Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 026-10
viernes 18 de junio de 2010

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290
Susan Craig/Celina De Leon: PressOffice@health.nyc.gov


Nuevo informe del Departamento de Salud subraya la necesidad de seguir las gestiones para reducir la mortalidad relacionada al embarazo

La tasa de mortalidad materna local continúa siendo mayor que el promedio nacional; La vigilancia mejorada resalta las estrategias de prevención identificando las causas que contribuyen a la mortalidad materna

18 de junio de 2010 – Durante la última década, dar a luz se ha convertido mucho más seguro para las mujeres, pero el progreso en este país se ha detenido recientemente.  Ni la Ciudad de Nueva York ni el resto del país han visto un descenso significativo en las muertes maternas desde 1990, y la tasa local continua siendo superior que la de la nación.  En un esfuerzo para atender el problema, el Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH, en inglés) desde el 2002, mejoró su investigación sistemática de cada muerte materna en la ciudad, analizando expediente médicos, evaluando factores de riesgo, y examinando los procedimientos de los hospitales.  En un informe publicado en conjunto con la Academia de Medicina de Nueva York (NYAM, en inglés) el viernes 18 de junio, el Departamento presenta los hallazgos de esta gestión de vigilancia mejorada.

La tasa de mortalidad materna (MMR) es el número de muertes maternas que ocurrieron por cada 100,000 nacimientos vivos.  En esa medida, la tasa promedio de la Ciudad de Nueva York era doblemente alta que la de la nación (23.1 versus 11.8 por cada 100,000) entre 2001 y 2005.  El nuevo informe del DOHMH – Mortalidad Asociada con el Embarazo:  Ciudad de Nueva York 2001-2005 (Pregnancy-Associated Mortality:  New York City, 2001-2005) – va más allá de ese resultado para analizar las 161 mueres maternas que estuvieron relacionadas directamente al embarazo durante ese periodo.  Revisando cuidadosamente los historiales sociales y médicos de las mujeres, y las circunstancias de sus muertes, los autores del informe obtuvieron conocimientos que deben ayudar a quienes brindan cuidado, investigadores y funcionarios a desarrollar mejores estrategias de prevención.

“La mortalidad materna es un indicador principal de la salud de la mujer y la salud de las comunidades”, dijo el Dr. Thomas Farley, comisionado del Departamento de Salud.  “Es mucho menos común que de lo que era antes, pero es una experiencia devastadora para cualquier familia.  Al realizar esta vigilancia energética – y trabajando con proveedores de atención médica, colaboradores comunitarios y otros organismos municipales – podemos atender mejor los factores de riesgo subyacentes – y finalmente prepararnos mejor para emergencias obstétricas”.

“A pesar del buen trabajo que se realiza para reducir la mortalidad materna, se necesita más”, dijo la Dr. Jo Ivey Boufford, presidente de NYAM.  “Los expertos principales incluyendo funcionarios de salud locales y estatales han enviado un llamado de acción – un llamado para un enfoque sostenido e integrado que coordina programas de prevención, cuidado prenatal y primario, y parto.  Nueva York puede seguir estableciendo el estándar para mejorar la salud urbana, especialmente en torno al crucial tema de la mortalidad relacionada con el embarazo”.

Las causas principales de mortalidad materna son embolismo (coágulos de sangre), hemorragia (sangrado), enfermedad relacionada a la hipertensión, e infección.  Aunque las relaciones casuales no están muy establecidas, la mortalidad materna también está asociada con la pobreza, obesidad y enfermedad crónica subyacente.  El informe halla que de todas las mujeres que murieron por causas relacionadas con el embarazo, casi la mitad (49%) eran obesas y el 56% tenían por lo menos una condición de salud crónica como hipertensión o asma.  Ilustrando disparidades raciales significativas, el informe también muestra que las mujeres de negras eran siete veces más propensas que las mujeres blancas de morir por causas relacionadas al embarazo durante el periodo del estudio.  El informe además documenta las tasas de mortalidad relacionadas al embarazo son más altas para las mujeres de 40 años o más (63.0 por cada 100,000 versus 24.4 entre las mujeres menores de 40).

El sistema de vigilancia mejorado del DOHMH utiliza varias fuentes para identificar las muertes de mujeres durante el embarazo o en un lapso de un año después de que termina un embarazo.  Este método usa expedientes médicos, reportes de autopsia, y la información de actas de defunción y nacimiento para mejorar la determinación de casos y para ofrecer información sobre los factores médicos y sociales que contribuyen a las muertes maternas.  Por otro el contrario, la vigilancia estándar se enfoca en un subconjunto limitado de muertes (las que ocurren mientras una mujer está embarazada o dentro de 42 días siguientes al concluir un embarazo que están relacionadas a o empeoradas por el embarazo o su manejo) y se basa en el acta de defunción para identificar las muertes maternas.  El sistema de vigilancia mejorado proporciona una imagen más precisa de la mortalidad materna que el sistema estándar, permitiendo más planificación e intervención orientada.

El Departamento de Salud está comprometido a examinar cada muerte materna y a promover su salud.  El organismo está trabajando a fin de luchar contra la mortalidad materna a través de varias medidas e iniciativas.  Estos son algunos ejemplos:

  • Los investigadores del Departamento de Salud revisan los registros de muertes estatales y locales, así como los registros de la oficina del médico forense, para tomar cuanto caso sea posible.
  • Cuando se identifican muertes maternas mediante un acta de defunción, expertos obstétricos revisan los reportes médicos y de autopsias para identificar los factores de riesgo (como obesidad) y causas graves (como hemorragia).
  • El Comité de Revisión de Mortalidad Materna identifica y recomienda intervenciones para prevenir una muerte materna y atender disparidades raciales y socioeconómicas.  El comité incluye a representantes de la comunidad obstétrica, la oficina del médico forense, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York, El Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, en inglés), y organizaciones comunitarias. 
  • El Departamento de Salud realiza conferencias y emite alertas para educar a los proveedores obstétricos y otros participantes acerca de las causas de los resultados adversos del embarazo y las mejores maneras de prevenirlos.
  • Organismos municipales trabajan en varios frentes para prevenir la obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular, y otras condiciones de salud que aumentan el riesgo de complicaciones del embarazo.  Estas gestiones incluyen mejorar el acceso a alimentos saludables y a la actividad física.

Para leer el informe, Pregnancy-Associated Mortality: New York City, 2001-2005, visite http://www.nyc.gov/html/doh/downloads/pdf/ms/ms-report-online.pdf.

###