Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 008-10
miercoles 17 de febrero de 2010

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290
Jessica Scaperotti/Zoe Tobin: Pressoffice@health.nyc.gov


Entendiendo las disparidades en la salud en los cinco condados de la Ciudad de Nueva York

Antecedentes y actualizaciones del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York

17 de febrero de 2010 – En un informe publicado hoy, la Fundación Robert Wood Johnson clasifica a los condados en varias medidas de salud.  Como se esperaba, los hallazgos muestran disparidades significantes entre los condados en la mayoría de los estados, incluyendo a Nueva York.  Ya sea que los condados se clasifiquen por “resultados de salud” (tasas de enfermedad y muerte) o por “factores de salud” (características que influencian la salud), los condados con poblaciones minoritarias grandes y altas tasas de pobreza son clasificados consistentemente como menos saludables.  Los cinco condados de la Ciudad de Nueva York (distritos), Manhattan, Queens y Staten Island clasifican relativamente altos entre los 62 condados del Estado de Nueva York.  Brooklyn y el Bronx están al o cerca del final de la clasificación.

La Ciudad de Nueva York hace un seguimiento intensivo de los indicadores de salud como los que se usan en el informe junto con muchos otros.  El Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH, en inglés) utiliza los datos para elaborar políticas y programas y para observar sus éxitos en reducir las disparidades de salud.  Durante los últimos cuatro años la iniciativa municipal de salud, Take Care New York (Cuídate Nueva York), ha monitoreado indicadores claves de salud, y recientemente fijó nuevas metas para mejorar la atención médica, reducir el uso del tabaco y el alcohol, reducir las disparidades, y mejorar la salud de los vecindarios.  Las tres Oficinas de Salud Pública Municipal del organismo – ubicadas en Harlem, el Sur del Bronx y el Centro de Brooklyn – trabajan con los residentes de la comunidad para tratar las necesidades de salud incumplidas.  El DOHMH también patrocina programas diseñados para fortalecer a las familias y romper los ciclos de pobreza y mala salud mediante la crianza sólida (p.ej., el programa Newborn Home Visiting y la Asociación Enfermera – Familia (Nurse Family Partnership).

Continúan los desafíos mayores, como lo aclara el nuevo informe.  Pero en los últimos ocho años, la mayoría de las brechas entre los neoyorquinos se han reducido y la salud general de la ciudad ha mejorado notablemente.  La expectativa de vida ha aumentado en todos los condados.  La mortalidad infantil y las muertes por SIDA han disminuido.  Y las tasas de tabaquismo han caído – un cambio que mejorará los resultados de salud en las próximas décadas.  Este es un resumen breve del avance que la Ciudad de Nueva York ha logrado al tratar las disparidades de salud, y los retos que enfrentamos.

Expectativa de vida y muerte prematura

Fuentes:  Oficina de Estadísticas Demográficas, NYC DOHMH, Oficina de Biometría, 1992-2006; Censo de los EE.UU. 1990 y 2000; estimados de la población de vecindarios del DOHMH NYC, 2000-2006

 Las tasas de pobreza en los vecindarios son un factor predictivo sólido de la expectativa de vida en la Ciudad de Nueva York.  En 2004-2006, la expectativa de vida era 78 años en los vecindarios más pobres de la ciudad, comparado con 82 años en los más prósperos.  Pero esa brecha se ha reducido en la mitad desde 1992-1994, cuando se situó en ocho años.  Como indica la gráfica adjunta, los vecindarios más pobres de la ciudad han experimentado mayor aumento que los más ricos desde comienzos de los años ‘90.  Brooklyn y el Bronx han visto un aumento de expectativa de vida por un año o más desde el 2002.

Para mejorar la expectativa de vida, debemos asegurar que menos personas mueran prematuramente.  Los neoyorquinos negros e hispanos, y las personas que viven en vecindarios de alta pobreza, han sufrido por mucho tiempo extremamente de muerte prematura (muerte antes de los 65 años de edad).  Pero se conocen las causas de enfermedad y muerte evitables, y la Ciudad de Nueva York se ha movilizado a fin de enfrentarlas.  Cuídate Nueva York, la política municipal de salud integrada, se enfoca específicamente en 10 causas principales.  Desde su lanzamiento en 2004, la ciudad ha trazado un progreso significativo en la mayoría de las áreas de prioridad – y los cinco condados se han beneficiado.  Desde 2002, Brooklyn y el Bronx han visto una disminución en muerte prematura en 16%.  Estos son algunos ejemplos de las gestiones y logros municipales:

Reducir el uso del tabaco

El fumar continua siendo la causa principal de muerte evitable en la Ciudad de Nueva York.  Causa enfermedad cardiaca, derrame cerebral, cáncer y muchas otras enfermedades.  Las gestiones de la Ciudad de Nueva York contra el tabaco – como educación pública, servicios para dejar de fumar, restricciones para fumar en el hogar y mayores impuestos para los cigarrillos – han ayudado a reducir el índice de tabaquismo en toda la ciudad en 27% (más de 300,000 fumadores) desde 2002.  Durante el mismo periodo los fumadores adultos disminuyeron en 32% en el Bronx.  Desde 2003, el Bronx también ha visto una reducción de 55% en el tabaquismo entre los adolescentes.

Promover la actividad física y la alimentación sana

La obesidad y sus problemas de salud relacionados tienen un efecto desproporcionado en las áreas de mayor pobreza.  Los organismos municipales están trabajando en varios frentes para hacer a los vecindarios de bajos ingresos más propicios a la actividad física, mientras mejora el acceso a las frutas y verduras frescas.  

  • Desde 2005, las iniciativa Bodegas Sanas (Healthy Bodegas) ha trabajado con más de 1,000 bodegas en el este y centro de Harlem, el Sur del Bronx y el centro de Brooklyn para aumentar el acceso a los alimentos nutritivos como productos frescos, pan integral, leche baja en grasa, productos lácteos, y alimentos enlatados con menos sal y azúcar añadidas.
  • La iniciativa Carritos Verdes (NYC Green Carts) está ampliando el acceso a las frutas y verduras frescas en los vecindarios marginados otorgando permisos especiales para que los vendedores ambulantes las vendan.  Además la Ciudad apoya a los mercados de agricultores, mediante los cuales los residentes compran productos frescos y de precios asequibles a la vez que apoyan a los agricultores regionales.  Las Oficinas de Salud Pública del Distrito del DOHMH distribuyen los Health Bucks, por valor de $2 cada uno, que se pueden usar para la compra de frutas y verduras frescas en lugares participantes.
  • Shape Up New York ofrece programas para el buen estado físico en los parques de la Ciudad de Nueva York, centros comunitarios y viviendas públicas.  Las clases están abiertas para los adultos y niños.
Mejorar la salud del corazón

Aunque trabaja para prevenir las enfermedades cardiovasculares, el Departamento de Salud también trabaja para asegurarse que las personas con presión arterial alta conozcan el problema y se animen a manejarlo.  El organismo se ha unido a farmacias en el este y centro de Harlem, el Sur del Bronx, el norte y centro de Brooklyn para proveer máquinas para monitorear la presión arterial gratis.  Desde 2002, las muertes por enfermedades cardiovasculares han disminuido en los cinco condados, incluyendo Brooklyn y el Bronx.

Luchar contra el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual

El VIH y el SIDA tienen un efecto excesivo en las minorías y comunidades de bajos ingresos de la Ciudad de Nueva York, pero la tasa de mortalidad en toda la ciudad está disminuyendo y el DOHMH está trabajando con varios colaboradores comunitarios para promover la prevención, detección y el tratamiento.  Desde su lanzamiento en 2008, la iniciativa del DOHMH “El Bronx sí Sabe” (o The Bronx Knows) ha ofrecido pruebas de VIH voluntarias a casi 160,000 residentes del Bronx, incluyendo muchos de los 250,000 que nunca se habían hecho la prueba anteriormente.  En 2008 y 2009, las pruebas del VIH aumentaron casi 28% en el Bronx.  Las pruebas también pueden disminuir la propagación del VIH permitiendo que las personas conozcan su estatus.  Además puede salvar vidas haciendo posible que las personas con VIH reciban tratamiento y cuidado oportuno.

Criar niños sanos

La tasa de mortalidad infantil de la Ciudad de Nueva York ha disminuido en 20% desde 1998.  Aunque la tasa en toda la ciudad ha alcanzado niveles históricamente bajos, continúan las disparidades grandes entre los neoyorquinos de diferentes razas y niveles de ingreso.  Los organismos municipales están trabajando en varias iniciativas a fin de abordar las desigualdades restantes.  A través del programa Newborn Home Visiting del DOHMH, trabajadores de la salud realizan visitas a domicilio en comunidades de bajos ingresos para ayudar a nuevos padres a eliminar desencadenantes de asma y corregir los peligros de salud ambientales, como la pintura de plomo descascarada.  La Asociación Enfermera – Familia municipal va más allá, ofreciendo a las madres primerizas de bajos ingresos visitas regulares durante el embarazo y los dos primeros años de vida del bebé.

Mejorar la atención médica  

El Proyecto de Atención Primaria (PCIP, en inglés) del DOHMH ha desarrollado registros electrónicos de salud específicamente para mejorar la atención preventiva y primaria en los vecindarios más desatendidos de la ciudad.  El PCIP es parte de una gestión continua para mejorar la eficiencia, hacer a los proveedores más responsables, y reducir las visitas a las salas de emergencias y las hospitalizaciones por afecciones evitables.  Entre 2002 y 2006, el índice de hospitalizaciones evitables entre los adultos cayó en 15% en toda la ciudad, con descensos de 4% en el Bronx y 19% en Brooklyn.  Además, la Ciudad de Nueva York ha visto aumentos en la proporción de adultos que tienen un médico habitual.  En 2002, 71% de los residentes del Bronx reportaron tener un médico de atención médica primaria.  En 2008, la proporción ha aumentado a 81%.

Prevenir y detectar el cáncer

Uno de los tipos de cáncer más comunes – colorrectal – también es uno de los más fáciles de tratar en sus primeras etapas.  La conoloscopía previene las muertes por el cáncer del colon mediante la detección y el tratamiento de lesiones precancerosas antes de que se conviertan en mortales.  En los últimos ocho años las tasas de colonoscopía de la Ciudad de Nueva York han aumentado considerablemente, y las disparidades raciales y étnicas han prácticamente desaparecido.  De 2003 a 2008, el índice de detección entre los neoyorquinos de 50 años o más (por lo menos un examen en los últimos 10 años) aumentó de 43% a 62% en el Bronx y de 38% a 63% en Brooklyn.

Trabajar para mejorar la salud de los neoyorquinos requerirá una inversión en cuatro frentes:  mejorar el acceso a y la calidad de atención médica preventiva, promover las opciones de vida saludable, crear ambientes sociales y físicos que apoyen llevar una vida sana, y reducir la carga de pobreza y otras desventajas sociales.  Así como las nuevas clasificaciones de los condados aclara, aún queda mucho trabajo por hacer en estos frentes.  Esa labor está en marcha.

###