Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 001-09
lunes 5 de enero de 2009

CONTACTO: (212) 788-5290
Jessica Scaperotti/Sara Markt (pressoffice@health.nyc.gov)



El informe del Departamento de Salud vincula el consumo elevado de bebidas alcohólicas con el aumento en el riesgo de contraer VIH y otras enfermedades de transmisión sexual

5 de enero de 2009 – Los neoyorquinos que beben hasta emborracharse (binge drink) suelen tener muchas más parejas sexuales, lo cual aumenta el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual en comparación con aquellos que beben menos o son abstemios. Según el informe del Departamento de Salud publicado hoy, Consumo de alcohol y sexo riesgoso en la Ciudad de Nueva York (Alcohol Use and Risky Sex in New York City) los adolescentes que beben también son más propensos a involucrarse en comportamientos sexuales riesgosos, que incluyen tener varias parejas sexuales. El consumo de alcohol también puede ser el responsable de una mayor cantidad de transmisiones sexuales de VIH que el consumo de drogas, debido a que es mucho más común, particularmente entre hombres con alto riesgo que practican sexo con otros hombres (HSH).

Varias parejas por consumo de alcoholAproximadamente el 15% de los adultos (alrededor de 883,000) reportaron este tipo de consumo de alcohol, que se define como tomar cinco o más bebidas en una ocasión, al menos una vez al mes. El nuevo estudio, según los datos de la Encuesta de salud comunitaria (Community Health Survey) realizada en 2007 por el Departamento de Salud, demuestra que quienes beben de esta manera tienen  50% más probabilidad de reportar haber tenido entre dos y cuatro parejas sexuales el año pasado que los bebedores que no se emborrachan (y tres veces más que los abstemios). Tanto los que beben alcohol como los abstemios reportaron tener un alto índice de relaciones sexuales sin utilizar condones.

“Los que consumen grandes cantidades de alcohol son más propensos a tener varias parejas sexuales, lo que aumenta el riesgo de contraer VIH, otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) y embarazos no deseados”, explicó el Dr. Thomas R. Frieden, Comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York. “Muchos neoyorquinos reconocen que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de sufrir lesiones y accidentes automovilísticos, pero no reconocen estos otros riesgos. Reducir la cantidad de alcohol que las personas beben puede ayudar a prevenir la transmisión de VIH y otras ETS. Con índices crecientes de sífilis y VIH entre los hombres jóvenes que practican sexo con otros hombres (HSH), es importante observar cómo el consumo de alcohol puede estar contribuyendo al problema”.

El consumo de alcohol y la toma de riesgos sexuales entre los hombres que practican sexo con otros hombres

Los hombres que practican sexo con otros hombres (HSH) corren un alto riesgo de beber hasta emborracharse y de sufrir las consecuencias negativas. Uno de cada cuatro (24%) HSH declararon que beben hasta emborracharse, en comparación con uno de cada siete adultos (15%) en toda la ciudad. Además, los HSH que beben hasta emborracharse son doblemente propensos que los HSH abstemios, a haber tenido cinco o más parejas sexuales durante el pasado año (40% contra 21%).

Además de la Encuesta de salud comunitaria, el nuevo informe recoge información del proyecto de Vigilancia nacional del comportamiento relativo al VIH (National HIV Behavioral Surveillance), que se apoya en entrevistas realizadas a HSH en bares para homosexuales y otros lugares. Si bien no representan a los HSH en su totalidad, las entrevistas aportaron mayor información sobre un subconjunto de esta población. Dentro de este grupo, el 27% de los hombres que tuvieron parejas casuales dijeron estar bajo la influencia del alcohol durante su último encuentro sexual y el 12% estaban bajo la influencia del alcohol y las drogas. Entre los hombres que declararon tener 20 o más parejas sexuales durante el año pasado, casi la mitad (48%) estaban bajo la influencia del alcohol la última vez que tuvieron relaciones sexuales. El consumo de alcohol también redujo las posibilidades (de 86% a 65%) de que un hombre que tuvo relaciones sexuales anales receptivas (el acto más riesgoso) haya utilizado condones.

El consumo de alcohol y la toma de riesgos sexuales entre los adolescentes

La mayoría de los adolescentes de la Ciudad de Nueva York (65%) no bebe, pero el 14% declara que bebieron hasta emborracharse el mes anterior. Los adolescentes que informaron beber cualquier cantidad de alcohol durante el mes anterior eran dos veces más propensos que los abstemios a tener varias parejas sexuales (27% contra 11%). El informe también sugiere que el uso de los condones fue menos común (63%) entre los adolescentes que informaron haber consumido alcohol o drogas antes de tener relaciones sexuales que entre aquellos que estaban sobrios (72%).

Los adolescentes que beben alcohol tienen casi el doble de probabilidad de haber ocasionado un embarazo (9% contra 4%). Los varones que declararon tener relaciones sexuales bajo la influencia de las drogas o el alcohol eran tres veces más propensos a informar que alguna vez embarazaron a una adolescente (34% contra 10%).

¿Necesita ayuda con un problema relacionado con el alcohol?

Con el fin de minimizar los riesgos para la salud, los hombres no deberían tomar más de dos bebidas alcohólicas por día y las mujeres no deberían tomar más de una. Los neoyorquinos que piensan que tienen un problema con el alcohol o necesitan ayuda para dejar de beber en exceso pueden llamar al 311 y preguntar por LifeNet o al 1-877-AYúDESE (877-298-3373).Do you have a drinking problem? También se encuentran disponibles condones NYC gratuitos en toda la ciudad. Para obtener más información, llame al 311 o visite www.nyc.gov/condoms.

Opciones de regulación

Las intervenciones que demostraron reducir los riesgos para la salud asociados con el consumo perjudicial de alcohol incluyen:

  • Mantener la edad mínima para el consumo de alcohol en 21 años.
  • Aumentar el cumplimiento de la ley que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas a los jóvenes.
  • Aumentar los impuestos sobre el alcohol, cuyo valor ha disminuido por la inflación durante los últimos 50 años.
Acerca de los datos

El nuevo informe recoge información sobre el comportamiento relacionado con el consumo de alcohol de la Encuesta de salud comunitaria de la Ciudad de Nueva York. La encuesta se realiza anualmente y por teléfono a aproximadamente 10,000 adultos neoyorquinos (de 18 años o mayores). La información sobre los adolescentes proviene de la Encuesta de comportamientos riesgosos en los jóvenes de la Ciudad de Nueva York (New York City Youth Risk Behavior Survey, YRBS) que consiste en un cuestionario anónimo autoadministrado y llevado a cabo, cada año de por medio, en las escuelas secundarias públicas de la Ciudad de Nueva York. La información sobre los HSH con alto riesgo en lugares para homosexuales proviene del proyecto de Vigilancia nacional del comportamiento relativo al VIH, que fue llevado a cabo en 2004 y 2005. El informe Consumo de alcohol y sexo riesgoso en la Ciudad de Nueva York está disponible en línea en: http://www.nyc.gov/html/doh/downloads/pdf/survey/survey-2008alcohol.pdf

###