Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 028-10
jueves 24 de junio de 2010

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290
Susan Craig/Zoe Tobin: PressOffice@health.nyc.gov


Hallazgos preliminares resaltan posibles beneficios para la salud como resultado del propuesto impuesto a las bebidas azucaradas

El estudio respaldado por el Fondo para la Salud Pública en Nueva York halla que un impuesto de un centavo por onza podría prevenir 145,000 casos de obesidad durante la próxima década, ahorrando a los residentes del estado de Nueva York $2 mil millones en costos de atención médica

24 de junio de 2010 – Un impuesto propuesto para las bebidas azucaradas podría prevenir 145,000 o más casos de obesidad en los adultos del estado de Nueva York durante la próxima década, según una nueva investigación de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad Columbia.  Al incentivar a los consumidores hacia las bebidas con menos calorías, el impuesto de un centavo por onza evitaría un estimado de 37,000 casos o más de diabetes tipo 2 durante el mismo periodo, de acuerdo al estudio – los residentes del estado ahorrarían casi $2 mil millones en costos de atención médica.

El Departamento de Salud y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York, (DOHMH, en inglés) encargó el estudio Mailman para ayudar a calcular el posible impacto de salud del impuesto propuesto por el gobernador David Paterson para ayudar a abordar la brecha presupuestaria de $9.2 mil millones del estado de Nueva York para el próximo año fiscal.  En su diseño actual, la medida propuesta impondría un impuesto especial de 1 centavo por onza ($1.28 por galón) a los refrescos.  Al mismo tiempo, la medida eliminaría los impuestos de ventas estatales y locales de agua embotellada, sodas de dieta y otras bebidas de 10 calorías o menos por cada 8 onzas de fluido.

Para calcular el posible impacto del impuesto de un centavo por onza, la  Dra. Claire Wang del Departamento de Política de Salud y Administración de la Mailman, analizó los datos disponibles acerca del consumo de las bebidas azucaradas, los riesgos de salud relacionados y los efectos del precio en el comportamiento de compra.  Los hallazgos, que serán presentados para su publicación en una revista científica revisada por colegas, sugieren que el impuesto daría a los consumidores un incentivo de cambiar a las bebidas de menos costo y calorías.  El impuesto aumentaría el precio de las bebidas azucaradas en un 20% a 25% en los sitios de venta, reduciendo el consumo en todo el estado en un 15% a 20%.  A nivel estatal, ese descenso en el consumo representaría 366 millones de calorías menos cada día, 134 mil millones de calorías menos cada año, y 1.3 billones en la próxima.  El informe predice que el impuesto tendría un efecto mayor en las personas entre las edades de 20 y 44 años y entre los grupos más afectados por la obesidad y la diabetes, incluyendo negros, hispanos y las personas de bajos ingresos.

El Departamento de Salud hoy hace un llamado a los legisladores para que consideren el paquete de impuesto propuesto como una forma de reducir las tasas de consumo, obesidad y los costos de atención médica en $209 millones por año.  Pero la Dra. Wang señala que un impuesto especial de un centavo por onza también generaría casi $937 millones al año en ingresos para el estado de Nueva York, incluyendo $404 millones para la Ciudad de Nueva York.  (Eliminar el impuesto en las bebidas con menos calorías reduciría el ingreso neto a casi $815 millones anualmente.)  “Estos ingresos fiscales podrían utilizarse posiblemente para generar aún más beneficios de salud para los residentes de Nueva York al financiar programas para promover la alimentación saludable y los estilos de vida activos para los adultos y los niños”, redactó ella.

“El tomar bebidas cargadas de azúcar aumenta el riesgo de obesidad y problemas asociados como la diabetes, enfermedad cardiaca, derrames, artritis y cáncer”, dijo el Dr. Thomas Farley, comisionado del DOH de la Ciudad de Nueva York.  “Solo en la Ciudad de Nueva York, la diabetes causa 20,000 hospitalizaciones, 3,000 amputaciones y 4,700 muertes cada año.  Sabemos que las bebidas azucaradas están alimentando esta epidemia – son la fuente principal de azúcar y el exceso de calorías en la dieta nacional – y sabemos que hasta un aumento modesto en el costo puede ayudar a moderar el consumo”.

El impuesto propuesto llega en un momento en que casi tres de cada cinco neoyorquino está sobrepeso o es obeso, al igual que casi 40% de los niños de escuelas públicas en la Ciudad de Nueva York – el triple de los índices durante los años ‘60.  En promedio, los estadounidenses ahora consumen de 200 a 300 calorías más cada día que hace 30 años.  Cada año, lLas enfermedades relacionadas a la obesidad le cuestan a los residentes del estado de Nueva York cerca de $8 mil millones en gastos médicos.

Este estudio fue financiado por el Fondo para la Salud Pública en Nueva York (FPHNY, en inglés), una organización filantrópica sin fines lucrativos dedicada a la promoción de la salud y el bienestar de todos los neoyorquinos.  La FPHNY implementa programas para atender las necesidades de salud pública y respalda las iniciativas que mejoran la salud de los residentes de la ciudad, sus familias y comunidades.  El Departamento de Salud utiliza fondos de la FPHNY para proyectos de investigación y programas de salud pública financiados con subvenciones.

Para más información sobre las bebidas y la obesidad, los neoyorquinos pueden llamar al 311 o visitar nyc.gov/health/obesity.

###