Printer Friendly Format
  26 de septiembre de 2004
www.nyc.gov

Llegando a la esencia del problema
Por el alcalde Michael R. Bloomberg

Hoy, más de 36,000 de nuestros conciudadanos, incluso más de 15,000 niños, no tuvieron la buena suerte que el resto de nosotros disfrutamos.  Ellos no despertaron en sus propias camas, en sus propias habitaciones.  En su lugar, empezaron el día en refugios para desamparados de la Ciudad.  Miles de hombres y mujeres más vieron el alba en las calles de Nueva York — porque ahí es donde viven.

Como Nueva York es una ciudad compasiva, en los últimos 20 años hemos creado el más grande sistema de refugios de emergencia en la nación.  Y durante el ultimo año fiscal de la Ciudad, nuestro Departamento de Servicios para Desamparados (DHS, en inglés) sacó a una marca de 24,000 personas de los albergues y hacia viviendas permanentes.  Eso es algo de lo que realmente podemos enorgullecernos.  Pero también tenemos que reconocer una verdad dura — que, nos hemos concentrado por demasiado tiempo en un enfoque de manejo de crisis a la falta de techo, y no suficientemente en hallar soluciones de largo plazo.

Nuestra Administración está cambiando eso.  En junio, presentamos un plan de acción para acabar en efecto con el desamparo crónico en la Ciudad de Nueva York en el lapso de cinco años.  Y ya hemos empezado a lograr avances sustanciales hacia esa meta.  La semana pasada, por ejemplo, lanzamos una iniciativa de prevención del desamparo en seis comunidades por toda la ciudad donde la amenaza de desamparo acosa a demasiadas familias.  Llamado Home Base, este programa trabajará para mantener a la gente en sus hogares, y fuera de los refugios de la Ciudad, al proporcionar servicios tales como mediación entre caseros e inquilinos, orientación en abuso de sustancias o ayuda en la preparación y mantenimiento de un presupuesto familiar.  Porque la verdad pura y sencilla es que, aunque todos tienen derecho a refugio, los albergues de emergencia no son siempre la respuesta correcta a cada crisis de vivienda.  Mantener a las familias en sus hogares es usualmente una solución mucho mejor para todos los involucrados.

Estamos logrando grandes avances hacia nuestra meta de incrementar drásticamente el suministro de viviendas de apoyo de la ciudad, el cual provee servicios sociales localizados a gente que necesita ayuda rencauzando sus vidas.  Hace poco, Enterprise New York, la filial local de uno de los más grandes financiadores de vivienda para familias de bajos ingresos en la nación, se comprometió a respaldar el desarrollo de 2,500 unidades de viviendas de apoyo en nuestra ciudad.  Esto hará mucho para ayudar a los neoyorquinos con necesidades especiales, incluyendo a desamparados con enfermedades mentales y jóvenes cuya edad ya no les permite estar en el sistema de cuidado de crianza.  Sin tal vivienda, demasiados de ellos podrían terminar en nuestras calles o permanecer en refugios indefinidamente.

La apertura y la responsabilidad son las características principales de nuestra Administración.  Así que, a partir de enero, publicaremos actualizaciones mensuales sobre nuestro progreso en este asunto en www.nyc.gov/endinghomelessness.  Tengo que decirles, me gusta como suena ese nombre — porque vamos a hacer todo lo que podamos para acabar con la falta de techo en la Ciudad de Nueva York.

.


www.nyc.gov