Printer Friendly Format
  5 de diciembre de 2004
www.nyc.gov

Solicitando financiación completa del Estado para la educación

Por el alcalde Michael R. Bloomberg

Una sólida educación básica. Eso es lo que la Ley estatal dice que todos nuestros niños tienen por derecho. Y desafortunadamente, es de lo que demasiados estudiantes de escuelas públicas en nuestra ciudad han sido defraudados por muchos años de financiación estatal injusta para educación. Eso fue lo que dictaminó el tribunal más alto del Estado hace casi 18 meses en la demanda legal de la ‘Campaña por la equidad fiscal (CFE, en inglés), a la cual nuestra Administración apoyó y se unió.

En meses recientes, un panel especial de árbitros designados por la corte ha estado examinando la verdad sobre el apoyo del Estado a escuelas de la Ciudad a fin de determinar qué necesita hacerse para corregir este error histórico. La semana pasada, ellos publicaron su informe, hallando que nuestras escuelas necesitan $5.6 mil millones adicionales cada año en fondos para operaciones, así como $9.2 mil millones en fondos de inversión para construcción, reparación y equipamiento escolar. Y la posición de nuestra Administración es clara: Como la injusticia cometida contra los niños en escuelas de la Ciudad fue el resultado de fallos del Estado, debe ser corregida por todos los contribuyentes del Estado.

Hace meses, dejamos saber a líderes estatales y árbitros de la CFE cómo pensamos que debería gastarse el dinero adicional para educación: En nuevo desarrollo profesional, incentivos y programas de mérito para maestros y directores… ampliando programas de pre-kindergarten, y realizando una labor intensiva con estudiantes en los primeros grados… estableciendo nuevas escuelas secundarias pequeñas y con más retos académicos… y mejorando la educación para estudiantes que están aprendiendo inglés (English Language Learners o ELL, en inglés), así como para los que tienen incapacidades de aprendizaje. La meta global de estas prioridades es simplemente asegurar que todos nuestros niños tengan una oportunidad de compartir el gran sueño americano. Si no la consiguen, perdemos sus talentos y todo lo que tienen para aportar.

No podemos permitir que eso ocurra. Aun sin fondos adicionales del Estado, nuestra Administración está procediendo a proveer educación de primera clase a todos nuestros estudiantes. La semana pasada, por ejemplo, el canciller Joel Klein y yo revelamos planes para construir un campus de cuatro nuevas escuelas secundarias pequeñas en el Sur del Bronx. Estas nuevas escuelas reducirán el grave hacinamiento en secundarias en el Bronx. Con igual importancia, ellas también ofrecerán instrucción de alta calidad, entornos seguros para el aprendizaje y el tipo de atención individual que los estudiantes necesitan. Las cifras de asistencia escolar, calificaciones en las pruebas y otras medidas muestran que las escuelas secundarias pequeñas funcionan; es por ello que nuestra Administración ya ha creado más de 100 de ellas.

Las nuevas escuelas en Mott Haven están entre los 95 edificios escolares nuevos que construiremos en los próximos cinco años en los cinco condados, por un costo de más de $4 mil millones. Pero no estamos simplemente arrojando dinero a nuestros problemas; nuestra Administración también ha reformado el proceso de construir nuevas escuelas, recortando costos estimados en una tercera parte a la vez que mejoramos la calidad del trabajo. En otras palabras, hemos mostrado cómo hacer lo que es correcto para nuestros niños como estudiantes y también lo que es correcto para sus padres que pagan impuestos aquí en la ciudad. Ahora les toca a los líderes estatales mostrar el mismo tipo de compromiso.

www.nyc.gov