Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Comunicado de Prensa

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 005-07
martes 13 de febrero de 2007

CONTACTO: (212) 788-5290; (212) 788-3058 (después del horario de atención)
Andrew Tucker (atucker@health.nyc.gov);
Sara Markt (smarkt@health.nyc.gov)


PARA CONMEMORAR EL MES DE LA HISTORIA DE LA RAZA NEGRA, EL DEPARTAMENTO DE SALUD DE LA CIUDAD DESTACA ESFUERZOS PARA REDUCIR LAS DISPARIDADES

Se ha logrado avanzar un poco para cerrar la brecha, pero aún existen grandes retos

CIUDAD DE NUEVA YORK - 8 de febrero de 2007 - A pesar del avance constante para cerrar las brechas raciales en cuanto a salud, todavía existen disparidades en la ciudad de Nueva York. Hombres negros mueren de Sida con una incidencia seis veces mayor que los hombres blancos, y la mortalidad entre los niños pequeños negros es el doble que en los blancos. En honor al Mes de la Historia de la Raza Negra (Black History Month), el Departamento de Salud reafirmó hoy su compromiso de avanzar en la equidad en cuanto a salud en la ciudad de Nueva York.

"Nuestra ciudad se vuelve más sana en general, pero las diferencias marcadas por las divisiones raciales y económicas todavía son grandes e inaceptables", dijo el Comisionado de Salud Dr. Thomas R. Frieden. "Todos los neoyorquinos deberían tener acceso a los mismos servicios preventivos, atención y recursos que necesitan para estar sanos".

"Estas injustas diferencias raciales en salud son de origen social y económico, no genético", dijo la Dra. Mary Bassett, Comisionada Adjunta para Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades. "Estas brechas con frecuencia reflejan índices más altos de pobreza, con todas sus desventajas, entre los negros en comparación con los blancos".

El fondo de la respuesta del Departamento de Salud a las disparidades es un esfuerzo a nivel de vecindarios para tratar las causas subyacentes y trabajar directamente con organizaciones comunitarias y religiosas, médicos, negocios y líderes comunitarios del vecindario. El Departamento de Salud estableció oficinas de salud distritales en el 2003 en el Sur del Bronx, Harlem Este/Central y Brooklyn Norte/Central, todas estas comunidades de negros e hispanos con altos índices de pobreza así como con los índices más altos de enfermedades y muertes evitables. Estas comunidades con frecuencia carecen de servicios de salud básicos, acceso a la alimentación saludable, espacio abierto y otros recursos que mantienen a las personas en la pobreza y con mala salud.

"La salud emana de la estructura social y económica de nuestras comunidades", dijo el Dr. Adam Karpati, Comisionado Asistente de la Oficina Distrital de Salud Pública de Brooklyn. "Ya sea que estemos promoviendo fruta fresca o financiando clínicas asequibles, nuestro objetivo es el mismo: crear ambientes en donde florezca la buena salud".

Cerrando las brechas. Cinco programas que marcan la diferencia.

1. Iniciativa de condones gratis.

Las personas de raza negra representan más de la mitad de los nuevos diagnósticos de VIH en la ciudad, y esos diagnósticos con frecuencia llegan tarde. Cada año, más de 500 neoyorquinos negros se enteran de que son seropositivos cuando ya están enfermos de SIDA, habiendo perdido oportunidades importantes de tratamiento.

Para tratar esta crisis constante, el Departamento de Salud trabaja con organizaciones comunitarias tales como Gay Men of African Descent y People of Color in Crisis para promover pruebas voluntarias y distribuir condones gratis. Con la ayuda de comercios locales, tales como barberías y salones de belleza, ahora el Departamento de Salud distribuye más de 1.5 millones de condones gratis cada mes.

"Transcurridos 25 años de epidemia, los condones todavía salvan vidas", dijo Tokes Osubu, Director Ejecutivo de Gay Men of African Descent. "Nos ayudan a proteger y preservar nuestra comunidad durante el Mes de la Historia de la Raza Negra (Black History Month) y posteriormente. Aparte de abstinencia, usar condones es la manera más segura de reducir la propagación del VIH, para protegernos y proteger a nuestros seres queridos".

Aunque falta mucho por hacer, los nuevos diagnósticos de VIH se redujeron notablemente en mujeres negras entre el 2001 y el 2005. Los condones gratuitos, así como otros esfuerzos del Departamento para aumentar las pruebas, convertir las pruebas en rutina, y conectar a las personas VIH positivas con la atención, están ayudando a cerrar la brecha.

2. Programa de visitas a recién nacidos (Newborn Home Visiting Program)

Los índices de mortalidad infantil siguen siendo los más altos en las comunidades negras, donde el índice es el doble que entre los blancos. Los índices de embarazo en adolescentes continúan siendo altos. Las madres adolescentes tienen un riesgo significativamente mayor de resultado adverso del embarazo y otros problemas de salud y sociales.

Para ayudar a reducir esas tendencias, el Departamento de Salud ofrece a cada nueva madre en Bedford-Stuyvesant, Bushwick y Harlem del Este/Central, la visita de un trabajador de salud comunitario. Los trabajadores de salud ayudan a facilitar la transición hacia la maternidad educando a las nuevas madres sobre temas tan importantes como lactancia, hábito de fumar y depresión posparto. Los trabajadores de la salud también ayudan a garantizar un ambiente de vida seguro revisando rejas de ventanas y pintura descascarada y hablando a las mamás acerca de hábitos seguros para dormir. Más de 3,000 madres recibieron una visita en la casa el año pasado.

Esos esfuerzos, aumentados por mejoras en la atención médica, están marcando la diferencia. En la última década, el índice de mortalidad infantil ha disminuido 25% entre los neoyorquinos negros. Los índices de embarazo en adolescentes han disminuido 18% desde el 2000, indicando un avance constante en el mejoramiento de la salud de mujeres negras y sus bebés.

3. Asociación enfermera-familia (Nurse-Family Partnership - NFP)

La asociación Nurse Family Partnership es una estrategia contra la pobreza con un récord de seguimiento demostrado para mejorar la salud y las consecuencias sociales. NFP es un programa intensivo de visitas de enfermeras a los hogares de madres primerizas de bajos ingresos y sus hijos. Las enfermeras llevan a cabo visitas habituales durante el embarazo y durante los primeros tiempos después del nacimiento. Las madres en este programa aprenden habilidades importantes para ser madres, mejorar su salud y mejorar sus prospectos económicos regresando a la escuela y encontrando mejores empleos. El programa NFP está diseñado para atender a 1,320 familias de bajos ingresos antes del otoño de 2007, un aumento de 50% sobre la capacidad actual.

El programa NFP mejora la salud materna e infantil, y disminuye el abuso infantil, el uso de las drogas y los delitos. "Me entusiasman los cambios positivos que veo en esas mujeres que con frecuencia enfrentan muchos obstáculos y aún así logran un gran éxito", dijo Lisa Landau, Directora de NFP (Nurse Family Partnership). "El éxito de este programa se debe en gran parte a la dedicación de nuestras enfermeras para lograr una diferencia en las vidas de las mujeres y de sus bebés".

4. Entrenamiento físico (Shape Up)

Las epidemias gemelas de diabetes y obesidad empeoran rápidamente en la ciudad de Nueva York. Entre los neoyorquinos negros, casi uno de cada cuatro niños y uno de cada tres adultos es obeso. Esto se compara con uno de cada seis niños y adultos blancos.

El Departamento de Salud está trabajando en equipo con iglesias, agencias públicas y organizaciones comunitarias para lograr que la actividad física sea más accesible, y para reducir la obesidad, enfermedades del corazón y diabetes. Una iniciativa, conocida como Shape Up, realizó 40,000 sesiones de entrenamiento el año pasado, llegando a cientos de familias en vecindarios seleccionados. Al mismo tiempo, otros programas del Departamento de Salud están aumentando el acceso a los alimentos saludables en vecindarios de bajos ingresos y llevando la preparación física a programas de guarderías y escuelas en toda la ciudad.

5. Programa "Navegador" para pacientes de colonoscopia (Colonoscopy Patient Navigator Program)

Los neoyorquinos negros mueren de cáncer de colon con índices mayores que otros grupos raciales y étnicos. A diferencia de otros tipos de cáncer, el cáncer de colon se puede prevenir. El Departamento de Salud lanzó el programa Colonoscopy Patient Navigator Program para ayudar a los residentes de más de 50 vecindarios predominantemente negros y latinos a que recorran el proceso de exámenes de detección de colonoscopia en ocho hospitales de la ciudad. Cuando los pacientes son referidos a su médico habitual para una colonoscopia, un Navegador les explica por qué el procedimiento es tan importante y cómo prepararse para él. Los Navegadores ayudan a aliviar los temores acerca del procedimiento explicando lo que los pacientes pueden esperar y respondiendo sus preguntas.

El porcentaje de neoyorquinos negros que dijeron que han tenido una colonoscopia ha aumentado de 44% a 56% entre el 2002 y el 2005. El programa ha ayudado a mejorar los índices de exámenes de detección de cáncer de colon en los últimos tres años asegurándose de que los neoyorquinos que necesitan el examen de detección tengan el apoyo que requieren para continuar.

###