Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 035-10
miercoles 28 de julio de 2010

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290
Susan Craig/Erin Brady: PressOffice@health.nyc.gov


El comisionado de Salud, Thomas Farley otorga a Spark’s Deli de Long Island City la primera calificación de A por las condiciones sanitarias

El nuevo sistema de calificación de restaurantes y un sitio Web ampliado permite a los consumidores acceso fácil a la información acerca de las prácticas de seguridad alimenticia de los establecimientos

Sparks Deli - photo courtesy of Google Maps
Photo: Google Maps

28 de julio 2010 – El miércoles en la mañana el Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH, en inglés) inició el sistema de calificación de restaurantes de la Ciudad de Nueva York, otorgando la primera calificación de A a un deli en Long Island City muy bien conservado. El comisionado de Salud, Dr. Thomas Farley presentó la calificación a los dueños José y Antonio Araujo, felicitándolos por un buen desempeño durante una inspección sanitaria inesperada. Proclamó al establecimiento como un modelo para los 24,000 más de la ciudad. “Ya sea una tienda del vecindario o un costoso sitio para cenar, cualquier establecimiento de comida puede preparar los alimentos de forma segura”, dijo. “Sparks ha dado un ejemplo”.

“Nos enorgullece ver esta A en nuestra ventana” dijo José Araujo. “Por muchos años nuestros informes de inspección han estado en el Internet, pero ahora podemos compartir la buena noticia con todo el que pase en la calle. Este letrero dice que nos importa la limpieza, y nos importa la seguridad de nuestros clientes”.

La nueva iniciativa – diseñada para aumentar la conciencia pública acerca de las condiciones sanitarias y promover mejores prácticas por parte de los operadores de restaurantes – requiere que todos los establecimientos coloquen las calificaciones en letras de A, B o C cerca de las entradas luego de una inspección de sanidad. El nuevo sistema también concentra recursos municipales en aquellos que presentan mayor riesgo para la salud pública inspeccionándolos más frecuentemente. La iniciativa, defendida por mucho tiempo por el senador estatal Jeffrey Klein, fue aprobada por la Junta de Salud Municipal en marzo. El martes, empleados de sanidad del DOHMH realizaron las primeras inspecciones de calificación.

Para complementar la exhibición de las calificaciones en los restaurantes, la Ciudad también develó una página Web renovada que facilita a los consumidores hallar los resultados actualizados y detallados para cualquiera de los 24,000 establecimientos de comida locales. La herramienta de búsqueda de la página clasifica a los establecimientos por nombre, condado, vecindario, código postal, clase de cocina o puntaje de inspección. Además puede buscar mediante varios datos a la vez (por ejemplo, restaurantes italianos con calificación A en Williamsburg, Brooklyn con menos de 14 puntos de violación durante inspecciones). El sitio ofrece mapas y direcciones de los restaurantes, e incluye un widget descargable que se puede colocar en otros sitios Web para permitir que los visitantes busquen los restaurantes directamente. La página también permite a los dueños de restaurantes resolver multas con la Ciudad a través de una herramienta en línea desarrollada por el Departamento de Informática y Telecomunicaciones (DoITT, en inglés).

Sanitary Inspection GradeBajo la nueva iniciativa, los restaurantes con calificaciones de A serán inspeccionados anualmente, pero los que obtengan puntuaciones menores serán visitados más frecuentemente. Un restaurante que reciba de 0 a 13 puntos de violación en una inspección inicial, recibirá una calificación de A, la que debe ser exhibida inmediatamente. Los restaurantes con más puntos tendrán la oportunidad de mejorar sus calificaciones en una re-inspección realizada poco tiempo después. Los que obtengan de 14 a 27 puntos en la re-inspección, recibirán una B, y los que obtengan 28 puntos o más recibirán una C. El Departamento de Salud continuará cerrando los establecimientos que presenten riesgos de salud inmediatos, y la Ciudad inspeccionará a los restaurantes con calificaciones de B o C más a menudo que los que reciban una A. Además de centrar recursos municipales en los establecimientos que necesitan mayor observación, este ciclo de inspección basado en riesgo dará a los restaurantes de bajo rendimiento oportunidades frecuentes para lograr calificaciones más altas. Si un restaurante desea refutar las violaciones, puede exhibir un letrero de “Calificación Pendiente” hasta que haya tenido la oportunidad de ser escuchado en una audiencia del Departamento de Salud.

“La mayoría de los restaurantes mantienen buenas condiciones, pero errores en la seguridad alimenticia causan muchas enfermedades prevenibles en la Ciudad de Nueva York”, dijo el comisionado Farley. “Las enfermedades transmitidas por los alimentos causan miles de visitas a los hospitales cada año, y cuestan a muchos neoyorquinos valiosos días laborables o de estudio. Haciendo pública la información de los resultados de inspecciones, otorgamos a los consumidores la información que quieren a la vez que instamos a los restaurantes a mejorar sus prácticas de preparación de los alimentos. Esto será favorable para la salud de los neoyorquinos y también – a medida que los operadores de restaurantes mejoran sus prácticas – favorable para la industria de restaurantes”.

La investigación de otras jurisdicciones muestra que el exhibir públicamente los hallazgos de las inspecciones ha mejorado los negocios, reducido las enfermedades trasmitidas por los alimentos y mejorado las inspecciones sanitarias para los restaurantes en general. Por ejemplo, cuando en 1998 la Ciudad de Los ángeles adoptó el sistema de calificación, solo 40 por ciento de los restaurantes recibieron una calificación de A. Un año después, aumentó a más de 70 por ciento, y en un lapso de cuatro años, a más de 80 por ciento.

La Ciudad también está trabajando en varios frentes para ayudar a los operadores de restaurantes a prepararse para el nuevo sistema de calificaciones y hacer las inspecciones más fáciles para los inspectores y dueños de restaurantes. Además de enviar por correo información detallada a todos los establecimientos afectados, y de publicarlo por Internet, el Departamento de Salud está realizando talleres en varios idiomas en los cinco condados a fin de explicar los procedimientos y responder preguntas. Hasta la fecha, más de 2,500 operadores de restaurantes, empleados de la cocina y personal han asistido a estos entrenamientos. Para conocer más acerca de la calificación de restaurantes, por favor visite nyc.gov/health.

###