Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 011-09
miercoles 8 de abril de 2009

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: (212) 788-5290:
Jessica Scaperotti/Sara Markt: PressOffice@health.nyc.gov



Más de 2.5 millones de neoyorquinos no fumadores tienen residuos de humo tóxico de segunda mano en la sangre

La densidad de la población de la Ciudad de Nueva York aumenta la exposición al humo de segunda mano

8 de abril de 2009 ¾ Más de la mitad de los neoyorquinos no fumadores tienen elevados niveles de cotinina en sangre ¾ esto significa que recientemente estuvieron expuestos a humo tóxico de segunda mano en concentraciones lo suficientemente altas como para dejar residuos en el cuerpo. La cotinina, un subproducto de la descomposición de la nicotina, no es nociva, pero indica la exposición al humo de tabaco en el medio ambiente. Un estudio del Departamento de Salud y Salud Mental, divulgado en línea esta semana en la publicación “Investigación sobre tabaco y nicotina” (Nicotine and Tobacco Research), indica que el 57% de los neoyorquinos adultos (2.5 millones) tienen niveles elevados de cotinina, comparado con el 45% de los adultos en toda la nación, una conclusión que podría reflejar el carácter denso y urbano de la ciudad. El humo de segunda mano contiene muchos químicos nocivos. Se sabe que causa cáncer y enfermedades cardíacas en los adultos, además de graves problemas de salud en los niños.

Los datos provienen de la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición(Health and Nutrition Examination Survey), que se llevó a cabo en 2004, un año después de que entrara en vigencia la ley para mantener el aire libre de humo de la Ciudad de Nueva York. A pesar de que la ley protege a los no fumadores de los peligros del humo de segunda mano en el trabajo y en algunos lugares públicos, este estudio indica que muchos no fumadores no están totalmente protegidos. La creación de un hogar libre de humo es el paso más importante que los neoyorquinos pueden llevar a cabo para proteger a sus familias.

“El humo del tabaco es un contaminante tóxico”, dijo el Dr. Thomas R. Frieden, Comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York. “La mayoría de los no fumadores de la Ciudad de Nueva York están respirando químicos en el humo de segunda mano y esto aumenta las posibilidades de padecer cáncer y enfermedades cardíacas. Los hogares donde haya un fumador deben establecer una política de “prohibido fumar” en el hogar para proteger a la familia. Alentamos a todos los neoyorquinos fumadores a dejar de fumar, ésta es la mejor manera de proteger a los demás y protegerse ustedes mismos”.

“El estudio brinda más evidencia acerca de la característica invasiva del humo de segunda mano”, dijo la Dra. Jennifer Ellis, una ex epidemióloga del Departamento de Salud y Salud Mental y autora principal del estudio. “No está claro por qué los neoyorquinos están más expuestos, a pesar del índice relativamente bajo de fumadores en la ciudad. Probablemente, vivir y trabajar en espacios reducidos con otras personas nos ponga en mayor riesgo”.

En las aceras, incluso cerca de entradas a edificios y subterráneos, los no fumadores aún están inevitablemente expuestos al humo del tabaco. El gobierno federal ha adoptado reglamentos que prohíben fumar a 25 pies de las entradas a edificios federales para abordar quejas y preocupaciones de salud; otras ciudades y estados tienen reglamentos similares que afectan a todos los edificios.

Entre los neoyorquinos no fumadores, los adultos asiáticos son los que tienen más probabilidades de tener elevados niveles de cotinina (69%). Estudios de otras partes del país indican que los estadounidenses de

origen asiático, en particular los estadounidenses de origen chino, tienen más tendencia a fumar en el hogar. Los neoyorquinos con ingresos más bajos también tenían más probabilidades de estar expuestos que aquellos con ingresos más altos (63% comparado con el 54%).

ésta es la primera vez que los investigadores han utilizado análisis de sangre para evaluar la exposición al humo de segunda mano en la Ciudad de Nueva York, de manera que no se puede afirmar si los niveles de cotinina han aumentado o disminuido con el tiempo. Se adjunta el artículo completo.

El Departamento de Salud y Salud Mental está transmitiendo dos anuncios de servicio público por televisión, en los que resalta el efecto de fumar en la propia familia. Una campaña, denominada “Los cigarrillos están acabando con su vida y la de sus hijos” (Cigarettes Are Eating You and Your Kids Alive), ilustra los efectos del humo de segunda mano en los niños. Se transmitió por primera vez en 2008. Las imágenes gráficas en esta publicidad les recuerdan a los telespectadores que el humo de segunda mano hace que los niños sean más susceptibles a contraer neumonía o infecciones de los oídos y contribuye a problemas de salud para toda la vida, como el asma. La agencia está transmitiendo simultáneamente “Separación” (Separation), este anuncio muestra a un niño llorando en una estación de trenes luego de perder momentáneamente a su madre; un instante que tiene por objetivo dar un vistazo al dolor de perder a un padre de por vida por una muerte relacionada con el tabaco.

La realidad acerca del humo de segunda mano
  • El humo de segunda mano es tóxico. Los no fumadores que conviven con el humo de segunda mano tienen más probabilidades de padecer cáncer y enfermedades cardíacas. Las mujeres que conviven con humo de segunda mano son más propensas a tener bebés con bajo peso al nacer, partos prematuros y abortos espontáneos.
  • El humo de segunda mano es especialmente perjudicial para los niños. Cuando los padres fuman, los bebés son más propensos a morir a causa del síndrome de muerte súbita infantil (SIDS, por sus siglas en inglés). Los niños contraen más enfermedades, entre ellas, infecciones de oído y asma. Los adolescentes son más propensos a convertirse en fumadores.
  • No existe un nivel de exposición al humo de segunda mano que no represente un riesgo.
Consejos para reducir su exposición o proteger a su familia
  • Si fuma, deje de hacerlo. ésta es la mejor manera de proteger a su familia. Si necesita ayuda para dejar de fumar, pruebe la terapia de reemplazo de nicotina (parches o goma de mascar), la cual puede duplicar sus posibilidades de dejar de fumar exitosamente. Si desea más asistencia, llame al 311.
Iniciativas clave contra el tabaco del Departamento de Salud y Salud Mental

Hay más de 300,000 fumadores adultos menos actualmente que en el año 2002 en la Ciudad de Nueva York; esto representa una disminución del 21% en los fumadores adultos. El hábito del cigarrillo en los jóvenes ha disminuido un 52% durante el mismo período. El Departamento de Salud y Salud Mental se esfuerza por reducir el consumo de tabaco mediante ésta y otras iniciativas, entre ellas:

  • Campañas educativas antitabaco que ilustran los peligros y las consecuencias de fumar y los beneficios de dejar el hábito del cigarrillo.
  • Entrega de terapias de reemplazo de nicotina que aumentan mucho las posibilidades de que los fumadores dejen el cigarrillo para siempre. La agencia regala aproximadamente 60,000 kits cada año.
  • Hacer cumplir la Ley para Mantener el Aire Libre de Humo que protege a los neoyorquinos de los efectos perjudiciales del humo de segunda mano en el trabajo. El cumplimiento continúa alto, en un 95%.
Acerca de los datos

Los niveles de cotinina se han evaluado mediante la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición de la Ciudad de Nueva York, que se diseñó siguiendo el modelo de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (National Health and Nutrition Examination Survey, NHANES). El Departamento de Salud y Salud Mental evaluó los diferentes problemas de salud, desde diabetes hasta depresión, mediante la visita a hogares para recabar información. Los investigadores llevaron a cabo entrevistas personales, exámenes físicos y análisis de laboratorio. La encuesta se llevó a cabo en 2004 en una muestra representativa de adultos de la Ciudad de Nueva York de 20 años de edad o más. De las 1,999 personas inscriptas en la encuesta, 1,767 (88%) se sometieron a análisis para detectar niveles de cotinina.

La cotinina está presente en la sangre de las personas que fumaron o inhalaron humo de segunda mano recientemente; en los no fumadores se encuentra en cantidades menores que en los fumadores. Aquellas personas con un nivel superior a los 10 nanogramos por mililitro de sangre (ng/ml) se consideran fumadores, mientras que las personas con un nivel de 10 ng/ml o menos se consideran no fumadores que estuvieron expuestos al humo del tabaco recientemente. Un nivel elevado de cotinina se define como 0.05 ng/ml o más.

Acerca de la publicación

Estos datos se publicaron en “Investigación sobre tabaco y nicotina”, una publicación de Oxford Journals, una división de Oxford University Press, en nombre de la Sociedad para la Investigación sobre la Nicotina y el Tabaco (Society for Research on Nicotine and Tobacco). Para obtener más información, visite la página principal de la publicación; http://ntr.oxfordjournals.org/. La publicación solicita que los medios la reconozcan como fuente en todos los artículos.

No fumadores con niveles elevados de cotinina (>0.05 ng/ml), Ciudad de Nueva York y a nivel nacional

Ciudad de Nueva York

Nacional

%

%

Total

57

45

Edad

20-39

64

49

40-59

55

45

60+*

46

37

Sexo

Masculino

64

51

Femenino

51

40

Raza/grupo étnico

Blanca

55

43

Afroamericana*

57

63

Hispana

55

No hay datos disponibles.

Asiática

69

No hay datos disponibles.

Ingresos anuales

Menos de $20K*

63

57

$20K o más

54

42

* Indica que los datos de la Ciudad de Nueva York y del país no tienen diferencias importantes a nivel estadístico.

###