Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # j60-09
martes 1 de septiembre de 2009

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290
Health: Jessica Scaperotti/Erin Brady: PressOffice@health.nyc.gov
Schools: Marge Feinberg, MFeinbe@schools.nyc.gov


El Departamento de Salud y el Departamento de Educación anuncian política de inicio de clases y una iniciativa de vacunación escolar para la temporada de la influenza de otoño/invierno

La Ciudad realizará gestiones de vacunación, monitoreo y control de infección para disminuir la transmisión y evitar el cierre de escuelas

1ro de septiembre de 2009 – Al regresar la influenza a la Ciudad de Nueva York este otoño, el Departamento de Salud y Salud Mental (Department  of Health and Mental Hygiene, DOHMH, en inglés) trabajará intensamente con las escuelas, los padres y las comunidades a fin de evitar enfermedades entre los niños y los maestros, pero las autoridades de salud no planean cerrar las escuelas que experimenten actividad de la influenza.  En su lugar, siguiendo las recomendaciones de Kathleen Sebelius, secretaria de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés), Arne Duncan, secretario de Educación de Estados Unidos, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), el Departamento de Salud y el Cover Your Cough Departamento de Educación (DOE, en inglés) buscarán medidas estructuradas para disminuir la transmisión mientras continúan las clases y las actividades diseñadas.  Los objetivos principales del plan incluyen vacunar a los niños, mantenerlos en casa cuando se enfermen, acostumbrarlos a cubrirse la boca la boca y nariz cuando tosan y estornuden con un pañuelo desechable o con la manga de su camisa, y asegurándose que se laven las manos completa y frecuentemente.

Esta temporada, las escuelas pueden enfrentar dos variedades de influenza, al regresar la influenza estacional junto con el virus H1N1 que afectó a la ciudad durante la primavera.  Las escuelas no cierran a causa de la influenza normalmente, pero el DOHMH recomendó algunos cierres temporeros la primavera pasada porque el H1N1 era nuevo y se desconocía su impacto potencial.  Ahora que se entiende mejor al H1N1, los expertos coinciden en que las medidas convencionales del control de la infección son más adecuadas que el cierre de las escuelas.

“Los pasos necesarios para controlar la influenza en nuestras escuelas son sencillos”, escribieron Thomas Farley, comisionado del DOHMH y Joel I. Klein, canciller escolar en una carta junta resumiendo la política para los padres.  “Al vacunar a sus niños, mantenerles en casa cuando se enfermen, y enseñándoles la importancia de lavarse las manos y cubrirse la boca al toser, usted

puede ayudar a mantener a nuestras escuelas abiertas y seguras este año”.

La estrategia municipal para la próxima temporada incluye tres componentes básicos:

1. Vacunación.  A medida que la vacuna para la influenza H1N1 esté disponible este otoño, la Ciudad la distribuirá a proveedores de cuidado de la salud y también ofrecerá vacunas gratis a los estudiantes en edad escolar.  La Ciudad ofrecerá vacunación a los estudiantes en todas las escuelas primarias de la Ciudad de Nueva York, públicas y no públicas, y a los estudiantes mayores en lugares centrales en cada condado.  Cada escuela o centro realizará dos sesiones de vacunación, cerca de cada cuatro semanas de diferencia.  La coordinación y práctica dependerá del suministro de la vacuna contra el H1N1 y la disponibilidad de personal para administrarla.  Ningún niño será vacunado sin el consentimiento de un padre o tutor.

2. Control.  Desde el inicio del año lectivo, las enfermeras escolares usarán una base de datos de local para reportar la cantidad de estudiantes atendidos por enfermedad parecida a la influenza durante el día escolar.  La enfermedad parecida a la influenza, (o “ILI”, en inglés) se define como fiebre con tos o dolor de garganta.  En un informe público diario – publicado en Internet en www.nyc.gov/flu – la Ciudad incluirá las escuelas que reporten cinco o más casos de enfermedad parecida a la influenza en el día anterior.  El informe escolar diario también mostrará el índice de ausencia del día anterior de cada escuela pública, sin embargo es importante entender que la ausencia en sí no es una medida de actividad de la influenza.

3. Control de la infección.  Cada una de las 1,500 escuelas públicas locales empezará el año con una campaña para prevenir la influenza que incluye carteles, afiches e instrucciones en el aula sobre cubrirse la boca al toser y lavarse las manos.  Los baños serán equipados con jabón y toallas de papel continuamente, y los padres recibirán recordatorios escritos para mantener a sus niños en casa cuando se enfermen.  Si una enfermera escolar atiende en un día 5 o más casos de enfermedad parecida a la influenza, la escuela enviará una segunda carta a los padres enfatizando la necesidad de mantener en casa a los niños enfermos.

Si una escuela experimenta actividad de influenza excesiva – definida como 4 por ciento del alumnado (por lo menos 15 niños) atendidos por una enfermera escolar por enfermedad parecida a la influenza en un solo día – aun doctor o enfermera supervisora visitará la escuela a fin de evaluar la situación.  Además de organizar las gestiones de control de la infección, el supervisor de salud determinará si la escuela tiene estudiantes cuyas afecciones los ubican en alto riesgo de complicaciones de la influenza.  Si una escuela tiene una alta concentración de niños médicamente vulnerables, el DOHMH puede recomendar medidas de seguridad adicionales y puede considerar el cierre de la escuela como último recurso.

Cómo pueden los padres preparar a sus niños para la temporada de influenza del otoño
  • La vacunación es la mejor manera de prevenir la influenza.  Todos los niños de 6 meses a 18 años de edad deben vacunarse contra la influenza estacional.  Algunos niños menores de 9 años pueden necesitar 2 dosis, con 4 semanas de diferencia, para una protección completa.  Pregunte a su médico cuál es la dosis correcta para su niño.
  • Una vez disponible, los niños deben recibir la vacuna contra el H1N1.  La vacuna contra la influenza estacional no protegerá contra el virus H1N1.  Los niños de 6 meses a 18 años de edad necesitan una vacunación separada para el H1N1.  Esa vacuna estará disponible este otoño.  Las personas necesitarán 2 dosis, administradas por lo menos a 3 de diferencia.
  • El Departamento de Salud insta a los padres a buscar cuidado infantil de antemano por si sus niños se enferman y necesitan permanecer en casa durante varios días consecutivos.
  • Lea los carteles importantes, volantes, folletos, boletines y hojas informativas sobre la influenza y como controlarla.  Para información, llame al 311 o visite www.nyc.gov/flu, el centro de información único sobre la gripe de la Ciudad de Nueva York.

###