Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 052-08
miercoles 23 de julio de 2008

CONTACTO: (212) 788-5290
Jessica Scaperotti/Sara Markt (pressoffice@health.nyc.gov)


Un estudio realizado por el Departamento de Salud demuestra que los médicos muchas veces desconocen el comportamiento sexual de sus pacientes

Sin un diálogo franco entre los médicos y los hombres que tienen sexo con otros hombres, se pierden oportunidades importantes para la prevención del VIH.

23 de julio de 2008 - No pregunte, no diga. Este impulso puede ayudar a evitar conversaciones incómodas, pero es una mala estrategia para disminuir la propagación del VIH. Cuando los proveedores de atención médica conocen el comportamiento sexual de sus pacientes, pueden ayudarlos a prevenir infecciones a través de pruebas, asesoramiento y otros servicios. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por el Departamento de Salud indica que esas oportunidades suelen perderse. En una encuesta realizada en la Ciudad de Nueva York a hombres que practican sexo con otros hombres, los investigadores descubrieron que el 39% de ellos no reveló su orientación sexual a sus médicos, una omisión que reduce en gran medida sus probabilidades de hacerse la prueba del VIH. Los menos propensos a revelar sus actividades sexuales son los hombres afroamericanos, hispanos y asiéticos que mantuvieron relaciones sexuales con otros hombres.

Características
de los hombres
que tienen sexo
con
otros hombres

% que no ha
revelado su
comporta-
miento
al médico

General

39%

Blancos

19%

Afroamericanos

60%

Hispanos

48%

Asiáticos

47%

Autodenomi-nados  como
 homosexuales

22%

Autodenomi-nados  
como bisexuales

100%

El estudio, publicado este mes en Archives of Internal Medicine, analizó los datos de la Encuesta Nacional sobre Comportamiento de VIH de los Centros para el Control de Enfermedades de 2004-2005 que analiza el comportamiento riesgoso de los hombres de toda la nación que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH). Para la encuesta se realizaron entrevistas anónimas a hombres en bares y clubes para homosexuales, les hicieron la prueba del VIH y les ofrecieron servicios médicos y sociales según fuera necesario. El Departamento de Salud analizó los datos correspondientes a los 452 participantes encuestados que vivían en la Ciudad de Nueva York.

El estudio demostró que los hombres que revelan haber tenido relaciones sexuales con otros hombres duplicaban sus posibilidades de haberse hecho la prueba del VIH (63% a 36%) en comparación con quienes no lo revelan. La baja tasa de pruebas del VIH entre aquellos que no revelan su comportamiento sexual sugiere que, en la Ciudad de Nueva York, los proveedores de atención médica continúan realizando pruebas del VIH basadas en el riesgo. Esto significa que los proveedores no ofrecen la prueba a los pacientes a menos que sepan que existe un factor de riesgo para el VIH. Las pautas nacionales actuales, adoptadas en 2006 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, exhortan a los proveedores de atención médica a ofrecer la prueba del VIH a todos los pacientes de 13 a 64 años de edad.

“Los proveedores de atención médica deberían hacer regularmente la prueba de VIH a los pacientes”, comentó la Dra. Elizabeth Begier, una de las coautoras del estudio y Directora de Epidemiología del VIH. “También deberían preguntarles sobre otros comportamientos que

pueden ponerlos en riesgo. Y los neoyorquinos no deberían dudar sobre hablar francamente con sus proveedores de atención médica. Ser sincero sobre su comportamiento sexual al momento de visitar al médico de su elección le ayudaré a obtener los servicios y la información necesaria para mantenerse saludable.”

Los resultados del estudio también revelan que así como los médicos pueden dudar en preguntarles o no a sus pacientes sobre sus précticas sexuales, los HSH suelen ser reacios a dar voluntariamente ese tipo de información, especialmente si no se consideran homosexuales. Si bien la tasa global de revelación fue sólo del 61% entre los HSH en la Ciudad de Nueva York, la tasa aumentó a 78% entre aquellos que se identifican como homosexuales. Es posible que estos hombres tengan menos aprensión sobre la forma en que se percibe su homosexualidad y sean més propensos a comentérselo al médico.

“Estos resultados demuestran que el estigma de la homosexualidad puede ser perjudicial para la salud de las personas”, expresó la Dra. Monica Sweeney, Subcomisionada. “Debido al temor y a la discriminación que siguen afectando al hecho de declararse homosexual, estamos perdiendo oportunidades de detener la propagación del VIH.”

Las tasas de revelación variaron ampliamente también entre diferentes grupos raciales y étnicos. Entre los HSH encuestados en la Ciudad de Nueva York, los afroamericanos fueron tres veces més propensos que los hombres de raza blanca a decir que no habían hablado de su vida sexual con sus médicos. Hablar de la vida sexual fue aún menos común entre hombres hispanos y asiéticos (ver la tabla). Los resultados concuerdan con estudios anteriores que sugieren que los hombres de color son menos propensos que los blancos a aceptar el término “homosexual” o a considerarse a sí mismos homosexuales. Es més probable que se denominen bisexuales o heterosexuales, probablemente debido al estigma atribuido a la homosexualidad en muchas comunidades minoritarias. En el estudio actual, el 78% de los hombres que se identificaban a sí mismos como bisexuales eran afroamericanos o hispanos, y ninguno de ellos había revelado su orientación sexual a su proveedor de atención médica.

Hay otros subgrupos que también son menos propensos a revelar sus précticas sexuales. Los hombres de 28 años o més son més propensos a revelar esa información a sus médicos que los hombres més jóvenes (69% a 52%). Los hombres nacidos en los Estados Unidos son més propensos a revelar sus précticas que los inmigrantes (64% a 52%), y la tasa de revelación de información es mayor entre aquellos que han recibido més educación.

Conozca su estatus en relación con el VIH. Hégase la prueba
  • Si usted ha tenido relaciones sexuales o se ha inyectado drogas (aunque sea una sola vez), hégase la prueba del VIH.
  • Ahora existen pruebas répidas, con resultados en menos de una hora.
  • Si se ha contagiado el virus, puede recibir tratamiento médico que puede ayudarlo a sentirse mejor y vivir més tiempo. También puede evitar contagiar a otros.
Protéjase y proteja a los demés
  • No tener relaciones sexuales es la manera més segura de protegerse del VIH y de otras enfermedades de transmisión sexual.
  • Si usted tiene relaciones sexuales, puede reducir el riesgo de contraer o propagar el VIH teniéndolas solamente en una relación de monogamia mutua con una pareja que no esté infectada por el virus.
  • Siempre use un condón de létex cuando tenga relaciones sexuales, ya sean vaginales, anales u orales. La ciudad de Nueva York ofrece condones gratuitos: NYC Condoms. Llame al 311 o visite nyc.gov/condoms.
  • Limite el número de personas con quienes tiene relaciones sexuales. Mientras més parejas tenga, mayor seré el riesgo. Las relaciones sexuales con personas que no conoce también aumentan el riesgo.
  • Evite el consumo de alcohol y drogas cuando tenga relaciones sexuales. Estar alcoholizado o drogado dificulta tener presente que debe usar condones.
Algunas actividades son més riesgosas que otras

Según las mejores pruebas disponibles:

  • Tener relaciones sexuales anales receptivas es el acto sexual més riesgoso, 5 veces més riesgoso que tener relaciones vaginales receptivas y 50 veces més riesgoso que el sexo oral receptivo.
  • Tener relaciones anales o vaginales con penetración es 10 veces més riesgoso que el sexo oral con penetración.
  • El sexo oral tiene riesgos para ambos participantes, pero es menos riesgoso que otras actividades sexuales con penetración.
  • Los condones reducen enormemente el contagio del VIH para ambos participantes en el sexo anal, vaginal u oral.

El Departamento de Salud se esfuerza para contribuir a que més neoyorquinos sepan su estatus

El Departamento de Salud trabaja rigurosamente para aumentar las pruebas del VIH y para que éstas se realicen de forma més rutinaria. La agencia inició recientemente un esfuerzo para aumentar las pruebas del VIH en el Bronx. Trabajando con decenas de proveedores médicos y miembros de la comunidad de todo el distrito, la iniciativa El Bronx sí sabe tiene como objetivo ayudar a que todos los adultos del Bronx sepan su estatus del VIH dentro de los próximos tres años, y asegurar que las personas que sean VIH positivas reciban atención.

Las Clínicas para Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) del Departamento de Salud ofrecen pruebas del VIH seis días a la semana en 10 lugares diferentes en los 5 distritos. En 2007 se realizaron cerca de 60,000 pruebas, el doble de las realizadas en 2002. Los neoyorquinos pueden entrar, hacerse la prueba y recibir los resultados en una hora. Se puede llamar al 311 para obtener información sobre la ubicación de las clínicas.

###