Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 118-11
11 de abril de 2011

EL ALCALDE BLOOMBERG PROMULGA LEGISLACIÓN QUE NOMBRA AL PUENTE DE LA CALLE 59 COMO PUENTE ED KOCH QUEENSBORO

El alcalde Michael R. Bloomberg promulgó hoy una legislación que cambia el nombre del puente Queensboro (o puente de la calle 59) a “Ed Koch Queensboro Bridge” como un tributo a Edward I. Koch, 105to alcalde de la Ciudad de Nueva York.  El alcalde propuso la legislación en diciembre del año pasado, y la misma fue aprobada por el Concejo Municipal el 23 de marzo de este año.  La pieza legislativa, Ley Preliminar número 446-A, fue patrocinada junto con la Administración con la presidente del Concejo Christine C. Quinn y los concejales Members Gail A. Brewer, Fernando Cabrera, Lewis A. Fidler, Vincent J. Gentile, Karen Koslowitz, Michael Nelson, Peter Koo, James Sanders Jr, James F. Gennaro, Mark S. Weprin y David G. Greenfield.  Hoy fueron reemplazadas algunas señales en las vías, y el resto de estas se reemplazarán en un plazo indeterminado de tiempo.  El costo total por el reemplazo de las 178 es de $255,000, que serán pagados con donaciones privadas recaudadas por el Fondo de la Alcaldía para el Avance de la Ciudad de Nueva York (Mayor’s Fund to Advance New York City, en inglés).  El alcalde promulgó la legislación en la plaza Peggy Rockefeller de la Universidad Rockefeller en el East Side de Manhattan, y le acompañaron el alcalde Koch, la presidente Quinn y miembros del Concejo Municipal.

“Cuando Ed llegó a City Hall en 1978, Nueva York se tambaleaba por una crisis financiera, las calles estaban sucias, la delincuencia estaba creciendo, y los comercios y residentes estaban huyendo a los suburbios”, dijo el alcalde Bloomberg.  “Había un sentido de desesperación en el aire — y nuestro futuro mismo estaba pendiendo de un hilo.  Pero, con su extraordinaria personalidad y su gran amor por la ciudad, Ed Koch lanzó una de las recuperaciones más notables en la historia — balanceando las cuentas, estableciendo un sentido de orden, y antes de que pasara mucho tiempo, la gete estaba regresando, nuevos negocios estaban abriéndose, y los neoyorquinos empezaron a creer nuevamente en su ciudad.  Este fue el logro más de Ed.  Es simplemente apropiado que designemos algo representativo, algo grande con el nombre del alcalde Koch, y su labor, literalmente, salvando a este puente y a los demás puentes de la ciudad, simboliza su legado en general de recuperar a nuestra ciudad y construir para el futuro”.

“Estoy realmente abrumado por el homenaje y agradezco mucho al alcalde Bloomberg,  a la presidente Quinn y a los miembros del Concejo de la Ciudad por haber hecho esto posible — les agradezco de la manera más profunda”, dijo el alcalde Koch.

“Ed Koch fue el puente por donde la Ciudad de Nueva York regresó del abismo de la bancarrota a la solvencia financiera”, dijo la presidente del Concejo Municipal Christine C. Quinn.  “Y muchos neoyorquinos se sienten muy cercanos a él por ese motivo.  El Concejo Municipal se enorgullece de rendir tributo al alcalde Koch y sus décadas de servicio público con este homenaje imperecedero”.

Cuando el alcalde Koch llegó al Ayuntamiento, el puente Queensboro había alcanzado una situación casi crítica, con corrosión en toda la estructura del puente y vías externas cerradas debido a que ya no eran seguras para el uso.  Gran parte del puente ni siquiera había sido inspeccionado en casi una década.  El alcalde Koch invirtió en el puente, empezando su primera gran rehabilitación y poniendo el puente en buena condición, algo similar a las gestiones que empezó en el resto de los puentes de la Ciudad.

En 1978, a causa de la crisis financiera de los años ‘70, la Ciudad no tenía un programa de inversión para reparaciones de la infraestructura de transporte.  A pesar de circunstancias fiscales difíciles, el alcalde Koch volvió a empezar el programa de inversión del Departamento de Transporte (DOT, en inglés) e inició la labor de reconstrucción de la infraestructura municipal para transportación.  Los puentes del Río del Este de la ciudad, incluyendo el Queensboro, habían sido traspasados a la administración del Estado de Nueva York, ya que la ciudad no podía continuar manteniendo las estructuras.  Bajo el alcalde Koch, la Ciudad volvió a retomar el control de los puentes y empezó a repararlos.  El alcalde Koch creó el Buró de Puentes dentro del Departamento de Transporte y los financió por completo.  Anteriormente, los puentes eran considerados no prioritarios en las obras de vías y habían alcanzado un estado de deterioro por toda la ciudad.  La Ciudad redujo el número de puentes en malas condiciones de 74 en 1986 a 2 hoy en día — los cuales en estos momentos están siendo reparados — gracias a la labor del Buró fundado y financiado por el alcalde Koch.

El Queensboro Bridge, a menudo llamado Puente de la calle 59, empezó a ser transitado el 30 de marzo de 1909.  La construcción del puente se inició en 1901, como una colaboración entre el ingeniero del puente, Gustav Lindenthal, y el arquitecto Henry Hornboste, habiéndose utilizado 75,000 toneladas de acero en el puente original y sus vías de acceso.  El costo inicial de la construcción fue de aproximadamente $18 millones, incluyendo $4.6 millones para la compra del terreno.  En el momento en el que se completó era el puente voladizo más largo de los Estados Unidos.

El Queensboro el único de los cuatro puentes del East River que no es de suspensión.  El puente principal tiene una luz de 3,725 pies, la mayor de los puentes en el Río del Este.  La longitud total del puente, incluyendo las vías de acceso en Manhattan y Queens, es de 7,449 pies.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Stu Loeser / Marc La Vorgna   (212) 788-2958




Mas Recursos
Vea las fotos (en inglés)
Vea el video (en inglés) en 92k o 512k