo al respecto.

“El límite de la Junta de Salud en el tamaño de porciones de bebidas azucaradas no limita el consumo de las personas; solo requiere que piensen si realmente quieren más de 16 onzas.

“Recuerden, por muchos años, el tamaño estándar de las gaseosas era 6 onzas ― no 16, era 6.  Luego fue 12 onzas ― y la gente creía que era enorme.  Luego fue 16, y luego 20 onzas.

“Creemos que es razonable trazar un límite ― y es responsable trazar un límite ahora mismo.  Con tantas personas contrayendo diabetes y cardiopatías, con tantos niños con sobrepeso y obesos, con tantas vecindades pobres sufriendo lo peor de esta epidemia, creemos que es razonable y responsable trazar un límite ― y eso es lo ha hecho la Junta de Salud.  De hecho, no intentar todo lo que podamos para salvar vidas sería irresponsable.

“Durante toda su historia, la Junta de Salud de la Ciudad de Nueva York ha tomado acciones audaces para confrontar grandes problemas de salud pública.  Prohibió la pintura con plomo, requirió que se incluyera flúor en el agua potable, y requirió que se incluyeran los conteos de calorías en los menús de las cadenas de restaurantes.

“En cada uno de estos casos, el Gobierno federal siguió después el ejemplo de la Junta de Salud.  Nuestra Junta de Salud ha sido siempre una pionera, y nos sentimos muy orgullosos de ella.  Siempre ha estado por delante del promedio, y no se esperaría nada menos de esta ciudad.

“Prohibir las grasas trans y adoptar calificaciones para los restaurantes son apenas otros dos ejemplos recientes de eso.  Limitar el tamaño de porciones de bebidas azucaradas es consistente con la tradición y la misión de la Junta de Salud.  Y creemos que, en última instancia, los tribunales hallarán que es consistente con la ley.

“Ser el primero en hacer algo nunca es fácil.  Cuando empezamos este proceso, sabíamos que enfrentaríamos demandas legales.  Siempre que se adopta una política innovadora, los intereses especiales demandarán.  Esa es nuestra nación.

“Pero creemos firmemente que, al final, los tribunales reconocerán la potestad de la Junta de Salud para regular la venta de bebidas que prácticamente no tienen valor nutritivo alguno y que ― consumidas en grandes cantidades ― están conduciendo a enfermedades y muertes para miles de personas cada año.

“Hay muchas, muchas instancias en que la decisión de una corte menor ha sido contra nosotros, y luego ha sido revocada.  Si los dictámenes de cortes menores se hubieran mantenido siempre, la estación Grand Central habría sido demolida hace cuarenta años.

“Confiamos en que, al final, la decisión de hoy también será revocada”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Marc La Vorgna / Samantha Levine   (212) 788-2958

Kate Ahlers (Law Department)   (212) 788-0400



SIGA CONECTADO

TwitterTwitter   TwitterYouTube   FlickrFlickr
Mas Recursos
Vea la rueda de prensa (en ingl├ęs)