Formato Amistoso con la Impresora Envíe a un Amigo


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 303-07
17 de agosto de 2007

EL ALCALDE BLOOMBERG HABLA EN FUNERAL DE BROOKE ASTOR

A continuación se presenta el texto del panegírico pronunciado por el alcalde Bloomberg

“Reverendo Andrew, Reverendo Mead, familiares y distinguidos invitados, todos los que amaron a Brooke Astor: Buenas tardes.  Brooke nació apenas siete años antes que mi madre de 98 años, Charlotte.  Y eso significa que ella, como mi madre, vio la historia desde una perspectiva que pocos de nosotros aquí podemos compartir.

“Para ellos, la ‘Gran Guerra’ fue la Primera Guerra Mundial.  El resto de nosotros aprendió eso en la escuela, pero nunca lo vivimos.  Ellas estuvieron ahí cuando las luces eléctricas reemplazaron a las de gas, y los carruajes tirados por caballos dieron paso a los automóviles.  Ellas eran ya jóvenes mujeres cuando Lindbergh voló por el Atlántico, y cuando el cine aprendió a hablar.  Ellas vinieron de una era antes de la Internet, antes de la televisión, aun antes de que Ed Koch y David Dinkins vistieran pantaletas.

“Y todo eso hace realmente extraordinaria a la historia de amor entre Brooke Astor y esta ciudad frenéticamente acelerada.  Ella tuvo una vida maravillosa y, como ella quería que supiéramos, también tuvo una vida larga.  Y, durante ese largo tiempo, el mundo a su alrededor fue transformado profundamente.  Ella navegó esas olas del cambio con un sentido seguro del estilo y un inquebrantable compromiso a lo que era honestamente decente, considerado y de de espíritu generoso en Nueva York.

“Brooke contribuyó una vez con un poema a un libro para niños.  Ella lo llamó ‘El amor es una manzana’. Dice así:

‘El amor es una manzana,
Redonda y firme,
Sin una mancha o gusano.

Muérdela y encontrarás
Que has encontrado tu corazón
Y perdido tu mente’.

“Es un pequeño poema encantador, lleno de la perspicacia áspera característica de Brooke.  Y, para Brooke, había una manzana con la que ella realmente tuvo una historia de amor: La Gran Manzana”.

“La semana pasada nos ha mostrado justo cuánto la gente de Nueva York, la gente de la Gran Manzana, reciprocaba su amor.  Ella nos dejó solo un día antes del fallecimiento de otro ícono de Nueva York — el legendario campocorto de los Yankees Phil Rizzuto.  Bajo la primera impresión, no parecería que ellos tienen mucho en común — aunque Brooke también lucía hermosa vistiendo rayas, pero para ella era una declaración de gustos.  Y no he sabido que ella tuvo amigos con el sobrenombre de ‘Scooter’.  Pero además, Phil Rizzuto probablemente no sabía la diferencia entre un Tiziano y un Caravaggio.

“Pero lo hay — yo sí creo que el hecho de que la dama de sangre azul y el diamante sin pulir y miembro del Salón de la Fama disfrutaran el mismo nivel sólido de reconocimiento a sus nombres y el mismo cálido afecto en los corazones de los neoyorquinos dice muchísimo sobre qué tipo de ciudad diversa y democrática es esta.

“Mis propios encuentros con ella fueron demasiado infrecuentes.  Gracias a Annette de la Renta, una vez almorcé con Brooke en su apartamento.  Fue una experiencia memorable — un recordatorio de cuán lejos podía llegar alguien de Medford, Massachusetts.  Y fue memorable también por su cordialidad e ingenio que simplemente se apoderaron de la conversación.

“Ella disfrutaba la buena compañía, femenina y masculina.  Se hallaba una vez en un almuerzo con una mujer y 11 hombres, y comentó, ¡‘Bueno, esto es lo que considero una buen proporción’!  Personalmente, prefiero lo contrario, pero este es su día.  Durante un tiempo, ambos servimos en la junta del Museo Metropolitano de Arte.  Recuerdo estar fascinado con la mujer elegante del sombrero con estilo que se sentó frente a mí, siguiendo cada palabra de la discusión.  Y ahora, como alcalde, adonde quiera que voy en esta ciudad, veo los resultados de su labor y generosidad, en centros comunitarios, parques de vecindades y también en nuestras instituciones culturales de clase mundial.  Con razón fue declarada oficialmente un “hito vivo”.

“A principios de este verano ayudé a re dedicar el Astor Court en el Zoológico del Bronx, el cual expone una vez más el tipo de elegancia clásica apropiada para el recuerdo de Brooke.  Y dentro de pocas semanas, en parques y jardines en toda nuestra ciudad, las ásteres naturalmente florecerán.  Son las últimas flores de la estación, y nos muestran que a menudo es la plenitud del tiempo la que resalta lo mejor de la naturaleza — y en la gente también.  Si elegancia — y ese mensaje — nos recordarán a Brooke.

“Es cierto que Brooke siempre vistió inteligentemente para todos, ya fueran compañeros de cena, niños de escuelas o residentes de refugios para desamparados que conoció en el curso de su labor filantrópica.

“‘La gente esperaba ver a la Sra. Astor, y no a una señora mayor poco elegante’, explicó ella una vez, ‘y no pienso defraudarlos’.  Bueno, jamás lo hizo.

“Y ustedes saben, hay un dicho yidish que dice ‘Nuestras mitzvahs, nuestros buenas accione, son el traje que viste nuestra alma’.  Así que, en más de una forma, Brooke Astor siempre fue la mujer mejor vestida en Nueva York.

“A nombre de los 8.2 millones de neoyorquinos: Ella será extrañada profundamente.  Y será recordada por siempre”.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN:


Stu Loeser   (212) 788-2958




Mas Recursos