Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 047-10
lunes 4 de octubre de 2010

MEDIA CONTACT: (212) 788-5290
Susan Craig/Zoe Tobin: PressOffice@health.nyc.gov



Más niños de la Ciudad de Nueva York están sobrepeso de lo que los padres admiten

Los casos han reducido a más de la mitad desde 2004, pero cientos de niños aún son afectados cada año

4 de octubre de 2010 – Un nuevo estudio del Departamento de Salud indica que muchos padres no están reconociendo los problemas de peso en los niños de la Ciudad de Nueva York.  Cuando a los padres se les preguntó acerca de sus niños entre los 6 a 12 años de edad, ellos informaron que menos de una quinta parte de sus niños (18%) están un poco o muy sobrepeso.  Cuando a los mismos padres se les preguntó si un proveedor de atención médica les dijo que sus niños estaban sobrepeso durante el año pasado, la proporción de los que respondieron afirmativamente es aún más menor (13%).  Sin embargo las medidas objetivas sugieren en realidad están sobrepeso u obesos – un 40% de los niños de las escuelas públicas locales – de dos a tres veces esa proporción

Los hallazgos resultan del primer estudio integrado del Departamento de Salud sobre la salud infantil en la Ciudad de Nueva York.  Además de revelar brechas amplias en las percepciones de los adultos acerca del peso de los niños, el estudio también destaca varios comportamientos que están contribuyendo a la epidemia de la obesidad, como la falta de ejercicio y la grand cantidad de tiempo que los niños pasan viendo TV o jugando juegos de video.  Los nuevos datos subrayan la necesidad crucial de gestiones individuales y comunitarias para hacer a los niños más activos y mejorar su alimentación.

Las medidas objetivas provienen del NYC FITNESSGRAM, una herramienta que el Departamento de Educación utiliza cada año para registrar estatura, peso y medidas de condición física entre los niños de las escuelas de la Ciudad de Nueva York.  En los últimos años no ha cambiado la tasa de 40% de sobrepeso y obesidad ni las disparidades entre los niños en este grupo de edad.  Los niños hispanos presentan los índices más elevados (46%), seguidos por los niños de raza negra (40%), los niños blancos (34%) y los niños asiáticos (31%).  El problema también es más común entre los varones (43%) que en las niñas (38%).

“La obesidad es una enfermedad grave y extensa que aflige a los niños”, dijo el Dr. Thomas Farley, comisionado del Departamento de la Ciudad de Nueva York.  “Aumenta el riesgo de diabetes, asma, presión sanguínea alta y colesterol alto – todos posibles problemas de salud de toda la vida – así como enfermedad del corazón y cáncer en la edad adulta.  Es vital proteger a los niños ahora, creando ámbitos que fomenten la buena nutrición y suficiente actividad física”.

La nueva encuesta indica que muchos padres están pasando por alto una señal de aviso importante acerca de la salud futura de sus niños, la que apunta la necesidad de los proveedores de atención médica de comunicárselas, tal como lo recomendó la American Academy of Pediatrics.  Los padres que indicaron el proveedor de atención médica de sus niños, hablaron sobre los asuntos del peso con ellos fueron más propensos de percibir a sus hijos como niños con sobrepeso.  Ocho de cada diez niños cuyos padres reportaron que un proveedor de atención médica dijo que estaban sobrepeso también fueron percibidos como niños con exceso de peso por sus padres, comparados con sólo uno de cada diez niños sin que un proveedor de atención médica mencione que el niño estaba sobrepeso.

“Cada visita médica presenta una oportunidad para un dialogo abierto y honesto sobre el peso de un niño y cómo permanecer sano”, dijo la Dra. Lynn Silver, comisionada adjunta para la Prevención y el Control de Enfermedades Crónicas.  “Los cambios claves, como eliminar las bebidas azucaradas, aumentar la actividad física y reducir el tiempo al frente de la televisión, deben discutirse de forma preventiva.  La Ciudad también está trabajando para asegurar que los entornos donde los niños pasan tiempo, como las escuelas, las guarderías y programas extracurriculares, ofrezcan alimentos saludables y suficientes oportunidades para la actividad física.  Las familias, los proveedores de atención medica, los colaboradores comunitarios y los organismos gubernamentales deben trabajar unidos para cambiar la epidemia de la obesidad infantil”.

De acuerdo a los padres encuestados, un tercio de los niños de la Ciudad de Nueva York entre las edades de 6 a 12 años (33%) ven TV o juegan juegos de video por tres horas o más durante un promedio de un día a la semana.  Estos niños tienen más probabilidad de ser percibidos como niños con sobrepeso que los niños que ven menos TV (25% versus 15%).

Los niños necesitan por lo menos 60 minutos de actividad física diarios, pero los padres encuestados indican que solo 40% de los niños de 6 a 12 anos de edad reciben esa cantidad de actividad fuera de la escuela.  Los padres reportaron que uno de cada 10 niños (11%) no recibió ni una hora de actividad física en la última semana fuera de la escuela.  Los niños descritos como los que reciben por lo menos una hora de actividad física fuera de la escuela durante la semana pasada tuvieron la mitad de probabilidades que los niños inactivos de ser descritos como niños con sobrepeso (16% versus 32%).

Algunas formas en que la Ciudad está trabajando para frenar la obesidad infantil:
  • Más de 750,000 niños en edad escolar ahora reciben evaluación anual de su peso y niveles de condición física, en las escuelas públicas con tarjetas de calificación del NYC FITNESSGRAM.  Cada tarjeta de calificación incluye sugerencias para la alimentación saludable y la actividad física.


  • El Departamento de Educación utiliza un plan de estudios llamado Move to Improve para ayudar a que los niños en edad escolar reciban los 60 minutos de actividad física diarios recomendados.  El Departamento de Salud requiere 60 minutos de actividad física para los niños en las guarderías que regula.


  • Desde 2008, todos los alimentos financiados por la Ciudad en las escuelas, guarderías, programas extra curriculares y otros centros de cuidado infantil han tenido que cumplir con estándares de nutrición rigurosos.  A partir de este año, las máquinas expendidotas en las escuelas también deben cumplir estándares de nutrición altos.


  • El Programa Public Health Detailing del Departamento de Salud ha visitado cientos de proveedores para proporcionar adiestramiento y recursos para combatir la obesidad en los niños.


  • Organismos municipales colaboran en varias iniciativas centradas a la alimentación saludable incluyendo el proyecto local FRESH para animar a supermercados nuevos en áreas de mayor necesidad, gestiones para aumentar los Mercados de Agricultores en las áreas de bajos ingresos, y programas específicos – como los Green Carts, Healthy Bodegas, y Health Bucks – para ayudar a aumentar el acceso a alimentos saludables en las áreas con altas tasas de obesidad.


  • La Ciudad patrocina campañas educativas a fin de crear concientización sobre el consumo de las bebidas azucaradas, un contribuidor principal de la obesidad infantil.
Algunas formas en que las familias pueden mejorar la salud de los niños:
  • Elimine las bebidas azucaradas.  Las bebidas azucaradas como soda, bebidas deportivas y los tés dulces contribuyen a la obesidad infantil.  El jugo de frutas también es alto en azúcar, así que sírvalo en vasos pequeños.  El agua del grifo, la leche baja en grasa y el agua seltzer son mejores elecciones para los niños.


  • Reduzca el consumo de la comida rápida.  Si usted consume comida rápida, elija las opciones con menos cantidad de calorías.


  • Asegúrese que su niño reciba por lo menos una hora de actividad física por día.  Las opciones incluyen caminar, montar bicicleta, bailar, jugar baloncesto, nadar – lo que a ellos les guste y que los mantiene en movimiento.


  • Apague la TV y la computadora.  Limite el tiempo frente al televisor a una hora por día.


  • Hable con su proveedor de atención médica sobre cómo ayudar a su niño a mantener un peso saludable.
Fuentes de datos:  Encuesta de Salud Infantil 2009 y data del NYC FITNESSGRAM

La Encuesta de Salud Infantil es una encuesta telefónica, representativa basada en la población, realizada en 2009 por el Departamento de Salud.  Un padre, tutor u otro adulto informado (a quien se menciona arriba como “padres”) fue entrevistado acerca de la salud de un niño en el hogar seleccionado para una muestra total de 3,002 niños.  Todos los estimados son pesados contra la población infantil de la Ciudad de Nueva York entre los 0 a 12 años usando la Encuesta de Comunidades Estadounidenses de 2006-2008 (PUMS, en inglés).

El Departamento de Salud y el Departamento de Educación utilizan NYC FITNESSGRAM para medir el peso y la estatura de los niños, así como su condición física.  Más de 1.2 millones de padres y estudiantes de escuela pública de la Ciudad de Nueva York en Kindergarten al 12mo grado recibieron un informe en junio 2009 del NYC FITNESSGRAM.

###