Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Press Release

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 076-07
miercoles 29 de agosto de 2007

CONTACT INFORMATION FOR MEDIA:
(212) 788-5290
Geoffrey Cowley (gcowley@health.nyc.gov)
Celina De Leon (cdeleon@health.nyc.gov)
Sheryl Tirol-Goodwin (stirolgo@health.nyc.gov)


UNO DE CADA OCHO TRABAJADORES DE RESCATE Y RECUPERACIÓN DEL WTC SUFRIÓ TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO

Nuevos hallazgos del Registro de Salud del World Trade Center indican que los índices fueron superiores entre los trabajadores voluntarios e inferiores entre los agentes de policía

CIUDAD DE NUEVA YORK – 29 de agosto de 2007 – El Departamento de Salud informó hoy que miles de trabajadores de rescate y recuperación del World Trade Center todavía sufren consecuencias graves de salud mental tres años después de la catástrofe. Los nuevos hallazgos  publicados por el Registro de Salud del World Trade Center demuestran que uno de cada ocho trabajadores de rescate y recuperación (12.4%) posiblemente sufrió un trastorno de estrés postraumático, al ser entrevistado en 2003 y 2004. Los resultados fueron publicados hoy en el American Journal of Psychiatry, que está disponible en Internet en www.ajp. psychiatryonline. org (en ínglés) (enlace directo: http://ajp.psychiatryonline.org/cgi/reprint/164/9/1385).

Tipo de trabajador

Porcentaje con PTSD en 2003 y 2004

Todos

12.4%

Voluntario no afiliado

21.2%

Construcción, ingeniería

17.8%

Bombero

12.2%

Otro empleado del gobierno

11.8%

Servicios de Emergencia Médica

11.6%

Sanidad

10.6%

Voluntario de una organización

7.2%

Policía

6.2%

Este nuevo informe se basa en la encuesta inicial del Registro de Salud del World Trade Center realizada a casi 30,000 trabajadores de rescate y recuperación. Se encuestó desde agentes de policía y bomberos hasta integrantes del clero y obreros de la construcción. El predominio del trastorno de estrés postraumático (post-traumatic stress disorder, PTSD) difería significativamente según la ocupación laboral, con índices que variaban desde el 6.2% entre los agentes de policía hasta 21.2% entre los voluntarios no afiliados (personas que no trabajaban en una organización como la Cruz Roja). Si se toma como referencia cualquier punto en el tiempo, en la población de los Estados Unidos la preponderancia del PTSD es del 4% aproximadamente.

Al igual que los voluntarios no afiliados, los trabajadores que no se dedican a las emergencias, sino que trabajan en la construcción, ingeniería y sanidad, también sufrieron índices particularmente elevados de PTSD. Es poco probable que estos trabajadores hayan participado en una capacitación de preparación para situaciones catastróficas o hayan tenido experiencias previas de emergencias, las cuales ayudan a atenuar el trauma psicológico.

Las personas que comenzaron a trabajar el 11 de septiembre o poco después, o que trabajaron durante períodos prolongados, también fueron más vulnerables a padecer de PTSD. Para todas las profesiones, con excepción de la policía, el riesgo de sufrir un PTSD fue mayor entre aquellos que trabajaron en el lugar del hecho durante más de tres meses. Los resultados indican que trabajar durante periodos más breves y limitar la exposición de aquellos que experimentaron una menor cantidad de situaciones traumáticas, puede ayudar a reducir los índices de PTSD en futuras situaciones de emergencia.

“El trastorno de estrés postraumático puede tener consecuencias devastadoras, y afecta a las familias y a la vida laboral de las personas que lo padecen”, dijo el Dr. Thomas R. Frieden, Comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York. “Las personas con PTSD también tienen más probabilidades de sufrir depresión y abuso de sustancias.  El Registro nos ayuda a evaluar la persistencia de estos problemas en el tiempo. Además, nos ayuda a informar al público y a la comunidad médica sobre las consecuencias para la salud de la catástrofe del 11 de septiembre para que todos puedan obtener la mejor atención médica posible”.

La encuesta indicó que los bomberos sufrieron de PTSD casi dos veces más que los agentes de policía (12.2% contra 6.2%), un resultado que coincide con las investigaciones anteriores. La discrepancia no se ha aclarado, pero los autores ofrecen varias explicaciones posibles. Puede reflejar las rigurosas pruebas de selección por las que pasan los reclutas de la policía, pero podría indicar también el ocultamiento de información de estos hechos por parte de los agentes de policía que temen ser juzgados como no aptos para sus tareas. Además, los bomberos perdieron seis veces más compañeros que los agentes de policía, lo que sugiere que ese dolor por la pérdida puede haber agravado el trauma y el riesgo de padecer de PTSD.

Sufrir una herida o tener que evacuar un edificio elevó el riesgo de PTSD en casi todos los grupos encuestados. Sin embargo, los factores de riesgo afectaron únicamente a ciertos tipos de trabajadores. Realizar tareas de búsqueda y rescate aumentó el riesgo de PTSD en ingenieros y trabajadores de sanidad, pero los voluntarios civiles estaban más expuestos al sufrimiento cuando tenían que apagar incendios o realizar tareas de construcción liviana. Nuevamente, esto sugiere que trabajar fuera del área de especialización de una persona en riesgo puede exponerla al PTSD.

Los nuevos hallazgos destacan el valor que tiene la preparación y capacitación ante situaciones de emergencia para todo tipo de personal de auxilio, y apuntan a medidas concretas que podrían implementarse para minimizar el PTSD en catástrofes futuras:

  • Usar turnos rotativos para reducir la duración del servicio de trabajadores y voluntarios en los lugares donde se da la emergencia.
  • Proporcionar servicios de salud mental para satisfacer las necesidades de los trabajadores de rescate y recuperación que tienen menor capacitación para este tipo de situaciones, en comparación con la policía o los bomberos.

El Departamento de Salud ha vinculado a todos los participantes encuestados que padecen de trastornos de salud mental con AYÚDESE, una línea directa de atención durante las 24 horas la cual depende de la Asociación de Salud Mental de la Ciudad de Nueva York.  AYÚDESE proporciona asesoramiento, información y referencias, además de ayudar a la persona que llama a determinar el lugar adecuado para su atención. Cuando una persona está en una situación de crisis, AYÚDESE lo derivará al Equipo Móvil de Crisis y realizará el seguimiento para garantizar que se hayan comunicado. Si usted o alguna persona que conozca sufre de PTSD, o de cualquier otro problema emocional o abuso de sustancias, llame al 311 y solicite que lo comuniquen con AYÚDESE. Los servicios están disponibles en varios idiomas.

Actualización de los esfuerzos para ampliar los conocimientos sobre las enfermedades relacionadas con el WTC

El Registro de Salud del World Trade Center, el mayor registro de salud pública en la historia de Estados Unidos, se inició en 2003 para realizar un seguimiento de la salud de las personas expuestas al derrumbe del World Trade Center y de aquellos que trabajaron en el lugar. El registro es producto de un esfuerzo de colaboración que incluye al Departamento de Salud y a la Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades (Agency for Toxic Substances and Disease Registry, ATSDR) de los CDC, con financiación de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Federal Emergency Management Agency, FEMA).

El Departamento de Salud ahora está encuestando nuevamente a los 71,000 inscritos para ampliar la información sobre su estado de salud actual. Hasta el momento, ha respondido aproximadamente el 60% de los inscritos. Esta nueva encuesta ayudará a determinar si los trastornos en la salud mental y respiratoria persisten cinco a seis años después del desastre. Debido a su magnitud, el registro puede determinar patrones que eludirían a médicos particulares y proporcionarían orientación valiosa a los grupos afectados. Se pueden encontrar conclusiones anteriores del Registro de Salud del WTC en inglés en http://www.nyc.gov/html/doh/html/wtc/materials.html.

El Departamento de Salud también está llevando a cabo un estudio separado sobre enfermedades respiratorias entre los inscritos y está analizando los registros para ver si el desastre afectó la incidencia de cáncer. El Departamento de Salud, junto con el Departamento de Bomberos, Mount Sinai Medical Center y Bellevue Hospital, también está actualizando las pautas para tratar a adultos con enfermedades relacionadas con el WTC. Actualmente, el mismo grupo desarrolla pautas para tratar a los niños afectados.

Acerca del PTSD

El PTSD es un trastorno de ansiedad que puede ser el resultado de experiencias marcadas por el miedo intenso, la desesperación o el horror. Las causas comunes pueden ser la guerra, el terrorismo o los ataques personales. Los síntomas incluyen el evitar situaciones que recuerden el hecho traumático, revivir el hecho cuando se lo recuerda, sentirse emocionalmente insensible o extremadamente alerta. Muchas personas se recuperan con asesoramiento o medicación, pero el PTSD puede ser muy perturbador para aquellos que lo padecen y provoca problemas familiares y laborales, además de alcoholismo y drogadicción.

Si usted o alguna persona que conozca sufre de PTSD, o de cualquier otro problema emocional o de abuso de sustancias, llame al 311 y solicite que lo comuniquen con AYÚDESE. Los servicios están disponibles en varios idiomas.

###