Formato Amistoso con la Impresora Envíe a un Amigo


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 316-08
14 de agosto de 2008

EL ALCALDE BLOOMBERG HABLA EN FUNERAL DEL EMPLEADO DE SANIDAD PÚBLICA NELSON DÍAZ

A continuación se presenta el texto de las palabras del alcalde Bloomberg.

“Gracias, Keith, y buenas tardes a todos — Ada, Nelson hijo, Omar, Justin.  En el nombre de la Ciudad de Nueva York, quiero expresar mi más sentido pésame por la pérdida de su esposo, padre y abuelo Nelson Díaz.

“Se que esta pena es compartida tanto por los familiares de Nelson hoy presentes — la familia Díaz — como también, desde luego, por su querida familia extensiva en el Departamento de Sanidad Pública, especialmente sus amigos y colegas en el Garaje no. 4 del Bronx.

“Desafortunadamente, nunca tuve la oportunidad de conocer a Nelson.  Pero he oído mucho sobre su coraje.  Primero fue el valiente servicio prestado por él a nuestro país en Vietnam — que le ganó un Corazón Púrpura.  Y luego estuvo la valentía que mostró solamente al ser un fanático de los Mets que vivió la mayor parte de su vida en el Bronx.  Eso sí que requiere coraje.

“También he oído que Nelson tenía un maravilloso espíritu y mucho corazón.  Su espíritu le hizo un favorito entre sus compañeros en el garaje, y también con los hombres y mujeres que vivían a lo largo de su ruta y esperaban ver a su amigo “Nellie” todos y cada uno de los días.

“Y su corazón, bueno, claramente pertenecía a su familia, empezando con su bella esposa Ada, a quien él conoció trabajando en una firma legal a principios de los ’70.  Me dicen que Nelson encontraba excuses para dejar el depósito de correos solo para poder pasar el tiempo cerca del escritorio de ella.  La estrategia debe haber funcionado, ya que hace apenas un mes, Nelson y Ada celebraron su 32do aniversario.

“Nelson también compartía un sólido vínculo afectivo con sus dos hijos, Omar y Nelson hijo.  Se que él enseñó a ustedes dos el valor del trabajo duro.  Él estaba sumamente orgulloso de ver que esa lección rindió frutos, y también sumamente orgulloso de los hombres en que ustedes se han convertido.  Nelson también enseñó a sus hijos cómo disfrutar la vida al máximo: campamentos, pesca, o incluso jugando un partido amistoso de stickball. He oído que Nelson era muy serio con respecto al stickball, y muy bueno jugándolo.

“Nelson también podía ser duro — después de todo, él era un orgulloso miembro de ‘Los Más Fuertes de Nueva York’.  Pero también podía ser suave, y la mayor suavidad de todas la guardaba para su nieto Justin.  Nada le gustaba más a Nelson que jugar a las escondidas con Justin, o incluso escaparse para comprarle un barquillo de vainilla del camión de Mr. Softee.  Le encantaba el helado de vainilla casi tanto como el famoso pollo asado con arroz de Ada.

“Esas eran las cosas que hicieron la vida dulce para Nelson: escuchar a Tito Puente; jugar stickball con los muchachos del Barrio; pasar tiempo con sus hijos y nieto, y sentir tal emoción por el nuevo miembro de la familia Díaz que nacerá en enero.

“Se que la pérdida de Nelson fue súbita, y que ha dejado un hueco enorme en muchas vidas.  Pero creo que podemos consolarnos en el hecho de que Nelson murió lleno de esperanza por lo que el futuro traería a su familia, y que Nelson vivió una vida con significado.

“Su servicio a su país no será olvidado.  Ni lo será su servicio a esta ciudad.  Las calles limpias son cruciales para nuestra calidad de vida, y las calles de Nueva York están hoy más limpias de lo que han estado en más de 30 años.

“Nunca pudimos haber logrado eso sin hombres como Nelson.  El orgullo que él mostró en los vecindarios a lo largo de su ruta, dejando las calles seguras tras una tormenta de nieve, y manteniendo su camión absolutamente impecable — no todo el mundo aprecia cuánto trabajo cuesta eso, pero yo sí, y tengo un enorme respeto por el trabajo que Nelson realizaba cada día.

“Que Dios bendiga al Departamento de Sanidad Pública; que Dios bendiga a la Ciudad de Nueva York.  Que Dios bendiga a Nelson Díaz y bendiga a su familia en esta hora de dolor.  Se que esta es una hora difícil, pero a nombre de los más de ocho millones de neoyorquinos, les digo que ustedes no están solos: Los acompañamos en su sentimiento”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN:


Stu Loeser   (212) 788-2958




Mas Recursos