Printer Friendly Format
  30 de mayo de 2004
www.nyc.gov

Todos estamos colaborando para mantener segura a la Ciudad de Nueva York
Por el alcalde Michael R. Bloomberg

El pasado lunes fue el Día de los Caídos (Memorial Day, en inglés), y los neoyorquinos recordaron a todos aquellos que han servido en las Fuerzas Armadas de nuestra nación para defender nuestra libertad y mantenernos seguros. Nuestra seguridad en casa es el trabajo de la mejor fuerza policial del mundo, el NYPD. Debido a su valentía y profesionalismo, el crimen en nuestra ciudad ha sido reducido a niveles históricos, y nuestras defensas contra el terrorismo están fuertes.

Por supuesto, la lucha contra la delincuencia sigue siendo la misión principal del NYPD (o Departamento de Policía). Y la semana pasada, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) publicó un nuevo informe nacional sobre el crimen que destaca la increíble labora que continúan realizando para mantener a Nueva York como la ciudad grande más segura en la nación. El FBI halló que durante el año 2003, la delincuencia en Nueva York cayó en 5.8% — un descenso casi 12 veces mayor que el declive nacional. Aun más asombroso es el hecho de que, durante 2002 y 2003, la Ciudad de Nueva York aportó casi la mitad del declive nacional en la delincuencia. El resultado: la Ciudad de Nueva York es la más segura de las 10 ciudades más grandes del país, con un índice total de delincuencia que es casi la mitad del de Filadelfia o Los Ángeles. También ocupamos la posición no. 211 en seguridad entre las 230 ciudades con poblaciones de 100,000 o más habitantes en la nación. Eso nos pone justo entre Fremont, California, y una localidad con un nombre familiar para muchos neoyorquinos: Port Saint Lucie, Florida, el hogar de los entrenamientos de primavera de los Mets.

Estos fantásticos resultados han sido logrados en un momento en que el NYPD ha tenido menos oficiales en las calles. La policía ha hecho más con menos al enfocar sus recursos en “gente con problemas y lugares con problemas”, mediante iniciativas tan exitosas como la “Operación Impacto”, que identifica bolsones de actividad criminal y despliega oficiales adicionales hacia esas áreas.

A la vez, bajo el comisionado Ray Kelly, el NYPD también ha aumentado drásticamente los recursos que dedica a la inteligencia y el contraterrorismo. La importancia económica de Nueva York, nuestra sólida tradición de tolerancia religiosa, y nuestra adopción de la diversidad étnica y cultural, siguen haciéndonos un blanco para los terroristas. Es por ello que hemos mejorado nuestros equipos y entrenamiento, y mejorado el alistamiento y la coordinación tanto entre los departamentos de la Ciudad como con las agencias federales y estatales del orden público. Es también por ello que investigadores del NYPD están trabajando en casos de terrorismo en otros países, incluyendo el arresto en Londres la semana pasada de un hombre a quien se le presentaron siete cargos de actividades terroristas.

Los neoyorquinos comunes también pueden desempeñar un gran rol — o sea, no siendo presas del miedo. Si lo hacemos — si sospechamos innecesariamente de los demás, o si dejamos que la ansiedad nos mantenga encerrados en nuestros hogares — entonces los terroristas habrán ganado sin disparar una sola bala. Así que, en este Día de los Caídos, disfruten un picnic en el parque o un día en una de las playas de la Ciudad, que acaban de abrir para el verano. Vayan a uno de los desfiles que honran a nuestros hombres y mujeres en servicio. Visiten los navíos de la Fuerza Naval y los Guardacostas anclados en el Hudson para la Semana de la Armada. Y asegúrense de agradecer tanto a los marineros y Marines que están en la ciudad esta semana, así como a los hombres y mujeres del NYPD que están en nuestras calles día a día para proteger nuestra seguridad y nuestras libertades.

.

www.nyc.gov