Printer Friendly Format
  23 de mayo de 2004
www.nyc.gov

Protegiendo a la ciudad y salvando un obstáculo
Por el alcalde Michael R. Bloomberg

Dos historias sobresalieron en las noticias locales de la semana pasada: las audiencias en nuestra ciudad a cargo de la comisión independiente que investiga los ataques del 11-S; y la decisión del Comité Olímpico Internacional de nombrar a Nueva York como una de las cinco finalistas en la competencia para organizar los juegos olímpicos de verano de 2012.  Lo que vincula a esas dos historias es que ambas mostraron la determinación de Nueva York de recuperarse con fuerza.

Las audiencias del 11-S trajeron de vuelta un sinnúmero de recuerdos dolorosos.  Pero, al investigar por qué perdimos a tantos de nuestros seres queridos ese día, la labor de la Comisión nos ayudará en última instancia a ganar la guerra contra el terror.  Desde el principio, nuestra Administración también ha estado decidida a aprender las lecciones del 11-S.  Es por ello que incrementamos drásticamente las actividades de inteligencia y contraterrorismo del Departamento de Policía (NYPD, en inglés).  Es por ello que hemos mejorado la cooperación y comunicación entre el Departamento de Policía y el de Bomberos (FDNY, en inglés), y con otras agencias que protegen a nuestra ciudad.  Es por ello que instituimos ejercicios de entrenamiento regulares y continuos entre múltiples agencias, como la Operación Transporte Seguro (“Operation Transit Safe”, en inglés) del domingo pasado, que simuló un ataque terrorista en el sistema del Subway.  Debido a que hemos introducido estas y otras medidas, pude testificar ante la Comisión el miércoles que Nueva York está mejor preparada hoy para responder a y evitar cualquier amenaza sin importar su proveniencia.

Hemos tomado todas estas acciones porque reconocemos que Nueva York sigue siendo un objetivo mayor para el terrorismo.  A pesar de ese hecho, sin embargo, en la actualidad el Estado de Nueva York se cataloga como el número 49 (de los 50 estados) en la distribución por persona de fondos del Departamento federal de Seguridad Nacional (USDHS, en inglés).  La misma confusión absurda de prioridades también afecta la mera como se asigna dinero del Gobierno federal para preparar y evitar el bioterrorismo.  El Presidente Bush ha propuesto cambiar esto, y hacer del riego y la amenaza el fundamento para proveer fondos de Seguridad Nacional.  Pero, como apunté en mi testimonio, el Departamento de Seguridad Nacional ha diluido el impacto de ese cambio bienvenido al inflar de siete a 80 la cantidad de ciudades disponibles para subsudios “de alto riesgo”.  Así como va la economía de Nueva York, también va la de la nación; si Wall Street es atacado, la economía en las demás calles sufrirá.  Es por ello que, en mi testimonio, reté a la Comisión para que urja a Washington a cambiar estas políticas absurdas y peligrosas.

Las audiencias del 11-S pueden haber eclipsado la designación de la ciudad como finalista para los Juegos Olímpicos de 2012.  Sin embargo, esa decisión representó un tremendo voto de confianza en nuestra ciudad de los miembros del Comité Olímpico Internacional, y en nuestra notable recuperación desde los ataques del 11-S.  NYC 2012, la entidad no lucrativa que dirige la licitación de Nueva York para los Juegos Olímpicos, ha montado una defensa emocionante y firme de las razones para traer los Juegos Olímpicos.  Si tenemos la suerte de ser elegidos para celebrarlos, los Juegos proveerían un poderoso impulso financiero, creando un estimado de 125,000 empleos e inyectando $11 mil millones a nuestra economía.  También impulsarían la inversión más grande en parques e instalaciones para la recreación en la historia de la ciudad — un tremendo legado para las generaciones futuras.

La semana pasada salvamos un obstáculo mayor en el camino hacia los Juegos Olímpicos de Verano de 2012.  El COI tomará su decisión final el próximo mes de julio — y tenemos la esperanza de que su decisión será celebrar el más grande evento de atletismo del mundo aquí mismo, en la segunda casa de todos.

.

www.nyc.gov