Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 376-10
2 de septiembre de 2010

EL ALCALDE BLOOMBERG PRONUNCIA DISCURSO EN EL FUNERAL DEL CONCEJAL THOMAS WHITE JR.

A continuación se presentan las palabras pronunciadas por el alcalde Michael R. Bloomberg en la catedral The Greater Allen AME de Nueva York

“Reverendo Flake, familiares del concejal Thomas White, buenos días a todos.  Es aparentemente fácil decir unas cuantas palabras acerca de un hombre que influyó sobre tantos.  Tom y yo teníamos en realidad más en común de lo que creo que cualquiera puede comprender.  Él y yo, creo, éramos las dos personas más viejas trabajando en City Hall.  Así que, cuando nos encontrábamos en la plaza o en el lobby, siempre hablábamos sobre lo difícil que es levantarse en las mañanas cuando uno envejece.  La mayoría de ustedes en este salón no sabrían nada al respecto.  Pero esperen, algún día mirarán atrás y dirán ‘sé de lo que estaba hablando el alcalde’.

“De todas maneras, hay personas que han descrito a Tom como un mentor, como una figura paterna, como un agente para cambiar vidas, un colega de confianza y un cantante de karaoke de primer orden.  En realidad, las destrezas de Tom en el karaoke siempre fueron el orgullo del Bloque Legislativo Negro, Puertorriqueño, Hispano y Asiático.  Y a diferencia de otra gente que acaparaba el micrófono del karaoke, Tom realmente podía cantar.  Y vimos en sus presentaciones que era muy bueno.  Debe haberlo heredado de usted, aunque los genes no funcionan así.  La diferencia era que la canción preferida de Tom fue siempre My Way, de Frank Sinatra, y creo que realmente dice algo sobre Tom y la forma como vivió su vida.  Él realmente lo hizo ‘a su manera’ — bajo sus propios términos — y ayudó a otras innumerables personas a hacer lo mismo.

“Para Tom, hacerlo ‘a su manera’ significaba creer en segundas oportunidades.  Para aquellos de ustedes que no conocen esta historia, él fue cofundador de algo llamado J-CAP, un programa de abuso de sustancias.  Él dio una segunda oportunidad en la vida a miles de personas con problemas de abuso de sustancias. Y me dicen que hay un tipo que resultó estar trabajando en la cafetería del hospital adonde Tom pasó sus últimos días, y que, cuando oyó que el concejal White estaba recibiendo tratamiento allí, quiso agradecer a Tom por su ayuda y decirle que había estado viviendo limpio y sobrio por años, y en realidad por causa de la orientación de Tom.  Y dijo que le entristecía tanto decir adiós a Tom, y creo que todos nos sentimos exactamente igual.  Pero, saben, hay algo de consuelo en el hecho de que la buena labor de Tom perdura en las segundas oportunidades que tuvo, y que ojalá haya traído a tantas otras personas.

“Para Tom, hacer cosas ‘a su manera’ también significó ayudar a jóvenes a hallar sus vías de desarrollo profesional.  Cuando encontraba adolescentes en protestas que estaban enojados por injusticias en nuestra comunidad, les decía: Si quieren cambiar el sistema, primero tienen que entrar en él.  Y, con la ayuda de Tom, muchos de estos jóvenes convirtieron sus pasiones en carreras, volvieron a la escuela, trabajaron más duro y ahora están trabajando en los niveles más altos del gobierno.

“Por supuesto, Tom también vivió de acuerdo a su consejo de desarrollo profesional.  Él ‘entró al sistema’, si me perdonan la expresión, al postularse para el Concejo Municipal.  Sirvió a su comunidad del Sureste tan bien durante los años ’90 que mucha gente le alentó a postularse para su antigua posición de nuevo en 2005, y afortunadamente los votantes de su comunidad tuvieron el buen juicio de reelegirlo.  Y, como presidente del Comité de Desarrollo Económico, Tom trabajó con nuestra Administración para traer empleos y oportunidad a los cinco condados.  Él patrocinó un número de proyectos de leyes para fortalecer los negocios de mujeres y minorías e impulsar el desarrollo en las comunidades que se beneficiarían más de ello.  Y vamos a continuar todas las buenas estrategias de desarrollo económico por cuyo avance trabajó él con tanto ahínco.  Creo que es lo mejor que podríamos hacer en su recuerdo.

“Siempre fue un placer trabajar con Tom, y si en algún momento dejaba de ser un placer, su equipo sabía que era el momento de sacar los Kit-Kats — los dulces predilectos de Tom.  En mi labor con Tom, siempre fue un hombre amable e inteligente que nunca perdía la calma, aún cuando los temperamentos ardían.  Solo les daré una breve historia: una noche en 2005, supimos que se había cometido un realmente horrendo crimen de odio en Howard Beach, y Tom se apresuró a reunirse con nosotros en el recinto de policía.  Fue una noche muy difícil, pero Tom se quedó hasta la mañana del día siguiente, y durante todo esto se mostró como la voz de la razón y la calma para la comunidad.

“Y aunque Tom amaba su trabajo, tendría que decir que amaba aun más a su familia — Bryan y Precious y Lamar.  Sé que el dolor de perder el padre y el abuelo de uno es más de lo que se puede decir con palabras.  Espero que aporte algo de consuelo saber cuánto él amaba pasar tiempo con ustedes, ya fuera en reuniones familiares, viendo un juego entre los Jets y los Knicks, o animando a Lamar en la cancha de Mount St. Michael.

“Tom se sentía orgulloso de las personas con quien creció, y del hecho que todos ustedes escogieron carreras en el servicio público.  Y estoy seguro que su mayor deseo sería que el bebé Jacob, el más joven de sus nietos, siga los pasos de ustedes.

“Marie, quisiera decir cuánto siento el dolor que debes sentir hoy.  Perder un hijo es algo que ningún padre debería vivir, pero creo que es una bendición para ti y esta comunidad y la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos y el mundo, que Tom pudo pasar toda su vida siendo guiado por ti, a tu lado.  Él logró marcar una gran diferencia en esta ciudad.  Debes sentirte muy orgullosa, y todos los que conocían a Tom sabían cuánto te adoraba, y cuan orgulloso se sentía en honrarlos a ti y a su difunto padre designando un Centro de Salud J-CAP con el nombre de ustedes dos.

“Hacer las cosas ‘a la manera de Tom’ significaba ver el potencial en cada una y todas las personas.  Él ayudó a tantos hombres y mujeres a encontrarse, o a mejorarse.  Más que cualquier otra pieza legislativa, esas vidas son su legado.  Y quisiera pensar que ahora, Tom sigue mirando hacia abajo y cuidando a las tantas personas que ayudó desde su lugar en el cielo.

“Ahora, usualmente los funerales son todos muy tristes, pero Tom no era un tipo triste.  No creo haberlo visto — con la posible excepción de 2005, esa noche única — sin que tuviese una gran sonrisa en su cara.  Solo de pensarlo, diré que no son fáciles de decir los panegíricos.  Los funerales nunca son una bendición, pero Tom era un hombre muy bueno que querría que todos sonriéramos, que dijésemos algunas cosas buenas sobre él, y después saliéramos esta tarde y fuéramos a hacer de esta ciudad y este país y este mundo un mejor lugar.  Gracias por permitirnos compartir este día con ustedes”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Stu Loeser   (212) 788-2958




Mas Recursos