Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 013-10
lunes 22 de marzo de 2010

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290:
Jessica Scaperotti/Zoe Tobin: PressOffice@health.nyc.gov


Nuevo informe del Departamento de Salud subraya la necesidad importante de que los adultos ancianos se mantengan activos física y socialmente

La iniciativa ‘Age-Friendly NYC’ atenderá muchos de los asuntos planteados en el informe, ayudando a las personas mayores a evitar lesiones, controlar una enfermedad crónica y mantener su independencia

22 de marzo de 2010 – La población de personas en la tercera edad de la Ciudad de Nueva York está creciendo rápidamente, a medida que la expectativa de vida y la edad de los baby boomers aumentan.  Más de 1 millón de neoyorquinos ahora tienen 65 años o más, un aumento de 605,000 en 1950, y se espera que la cantidad alcance 1.35 millón en 2030.  En un nuevo informe, el Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH, en inglés) examina la salud de los neoyorquinos en la tercera edad y destaca los desafíos que esta población enfrenta.  Sólo el 24% de los adultos en edad avanzada de la Ciudad de Nueva York describen su salud como muy buena o excelente, comparado a 37% en todo el país, pero los organismos municipales están trabajando en varios frentes para promover un envejecimiento más saludable.  El nuevo informe muestra la importancia de Age-Friendly NYC, una colección de 59 iniciativas publicadas en agosto por el alcalde Bloomberg y el Departamento para las Personas Mayores (DFTA, en inglés).  Las iniciativas, diseñadas para ayudar a las personas mayores a mantenerse seguros, saludables y activos, incluyen convertir a los centros para ancianos en centros de salud y bienestar.  El nuevo informe del DOHMH está disponible en nyc.gov/health.

Self-reported health among older adultsLos neoyorquinos de la tercera edad enfrentan los mismos retos de salud que otros estadounidenses en envejecimiento.  Un 58% de los ancianos tienen presión arterial alta, local y nacionalmente, y la diabetes afecta al 23% de los neoyorquinos mayores (el índice nacional es 20% de los adultos de edad avanzada).  Los neoyorquinos mayores se realizan exámenes para detectar el cáncer del colon y del seno a tasas similares que los ancianos del país (69% y 78% respectivamente), pero el nuevo informe sugiere que son menos propensos a ser activos.  Casi un cuarto de los adultos mayores del país (23%) no reportan ninguna actividad física, pero 30% de los ancianos de la Ciudad de Nueva York dicen ser activos.  Las pautas de salud federales aconsejan que las personas de edad avanzada realicen todas las semanas por lo menos 150 minutos de ejercicio moderado, o 75 minutos de ejercicio intenso, a fin de mantener la salud y prevenir enfermedades crónicas.  Sin embargo, 25% de los hombres mayores y 33% de las mujeres mayores de la ciudad, reportan no actividad física.

“Necesitamos ayudar a los neoyorquinos mayores a permanecer lo más activos posible”, dijo el Dr. Thomas Farley, comisionado del DOHMH.  “El Departamento está trabajando con el DFTA y otros organismos municipales para asegurarse que nuestros vecindarios promuevan el envejecimiento activo proveyendo aceras adecuadas, cruces peatonales seguros y fácil acceso a parques y espacios verdes.  Además de ayudar a controlar el peso, prevenir la diabetes y enfermedades del corazón, el ejercicio moderado puede ayudar a los adultos de la tercera edad a mejorar el balance, prevenir caídas y reducir la tasa de declive emocional”.

NYC's oldest adults are at greatest risk of losing independence after a fall-related hospitalizationEl informe del DOH identifica a las caídas como la causa principal de lesiones graves entre los neoyorquinos de edad avanzada.  Los adultos mayores representan más de dos tercios de las hospitalizaciones relacionadas con caídas y muertes entre los adultos de la Ciudad de Nueva York, y el riesgo aumenta con la edad.  Las fracturas de las caderas representan más de un cuarto de las hospitalizaciones relacionadas con caídas para los adultos mayores de la ciudad (85 años o más).  Y cuando los ancianos son hospitalizados por caídas, casi la mitad son enviados a residencias para ancianos.

La iniciativa Age Friendly NYC establece un grupo de trabajo para abordar la prevención de caídas, y requiere varias medidas para ayudar a las personas mayores a recibir la actividad que necesitan a fin de mantener la fuerza y el balance.  Estas incluyen la formación de colaboraciones con clubes de salud para que los instructores puedan enseñar clases en los centros para ancianos.  El DFA también ha implementado el programa MarketRide, que usa autobuses del Departamento de Educación en horas no laborables para trasportar gratis a las personas mayores en los centros para ancianos a los supermercados para la compra alimentos saludables.  El informe Age-Friendly NYC, que describe esta y otras iniciativas, se encuentra en nyc.gov/aging.

Ha habido cierta mejora en la salud mental de los neoyorquinos de edad avanzada.  La proporción de personas mayores que reportaron trastornos mentales frecuentes cayó de 11% en 2005 a 7% en 2007.  Sin embargo, el informe sugiere que uno en cada seis de los ancianos de la ciudad (17%) carece de redes sociales sólidas – un factor de riesgo para la depresión y la mala salud.  El DFTA está encabezando iniciativas a fin de mantener a los adultos mayores activos y conectados, y para realizar evaluaciones para la depresión con el DOHMH y la Asociación de Salud Mental del Estado de Nueva York (MHANYS, en inglés).

Estas son algunas de las recomendaciones para permanecer sano, reducir las caídas, y estar saludable en la edad avanzada:

  • Hable con su proveedor de atención médica acerca de un plan de ejercicios adecuado.
  • Obtenga un examen de la vista, evaluaciones para el cáncer y vacunaciones anualmente, así como cuidado general físico y mental.
  • Conozca los riesgos asociados con el tomar medicamentos múltiples y pregunte a su médico si puede reducir la cantidad de medicamentos que toma.
  • Revise que no haya en su casa peligros de tropiezo como alfombras desordenadas o no seguras.
  • Identifique a alguien que pueda tomar decisiones de atención médica por usted de ser necesario.  Llame al 311 para solicitar un formulario de Poder Habiente para la Atención Médica (Health Care Proxy) que hará sus deseos claros.
  • Únase a uno de los 281 centros comunitarios para ancianos de la Ciudad de Nueva York y aproveche la programación para la salud y el bienestar gratis.
  • Los proveedores de atención médica pueden tener acceso a la publicación del DOHMH “Age-Friendly Primary Care” en nyc.gov/health  para más información y recursos sobre la atención primaria para los ancianos.

###