Formato Amistoso con la Impresora Compartir


PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
PR- 197-04
15 de julio de 2004

EL ALCALDE BLOOMBERG RINDE TESTIMONIO ANTE LA JUNTA DE CONTROL FINANCIERO DEL ESTADO DE NUEVA YORK

“La Ciudad de Nueva York ha comenzado un nuevo año fiscal con un nuevo ánimo de optimismo mesurado sobre nuestro futuro financiero.  Reconocemos que hemos logrado mucho durante últimos los dos años y medio, y también afrontamos retos significativos para mantener las finanzas de la Ciudad sobre una base firme.

“Desde el inicio de nuestra Administración, hemos tomado decisiones difíciles — y las decisiones correctas.  Durante los años fiscales 2002 y 2003, recortamos los gastos de impuestos municipales en unos $3.2 mil millones.  Pero debido a que las entidades de la Ciudad han aprendido a hacer más con menos, prácticamente a como dé lugar, la calidad de vida de la Ciudad de Nueva York es mejor ahora que lo que era hace tres años.

“Los hechos hablan por sí mismos.  Nueva York sigue siendo la ciudad grande más segura del país.  Hemos reducido la delincuencia en más de 15% durante los últimos tres años.  Por primera vez desde los años ‘60, estamos bien encaminados a tener un tercer año consecutivo con menos de 600 homicidios.

“Nuestras calles están más limpias de lo que han estado en 30 años.  Los peatones y motoristas están más seguros que desde los días del automóvil Modelo T — hace 90 años.

“Las reformas a las escuelas públicas de la ciudad han impuesto al fin responsabilidad a la tarea de máxima importancia de educar a nuestros niños.  Como resultado, el tamaño de la burocracia de la educación ha sido reducido substancialmente, y la administración de las esuelas ha sido simplificada y mejorada... los gastos de construcción de planteles escolares se han recortado en más del 30%... hemos logrado un progreso alentador en la reducción de la delincuencia y el desorden en las escuelas... y hemos terminado la desacreditada práctica de la promoción (ascenso) social, reemplazándola con un compromiso de hacer lo que tenemos que hacer a fin de ayudar a cada niño a lograr o sobrepasar su nivel de grado.

“La iniciativa para viviendas a precio módico de nuestra Administración, la más grande que la ciudad ha visto en dos décadas, está marchando sobre ruedas para cumplir sus objetivos de financiar la construcción o renovación de viviendas para 200,000 neoyorquinos de ahora al 2008.

“Y sólo el mes pasado, inauguramos un plan global para reducir espectacularmente el desamparo crónico en Nueva York de ahora hasta el 2009, encauzando de nuevo los recursos a la tarea de evitar el desamparo antes de que éste ocurra.

“Hemos seguido enérgicamente una estrategia de desarrollo económico que cubre a los cinco condados para hacer a Nueva York más habitable, más acogedor para los negocios, y más diverso en términos económicos.

“Debido a esa estrategia, a principios de esta semana Citigroup, el empleador más grande del sector privado de la Ciudad, decidió mudar 1,500 puestos de trabajo a Long Island City, y añadir una cifra neta de 600 a 700 nuevos empleados por toda la ciudad.  Es por eso que el  Parque Industrial del Brooklyn Navy Yard Park ayer anunció una expansión espectacular que aumentará el empleo de manufactura allí que puede alcanzar la cifra de 800 puestos de trabajo durante los próximos tres a cinco años.

“Es por eso que Related Companies está construyendo un nuevo centro mayor de ventas al detalle en el Mercado de la Terminal del Bronx que producirá 2,001 nuevos puestos de trabajo permanente.  Es una estrategia que está guiando el plan de nuestra Administración para traer miles más de nuevos puestos de trabajo al Far West Side de Manhattan, y hacer del lugar del Homeport un motor de desarrollo económico para Staten Island.

“En resumen, nuestra estrategia está funcionando.  La economía de nuestra ciudad ha vuelto a marchar por buen camino.  Durante el primer trimestre del 2004, creció con mayor rapidez que la economía del país por primera vez en este siglo. 

“El promedio de vacantes del sector Downtown de Manhattan está ahora por debajo de 14% por primera vez en dos años.  Ese es uno de los promedios más bajos de vacantes entre los distritos comerciales del país, y las inversiones que estamos haciendo en el Bajo Manhattan harán el área aún más atractiva en el futuro.

“El continuo renacimiento de Nueva York es un tributo al trabajo fuerte y los sacrificios de la gente de Nueva York... y al espíritu de cooperación mostrado por todas las ramas y niveles de los gobiernos local y estatal y, crecientemente, por nuestra fuerza de trabajo municipal.

“Mediante esta asociación, hemos mantenido prudencia fiscal, y hemos descubierto nuevas e innovadoras maneras de administrar las entidades municipales. 

“Esto, como respuesta, ha sustentado nuestro renacimiento económico, y nos ha permitido finalizar el año fiscal 2004 con un superávit presupuestario de $1.9 mil millones.  Esta cifra es más de $500 millones mayor que el superávit del año fiscal anterior.

“Es aún más impresionante cuando se toma en cuenta que en un momento dado, el déficit presupuestario proyectado para el año fiscal 2004 era más de $6 mil millones.

“Fue el 24to presupuesto balanceado consecutivamente.  Estamos seguros de que el presupuesto para el año fiscal 2005 también será balanceado.

“El Concejo Municipal — en particular el presidente del Concejo Gifford Miller — y el contralor de la Ciudad Bill Thompson merecen reconocimiento por ayudarnos a lograr este récord de responsabilidad fiscal.

“Y también la Junta de Control Financiero Estatal (FCB, en inglés) y los estándares de planificación presupuestaria y financiera establecidos durante la crisis fiscal de mediados de la década de los ‘70.  Su importancia para nuestra ciudad es la razón por la cual, a medida de que el ‘ocaso’ de esos estándares se avecina, nuestra Administración pedirá a una Comisión de [Revisión de] la Constitución Municipal que tome en consideración la propuesta de frenos y equilibrios que ayudarán a mantener la Ciudad sobre una base fiscal firme.

“Según lo indica su informe de grupo, el presupuesto de la Ciudad para el año fiscal 2005 es balanceado.  También satisface las necesidades esenciales de los neoyorquinos.  E incluye bien merecidos alivios en los impuestos para los propietarios de casas en la Ciudad y para neoyorquinos que están luchando por cubrir sus necesidades económicas.

“El reembolso de $400 al impuesto por las propiedades que esperan recibir los dueños de casas, en la mayor parte de los casos, compensará el aumento de emergencia de 18.5% en impuestos sobre la propiedad que la Ciudad puso en vigor en respuesta a nuestra crisis fiscal del 11 de Septiembre.

“El reembolso servirá de pago de agradecimiento a aquellos que hicieron los sacrificios más grandes durante esa crisis.  Y será gastado en vecindarios por toda nuestra ciudad.

“De igual modo, el Crédito Fiscal pro Ingresos Devengados (EITC, en inglés) incluido en el presupuesto actual de la Ciudad ayudará a los neoyorquinos que trabajan fuerte y con ingresos menores de $30,000 al año.  Este EITC ayudará mucho a alimentar y a vestir a sus familias — y, tal y como con el reembolso en el impuesto sobre la propiedad, sus fondos de créditos por concepto de impuesto se gastarán en la Ciudad de Nueva York, y sustentarán los negocios y puestos de trabajo locales.

“Tanto el reembolso al impuesto sobre la propiedad como el EITC exigirán la aprobación de la Legislatura estatal.  El presidente de la Asamblea Silver, el líder de la Mayoría del Senado Bruno, y el gobernador Pataki han expresado su apoyo a la implementación de estas medidas.

“También necesitaremos el apoyo de nuestros líderes estatales en asuntos que son vitales para cerrar un déficit en el presupuesto de la Ciudad para el año fiscal 2006, que los miembros de esta Junta están pronosticando que será casi de $4 mil millones.

“Ese déficit, y el pronóstico de un déficit de $4.5 mil millones para el año fiscal 2007, son el resultado de gastos que van creciendo constantemente y que están fuera del control de la Ciudad, pero que tendremos que pagar.

“En nuestro Plan Financiero de cuatro años, proyectamos que los gastos sobres los cuales tenemos control se mantendrán esencialmente en el mismo plano hasta el año fiscal 2008.  Pero los gastos que no están a nuestra discreción , incluso el servicio de la deuda, las pensiones y la porción que nos toca localmente en los gastos de Medicaid, se espera que aumenten en $2.2 mil millones, o 14%, en el año fiscal actual.  Crecerán otro 8% en el año fiscal 2006.  

“Los principales desarrollos económicos que se han comenzado en nuestra ciudad y que yo había mencionado antes, tales como el Centro de Deportes y Convenciones de Nueva York, generarán el aumento de los ingresos del gobierno por concepto de impuestos que nos ayudarán a costear estos gastos crecientes.  Es por eso que estos proyectos son tan importantes para la salud económica de la ciudad, y también para la estabilidad fiscal del gobierno de la Ciudad.     

“Balancear nuestro presupuesto en los años que se avecinan también requiere que afrontemos nuestros problemas estructurales a largo plazo ahora.

“La Ciudad está haciendo justamente eso.  El presupuesto acabamos de adoptar, por ejemplo, contiene gastos del servicio de la deuda al subsidiar $800 millones en costos de construcción a base de pagar a medida que recibamos ingresos hasta el 2008.

“Los beneficios complementarios también se contendrán mediante un acuerdo histórico con la fuerza de trabajo de la Ciudad que pide mayor participación de los empleados en los gastos de atención médica.

“En abril, nuestra Administración también negoció un nuevo contrato de tres años con nuestro sindicato municipal más grande, District Council 37, que representa a casi una tercera parte de la fuerza de trabajo del gobierno de la Ciudad.

“Un aumento de 2% en el tercer año del contrato se financiará de ahorros en beneficios y eficiencias operacionales: un aumento adicional de 1%  también se puede otorgar si el sindicato trabaja con la Administración para identificar más ahorros de productividad.

“Este acuerdo se ha repetido en contratos subsiguientes con más o menos una docena de otras filiales locales de sindicatos de la Ciudad y asociaciones de empleados.  Ahora cubre a unos 138,000 trabajadores del gobierno de la Ciudad.

“El acuerdo establece el principio importante que los aumentos a la fuerza de trabajo de la Ciudad dependen de hallar ahorros que sirvan de contrapeso en la forma en que funciona el gobierno de la Ciudad.  Hacer esa norma parte de las negociaciones colectivas es vital para la salud fiscal de largo plazo de la Ciudad.

“Así también es el tema con el cual quiero terminar mis comentarios: la todavía pendiente revisión de la fórmula del Estado para subvencionar la educación.  Según sugiere el informe de grupo de la FCB en cuanto a nuestro presupuesto, la resolución de este asunto tiene profundas inferencias para las finanzas de la Ciudad.

“La reforma en la educación es el asunto determinante de nuestros tiempos.  La gente de la Ciudad de Nueva York ha aceptado las implicaciones presupuestarias de ese reto.

“Nuestro apoyo local para las escuelas es 180% más por alumno que el promedio en las cuatro ciudades más grandes que le siguen en el Estado.  A pesar de nuestra crisis fiscal, la ciudad ha aumentado su apoyo a las escuelas en $1.5 mil millones desde el 2002.

“Nuestro Departamento de Educación (DOE, en inglés) carga con responsabilidades mucho más grandes que las de cualquier otro sistema escolar del estado.  Más de 80% de nuestros alumnos, por ejemplo, califican para almuerzos gratuitos o a precios rebajados.

“Alrededor de 18% de nuestros alumnos tienen dominio limitado del inglés, lo cual pone también presiones considerables en nuestro presupuesto.  En breve, 32 centavos de cada dólar del presupuesto de la Ciudad se adjudican a la educación — y miles de millones más de la Ciudad se adjudican al cuidado diurno subvencionado por fondos públicos, para servicios de Medicaid a los niños, y para programas de bienestar de menores.

“Un sistema justo para la subvención de la educación tiene que tomar en cuenta todos estos gastos locales.  Tiene que reconocer también algo más que tiene importancia:

“Se trata del enorme déficit entre los ingresos por concepto de impuestos generados en la Ciudad de Nueva York y el dinero por concepto de impuestos estatales que se nos devuelven.

“Por años, la Ciudad ha dependido de un análisis de esta ‘balanza de pagos’ que tiene casi cinco años, que calculó la contribución neta de la Ciudad al Estado en $2.6 mil millones. 

“El Centro para Investigaciones del Gobierno (The Center for Governmental Research, en inglés) actualizó recientemente este análisis y halló que de hecho el desequilibrio de pagos entre la Ciudad y el Estado es más de cuatro veces mayor de lo que creíamos. En realidad es de $11 mil millones al año.

“Un simple asunto de justicia requiere que los contribuyentes de impuestos de la Ciudad de Nueva York no deben asumir los gastos de subsidios para reformar la educación.

“La Ciudad de Nueva York es el motor económico del Estado y es la capital financiera del país.  Albany y Washington han entendido eso, y ayudaron a nuestra ciudad en su momento de necesidad.

“Los otros funcionarios electos de la Ciudad y nuestros sindicatos municipales han reconocido eso, y han colaborado con nuestra Administración en la recuperación de la Ciudad.

“Debido a esa cooperación, la Ciudad de Nueva York se ha vuelto a poner de pie.  Y al continuar trabajando juntos en un espíritu de asociación, podemos afrontar las necesidades presupuestarias de la ciudad a corto y a largo plazo, y asegurar que los mejores días de la Ciudad de Nueva York están todavía por venir.







CONTACTO PARA LOS MEDIOS:


Edward Skyler/Jordan Barowitz   (212) 788-2958




Mas Recursos
Vea el video (en ingl├ęs) en 56k o 300k