Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 021-11
19 de enero de 2011

EL ALCALDE BLOOMBERG PRONUNCIA DISCURSO DEL ESTADO DE LA CIUDAD, "EL PROGRESO EN ACCIÓN"

A continuación se presenta el discurso final del Estado de la Ciudad de este año, pronunciado por el alcalde Michael R. Bloomberg en el teatro St. George de Staten Island

“Bueno, gracias, y buenas tardes y bienvenidos.

“Primero, permítanme agradecer al presidente del condado [Joseph] Molinaro por esas amables palabras, y a las hermanas Doreen y Luanne por el abrir el St. George para nosotros en el día de hoy.

“No hay mucho que Liza Minnelli, Tracy Morgan y yo tengamos en común, pero acaso algún día todos podamos decir que nos presentamos en este famoso escenario — no juntos, pero en secuencia.

“En realidad, les alegrará saber, la primera película que se exhibió aquí, en 1929, se llamaba So This Is College.  No era la universidad como yo la recuerdo, pero en fin… ss.  Para los que no la han visto — probablemente todos — he aquí la sinopsis: Biff y Eddie son buenos amigos y compañeros destacados en el equipo de fútbol.  Luego, una joven llamada Babs entra en escena.  Biff y Eddie empiezan a competir por Babs, y la rivalidad afecta su capacidad de jugar juntos al fútbol.  Afortunadamente, el Entrenador puede mediar justo a tiempo para ganar el gran partido.

“Ahora bien,  No se si hay un gran mensaje en ese filme para nosotros en la actualidad, pero me gusta el final, porque en ningún momento ha sido más importante para nosotros el poner a un lado las rivalidades y enfocarnos en lo que es realmente importante: ganar el gran partido.  Y, por supuesto, estoy hablando acerca de los Jets ganando el juego del campeonato de la AFC este domingo.  ¡Arriba, Jets!

“El año pasado, cuando nos reunimos para evaluar el Estado de nuestra Ciudad, hablé sobre los desafíos gemelos que enfrentábamos: crear empleos e medio de un declive económico nacional y equilibrar nuestro presupuesto en una manera que protegiera a contribuyentes y servicios vitales.

“Y hoy, me alegra reportar que, en los últimos 12 meses, hemos cumplido con estos dos retos mejor que casi cualquier otra ciudad en la nación.

“En cuanto al primero de esos dos retos, dije que encabezaríamos a la nación en crecimiento del empleo, y, ¿saben qué?  Lo hemos hecho.  Hemos creado empleos casi dos veces más rápido que el promedio nacional rate.  Y comparado con el resto del estado, nuestra tasa de creación de puestos de trabajo es ocho veces más alta.

“Los empleos traen esperanza y oportunidades, independencia y seguridad, y crearlos es nuestro primer trabajo.  Ahora, demasiados neoyorquinos aún tienen dificultades para hallar empleo, y nuestra tasa de desempleo es aún demasiado alta, pero, en el último año hemos agregado 51,000 empleos en el sector privado — en industrias con salarios promedio de $35,000 a $92,000.

“Por ejemplo, el año pasado superamos a Boston en fondos de capital de riesgo en tecnología, poniéndonos por delante de cada lugar excepto Silicon Valley.  También tuvimos un gran año en turismo, a pesar de la fiera competencia con ciudades de todo el mundo.  La cantidad de gente empleada en turismo alcanzó un récord aquí y, por segundo año consecutivo, nos mantuvimos como el destino turístico número uno del país.

“Y, con el crecimiento que está ocurriendo en muchas otras industrias, el desempleo ha descendido este año a comparación del año pasado, las tasas de espacios comerciales baldíos ha caído, y los precios de las residencias han aumentado.

“De hecho, por primera vez en décadas, la Ciudad de Nueva York entró en una recesión nacional más tarde que el resto del país, y ahora, hemos salido más rápido y más fuertes que el resto del país.

“Sin embargo, aún no hemos salido de las dificultades — por un gran margen — pero seguro que vamos en la dirección correcta. 

“Nuestro progreso es también un resultado de nuestro éxito abordando el segundo de los dos retos de los que hablé el pasado mes de enero, o sea, manejar sabiamente nuestro presupuesto.  El Gobierno de la Ciudad no puede acabar con una recesión nacional, ni podemos controlar el ciclo de negocios, pero podemos moldear nuestro propio destino, y lo hemos hecho.

“Lo hemos hecho, no solo impulsando nuevos empleos en industrias en crecimiento, sino también controlando nuestro presupuesto para proteger los servicios vitales que son tan cruciales para nuestra economía.

“Hemos reducido la delincuencia a niveles récord.  Mantuvimos las nóminas de asistencia social en marcas históricamente bajas.  Redujimos las muertes en incendios al nivel más bajo desde antes de 1919.  Elevamos nuevamente las tasas de graduación, que han crecido 27 por ciento en los últimos cuatro años, comparado con solo tres por ciento en el resto del estado.  Y eso significa que 15,000 estudiantes que no habrían finalizado la secundaria lo hicieron, y obtuvieron un diploma que cambiará las vidas que tenían por una mejor.

“Hemos conseguido esos resultados colaborando estrechamente con el Concejo Municipal y su presidente Chris Quinn para controlar cuidadosamente nuestro presupuesto, y reducir gastos responsablemente.  En los últimos tres años, hemos recortado gastos nueve veces para un total de $5 mil millones, incluyendo un recorte de $1.6 mil millones este año.  Esos recortes son los más duros hasta la fecha porque el efecto será más severo que nunca al bajar por la cadena [de mando].

“Sin embargo, debido a obligaciones y beneficios de pensiones no financiados, enfrentamos déficits de miles de millones de dólares por años en el futuro.  Y no hay una varita mágica para hacerlos desaparecer.  No hay un conejo más para sacar del sombrero.  Y este año no hay una ganancia inesperada proveniente de Albany o Washington.  Solo estamos nosotros.  Nuestra determinación.  Nuestro coraje.  Y el compromiso con la disciplina fiscal que hemos mostrado en los últimos nueve años.

“Ahora bien, tenemos varias opciones ante nosotros.  Podemos dejar de invertir en el futuro y ver los avances que hemos logrado en seguridad pública, educación y las demás áreas desaparecer ante nuestros ojos.  Esa es una opción.  Y sería un desastre total.  Todos sabemos cómo resultó en los años ’70 — y pagamos por ese error durante décadas.

“Si, la ciudad es ahora mucho más fuerte de lo que era entonces.  Si, somos mucho más resistentes.  Sin embargo, el progreso no es inevitable.  Nos toca a nosotros el crearlo.  Y les garantizo que no daremos la espalda a lo que hemos construido.  Seguiremos impulsando el progreso día a día.

“Ahora, otra opción sería elevar impuestos.  Pero, como los neoyorquinos saben demasiado bien, nuestros impuestos ya son demasiado altos.  Más altos que en la mayoría de los demás lugares en el país.  Con la economía nacional aún en dificultades, y aunque el crecimiento del empleo aquí ha sido sólido, elevar impuestos ahora sería socavar nuestra recuperación al llevar a la gente y negocios hacia ciudades y estados con impuestos más bajos y disuadir la inversión que proviene de otros países.

“Por lo tanto, permítanme aclarar: no subiremos impuestos para equilibrar el presupuesto.

“En su lugar, optaremos por un tercer enfoque — un enfoque más inteligente.  Un enfoque que respete las necesidades a corto plazo de los contribuyentes y proteja las posibilidades a largo plazo de nuestra economía.  Cerecremos para salir de estos tiempos difíciles, recortando los costos del gobierno.

“Cada alcalde que asume el cargo enfrenta un reto que lo define.  Para el alcalde Koch, fue salvar a la ciudad del borde de la bancarrota.  Para el alcalde Dinkins, fue unir a una ciudad dividida por tensiones raciales.  Para el alcalde Giuliani, fue el probar que podía hacerse a Nueva York una ciudad segura de nuevo.

“Y, cuando asumí el cargo, fue el recuperar a la Ciudad de los ataques del 11 de Septiembre y transformar un sistema averiado de escuelas públicas.

“Hemos logrado enormes avances en ambos — y ahora, un nuevo reto definitorio nos confronta: obligar al gobierno a vivir en la medida de sus posibilidades, obligando al gobierno a llegar al siglo XXI.  Creo que podemos hacerlo — porque debemos hacerlo.  El futuro económico de la Ciudad de Nueva York pende de un hilo.

“Podemos ver atrás y seguir financiando un sistema de operaciones gubernamentales que fue construido para otra era.  O podemos ver al futuro y continuar resurgiendo, seguir creciendo, seguir forjando para el futuro y dirigiendo a la nación.

“Pero no podemos hacer ambas cosas.  Esa es la elección que enfrentamos.

“El Estado de nuestra Ciudad es fuerte, pero, para seguir fuertes, debemos tomar las decisiones correctas.  Debemos acoger al futuro.  Si ustedes están conmigo, les prometo que veremos al futuro — y avanzaremos hacia el futuro — unidos.

“En muchas maneras, este viejo y hermoso teatro representa la elección que enfrentamos.  Como oyeron, durante la mayor parte de los últimos 30 años, el teatro estuvo abandonado y clausurado, derrumbándose y desvaneciéndose.  Parecía destinado a la demolición hasta que aparecieron la señora Rosemary y sus hijas.  Su visión y pasión devolvió la vida a este tesoro en ruinas y trajo una nueva energía — y nuevos empleos — a la comunidad de Saint George.

“Le pedí a Doreen y a Lou Anne que nos acompañaran en el escenario hoy — rodeadas por otros dueños de negocios de Staten Island.  Estas son personas cuya fe y trabajo arduo han sido responsables de una verdadera recuperación, y quiero que se pongan de pie para que ustedes las reconozcan.

“Ese trabajo de transformar lo viejo y hacerlo nuevo, no para recuperar un pasado que ya fue, sino para repensar un futuro más venturoso, se encuentra en el centro del desafío que enfrentamos este año.

“Debemos seguir convirtiendo a nuestra economía en un motor más diverso, más dinámico y más duradero del crecimiento.  Y, para hacer eso, debemos transformar la manera como el gobierno sirve al público y la manera como gasta el dinero del público.  Hoy, quisiera exponer nuestro plan para lograr ambas metas y mantener a la Ciudad de Nueva York marchando hacia delante.

“Empecemos con la forma como seguiremos transformando a nuestra economía en un motor de la innovación en el siglo XXI.

“Así como la señora Rosemary y sus hijas transformaron un cine viejo y decrépito en este nuevo y espectacular teatro, impulsando nuevos empleos y oportunidades económicas, debemos hacer esas transformaciones en los cinco condados, creando nuevas razones para que la gente y las compañías inviertan su futuro — y sus finanzas — en Nueva York.

“En 2011, el progreso que estamos logrando al transformar lo viejo en nuevo será más visible que nunca.  Justo al doblar la esquina, empezaremos viéndolo en el viejo puerto (Homeport) de la Fuerza Naval, abandonado por 20 años.  Este año empezaremos a convertirlo en un conjunto residencial, con 800 apartamentos, comercios y paseo en la costa.

“Veremos la transformación al cruzar el estrecho (Narrows), en Coney Island, que era una triste sombra del ayer, y por mucho tiempo fue descartado por los escépticos, pero ahora atrae a multitudes récord con nuevas atracciones y nuevas emociones.

“Este año empezaremos las obras en la plaza Steeplechase, en inauguraremos la nueva ‘Zona de gritos’ (‘Scream Zone’), un área de atracciones únicas que incluirá un ‘tirachinas’ humano — y me alegra anunciar hoy que Marty Markowitz se ha ofrecido como voluntario para hacer una prueba del dispositivo.  En Governors Island — vedado al público por décadas — ampliaremos nuestro trabajo para crear un parque exclusivo en el corazón del puerto.

“Veremos la transformación de los viejos muelles que ahora se están convirtiendo en el Parque del Puente de Brooklyn (Bridge Park), donde se inaugurará un nuevo tiovivo este año.  En el Navy Yard de Brooklyn, que hemos convertido en uno de los más exitosos y verdes parques industriales urbanos del país, Steiner Studios empezará a duplicar lo que ya es el más grande escenario e instalaciones para producción en la Costa Este, y colaborará, me alegra decir, con Brooklyn College para crear la primera escuela de posgrado de cine de su tipo en la región.

“En Queens, se empezará a trabajar en Hunters Point South, donde comenzaremos a transformar terrenos por mucho tiempo baldíos en un nuevo proyecto para clase media impulsado por $2 mil millones en inversión privada que creará 4,600 empleos.

“A lo largo de la costa del East River y con apoyo de la presidente Quinn, empezaremos a operar un nuevo servicio de ferry con paradas en Long Island City, Greenpoint, Williamsburg, DUMBO, Wall Street y la calle 34.

“Y en Willets Point, que una vez fuera la inspiración del ‘valle de las cenizas’ de F. Scott Fitzgerald, empezaremos a construir caminos y a instalar cañerías que darán lugar a vecindades completamente nuevas, con buenos empleos y vivienda asequible.

“Y en el Sur del Bronx, estamos transformando una calle abandonada y sin final en el embarcadero de Hunts Point (Landing), nuevo espacio abierto en el litoral y un muelle de pesca al lado del Mercado pesquero.

“Todos estos proyectos están ocurriendo debido a líderes cívicos abnegados como los que hoy nos acompañan en el escenario, así que gracias a todos.

“Todos estos proyectos comparten algo más en común: todos están junto a nuestras costas.  Y son parte de lo que una de las transformaciones más completas de un litoral urbano en la historia de Estados Unidos.

“En toda la ciudad, estamos saneando nuestras costas tras décadas de declive y desuso, e invirtiendo cientos de millones de dólares para construir y ampliar parques, y para crear empleos.

“A la vez, mediante el Plan de infraestructura ‘verde’ (Green Infrastructure Plan, en inglés) que lanzamos el año pasado, estamos limpiando nuestras vías fluviales, no gastando $2 mil millones en tanques y túneles, sino captando el agua de las lluvias antes de que lleguen a nuestro sistema de alcantarillado.

“Y este año, invitaremos a los neoyorquinos a ayudarnos a enverdecer sus comunidades, lanzando un nuevo programa de subsidios que permitirrá a grupos cívicos locales ayudarnos a construir una ciudad aún más sostenible, con proyectos que son adecuados para sus vecindarios.

“Juntos, seguiremos transformando lo viejo en nuevo en toda la ciudad.  Inauguraremos la segunda sección del [parque] High Line — que antes era un adefesio abandonado, y ahora es la vía ferroviaria elevada más popular en el mundo.

“En el Bronx, nos uniremos a la entidad de conservación del parque Van Cortlandt (Park Conservancy, en inglés) para hacer algo de lo que se habló por más de una década: vamos a convertir canchas de tenis sin uso en una pista de patinaje sobre hielo abierta todo el invierno.  Ahora, seamos claros: el presupuesto está muy apretado.  Muy apretado

“También invertiremos en nuestra infraestructura cultural: nuevos hogares para el Museo de Staten Island y el Museo Whitney.  Nuevas instalaciones para el Museo de Arte de Queens y el Centro de Artes del Bronx, y la ampliación del distrito cultural del Downtown de Brooklyn.

“Y es cierto: tendremos que reducir nuestros gatos de inversión.  Algunos proyectos deberán ser desacelerados.  Otros tendrán que ser reducidos.  Muchos otros requerirán más fondos privados.

“Pero no olvidaremos la lección más importante de los años ’70: cuando se deja de invertir en el futuro, el futuro se escapa.  Los empleos, la gente, el capital — todos se van.  No permitimos que eso ocurriera después de los ataques del 11-S, y les prometo que no permitiremos que ocurra ahora.

“Las inversiones que estamos realizando crean más que infraestructura.  Ellas crean algo que no se puede ver o tocar.  Es ese sentimiento que se tiene al llegar a Nueva York.  El sentimiento de que todo es posible en esta ciudad, que el futuro ocurre aquí primero.  Este sentimiento — de energía y optimismo — is la razón por la que nuestra población está creciendo, y por lo que más y más gente joven, en particular, se están mudando a nuestra ciudad.

“Muchos de ellos vienen en busca de empleos, pero más y más están viniendo para empezar sus propios negocios aquí mismo.  Hace poco, Nueva York fue nombrada la ciudad número uno para jóvenes emprendedores, y esa es una gran señal para nuestro futuro, porque, así como estamos compitiendo con lugares como Londres y Hong Kong por inversión privada, estamos compitiendo con sitios como Boulder y el área de San Francisco por los graduados de universidades cuyas ideas atraerán inversiones y pondrán en marcha la economía del siglo XXI.

“Tenemos a algunos de ellos con nosotros en el escenario hoy, y permítanme solo mencionar las compañías que ellos han empezado: está ZocDoc, un sitio Web que facilita el hallar médicos y dentistas en su vecindario — y fue nombrado por Crain’s como el lugar número uno para trabajar en la Ciudad de Nueva York en 2010.

“Ahí está Energy Hub, que construye sistemas electromecánicos para las misiones de la NASA en Marte.  Pixable es un sitio Web para manejar fotos que fue la primera compañía en graduarse del incubador de pequeños negocios que iniciamos en 2009.

“Rent the Runway permite alquilar ropas con un descuento de 90 por ciento, haciendo a las modas más asequibles.  Quizás pude elegir un tercer par de zapatos.  ¿Es eso posible, creen ustedes?  Y luego está el sitio de redes sociales que fue lanzado en una mesa de una cocina en el East Village y ahora tiene más de 5 millones de usuarios: Foursquare.

“Todas estas compañías han sido empezadas en los últimos años por jóvenes emprendedores.  Todas ellas están triunfando.  Y, lo más importante, todas están contratando.  Así que muchas gracias.  Pónganse de pie.

“Todos deben estar preparados para recibir unas cuantas fojas de servicio después de este discurso.  Gracias.

“Este año, con el vicealcalde Bob Steel encabezando la carga, haremos más para seguir atrayendo a la próxima generación de pioneros de la industria.

“Lanzaremos incubadoras de negocios que producirán más empresas nuevas en medios de comunicación, modas, artes y otras industria donde es clave la innovación.  Uniremos a los líderes en nuestras instituciones académicas y firmas de ciencias biológicas para trazar el rumbo de Nueva York hacia la cima de esa industria en crecimiento.

“Buscaremos asociarnos con una universidad líder para construir un nuevo centro de ciencias aplicadas e ingeniería.  Impulsaremos el crecimiento de firmas de energía limpia al promover nuevos proyectos de energía solar y eólica.  Y, junto con Columbia, NYU-Poly y la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY, en inglés), crearemos un centro que conecte a pioneros de edificios ‘verdes’ con promotores inmobiliarios y dueños de edificios.

“Por supuesto, el paso más grande que podamos dar para promover la innovación en la Ciudad de Nueva York, y en todo el país, es arreglar nuestro averiado sistema migratorio.

“Este no solo está afectando a nuestra seguridad nacional, sino que es la política económica más ruinosa que jamás podía concebirse.  Cada día está destruyendo empleos en el país.  Debemos cambiar eso.

“Somos una nación engrandecida por inmigrantes.  Y si vamos a seguir siendo grandes,  no podemos dar la espalda a nuestra historia, nuestra tradición y nuestros valores más elevados.

“Este es un asunto nacional.  Sin embargo, es uno que afecta profundamente el futuro de nuestra ciudad, una ciudad de inmigrantes.  Y es el motivo por el que recluté a Rupert Murdoch para la creación de una coalición nacional de líderes empresariales y funcionarios electos, y vamos a trabajar con miembros del Congreso en ambos partidos para aprobar una reforma migratoria sensata y económicamente inteligente, y para aprobarla este año.

“No podemos esperar.  Cada día se están empezando negocios en otros países, y queremos que se empiecen aquí.  Una vez se ponen en marcha en otros países, nunca van a volver acá, y esas podrían ser las industrias del mañana.  Debemos tener una reforma migratoria.  Hagamos que esto ocurra.

“Por supuesto, no esperaremos que Washington actúe.  Haremos lo que podamos con nuestros propios medios.

“Lanzaremos un nuevo programa para conectar a emprendedores inmigrantres con la información que necesitan para abrir pequeños negocios — y los préstamos y pericia que necesitan para crecer y desarrollarse.  También empezaremos una nueva colaboración con un gran banco — Citi — que pondrá crédito a fluir hacia cientos de pequeños negocios más calificados en los cinco condados.

“Además, un nuevo programa de préstamos ofrecerá a empresas de mujeres y minorías acceso a préstamos que cubrirán sus primeros costos cuando hagan negocios con la Ciudad.  Esa es solo una manera en que vamos a fortalecer gestiones que, en un plazo de apenas cuatro años, casi han triplicado el valor de los contratos de la Ciudad que van a firmas de mujeres y grupos minoritarios.  Nuevos programas de ayuda para negocios ayudarán a firmas y pequeños negocios certificados de mujeres y minorías a competir por empleos de la Ciudad.

“Y, para ayudar a conectar a negocios en crecimiento con los empleados que necesitan, ampliaremos nuestros Centros de desarrollo profesional Workforce1 (Career Centers) —  me detuve en uno cuando venía aquí, y están haciendo un estupendo trabajo.

““El año pasado, incluso con la economía tan difícil, nuestros centros Workforce1 conectaron a los neoyorquinos con más de 30,000 empleos, comparado con solo 500 en 2005.  Ahora queríamos tener a alguien aquí para darles un buen ejemplo, alguien que consiguiera su empleo a través de estos.  Y uno de ellos es un tipo llamado Arian Lena.  Nacido y criado en los Balcanes,  él llegó a nuestra ciudad hace siete meses.  Al igual que tantos inmigrantes antes que él, no tenía empleo.  Pero, gracias al centro Workforce1 de Staten Island, hoy está trabajando en una firma de investigaciones privadas, mejorarndo consistentemente su ingreso y empezando su vida nueva en una nueva tierra.

“Quería presentárselo a ustedes, pero no pudo venir — tiene que trabajar.

“Este año, estamos aumentando nuestra meta de 30,000 inserciones laborales el año pasado hasta 35,000, y la alcanzaremos abriendo diez centros Express de Workforce One nuevos en toda la Ciudad, incluso uno aquí en Staten Island.

“También estamos fijando la meta de hallar empleo para otros 10,000 beneficiarios de asistencia social — pasando de 75,000 el año pasado a un récord de 85,000 este año.  En vez de que la Ciudad utilice dinero de impuestos para darles apoyo, ellos estarán pagando dinero de impuestos para ayudar a respaldar a la Ciudad.

“A la vez, ayudaremos a los neoyorquinos a mantenerse autosuficientes, tomando un programa de prueba establecido con fondos privados — el asesoramiento personal en nuestros Centros de capacitación financiera — y usando fondos públicos para ampliar aquellos servicios críticos, que ayudarán a más residentes a eliminar su deuda e incrementar sus ahorros.

“No es dar el pescado, sino enseñar a pescar, y es una de las mejores formas en que podemos mantener nuestras nóminas de bienestar social bajas y a nuestras comunidades seguras.

“Uno de los empleadores más grandes de la Ciudad de Nueva York es la industria de restaurantes.  El año pasado, en colaboración con la presidente del Concejo Municipal Christine Quinn, lanzamos un ‘nuevo equipo de aceleración de negocios’ para ayudar a los restaurantes a desplazarse por la burocracia y que así abran sus puertas más rápidamente.

“Desde entonces hemos ayudado a más de 200 restaurantes nuevos a abrir meses antes de lo previsto, incluyendo el Big Benn’s Restaurant ubicado en Richmond Terrace.  Lorenza y Leodore Benn llegaron aquí desde Trinidad, trabajaron duro y ahorraron, y ahora abrieron un restaurante caribeño.  De hecho, he escuchado que su guiso de pollo es delicioso.  Estoy seguro que lo es.  Pónganse de pie y hagan una reverencia.

“Sé lo que están pensando — ¿cuándo el Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH, en inglés), que [calificación] sacaron?  Obtuvieron una A.

“El año pasado, el comisionado de Salud Tom Farley implementó un plan que otorga a cada restaurante calificaciones de letras en base a su limpieza, ya que el público tiene derecho a saber y las calificaciones de letras son un incentivo para llevar una cocina limpia.

“Si un restaurante no obtiene una A, vuelve a ser inspeccionado como un incentivo para mejorar su calificación.  Pero una reinspección también significa más multas, incluso cuando el restaurante recibe una A.  El costo de las multas reduce el escaso margen de ganancia de las pequeñas compañías.  Así que, de aquí en adelante, añadiremos un nuevo incentivo: todo restaurante que saque una ‘A’, ya sea durante su inspección inicial o en una reinspección, no tendrá que pagar ningún céntimo en multas relacionadas a esa inspección.  Ni un solo centavo.

“Este año, nos basaremos en el modelo de servicio al cliente que hemos creado para ayudar a eliminar la burocracia para los restaurantes, y ofreceremos los mismos servicios a los pequeños comercios que distinguen las calles principales en nuestros vecindarios.

“Al mismo tiempo, de nuevo laborando con el Concejo Municipal, simplificaremos fundamentalmente el número de aprobaciones necesarias y los medios en que se obtendrán.  Creo que los dueños de negocios pequeños ameritan esto, ¿no creen?

“Hacer el proceso de abrir y ampliar un negocio es solo una parte de una visión más amplia para el gobierno de la Ciudad que llamamos Simplicity.

“Es un esfuerzo que está siendo encabezado por el vicealcalde Steve Goldsmith y se basa en la idea muy básica de que el gobierno debe ser organizado en base a las necesidades de sus clientes — y eso quiere decir los contribuyentes, negocios y usuarios de servicios.

“Durante el último año, hemos estado trabajando para consolidar los inmuebles activos de la Ciudad, reduciendo nuestra flotilla de vehículos y racionalizando nuestra infraestructura tecnológica y operaciones administrativas.  Para el 2014, esos pasos en conjunto ahorrarán a los contribuyentes $500 millones de dólares anualmente.  Pero este es solo el empiezo.

“Simplicity se trata de transformar todo el gobierno de la Ciudad modernizándolo, haciéndolo más inteligente, más eficiente y enfocado a los clientes.

“Por ejemplo, ¿por qué no han de saber los dueños de propiedades cuando tienen una fuga en la tubería del agua que está haciendo que aumente su factura de agua?  Ocurre más de lo debido.  Este año, por medio de los medidores inalámbricos de agua que estamos instalando en propiedades por toda la ciudad, ellos se enterarán y podrán arreglar los problemas antes de que se conviertan en importantes derroches de sus finanzas.

“¿Y por qué no ha de poder alguien en el Bronx, Brooklyn, Queens o Staten Island parar a un taxi legal en la calle?  97 por ciento de los pasajeros son recogidos por taxis amarillos en Manhattan o en los aeropuertos — a pesar de que 80 por ciento de los neoyorquinos viven fuera de Manhattan.

“Este año, estableceremos una nueva categoría de taxis libres (o gitanos) que podrán recoger a pasajeros en las calles fuera de Manhattan.  Esto dará a los neoyorquinos en los cinco condados otra opción segura, confiable y cómoda para desplazarse.  Porque no importa donde esté ubicado: ya sea en la calle 42 en Manhattan o en la calle 42 en Sunset Park, Brooklyn o en la calle 42 en Sunnyside, Queens, se debería tener la posibilidad de tomar un taxi.

“En el centro de Simplicity está la creencia de que el gobierno debe simplificar el vivir y trabajar en Nueva York, y no obstaculizar el camino.  Durante el año siguiente, lanzaremos foros por Internet en los cuales cada empleado municipal — y cada neoyorquino — podrá presentar ideas que piensen que mejorarán los servicios o ahorrarán dinero a la Ciudad.  Otros podrán hacer comentarios sobre aquellas propuestas, para después implementar las mejores.

“Este tipo de petición libre de ideas — ‘tercerización masiva’ o ‘subcontratación voluntaria’, como se le llama — ha ayudado a compañías innovadoras tales como Facebook y Netflix a mejorar servicios y ahorrar dinero.  Y con más de 8.4 millones de personas en nuestro público, imagínense lo que podríamos crear.

“Ahorrar dinero es una parte crucial de Simplicity — y necesitaremos cada céntimo.  Pero en este momento, estamos gastando más y más en nuestras pensiones, beneficios para el cuidado de salud, y otras obligaciones no financiados, y eso nos deja menos y menos para gastar en los servicios e inversiones que son tan importantes para nuestra economía.

“Seguiremos recortando presupuestos, pero, para reducir el pesar que los neoyorquinos sienten, necesitaremos ayuda de Albany.  Permítname contarles sobre Albany — en los 1970s, tras años de mala administración fiscal, la Ciudad se vio obligada a pedirle a Albany que se involucrara y administrara sus asuntos.

“Hoy, tras años de un manejo responsable, tenemos una petición distinta para Albany: permítannos administrarnos nosotros mismos.  Permítannos administrar áreas que deberían ser asuntos de política local, y no de leyes estatales, y permítannos lograr los ahorros que resultarían.

“Permítannos ahorrar decenas de millones de dólares en nuestra fuerza laboral, reformando las anticuadas leyes de Servicio Civil que sofocan y añaden costos innecesarios.

“Permítannos ahorrar dinero en nuestras cuentas legales, prohibiendo a la gente lesionada en accidentes demandar a la Ciudad por millones de dólares si la Ciudad no tiene la culpa principal o no tiene culpa alguna.  Eso cuesta a los contribuyentes más de $30 millones anuales.

“Permítannos ahorrar dinero en nuestros gastos de administración, permitiendo que el Departamento de Finanzas (DOF, en ingles) de la Ciudad administre la recaudación de impuestos municipales sobre la renta en vez de pagarle al Estado costos absurdos y exagerados por realizar dicha labor.  Esto nos ahorraría decenas de millones de dólares.

“Permítannos ahorrar decenas de millones de dólares en costos de adquisición al liberarnos de reglas demasiado restrictivas que nos obligan a comprar productos inferiores.

“Y permítannos ahorrar más de $100 millones anuales en gastos derrochados de educación poniendo un límite al tiempo que un maestro puede permanecer en la Reserva para Profesores Ausentes.  En este momento, esta se puede alargar por años, y este año, como se encuentra actualmente la situación, tendríamos que despedir a maestros para que podamos pagar a aquellos que no tienen empleos en la enseñanza a tiempo completo.  Eso es ridículo.

“Lo más importante — el punto más importante de todos — permítannos reformar nuestro sistema de jubilación para que sea justo para los empleados y los contribuyentes.

“Este año, gastaríamos $7 mil millones en costos de pensiones, un aumento a comparación de los $1.5 mil millones en 2001.  Esto quiere decir que este año, el promedio que paga un tributario en impuestos a la Ciudad de Nueva York será $2,400 más para cubrir costos de pensiones de lo que pagaba en un pasado.  Y el año entrante, estaremos pagando aún más.

“Si todos los precios para los consumidores hubiesen crecido a la misma velocidad que el precio de nuestras pensiones, el costo del pasaje por metro sería de $7.05 este año y $8.39 el año próximo, por el mismo servicio que estamos recibiendo en este momento.  Los neoyorquinos no pueden costearse esos precios en el Subway, y ciertamente tampoco podríamos pagar los costos de jubilación a ese nivel.

“Los trabajadores municipales merecen una jubilación segura y estable, pero en este momento, reciben beneficios de jubilación que son mucho más generosos que los que la mayoría de los empleados reciben en el sector privado — y eso permite una edad de jubilación mucho más temprana.  Sería fantástico si pudiéramos continuar y costear beneficios tan generosos, pero no lo podemos hacer.

“La única manera de proteger las pensiones para los empleados de nuestra Ciudad — incluyendo nuestros policías, bomberos, maestros, trabajadores de sanidad pública y oficiales correccionales, es reformando el sistema para que lo podamos costear, y a su vez costear los servicios vitales que los neoyorquinos quieren y de los que dependen.  Hemos propuesto y luchado antes por la reforma de pensiones, y hemos logrado algunas mejoras con la Federación Unida de Maestros (UFT, en inglés).  Pero ahora debemos llegar aún más lejos — y aprovechar la agenda de reforma que el gobernador Cuomo ha traído a Albany.  Una de las plataformas de campaña del gobernador Cuomo fue la reforma de pensiones, y tendrá todo nuestro apoyo.

“En las próximas semanas, haremos de la reforma de pensiones nuestra prioridad número uno en Albany.  Y hoy, me alegra anunciar que un gran neoyorquino se ha unido a nuestra causa: el alcalde Ed Koch.  El año pasado él formó un grupo, New York Uprising, que convenció a una mayoría en ambas cámaras, y al gobernador Cuomo, para que prometieran su apoyo a la reforma de redefiniciones no partidistas de distritos electorales, algo que también apoyo firmemente.  Este año, él ampliará su campaña, y si conocen a Ed, no lo hará de forma callada.  Gracias, Ed.

“Trabajando con Ed y con nuestros socios en el gobierno del Estado, trabajaremos para promulgar varias reformas básicas y así traer el sistema de pensiones al siglo XXI.

“Primero, podemos ahorrar $8 millones anuales de inmediato consolidando sistemas de jubilación, una reforma administrativa que no afectará los beneficios en lo absoluto.

“Segundo, buscaremos un nuevo nivel para empleados que sean contratados en un futuro que aumentará la edad de jubilación a 65 para empleados no uniformados.  Eso lograría miles de millones en ahorros a largo plazo, y hará que la edad de jubilación esté a la par con el sector privado, aun cuando ofrezcamos beneficios mucho más generosos.  También podemos ahorrar otros $200 millones cada año eliminando, para futuros jubilados uniformados, lo que es de hecho una bonificación anual de $12,000, pagada cada año por encima de los beneficios de una pensión completa alrededor de la temporada de fiestas.  Simplemente no se puede esperar que los contribuyentes den bonificaciones sustanciales por la temporada de fiestas cuando tantos de ellos están sin empleo o se les están congelando o reduciendo sus salarios.

“La tercera sección de nuestra reformas de pensiones revocaría la ley estatal que prohíbe a la Ciudad negociar pensiones como parte del proceso de negociaciones colectivas.  Los beneficios de pensiones y cuidado de salud son una parte sustancial de la compensación para los empleados municipales, así que tiene sentido que sean parte del proceso de negociación colectiva.

“En este momento, funcionarios estatales están fijando los beneficios de jubilación para los empleados municipales, y aprovechándose de otro grupo — los contribuyentes de la Ciudad — al entregarles la cuenta.  De nuevo, nuestro mensaje a Albany es: nosotros pagamos las cuentas, pero permítannos conseguir mejores precios.  Y la única forma en que podremos costear el aumento de salarios para empleados de la Ciudad en un futuro será si podemos hallar algunos ahorros en nuestras cuentas de jubilación y cuidado de salud.  Esa no es una estrategia de negociación o una postura.  Es la realidad.

“Y entonces hoy, me comprometeré a lo siguiente: No firmaré un contrato que incluya un incremento en salarios a menos de que estos estén acompañados por reformas en los paquetes de beneficios que produzcan los ahorros que necesitamos para continuar haciendo inversiones en nuestro futuro y protegiendo servicios vitales, punto.

“En total, las reformas que estamos pidiéndole a Albany nos permitirán ahorrar miles de millones de dólares en los años venideros y continuar haciendo las inversiones que necesitamos para fortalecer nuestros vecindarios y nuestra economía.

“Entendemos la gravedad de la situación de Albany.  Y no les estamos pidiendo que no nos liberen de los recortes presupuestales.  Estamos dispuestos a hacer lo que nos toca para cerrar ese déficit — somos parte del Estado.  Pero les estamos pidiendo que aseguren que esos recortes sean justos, y que nos otorguen la capacidad de ahorrar dinero para que podamos contrarrestar esos recortes. 

“Esa es nuestra petición — y presentaremos estas reformas junto con el proyecto de Ley de Reforma Financiera que pondrá en orden nuestras finanzas no solo para este año, sino también en los años por venir.  Es lo más importante que podemos hacer por el futuro de nuestra ciudad, y este es el año en que debemos hacerlo.

“Si Albany no aprueba este proyecto de ley, enfrentaremos cesantías y recortes aún más severos, y eso pondrá en peligro nuestra capacidad para invertir en nuestra economía y crear empleos. Y simplemente no podemos hacer eso. Hemos estado postergando este asunto por demasiado tiempo. Este es el momento en que tenemos que enfrentar la realidad.

“Hay una sección más en nuestra agenda legislativa que es crucial para nuestro futuro, y quiero mencionar hoy, que tiene que ver con la educación.  Nuestra nueva canciller escolar, Cathie Black, tiene un profundo entendimiento de las destrezas que nuestros estudiantes necesitan en el mercado laboral — por eso la elegí.  Ella sabe que maestros de primera categoría son la clave del éxito.

“Pero este año, si nos vemos en la posición en que tengamos que dar cesantía a maestros, nos veremos obligados a despedir a algunos de los más eficientes, y a mantener a algunos de los menos eficientes.  La ley estatal dice que los últimos en ser contratados — no importa cuan buenos sean — deben ser los primeros en irse.  Al no permitir que las escuelas tomen en consideración el mérito, el Estado no solo privaría a los niños en toda la ciudad de magníficos maestros, incrementaría el número de estudiantes por aula, ya que más maestros necesitarían ser despedidos, puesto que a los maestros recién contratados se les paga un menor sueldo.

“No es correcto.  No es justo.  Y no es algo que podemos permitir.  Hemos progresado mucho.  Nuestros niños merecen algo mejor.  Nuestros padres y contribuyentes merecen algo mejor.  Nuestros maestros merecen algo mejor.  Debemos cambiar la ley y cambiarla este año.

“La última sección mayor que quiero abordar hoy tiene que ver con todo lo demás, y es el foco de nuestros esfuerzos para seguir desarrollando la economía y creando empleos: la seguridad pública.

“Durante los últimos nueve años, hemos reducido la delincuencia en 35 por ciento.  Lo hemos logrado usando nuevas e innovadoras estrategias del orden público enfocadas en prevenir el crimen.  No estamos cediendo ni una gota en esta batalla, y para llevar esto al próximo nivel, lanzaremos una gestión nueva y exhaustiva para evitar que los jóvenes se descarrilen, y los mantendremos conectados con sus familias, escuelas y oportunidades de empleo.

“Por ejemplo, sabemos que el absentismo escolar es un signo temprano de problemas, así que este año, duplicaremos el número de mentores escolares voluntarios que actualmente ayudan a más de 2,000 estudiantes a superar el absentismo crónico.

“También sabemos que los empleos de verano conllevan a una tasa elevada de graduación de secundarias y universidades, y este año, compensaremos los recortes de fondos federales al empleo de verano para jóvenes, recaudando dinero privado que dará a miles de jóvenes neoyorquinos trabajos que pueden cambiar sus vidas para siempre.

“Y como parte de nuestra Iniciativa para Padres (Fatherhood Initiative, en inglés), construiremos tres nuevos centros para familias en Rikers Island y proporcionaremos a padres encarcelados más oportunidades para pasar tiempo con sus hijos que los vienen a visitar, para que su tiempo separados no se convierta en una vida, y esperemos que esa conexión también ofrezca algunas lecciones difíciles de la vida.

“No podemos mantener a todo joven fuera de problemas — pero podemos hacer más para hacer que vuelvan a tomar el camino correcto.  Este año, trabajaremos con el poder judicial y el Centro para Innovación en los Tribunales (Center for Court Innovation, en inglés) a fin de desarrollar un Centro de Justicia Juvenil que manejará la delincuencia y casos penales para jóvenes hasta los 21 años, involucrando a la comunidad para prevenir crímenes.  La prevención hace mucho más sentido que perseguir a maleantes.

“También trabajaremos con el gobernador Cuomo y nuestros colaboradores en Albany para revisar el sistema de detención juvenil del Estado para que podamos mantener a más delincuentes jóvenes en programas supervisados y seguros cerca de sus casas y familias en vez de a cientos de miles de millas de distancia en el norte del estado.  Sabemos que podemos hacer una mejor labor ayudando a los delincuentes juveniles a dejar atrás una vida de crimen, y si Albany nos lo permite, lo haremos.

“Una de las mejores formas en que podemos evitar que se cometa un crimen es escuchando a los miembros de la comunidad.  Este año, ampliaremos una prometedora colaboración que empezó hace varios meses, donde un grupo de miembros del clero de Brooklyn se acercaron al Departamento de Policía de la Ciudad (NYPD, en inglés) con una propuesta: infórmennos más de la violencia en nuestras comunidades, como dónde y cuándo está ocurriendo, y trabajaremos con ustedes para ayudarles a erradicarlo.  Ahora está fluyendo más información de los cuarteles a los púlpitos, y de vuelta.  Y esa realmente es una buena noticia.

“Este año, también realizaremos un programa de prueba que tiene como objetivo traer más servicios de salud mental directamente a las cárceles para ayudar a los encarcelados con enfermedades mentales y reducir la violencia entre ellos.

“Hace once días presenciamos en Arizona el horror resultado de una enfermedad mental y el abuso de las drogas, y debemos comprometernos no solo a hacer más por los enfermos mentales, sino a hacer más para mantener las armas fuera de las manos de gente que, bajo la Ley federal, no deberían tenerlas.

“Nuestra coalición no bipartidista de Alcaldes Contra las Armas Ilegales está estado trabajando para cerrar la laguna jurídica en el sistema federal de verificación de antecedentes, lagunas que permitieron comprar armas no solo a la persona que disparó en Virginia Tech, sino también al de Arizona.

“Ha habido un gran enfoque en la Constitución últimamente en Washington.  Pero debemos recordar que tenemos un deber de honrar y defender no solo la Carta de Derechos, sino también el propósito común de nuestros Padres Fundadores: ‘establecer justicia, asegurar la tranquilidad nacional, proveer para la defensa común, promover el bienestar en general, y asegurar las bendiciones de la libertad’.

“Mientras que permitamos que personas peligrosas y trastornadas compren armas de fuego, la promesa de una unión más perfecta no se cumplirá para los miles de norteamericanos que son asesinados con armas cada año.

“No podemos ignorar la realidad.  No podemos aceptar esa derrota.  Esto llega al centro de lo que somos como país.  Debemos continuar luchando por políticas de armas que protejan a los ciudadanos inocentes sin importar cuáles son las políticas, y así lo haremos.

“A medida que encontramos nuevas maneras de combatir el crimen de cualquier tipo — desde la integración de un Equipo de Respuesta Rápida a la Violencia Doméstica aquí en Staten Island junto con el fiscal de distrito Dan Donovan, hasta analizar data financiera para parar a aquellos que se involucran en el fraude hipotecario — también ampliaremos nuestros esfuerzos para combatir una amenaza que, como lo vimos muy claramente en el 2010, continúa estando muy presente entre nosotros: la amenaza del terrorismo.

“El NYPD está construyendo el sistema antiterrorista más completo del mundo entero, y ahora, al prepararnos para la apertura al público del World Trade Center por primera vez en una década, daremos el próximo paso.

“El año pasado, firmamos un acuerdo con la Autoridad Portuaria que otorgó al NYPD un posición de liderazgo en la seguridad del complejo del World Trade Center.  Este año, empezaremos a contratar personal para el Mando del World Trade Center dentro del Buró Antiterrorista del NYPD.  Para el 11 de septiembre de 2011, más de 100 integrantes del NYPD asegurarán el área mientras que miles de visitantes vuelven al sitio por primera vez en 10 años.

“La transformación que está ocurriendo en el World Trade Center es un recordatorio impactante de la determinación de nuestra ciudad no solo a recordar, sino también a reconstruir y renovar.

“Y al concluir, creo que es un recordatorio de lo que también sentimos aquí en St. George.  Es ese sentimiento de energía y optimismo que siempre ha definido a nuestra Ciudad.

“Solo seis semanas antes de que este teatro abriera sus puertas en 1929, Wall Street había colapsado — y la [Gran] Depresión se encontraba por delante.  Y, a pesar de todo, este teatro sobrevivió.  Sobrevivió la competencia con nueva tecnología como la televisión.  Incluso sobrevivió años de mala administración y abandono.  Y como la gente se unió, fuerte, unida y decidida — una familia, la comunidad de negocios, el Gobierno municipal, ahora este sitio no solo sobrevive, sino que también prospera.  Hoy, mañana, y siempre.

“Y creo que ese es realmente el Estado de nuestra Ciudad.  Fuerte.  Unida.  Decidida, y lista para abordar cualquier desafío.  Hoy día, mañana, y siempre.  Muchas gracias”.










Mas Recursos
Vea las fotos (en inglés)
Descargue los puntos principales del discurso (PDF en inglés)
Vea el video (en inglés) en 92k o 512k