Printer Friendly
中文 (繁體) - español - Русский
Sm Med Lg
Get Adobe Reader
Peligros en NYC: Terremotos


Aunque los terremotos son poco frecuentes en la Ciudad de Nueva York, los neoyorquinos deben estar preparados para temblores ocasionales. Identifique lugares seguros en cada habitación de su vivienda. Un lugar seguro puede ser bajo un mueble resistente y alejado de ventanas, objetos colgantes o muebles altos que le puedan caer encima. Prepare su hogar: fije a la pared estanterías y otros objetos pesados y ponga los objetos grandes y pesados en los estantes más bajos. No cuelgue cuadros o fotos grandes ni espejos encima de sofás u otros lugares donde pueda haber personas sentadas o durmiendo.

Tenga en cuenta que en un terremoto es posible que se interrumpa el servicio de gas, agua corriente y electricidad en su vivienda. Aprenda a cortar la fuente de gas natural de su vivienda por si huele que hay un escape.

En caso de un terremoto:

  • Tírese, cúbrase y agárrese:
    • Tírese al suelo.
    • Cúbrase debajo de un mueble sólido o junto a una pared interior. Cúbrase la cabeza y el cuello con los brazos.
    • Agárrese a un mueble resistente y esté preparado para moverse con el mismo. Quédese donde esté hasta que se detenga el temblor.
  • Después del temblor, muévase con cuidado y preste atención a objetos que hayan podido caer o romperse. Antes de investigar más, póngase calzado resistente para evitar cortarse al pisar vidrios rotos.
  • Si se ha cortado la electricidad, utilice una linterna y encienda un radio de pilas para obtener más información. No utilice velas ni llamas abiertas como fuente de iluminación.
  • Si huele a gas, llame inmediatamente al 911. Si hay un escape de gas y sabe cómo hacerlo, corte la fuente de gas en la válvula principal exterior y llame a la compañía del gas desde fuera de su vivienda.
  • Abra con cuidado las puertas de armarios y muebles, ya que es posible que los objetos se hayan movido adentro.
  • Limpie inmediatamente derrames de líquidos peligrosos o inflamables.
  • Esté preparado(a) para temblores secundarios, que suelen suceder tras un terremoto.

Tsunamis

Los tsunamis, también conocidos como olas sísmicas, son una serie de olas gigantescas creadas por un fenómeno subacuático, como los terremotos, un deslizamiento de tierra, una erupción volcánica o un meteorito. Un tsunami puede desplazarse a cientos de kilómetros por hora en alta mar y golpear la tierra firme con olas de más de 100 pies (30 metros) de altura.

Normalmente los tsunamis son el resultado de movimientos en el suelo oceánico causados por un terremoto. Si ocurre un terremoto o un deslizamiento de tierra de gran magnitud cerca de la costa, la primera ola de una serie puede alcanzar la playa en pocos minutos, antes de que se pueda emitir advertencia o alerta alguna. Las áreas de mayor riesgo son aquéllas que están a menos de 25 pies (aproximadamente 7,5 m.) sobre el nivel del mar y a menos de 1 milla (aproximadamente 1,6 Km.) de la costa.

Las olas de tsunami pueden ser extremadamente destructivas. Otros riesgos que conllevan son inundaciones, contaminación del agua potable e incendios por la ruptura de gaseoductos o tanques de gas. Un tsunami puede afectar a la mayor parte de las costas de Estados Unidos. Los más destructivos han sucedido en las costas de California, Oregón, Washington, Alaska y Hawai.

Durante un tsunami:
  • Encienda la radio para informarse de si hay un aviso de tsunami en caso de que haya habido un terremoto y se encuentre en una zona costera.
  • Inmediatamente desplácese tierra adentro a una zona más alta iy quédese ahí. Si no hay una zona más alta, busque una edificación fuerte y de varios pisos, como un estacionamiento, y vaya al piso más alto.
    • ATENCIÓN: un claro retroceso del agua de la costa es el aviso natural de que se aproxima un tsunami. Aléjese de la costa inmediatamente.

Después de un tsunami:

  • Manténgase alejado(a) de las zonas inundadas y afectadas hasta que las autoridades digan que se puede volver.
  • Manténgase lejos de los escombros y desechos que haya en el agua, ya que pueden ser peligrosos para las embarcaciones y las personas.