Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 001-10
viernes 8 de enero de 2010

CONTACTO: (347) 865-5598
Jessica Scaperotti/Erin Brady: PressOffice@health.nyc.gov


El Departamento de Salud y Salud Mental advierte que la temporada de influenza no ha terminado e insta a los neoyorquinos a vacunarse

Un informe nuevo sobre los pacientes hospitalizados en la Ciudad de Nueva York resalta la importancia de la vacunaciĆ³n para las personas con enfermedades subyacentes

8 de enero de 2010 – El Departamento de Salud y Salud Mental  (Department of Health & Mental Hygiene DOHMH, en inglés) recordó hoy a los neoyorquinos que la influenza todavía está circulando en la Ciudad de Nueva York y que la temporada aún no ha terminado. Es probable que el virus H1N1 persista durante los próximos meses y la influenza estacional también podría aumentar, como generalmente ocurre durante los meses de invierno. Afortunadamente, todavía hay tiempo para vacunarse (las vacunas para prevenir los dos tipos de influenza se encuentran ampliamente disponibles).

Este recordatorio se dio a conocer en la víspera de la Semana Nacional de Vacunación contra la Influenza (National Influenza Vaccination Week), un esfuerzo a nivel nacional patrocinado por el Departamento de Salud y Servicios Sociales (Department of Health and Human Services, HHS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC). También coincide con la publicación de un nuevo estudio realizado por los CDC y el Departamento de Salud y Salud Mental que apareció hoy en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (Morbidity and Mortality Weekly Report) de los CDC, el cual proporciona el análisis más completo hasta el momento de los primeros 99 pacientes hospitalizados a causa de la influenza H1N1 en la Ciudad de Nueva York la primavera pasada.

El informe, que está disponible en www.cdc.gov/mmwr, resume las características demográficas y médicas de los primeros pacientes hospitalizados. El informe indica que más de la mitad (59%) de los pacientes hospitalizados eran menores de 18 años, y que el 74% tenía una de las enfermedades subyacentes conocidas que pueden causar casos de influenza más graves. La enfermedad subyacente más común fue el asma, que se detectó en el 48% de los pacientes hospitalizados. Se observó obesidad en el 60% de los adultos y en el 18% de los niños, de los que se conoció el peso y la altura. El estudio enfatizó la importancia de la vacunación para las personas que presentan éstos y otros factores de riesgo de enfermedades graves o complicaciones por influenza. “La mejor forma de protegerse y proteger a sus seres queridos de contraer una enfermedad grave es vacunándose”, señaló el Dr. Thomas R. Farley, Comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York. “Las personas en los grupos prioritarios son quienes corren un mayor riesgo de hospitalización y muerte si se enferman. Por lo tanto no se arriesgue, vacúnese hoy.” 

El mes pasado, el Departamento de Salud y Salud Mental levantó todas las restricciones que quedaban relacionadas con la elegibilidad de la vacuna contra la influenza H1N1, mientras continúa centrándose en los grupos de mayor prioridad. Estos grupos incluyen mujeres embarazadas, personas de 6 meses a 24 años y adultos con problemas de salud crónicos como asma, diabetes o inmunodeficiencia. Los trabajadores del cuidado de la salud y las personas en contacto directo con bebés también se encuentran en la lista de prioridades debido a los riesgos que presentan para otras personas si ellos mismos se contagian. Pero debido a que la vacuna contra la influenza H1N1 está ahora completamente disponible, la agencia advirtió a los proveedores de atención médica que vacunen a las personas que tengan más de 6 meses de edad y que deseen protegerse contra la influenza H1N1.

Cada vez hay más evidencias que sugieren que las personas que son obesas y especialmente aquellas que son extremadamente obesas corren un mayor riesgo de tener enfermedades graves o complicaciones por la influenza. Por lo tanto, el Departamento de Salud y Salud Mental los insta a vacunarse lo antes posible. Se puede obtener la vacuna contra la influenza H1N1 en muchas farmacias de la Ciudad y por medio de los proveedores de atención médica. Cualquier persona puede encontrar el centro de vacunación más cercano usando el localizador de vacunas en nyc.gov/flu.

El Departamento de Salud y Salud Mental también insta a que las personas que aún no se vacunaron contra la influenza estacional lo hagan ahora. La influenza estacional, junto con la neumonía, se cobra más de 1,000 vidas en la Ciudad de Nueva York cada año. Además de salvaguardar a las personas de días o semanas con una enfermedad debilitante, la vacuna puede prevenir inasistencias a la escuela, consultas al médico y hospitalizaciones innecesarias. Cualquier persona que sea mayor de 6 meses se puede administrar la vacuna contra la influenza estacional, pero es especialmente importante que se vacunen las personas que pertenecen a los siguientes grupos:

  • Niños y adolescentes de entre 6 meses y 18 años de edad
  • Adultos de 50 años de edad o más, especialmente los mayores de 65 años
  • Mujeres embarazadas
  • Personas que tienen problemas de salud crónicos
  • Personas que se encuentran en hogares de ancianos y otros establecimientos de cuidado a largo plazo
  • Trabajadores del cuidado de la salud
  • Cualquier persona en contacto directo y diario con niños menores de 5 años de edad, especialmente aquellos en contacto con bebés menores de 6 meses
  • Cualquier persona en contacto directo y diario con adultos mayores de 50 años de edad o con personas que tienen problemas de salud crónicos

Para obtener más información sobre la influenza estacional y la influenza H1N1 y para buscar ayuda para vacunarse, visite nyc.gov/flu o llame al 311.

###