Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 057-09
lunes 31 de agosto de 2009

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290
Jessica Scaperotti/Erin Brady: PressOffice@health.nyc.gov


Nueva campaña pregunta a los neoyorquinos si están “Tomando las Libras”

El Departamento de Salud insta a los consumidores a elegir bebidas que contengan menos azúcar

31 de agosto de 2009 – Es difícil comer en exceso sin darse cuenta.  Por el contrario, la soda y otras bebidas azucaradas pueden sorprenderlo, añadiendo cada día cientos de calorías a su dieta sin ni siquiera llenarlo.  En una nueva gestión para destacar el impacto de salud de las bebidas azucaradas, el Departamento de Salud y Salud Mental (Department of Health & Mental Hygiene DOHMH, en inglés) está enfrentando a los neoyorquinos con una pregunta audaz:  ¿Está tomando las libras?  La nueva campaña de educación pública del organismo, que incluye carteles en el sistema de tren metropolitano, y un boletín de salud multilingüe, comienza hoy y se extenderá por tres meses.

Are you pouring on the pounds?La imagen característica de la campaña – en la que una botella de refresco, bebida “deportiva” o té frío azucarado se convierte en una masa de grasa a mientras llena el vaso – es un recordatorio crudo de cómo estos productos pueden conducir a la obesidad y problemas de salud relacionados.  Los anuncios instan a los neoyorquinos a reducir las bebidas azucaradas y en su lugar saciar su sed con agua, agua de seltzer o leche baja en grasa.  Muchas personas pueden mezclar una o dos cucharaditas de azúcar en el café, pero pocas saben que una botella de soda de 20 onzas puede contener 16 ½ cucharaditas de azúcar.

“Las bebidas azucaradas no deberían formar parte de nuestra dieta diaria”, dijo Thomas A. Farley, comisionado del Departamento de Salud.  “Tomar bebidas cargadas de azúcar aumenta el riesgo de obesidad y problemas relacionados, especialmente la diabetes y también enfermedades cardiacas, derrame cerebral, artritis, y cáncer”.

En promedio, los estadounidenses consumen en la actualidad 200 a 300 calorías más cada día que hace 30 años.  Casi la mitad de estas calorías adicionales provienen de bebidas azucaradas.  Cuando los investigadores del DOHMH encuestaron a los neoyorquinos adultos sobre su consumo de soda y otras bebidas azucaradas, los hallazgos mostraron que más de 2 millones consumen por lo menos un refresco u otra bebida azucarada cada día – tanto como 250 calorías por refresco.  El consumo diario se halló entre los residentes del Bronx, seguidos por los de Staten Island, Brooklyn, Queens y Manhattan.  El consumo de bebidas azucaradas es mayor entre los hombres que entre las mujeres, y frecuente especialmente entre los adultos de raza negra e hispanos de 18 a 44 años de edad.

Al igual que los adultos, los adolescentes del Bronx presentaron un alto consumo de bebidas azucaradas.  Cuando se le preguntó a los estudiantes de escuelas públicas si bebían por lo menos una soda al día durante una semana, la proporción de los que respondieron “sí” fue 29% en el Bronx, seguido por Staten Island (25%), Queens (23%), Brooklyn (22%) y Manhattan (21%).  Los adolescentes que consumen bebidas azucaradas obtienen un promedio de 360 calorías de estas cada día – y una cantidad por la que tendrán que caminar 70 cuadras para quemarlas.

Reconsidere sus bebidas

Are you pouring on the pounds?No es un secreto que con los años los refrescos han aumentado de tamaño.  La soda antes venía en botellas de 6.5-onzas.  Hoy en día, las latas de 12 onzas son consideradas pequeñas y son típicas las botellas de 20 onzas.  Un sólo refresco extra grande puede añadir tantas calorías como tres o cuatro latas de soda.

El jugo de fruta es más nutritivo que la soda, y muy poco consumido en porciones tan grandes, pero es igual de abundante en calorías.  La fruta entera tiene menos calorías y mucha fibra.

El Departamento de salud aconseja a los padres no servir a sus niños ponche de frutas, bebidas “deportivas” o de “energía” con sabor a frutas.  La mayoría de estos son bajos en nutrientes y altos en calorías vacías.  La mejor forma de mantenerse hidratado durante el ejercicio es bebiendo agua.  Las bebidas de café y té también acumulan más calorías de lo que muchos consumidores creen.  Con frecuencia los neoyorquinos se sorprenden al ver la cantidad de calorías enumeradas en los tableros de menú para estas bebidas populares.

El DOHMH recomienda estas estrategias sencillas a fin de evitar añadiendo libras:  si bebe café o té, ordénelo simple y endúlcelo usted mismo.  Si ordena una bebida azucarada, pida una “pequeña”.  Cuando compre bebidas, lea las etiquetas y elija los productos con menos de 25 calorías por cada ración de 8 onzas.  Y si le gusta las bebidas azucaradas, hágalas una delicia ocasional y no un alimento principal diario.

“Cuando las personas cuentan las calorías, muy a menudo olvidan incluir los líquidos”, dijo Cathy Nonas, directora de los programas de Actividad Física y Nutrición del DOHMH.  “Necesitamos empezar a pensar en la azúcar que se encuentra en las bebidas azucaradas como calorías no deseadas, o gastadas.  Estas calorías no proveen beneficios nutricionales y pueden llevar al aumento de peso.  El agua y otras bebidas sin calorías son una mejor opción”.

Los datos sobre el consumo de refrescos y bebidas azucaradas provienen de la Encuesta de Salud Comunitaria del DOHMH y del Estudio sobre Conductas de Riesgo en los Jóvenes.  Para más información, los neoyorquinos pueden visitar ww.nyc.gov/health/obesity o llamar al 311.

###