Printer Friendly Format
  25 de enero de 2004
www.nyc.gov

Un triunfo seguro para Brooklyn y toda Nueva York
Por el alcalde Michael R. Bloomberg

Han pasado más de 46 años desde que los Dodgers, el último equipo de una liga deportiva mayor en Brooklyn, disputaron su partido final en Ebbets Field. Ese triste silencio está a punto de terminar y ser reemplazado con los atronadores vítores de aficionados al baloncesto de todas las edades. El viernes acompañé al nuevo propietario de los Nets, Bruce Ratner, para anunciar que el equipo estaría mudándose a un nuevo y fantástico centro deportivo — diseñado por el arquitecto de fama mundial Frank Gehry — en el Downtown de Brooklyn.

Se espera que el equipo venga a Brooklyn en 2007, 50 años después de que Walter O’Malley se llevó a los queridos Bums a la Costa Oeste. “Simplemente no es una ciudad para las Grandes Ligas”, dijo O’Malley. La gente de Brooklyn no le creyó entonces. Seguro que no le creen ahora, y tampoco yo. No hay dudas de que Brooklyn está en las Grandes ligas. Por sí solo, el condado tendría la cuarta población más grande de cualquier ciudad en el país. Brooklyn tiene también algunos de los mejores fanáticos de los deportes en el mundo. Solo miren a toda la gente que sale a aplaudir a los Cyclones de Brooklyn en el estadio Keyspan Park en Coney Island. Más aún, Brooklyn es una auténtica cuna de destacadas estrellas del baloncesto tales como Bernard King, Chris Mullin y Steff-on Marbury.

Pero la mudanza de los Nets se trata de más que baloncesto. Se trata de empleos y oportunidad, y el inicio de un amplio proyecto de desarrollo económico que culminará el extraordinario renacimiento del Downtown de Brooklyn. El desarrollo de Atlantic Yards incluirá la cancha de baloncesto, comercios y espacio para oficinas. Generará un estimado de $400 millones anuales en actividad económica. También se construirán 4,000 unidades de vivienda muy necesitada en el lugar, incluyendo una cantidad significativa de unidades asequibles. Esto permitirá que el desarrollo refleje la diversidad del Downtown de Brooklyn y atraiga nuevos residentes al vecindario.

Este histórico proyecto creará 10,000 empleos en su construcción, y miles de empleos permanentes nuevos en Brooklyn cuando sea completado. Eso es una noticia excelente. El desempleo en nuestra ciudad ha descendido sustancialmente desde hace un año, pero aún está demasiado alto. Debemos hacer aun más para atraer nuevos empleos, y lo haremos. Más de dos millones de pies cuadrados de espacio para oficinas serán construidos como parte del proyecto, proporcionando espacio para compañías que deseen establecerse aquí, o crecer aquí, y contratar a neoyorquinos.

Nuestra administración tiene un ambicioso plan de redesarrollo para todo el Downtown de Brooklyn, y estamos haciéndolo realidad. El proyecto de Atlantic Yards, con una impresionante cancha nueva para baloncesto profesional, hará mucho para convertir al Downtown de Brooklyn en un lugar más difícil aun de batir en la competencia por residentes, negocios y empleos. El futuro de Brooklyn, como el de los cinco condados, ya no es un salto de balón. La economía de nuestra Ciudad ha dado un giro, y nuestros mejores días — nuestros días más venturosos — están justo adelante. Nos vemos en el juego.

www.nyc.gov