Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 095-07
lunes 26 de noviembre de 2007

CONTACT INFORMATION FOR MEDIA: (212) 788-5290
Jessica Scaperotti (jscapero@health.nyc.gov)
Sara Markt (smarkt@health.nyc.gov)
Celina De Leon (cdeleon@health.nyc.gov)


EL DEPARTAMENTO DE SALUD LANZA UNA NUEVA CAMPAÑA PUBLICITARIA CONTRA EL TABACO

Los anuncios de la televisión responden a historias personales de fumadores

CIUDAD DE NUEVA YORK – 26 de noviembre de 2007 – La mayoría de los fumadores pueden enumerar los cuantiosos efectos que el cigarrillo produce en la salud (por ejemplo, cáncer de pulmón, cáncer de garganta, enfisema, enfermedades del corazón) pero sólo algunos valoran de verdad los retos que enfrentan aquellos que luchan contra la adicción. Durante más de un año, el Departamento de Salud ha dirigido grupos de análisis y ha realizado entrevistas exhaustivas para informarse más sobre los problemas que les preocupan a los fumadores y lo que les motiva a dejar de fumar. Durante las entrevistas y las conversaciones de grupo, los fumadores sostuvieron que ellos mismos se distancian de las consecuencias fatales que provoca fumar y que prometen dejar de hacerlo otro día. En una nueva campaña publicitaria de televisión, el Departamento de Salud aborda estos retos. “Es difícil dejar de fumar”, plantea el eslogan. “Más difícil es no dejarlo”.

Hay más de un millón de fumadores en la Ciudad de Nueva York”, sostuvo el Dr. Thomas R. Frieden, Comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York. “Esta nueva campaña publicitaria se diseñó para abordar los obstáculos que los fumadores enfrentan cuando intentan dejar de fumar. A los fumadores les resulta difícil dejar de fumar, pero no dejarlo podría costarles su salud y su vida”.

En las entrevistas y conversaciones de grupo, los fumadores analizaron la necesidad de alejarse de las crudas realidades que genera el hábito de fumar, al convencerse a sí mismos de que las enfermedades relacionadas con el cigarrillo, como el cáncer, fueron ocasionadas por otros factores. Algunos fumadores dijeron que probablemente no dejarían de fumar a menos que se les diagnosticaran una enfermedad relacionada con el hábito.

Para abordar estos temas, la publicidad relaciona declaraciones de fumadores que todavía no han podido dejar de fumar con las de fumadores que sufren los estragos de las enfermedades relacionadas con el tabaco.

“No puedo pasar más de unas horas sin un cigarrillo”, sostiene un hombre de veinte años aproximadamente. “No puedo caminar más de unos metros sin el tanque de oxígeno”, susurra un paciente que se está muriendo por una enfermedad relacionada con el tabaco.

La publicidad, producida inicialmente para el Departamento de Servicios de Salud de California, plantea un nuevo enfoque para ayudar a las personas a dejar de fumar a través del contramarketing. Si bien los anuncios publicitarios del Departamento de Salud con anterioridad describieron gráficamente el daño físico que ocasiona fumar, los nuevos anuncios enfatizan las barreras psicológicas que experimentan los fumadores.

Para complementar estos anuncios publicitarios, la campaña utiliza una segunda publicidad, denominada Esponja, para destacar el daño y los riesgos a largo plazo vinculados con el hábito de fumar. En la publicidad, lodo negro cae desde una esponja hacia un vaso de laboratorio, lo cual demuestra la cantidad de alquitrán que absorben los pulmones de un fumador en el transcurso de un año.

Dejar de fumar es lo más importante que puede hacer por su salud.

Existen muchos beneficios para su salud al dejar de fumar y comienzan 24 horas después de hacerlo.

En 24 horas

• Disminuye su riesgo de ataque cardíaco.

En 2 días

• Mejora su habilidad para saborear y oler.

Entre 2 y 3 semanas

• Mejora su circulación.
• Puede caminar más fácilmente.
• Mejora su función pulmonar.

En 1 mes

• Disminuyen la tos, congestión sinusal, fatiga y dificultad para respirar.
• Los pulmones comienzan a repararse, reduciendo la posibilidad de infección.

En 1 año

• Se reduce a la mitad su riesgo de enfermedades del corazón.

En 5 años

• Se reduce aproximadamente a la mitad su riesgo de cáncer de boca, garganta y esófago.
• Comienza a reducirse el riesgo de enfermedades del corazón y derrames cerebrales.

En 10 años

• El riesgo de cáncer de pulmón es aproximadamente la mitad que el de los fumadores regulares.

En 15 años

• El riesgo de enfermedades del corazón regresa al nivel de las personas que nunca han fumado.

 

Diez maneras para que sea más fácil dejar de fumar

  1. Prepárese.
    Haga una lista de sus motivos para dejar de fumar y léala con frecuencia.
  1. Escoja una fecha para dejar de fumar.
    Deshágase de ceniceros y encendedores, y bote todos los cigarrillos.
  1. Tenga un auto y una casa libres de humo.
    Es más saludable para los demás y le ayudará a resistir el deseo de fumar.
  1. Busque apoyo y ánimo.
    Cuéntele a su familia, amigos y compañeros de trabajo que está dejando de fumar y pídales su apoyo.
  1. Busque un compañero para dejar de fumar.
    Pídale a un fumador que deje de fumar con usted, o encuentre a alguien que ya ha dejado de fumar con quien usted pueda hablar para pedir apoyo.
  1. Identifique qué provoca las ganas de fumar.
    El alcohol, el café y el estrés pueden hacer que usted sienta ganas de fumar. Lo mismo puede suceder al ver fumar a otros. Pídales a los fumadores que conoce que no fumen delante de usted.
  1. Considere tomar medicamentos.
    El parche o chicle de nicotina y los medicamentos como el Zyban (bupropión) y Chantix (vareniclina) reducen significativamente las ansias de fumar y duplican la posibilidad de éxito. Consulte con su médico.
  1. Ayúdese a sobrellevar la situación.
    Beba mucha agua para reducir las ansias. Haga ejercicio para liberarse del estrés y mejorar su estado de ánimo y su salud. Una caminata rápida generalmente surte efecto.
  1. Elimine de su mente el deseo de fumar.
    Hable con un amigo cuando sienta ganas de fumar. Manténgase ocupado con tareas simples, coma refrigerios saludables, camine o mastique un chicle. Manténgase alejado de lugares y situaciones que asocie con el hábito de fumar.
  1. Aléjese del primer cigarrillo.
    Fumar aunque sea un cigarrillo puede hacer que vuelva a empezar. Las ansias de fumar disminuirán entre más tiempo se mantenga sin fumar. Si puede dejar de fumar durante 3 meses, probablemente deje de fumar para siempre.

Si bien la Ciudad de Nueva York actualmente tiene 240,000 fumadores menos que en 2002, una reducción del 20%, muchos neoyorquinos todavía están luchando para dejar de fumar. Invitamos a las personas que necesitan ayuda a llamar al 311 para obtener asistencia.

###