Formato Amistoso con la Impresora Envíe a un Amigo


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 443-09
7 de octubre de 2009

EL ALCALDE BLOOMBERG HABLA EN 102DO SERVICIO CONMEMORATIVO ANUAL DEL DEPARTAMENTO DE BOMBEROS

A continuaci├│n se presenta el texto preparado para el alcalde Michael R. Bloomberg

“Comisionado Scoppetta, jefe Cassano, miembros del Departamento, amigos y familiares del FDNY, y especialmente a los miembros de la familia del teniente Robert J. Ryan hijo, el bombero Jamel M. Sears, y el bombero Paul Warhola: Buenos días.

“Acabo de llegar de presentar mis respetos a otro miembro de nuestros servicios uniformados que, desafortunadamente, murió en cumplimiento del deber la semana pasada: el empleado de Sanidad Pública Richard Timmins.

“Llego aquí con un pesar en el corazón, pero este se alegra al saber que los bomberos a quienes honramos hoy tuvieron vidas plenas y significativas, definidas por el servicio, el coraje y la devoción a familiares y amigos.

“Y ellos murieron haciendo algo que amaban y en lo cual creían.

“Cada vez que caminamos frente a este Monumento de los Bomberos, no podemos evitar el sentirnos bendecidos por el compromiso y coraje de los bomberos de nuestra ciudad.  El obispo Potter, que fue el primero que hizo un llamado para la creación de este monumento en el funeral de un subjefe de Incendios en 1908, lo dijo así: ‘El bombero da sus servicios en una forma altruista, y sí, audaz, y con la mayor cortesía’.

“La Ciudad de Nueva York es solo tan fuerte como los hombres y mujeres con la voluntad para protegerla.  Y siguiendo esa medida, somos ciertamente muy fuertes.  En los últimos 144 años, los bomberos han respondido a millones de emergencias.

“Y hoy, el Departamento de Bomberos (FDNY, en inglés) está haciendo su trabajo mejor que nunca: Hemos tenido menos de 100 muertes anuales de civiles en incendios por tres años consecutivos — un logro que solo se había logrado tres veces en la historia moderna, la última vez en 1927.

 

“Ese logro es aún más impresionante cuando uno considera que la población de nuestra ciudad ha crecido más de dos millones de habitantes desde 1927.

 

“Pero esos logros no llegan fácilmente.  Una y otra vez, nuestros bomberos entran en peligro para proteger al resto de nosotros.  Durante este último año, hemos perdido doce miembros más, incluyendo a tres que murieron en el cumplimiento del deber: el teniente Bobby Ryan; el bombero Jamel Sears; y el bombero Paul Warhola.

 

“A sus amigos y familias les quiero decir: Sé que aún sienten el dolor de la pérdida muy profundamente.  Compartimos su pena, pero también compartimos su orgullo al pensar en todo lo que estos hombres lograron aquí en la Tierra.

 

“Porque ser bomberos fue algo más que una profesión para ellos — fue una vocación.  Uno podía ver eso claramente en cada uno de ellos.

 

“De hecho, tuve la oportunidad de conocer a Bobby Ryan, hace unos años, cuando se estaba recuperando de las lesiones que sufrió combatiendo un incendio en Brooklyn.  Se hubiera podido jubilar entonces, y nadie lo hubiera culpado por tomar esa decisión.  Pero en vez de ello, se enfocó en mejorar su salud para así poder volver rápidamente a salvar vidas tan pronto le fuese posible.  Era claro que no se le podía sacar de la sangre a Bobby el ser bombero.

 

“Lo mismo se puede decir de Paul Warhola, quien estuvo presente para nuestra ciudad en su hora más oscura.  El legado más grande de Paul para Nueva York fue su rol reconstruyendo nuestra ciudad y su departamento de bomberos después del 11-S.  Cuando más necesitábamos su paciencia, experiencia, y sabiduría — él estuvo ahí para darla.

 

“Otro hombre que trató la lucha contra los incendios como la noble vocación que es — es el bombero Jamel Sears.  Para sus instructores en la academia, fue evidente su determinación y entusiasmo.  Uno de ellos describió a Jamel como ‘el perfecto bombero en probatoria’.  A pesar de que la carrera de Jamel fue acortada drásticamente, él siempre seguirá en los corazones de sus compañeros de clase en la academia.  Y como le dije a la clase de Jamel el día de su graduación en diciembre, estoy seguro de que él los estará vigilando desde arriba, así como estará vigilando a su propia familia.

 

“Los tres hombres a quienes acabo de describir personifican los mejores valores del FDNY y ahora, unidos en la hermandad de su máximo sacrificio para nosotros, ellos reciben nuestro más sincero agradecimiento y respeto.

 

“Que Dios bendiga el recuerdo de los que hemos perdido.  Y que Dios continúe bendiciendo y protegiendo a todos ustedes”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN:


Stu Loeser   (212) 788-2958




Mas Recursos
Vea el video (en ingl├ęs) en 92k o 512k