Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 100-10
7 de marzo de 2010

EN SU DISCURSO SEMANAL POR RADIO, EL ALCALDE BLOOMBERG URGE A ALBANY APROBAR UN IMPUESTO DE UN CENTAVO POR CADA ONZA DE GASEOSAS PARA REDUCIR OBESIDAD INFANTIL, CON LOS INGRESOS DE CASI $1 MIL MILLONES PARA EDUCACIÓN Y MEDICAID

A continuación se presenta el texto del discurso semanal del alcalde Bloomberg, preparado para su transmisión radial a través de 1010 WINS News Radio el domingo 7 de marzo de 2010

“Buenos días.  Les habla el alcalde Mike Bloomberg.

“Albany ha salido mucho en las noticias últimamente — por razones inquietantes.  Durante el proceso, temas claves han perdido atención del Gobierno estatal.  Pero necesitan volver a estarlo, y ahora.  Esto incluye cerrar una inminente falta de $1.9 mil millones en fondos para cuidado de salud de los pobres, y una falta de $1.4 mil millones en ayuda estatal para la educación que amenaza con crear graves retrasos para las escuelas de nuestros niños.

“Hoy, estoy instando a Albany a dar un simple paso para evitar esta crisis.  Establecer un impuesto de un centavo por cada onza de gaseosas y bebidas extremadamente endulzadas, y dedicar el ingreso a la educación y a Medicaid.  12 centavos extra por lata de gaseosa recaudaría casi $1 mil millones, permitiéndonos mantener abiertos servicios comunitarios de salud y a los maestros en las aulas.  Y, al mismo tiempo, nos ayudaría a combatir un problema mayor que aflige a nuestros niños: la obesidad.

“Durante los últimos ocho años, la Ciudad de Nueva York se ha convertido en un líder reconocido por mejorar la salud pública, ya que nos hemos enfocado en soluciones que funcionan: reducir el hábito de fumar, desalentar el uso de grasas hidrogenadas (trans), requerir la publicación de calorías en los restaurantes, y trabajar con compañías de alimentos para reducir la cantidad de sodio en sus productos.

“El alto consumo de azúcar al tomar gaseosas y otras bebidas endulzadas es otro problema creciente de salud.  Piensen en esto.  Muchas personas le ponen una o dos cucharaditas de azúcar a su café.  Pero una gaseosa en lata de 12 onzas tiene un promedio de 10 cucharaditas de azúcar.  Durante los últimos 30 años, nuestro consumo de estas bebidas se ha casi triplicado — y estudios muestran que, en el curso de un año, por cada incremento de una lata en el consumo diario de un niño, su riesgo de obesidad aumenta un 60 por ciento.  Y a largo plazo, la obesidad incrementa el riesgo de cardiopatía, diabetes y otros problemas mortales [de salud].

“Al hacer las bebidas altamente endulzadas sólo un poco más caras, podemos tener un impacto mayor en la obesidad — como hemos tenido un impacto mayor en el hábito de fumar al incrementar los impuestos a los cigarrillos.  Hoy, a comparación de hace ocho años, hay 350,000 neoyorquinos fumadores menos.  Nuestra propuesta de un centavo por cada onza de gaseosa tendría un beneficio similar.  Debería reducir el consumo de estas bebidas malsanas por lo menos 10 por ciento.  Al igual que el incremento en el costo de fumar, los jóvenes serían los más beneficiados.  Y entre los adultos, en el transcurso de un año podríamos evitar que 150,000 personas en todo el estado de Nueva York lleguen a ser obesas, incluyendo 60,000 en nuestra ciudad.  Esto prevendría hospitalizaciones y procedimientos médicos costosos — y salvaría vidas.  Con razón profesionales médicos en todo el estado apoyan un impuesto a las gaseosas.

“Estos ingresos provenientes del impuesto a las gaseosas debe ser asignado a las urgentes necesidades de las comunidades que son un reto para todos los gobiernos locales en el estado — principalmente Medicaid y la educación.  Si no actúan, el enorme recorte en ayuda estatal para las escuelas en el presupuesto propuesto por el gobernador sería el equivalente de 8,500 maestros menos en la Ciudad de Nueva York este septiembre entrante.  También veríamos dolorosas recortes en los hospitales públicos de la Ciudad.  Nuestros vecindarios en los suburbios y áreas rurales también enfrentan recortes severos en el sector de salud pública, cesantía de muchos maestros, o grandes proyectos de ley nuevos para impuestos a las propiedades.  Pero un impuesto de un centavo por cada onza de gaseosa ayudaría a evitar estas dañinas consecuencias.

“En estos tiempos de dificultades económicas, las soluciones fáciles a nuestros problemas son difíciles de encontrar.  Pero el impuesto a las gaseosas es un arreglo que simplemente tiene sentido.  Salvaría vidas.  Reduciría crecientes costos del cuidado de salud.  Y mantendría a miles de maestros y enfermeras donde les corresponde: en los salones de clase y en las clínicas.

“Les habló el alcalde Mike Bloomberg.  Gracias por su atención”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Stu Loeser   (212) 788-2958



SIGA CONECTADO

TwitterTwitter   TwitterYouTube   FlickrFlickr
Mas Recursos
Escuche el discurso radial (en inglés)