Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Comunicado de Prensa

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 059-07
lunes 23 de julio de 2007

INFORMACIÓN DE CONTACTO PARA LOS MEDIOS:
(212) 788-5290;
(212) 788-3058 (después del horario de atención)
Andrew Tucker (atucker@health.nyc.gov)
Sara Markt (smarkt@health.nyc.gov)


UNO DE CADA CUATRO ADULTOS DE LA CIUDAD DE NUEVA YORK TIENE NIVELES ELEVADOS DE MERCURIO EN LA SANGRE

Los niveles altos de mercurio están asociados con el mayor consumo de pescado

Aproximadamente la mitad de los neoyorquinos asiáticos tiene niveles elevados de mercurio en la sangre

El pescado sigue siendo parte de una dieta sana, pero las mujeres embarazadas y que están amamantando y los niños pequeños deberían evitar el pescado con alto contenido de mercurio

Se están realizando estudios de seguimiento sobre el pescado que se vende en los mercados locales

CIUDAD DE NUEVA YORK – 23 julio de 2007 – Una cuarta parte de los neoyorquinos adultos tiene niveles altos de mercurio en la sangre, según los resultados de encuestas publicados hoy por el Departamento de Salud, y los altos niveles están estrechamente relacionados con los patrones de consumo de pescado. Los neoyorquinos asiáticos y aquellos con ingresos más altos comen más pescado y tienen niveles de mercurio promedio más elevados que otras personas tanto a nivel local como nacional. Estos niveles de mercurio representan un riesgo de salud muy bajo o ninguno para la mayoría de los adultos, pero pueden aumentar el riesgo de retrasos cognitivos en los niños cuyas madres tuvieron niveles de mercurio muy altos durante el embarazo.

Principales descubrimientos sobre los niveles de mercurio en la sangre de la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición de la Ciudad de Nueva York, NYC-HANES

Los descubrimientos de hoy son los últimos presentados por la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición de la Ciudad de Nueva York (NYC Health and Nutrition Examination Survey - NYC HANES), la primera encuesta de este tipo llevada a cabo por una ciudad estadounidense. Debido a que el mercurio es una preocupación para la salud de los recién nacidos, las recomendaciones sobre la exposición al mercurio son más importantes para las mujeres en edad reproductiva.

  • Entre las mujeres de 20 a 49 años de la Ciudad de Nueva York, el nivel promedio de mercurio en la sangre es 2.64 µg/L (microgramo por litro), tres veces más que en una mujer de edad similar a nivel nacional (0.83 µg/L).
  • Aproximadamente una cuarta parte de las mujeres de la Ciudad de Nueva York que pertenecen a este grupo de edad tiene un nivel de mercurio en la sangre igual o superior a 5 µg/L, el nivel a partir del cual se debe informar en el Estado de Nueva York.
  • Las personas que comen pescado tres veces a la semana o menos tienen, como promedio, niveles de mercurio por debajo del nivel del que se debe informar, mientras que las lecturas promedio exceden el nivel del que se debe informar entre aquellos que comen pescado cuatro veces o más.
  • Los neoyorquinos con ingresos más altos tienen niveles de mercurio más elevados; los neoyorquinos con la escala de ingresos más altos tienen un promedio de 3.6 µg/L, comparado con 2.4 µg/L del grupo con ingresos más bajos.
  • Los niveles promedio de mercurio en la sangre son considerablemente más altos entre las mujeres asiáticas de la Ciudad de Nueva York (4.1 µg/L); casi la mitad (45%) tiene niveles de mercurio en la sangre equivalentes a un nivel igual o superior al que se debe informar al Estado.
  • Entre las mujeres asiáticas, las mujeres chinas nacidas en el extranjero tienen niveles particularmente altos comparados con el resto de la Ciudad de Nueva York. Dos tercios (66%) tienen mercurio en un nivel igual o superior al que se debe informar.
  • Los neoyorquinos chinos nacidos en el extranjero comen mucho más pescado, un promedio de tres comidas con pescado por semana, en comparación con aproximadamente una comida con pescado entre los neoyorquinos en general. Aproximadamente una cuarta parte de los neoyorquinos chinos come pescado cinco veces por semana o más, en comparación con menos de uno entre 15 de la población en general.

Aunque el pescado es una fuente común de exposición al mercurio, los funcionarios de la salud no promueven a que ninguna persona lo evite por completo. De hecho, los estudios sugieren que el consumo moderado de pescado posee muchos beneficios para la salud. “Para la mayoría de las personas, el consumo frecuente de pescado no es una preocupación”, dijo Daniel Kass, Comisionado Asistente del Departamento de Salud en el tema de Ciencia y Política Ambiental. “El pescado es
una buena fuente de proteína y grasas beneficiosas para el corazón, y es bajo en calorías y grasas
poco saludables”.

Durante el embarazo, sin embargo, el mercurio puede pasar del torrente sanguíneo de la madre al feto en desarrollo. Pequeñas cantidades también pueden pasar a la leche materna. Y la exposición a cantidades significativas de mercurio en una etapa temprana de la vida puede provocar problemas de aprendizaje porque el cerebro aún se encuentra en desarrollo. “Nadie debe dejar de comer pescado, pero algunas personas deberían cambiar el tipo de pescado y la cantidad que comen”, comentó Kass. “Los niños pequeños, las madres que están amamantando y las mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas deberían comer pescado con baja concentración de mercurio y limitar el consumo de pescado con alta concentración de mercurio”.

Para ayudar a educar a los neoyorquinos sobre cuál es el pescado correcto para ellos, el Departamento de Salud ha creado un folleto titulado “Eat Fish, Choose Wisely” (“Coma pescado, elija sabiamente”), que está disponible en inglés, español y chino a través del 311. El folleto ofrece consejos sobre cómo seguir comiendo pescado y al mismo tiempo mantener una baja exposición al mercurio: 1. Elija pescado que tenga bajo contenido de mercurio; 2. No coma pescado que tenga alto contenido de mercurio; 3. Coma menos cantidad o porciones más pequeñas de pescado; 4. Elija pescados más pequeños y 5. Consuma una gran variedad de pescado.

El folleto contiene una lista de pescados que están agrupados según su nivel de mercurio. El pescado con alto contenido de mercurio incluye lubina de mar chilena, mero, caballa, aguja, pargo alazán, tiburón, pez espada, blanquillo camello, filetes de atún y atún para sushi. El tamaño de una porción típica para un adulto es de 4 a 6 onzas (un filete de pescado de 4 onzas tiene aproximadamente el tamaño y espesor de una baraja). Para un niño, la porción debe ser más pequeña. Para calcular el tamaño de una porción, lea las etiquetas de los alimentos o averigüe el peso.

Las personas que comen porciones más grandes pueden evitar el exceso de mercurio comiendo pescado con menos frecuencia de lo que se recomienda en la tabla. Las porciones de restaurante a menudo son mucho más grandes que la porción recomendada.

El Departamento de Salud también les recuerda a las personas sobre los contaminantes que hay en los peces de los ríos y puertos de la Ciudad de Nueva York. “Los jóvenes, las mujeres embarazadas o que están amamantando y los niños pequeños no deberían comer pescado proveniente de los ríos East o Hudson o del Puerto de Nueva York”, señaló Kass. Éstos pueden contener contaminantes perjudiciales.

Aumentar la concientización y reducir los niveles de mercurio

El Departamento de Salud está trabajando para aumentar la concientización sobre cómo lograr que el pescado sea una parte saludable de nuestra dieta. La agencia ha realizado lo siguiente:

  • Creado un folleto sobre cómo elegir pescados y mariscos para maximizar los beneficios saludables y minimizar los posibles riesgos para las mujeres en edad reproductiva.
  • Iniciado un estudio para evaluar los niveles de mercurio en el pescado que se vende en los mercados que principalmente brindan servicios a las comunidades asiáticas.
  • Iniciado el desarrollo de guías culturalmente apropiadas sobre el consumo saludable de pescado para la comunidad asiática.

Alertado a los proveedores de atención médica para que hablen con sus pacientes, especialmente con las mujeres embarazadas, las que planean quedar embarazadas o están amamantando, sobre la reducción del consumo de mercurio proveniente del pescado.

Más información acerca de la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición de la Ciudad de
Nueva York (NYC-HANES)

Los descubrimientos de hoy son los últimos presentados por la primera Encuesta de Examen de Salud y Nutrición de la Ciudad de Nueva York (NYC-HANES), llevada a cabo en 2004. Se realizó tomando como ejemplo la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (National Health and Nutrition Examination Survey, NHANES) federal. En la NYC-HANES, el Departamento de Salud evaluó una variedad de temas de salud visitando hogares para reunir información y llevando a cabo entrevistas personales, exámenes físicos y pruebas de laboratorio en un centro de salud. La NYC-HANES brinda la imagen más clara hasta el momento del bienestar mental y físico de la Ciudad de Nueva York. La información publicada a principios de este año mostró que 100,000 neoyorquinos tienen diabetes gravemente fuera de control y que 430,000 neoyorquinos sufren de depresión.

###