Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 060-10
jueves 9 de diciembre de 2010

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290
Susan Craig/Erin Brady: PressOffice@health.nyc.gov


Nuevo informe del Departamento de Salud subraya la importancia de vacunarse contra la gripe, mostrando que muchos neoyorquinos en riesgo todavía carecen de protección

La vacuna es segura, eficaz y fácilmente accesible

9 de diciembre de 2010 – Las vacunas para la gripe pocas veces han sido fáciles de encontrar en la Ciudad de Nueva York. La vacuna para la influenza de este año se centra eficazmente en el virus de este año, y está ampliamente disponible a través de las farmacias, clínicas y consultorios médicos. Sin embargo hasta la fecha del 7 de noviembre, solo 27% de neoyorquinos se habían vacunado, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés). El CDC estima que más de la mitad de los adultos mayores de la ciudad – y tres cuartos de sus niños – aún están sin protección contra una enfermedad grave pero prevenible. Afortunadamente, la temporada de gripe de este año acaba de empezar, y todavía hay tiempo para vacunarse.  A diferencia del año pasado, cuando la protección completa requería dos vacunas separadas, la vacuna de este año protege contra tres cepas principales de la influenza: H1N1 de 2009, H3N2 y la influenza B. Los tres virus principales han sido detectados esta temporada en los Estados Unidos.

La gripe y la neumonía son la tercera causa principal de muere en la Ciudad de Nueva York, juntos causaron la muerte de 2,192 residentes en 2008. Las personas de 50 años y más representan el 97% de estas muertes, y los de 65 años y más representan el 88%. Sin embargo los últimos hallazgos del Departamento de Salud muestran que los índices de vacunación siguen siendo bajos en estos grupos. De hecho, las encuestas sugieren que los índices de vacunación del año pasado para las personas mayores disminuyeron de 63% en 2002 a solo 53% en 2009. El promedio de auto reporte de quienes recibieron la vacuna el año pasado fue solamente de 35% entre los neoyorquinos de 50 a 64 años de edad en la encuesta de 2009. El nuevo informe del Departamento de Salud muestra desigualdades continuas por raza, vecindario y acceso a seguro de salud, con neoyorquinos blancos y asiáticos reportando índices de vacunación más altos que otros grupos.

  • Solo 46% de los neoyorquinos de raza negra de 65 años o más reportaron haberse vacunado durante 2006-2008, comparado a 60% de blancos y 65% de asiáticos en el mismo grupo de edad.
  • Solo 37% de los adultos mayores (65 años y más) en Flatbush, Brooklyn, reportaron haberse vacunado durante 2007-2008, comparado a 67% en el Bajo Manhattan y el Upper West Side. Se hallan niveles bajos de vacunación particularmente en Inwood y Washington Heights en Manhattan; en Borough Park, Greenpoint, y Bedford-Stuyvesant en Brooklyn; y en Jamaica, Queens y West Queens.
  • Aunque más de la mitad (59%) de los adultos mayores con seguro de salud y un proveedor de atención medica personal dijeron que se habían vacunado el año anterior, la proporción solo fue de 18% entre los adultos mayores que carecían ambos tipos de acceso de atención medica regular.

“No importa su edad, raza u origen, enfermarse con la gripe puede ser terrible y llevar a complicaciones de salud graves e incluso a la muerte”, dijo el Dr. Thomas Farley, comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York. “Incluso un caso leve de la influenza puede causar fiebre, escalofríos y dolor de cabeza que le pueden costar faltar al trabajo y la escuela. ¿Por qué arriesgarse cuando una inyección sencilla que toma dos minutos puede protegerlo? Años de investigación han mostrado que la vacuna funciona. Las personas saludables entre los 2 a 49 años de edad pueden obtener la vacuna para la gripe mediante un aerosol nasal en vez de una inyección. Así que si a usted no le gustan las agujas, pregunte a su médico si el aerosol nasal es una opción para usted”.

 La información del Departamento de Salud muestra que muchos neoyorquinos con mayor riesgo de complicaciones no se han vacunado. Entre los adultos de 18 y 64 años de edad, solo 42% de los que tienen diabetes, y solo 34% de los que sufren de asma, reportan haberse vacunado durante el año pasado. Aunque ahora se recomienda la vacunación anual para todas las personas de 6 meses de edad y más, es especialmente importante para las personas en estos grupos de prioridad:

  • Las mujeres embarazadas y que acaban de dar a luz
  • Los niños menores de 5 años, especialmente los que tienen menos de 2 años
  • Las personas de 50 años y más, especialmente los de 65 años y mayores
  • Las personas con ciertas afecciones de salud crónicas, como la diabetes, enfermedades de los pulmones (incluyendo el asma), enfermedad del corazón, anemia de células falciformes, sistema inmunológico debilitado (como por tratamiento del VIH o cáncer), y cualquier trastorno neurológico o muscular que puede causar problemas respiratorios
  • Las personas que viven en hogares de ancianos y otros centros de cuidado de largo plazo
  • Las personas que cuidan a bebés menores de 6 meses de edad
  • Los trabajadores de la salud.

En adición a estos grupos de prioridad, el Departamento de Salud recomienda encarecidamente que los niños en edad escolar sean vacunados. Además de proteger a los niños, la vacuna ayuda a prevenir que estos transmitan la infección a las personas que corren mayor riesgo de enfermedades graves, como a sus abuelos, hermanos menores, o familiares con problemas de salud crónicos.

La influenza apenas está circulando en la Ciudad de Nueva York, así que ahora es el momento de vacunarse. Cualquier neoyorquino de 18 años y más puede vacunarse en una farmacia local, y varias aceptan seguro de salud. Para los clientes no habituales de las farmacias, la vacuna para la gripe puede costar $25 a $35 en la mayoría de las ubicaciones, y las farmacias cobrarán a las compañías de seguros por la inyección. Informes del CDC sugieren que 10% de los adultos de la Ciudad de Nueva York hasta la fecha se han vacunados en farmacias y el 11% en sus lugares de trabajo. Existen vacunas gratis o f de bajo costo en las clínicas del Departamento de Salud y los centros de la Corporación de Salud y Hospitales.

Además de la vacuna, estos son algunos pasos que los neoyorquinos de todas las edades pueden dar a fin de evitar la transmisión de la gripe y otras infecciones.

  • Cubrirse la boca y la nariz al tose o estornudar. Usar un pañuelo desechable o el brazo es mejor que usar su mano.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, especialmente después de toser o estornudar. Usar un desinfectante a base de alcohol si no hay disponibles agua y jabón inmediatamente.
  • Si se enferma, permanezca en casa por lo menos 24 horas después de su fiebre termine y evite el contacto cercano con otras personas.

Para más información acerca de la influenza, y para obtener ayuda con la vacunación, por favor visite nyc.gov o llame al 311.

###