Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Comunicado de Prensa

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 048-07
martes 13 de febrero de 2007

Contactos: Stu Loeser / Jason Post (212) 788-2958
Andrew Tucker (DOHMH) (212) 788-5290
Ana Marengo (HHC) (212) 788-3386


EL ALCALDE BLOOMBERG PROPONE CAMBIOS RADICALES AL FINANCIAMIENTO DE LOS SERVICIOS DE SALUD CON NUEVO USO DE LA INFORMÁTICA Y UN NUEVO ENFOQUE EN PREVENCIÓN

En un discurso ante la Conferencia Académica de Políticas Nacionales de Salud, el alcalde resalta el fracaso del sistema actual para mejorar suficientemente la salud.

El alcalde Michael R. Bloomberg se mostró hoy a favor de reestructurar la forma como los Estados Unidos pagan por los servicios de cuidado de la salud en un discurso ante la Conferencia Académica de Políticas Nacionales de Salud en Washington, DC. En sus palabras, el alcalde planteó que el mayor fracaso del sistema actual de cuidado de la salud es su énfasis en tratamientos caros sobre cuidado preventivo, el cual puede ser más barato y a menudo más efectivo. El alcalde se enfocó en la necesidad de un uso más generalizado de la informática en la salud para apoyar el cuidado preventivo y la reforma en el financiamiento del cuidado de salud.

"Tenemos un sistema de cuidado de salud que no solo está rompiendo las alcancías, y no solo está dejando a uno de cada seis estadounidenses sin seguro, sino que también proporciona un cuidado decididamente inefectivo", dijo el alcalde Bloomberg. "Tenemos el sistema de cuidado de salud más caro y más avanzado en el mundo; sin embargo, estamos atrás en evaluaciones tan básicas como la expectativa de vida, y no prevenimos la muerte e incapacidad para millones de estadounidenses con afecciones comunes como la hipertensión y la diabetes".

El alcalde dijo a los participantes en la conferencia que el seguro de salud universal solo no conducirá automáticamente a mejorías en la salud a menos que empecemos a pagar por la prevención así como el tratamiento, diciendo que "estamos pagando por un sistema de cuidado de las enfermedades, no un sistema de cuidado de la salud. Debemos reordenar fundamentalmente nuestras prioridades, y empezar a recompensar el cuidado primario y preventivo que mantiene a la gente fuera de los hospitales antes que nada".

El alcalde habló sobre la importancia de la informática en los servicios de salud y el rol que puede jugar en el cuidado preventivo, detallando los éxitos que han tenido la Corporación de Salud y Hospitales de la Ciudad de Nueva York (HHC, en inglés) y el Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos (VA, en inglés) en la implementación de sistemas de Registros Electrónicos de Salud. Para acelerar el cambio, el alcalde propuso un nuevo objetivo nacional: en cinco años, cada consultorio, clínica y hospital en Estados Unidos que acepte Medicaid y Medicare deberá usar Registros Electrónicos de Salud orientados a la prevención. Los Registros Electrónicos de Salud, señaló el alcalde, permitirá que los aseguradores privados y Medicare y Medicaid realicen evaluaciones significativas del rendimiento de los médicos, los ayuden a mejorarlo, y los reconozcan y recompensen cuando lo hagan.

"Hoy, la mayoría de los negocios, hasta la bodega más pequeña de la esquina, tienen mejor información sobre sus ventas e inventarios que incluso [algunas] prácticas médicas opulentas tienen sobre sus pacientes", dijo el alcalde.

Como alcalde, Michael Bloomberg ha implementado una política integrada de salud pública en la ciudad conocida como Take Care New York ("Cuídate Bien, Nueva York"), un programa de 10 pasos de salud preventiva que toda persona debe seguir para mejorar su salud significativamente. Desde que se introdujo en el 2003, Take Care New York ha incrementado exitosamente el acceso de los neoyorquinos al cuidado de salud, ha reducido los índices de fumadores, incrementado las pruebas de VIH y pruebas de cáncer de colon, y reducido más el envenamiento de niños con plomo y las tasas de mortalidad infantil a niveles históricamente bajos. Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, la expectativa de vida para el neoyorquino promedio es más mayor que el promedio para todo el país.

A continuación se presenta el texto completo del discurso preparado para el alcalde. Por favor confirme con el discurso final.

CONFERENCIA NACIONAL DE POLÍTICAS DE SALUD
"YOU GET WHAT YOU PAY FOR: LET'S PAY FOR PREVENTION"

[Palabras introductorias a cargo del Dr. Thomas Frieden]

"Gracias, Tom, por esas amables palabras. Y gracias a todos por esa cálida recepción en este frío día de invierno. No hay dudas al respecto, Tom Frieden es un excelente médico. Tal vez no sea tan famoso como el doctor "McDreamy", el rompecorazones de Grey's Anatomy en la TV - pero debería serlo. Porque, yo creo que él es simplemente el mejor en el negocio.

"La prueba está en el ejemplo nacional que la Ciudad de Nueva York ha dado librando del humo del tabaco a restaurantes y bares, y empezando a eliminar el uso en nuestros restaurantes de grasas trans artificiales que incrementan las enfermedades y ataques del corazón. La prueba está también en las cantidades récord de neoyorquinos que han dejado de fumar, que están realizándose pruebas de cáncer de colon, que están obteniendo pruebas gratis y rápidad para conocer su estatus con relación al VIH, y que están dando otros pasos esenciales para disfrutar vidas más sanas y prolongadas.

"Todo esto es parte de una política de salud pública que introdujimos y llamamos 'Take Care New York', un programa sencillo de diez pasos como los que recién describí que cada neoyorquino - y, ciertamente, cada estadounidense - puede dar para mejorar significativamente su salud.

"Y, en Nueva York, está funcionando. Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, el neoyorquino promedio tiene una expectativa de vida mayor que el estadounidense promedio. Eso significa que, si ustedes quieren vivir más tiempo, ¡vengan a la Gran Manzana! Nos encantaría que ustedes estuvieran entre los más de 44 millones de visitantes que recibimos cada año, o la cantidad récord de personas de todo el mundo que se están mudando a nuestra creciente ciudad

.

"'Take Care New York' es solo una parte de un verdadero mar de cambios en el cuidado de salud en nuestra ciudad - un cambio en el que estamos redirigiendo nuestros recursos para provocar una transformación. Es una transformación de lo que es sencillamente responder y tratar enfermedades a prevenirlas realmente.

"Esa es una transformación que toda nuestra nación también necesita realizar. Y ese es el mensaje en el que me quiero enfocar hoy: el cuidado de salud en los Estados Unidos, como el cuidado de salud en la Ciudad de Nueva York, necesita una gran dosis de medicina preventiva.

"Ahora, todos estamos de acuerdo en que nuestro sistema de cuidado de salud está siendo mantenido en vida artificialmente. La reforma del cuidado de salud se ha convertido en un Tópico A, aquí en Washington, en capitales de los estados de costa a costa, y en historias en las noticias sobre impuestos elevados y sufrimiento innecesario.

"Pero esta conversación nacional sobre el cuidado de la salud no está, creo, tratando el punto más importante. Se está enfocando en dos hechos con una característica común: El número 16 (y tampoco es el 'Cumpleños no. 16", muy por el contrario).

"Gastamos 16% de nuetro Producto Interno Bruto - casi $2 billones anuales - en cuidado de la salud. Y, aun con todo ese gasto, 16% de nuestra población - 47 millones de estadounidenses - no tienen seguro médico alguno.

"Ahora, estos dos problemas ciertamente ameritan mucha atención. Pero hay un tercer asunto que es aun más fundamental: no solo tenemos un sistema de cuidado de salud que está rompiendo las alcancías, y uno que está dejando a uno de cada seis estadounidenses sin seguro, sino que esta también está proporcionando un cuidado decididamente inefectivo.

"Es hora de enfrentar los hechos. Aunque tengamos las instituciones más caras y más avanzadas para el cuidado de la salud en el mundo, debemos enfrentar el hecho de que estamos detrás de 45 naciones en expectativa de vida - naciones que no gastan ni cerca de lo que nosotros gastamos en cuidado de salud, o naciones con sistemas de cuidado de salud que tradicionalmente hemos menospreciado.

"También debemos enfrentar el hecho de que las instituciones de cuidado de la salud de las que estamos tan orgullosos no son solo costosas, sino que también realizan una labor inexcusablemente pobre controlando a los asesinos silenciosos como las enfermedades cardíacas y la diabetes. Y, finalmente, debemos enfrentar el hecho de que, solo, asegurar a los que no tienen seguro no producirá automáticamente las mejorías de salud que tenemos el derecho de esperar con las inversiones adicionales en cuidado de la salud.

"La cobertura de salud para todos es un objetivo valioso - pero simplifica en demasía los problemas que enfrentamos. A los políticos les encanta proponer respuestas como balas mágicas a nuestros mayores retos. Pero, en el mundo real, las soluciones sencillas a problemas complejos simplemente no existen. Y al igual que con muchos otros problemas sociales que enfrentamos, el dinero no lo es todo. Si lo fuera, ahora, tras todos los grandiosos anuncios de soluciones de parte del Gobierno e iniciativas - con sus conferencias de prensa para complacer a los votantes -, ¡todos estaríamos viviendo hasta 125 años!

"Solo observen al asesino número uno en los Estados Unidos: las enfermedades del corazón. ¿Cuáles son algunas de sus causas médicas principales? Una hipertensión fuera de control, la diabetes y los niveles de colesterol. Pero, sorprendentemente, hoy casi nueve de cada 10 estadounidenses con cualquiera de esas tres afecciones ya tienen cobertura de seguro de salud público o privado.

"Entonces, algo más debe estar mal, debe haber otro problema esencial, uno que aún non hemos atacado, pero que es un asesino real. Y eso significa que no estamos comprando cuidado de salud que produzca el tipo de resultados que realmente importan.

"En cuidado de la salud, como con todo lo demás, se obtiene aquello por lo que se paga. Y ahora mismo, no estoy exagerando mucho al decir que estamos pagando por un sistema de cuidado de las enfermedades, no un sistema de cuidado de la salud. Estamos manejando el cómo morir, no el cómo posponerlo.

"Eso significa que, si queremos una nación más sana y con una expectativa de vida mayor, debemos cambiar y empezar a pagar por la prevención así como por el tratamiento. En la actualidad, esto es precisamente lo que no estamos haciendo. En su lugar, hemos desarrollado un sistema que recompensa procedimientos costosos a costa del cuidado preventivo que puede ser más barato y a menudo es más efectivo.

"¿Quieren un ejemplo? La aspirina y las píldoras para la presión sanguínea que cuestan centavos pueden prevenir las enfermedades cardíacas y muchos de los casi un millón de ataques cardíacos que los estadounidenses sufren cada año, y también evitar operaciones de bypass de $84,000.

"Sin embargo, qunque veo muchas instalaciones de cuidado con ingreso hospitalario construidas con la ayuda de donantes generosos en todo nuestro país, no recuerdo ver inauguraciones de dispensarios nuevos que regalen medicinas gratis o a bajo costo. Quizás eso sucede porque los "pacientes agradecidos" son más generosos que aquellos lo suficientemente dichosos como para nunca convertirse en pacientes. La verdad es que 95% de los gastos médicos en los Estados Unidos son para cuidado curativo, y solo 5% es para prevención.

"¿Quieren otro ejemplo? Se estima que más de 100,000 estadounidenses mueren cada año de errores médicos. Eso es una tragedia indescriptible. Pero lo que es ún más inexcusable que el precio de estos pecados cometidos es la cantidad aún mayor de personas que son víctimas de los pecados de omisión médica, que mueren por no haber dado pasos básicos de prevención para la salud. Y el error reside no en los médicos individualmente, y generalmente no en los pacientes, sino con las prioridades y políticas retorcidas de todo nuestro sistema para el cuidado de la salud.

"Apenas el mes pasado, la Dra. Lynne Kirk, presidenta del American College of Physicians, diagnosticó correctamente nuestro problema. Estamos, dijo ella a [la revista] Congressional Quarterly, enfrentando 'el colapso de la medicina de cuidado primario en los Estados Unidos'. Y la razón es tan simple como los dólares y los centavos - no una falta de fondos, sino una dirección sumamente errónea sobre dónde los gastamos. Los médicos rehuyen el cuidado primario y en su lugar ejercen otras ramas de la medicina, ya que ahí es donde ellos pueden ganar más dinero. Menos y menos estudiantes de medicina, la mayoría de los cuales saslen de la escuela con la carga de enormes deudas, van a estudiar cuidado primario. Ellos simplemente no pueden costearlo.

"Ahora, yo no soy un siquiatra, pero creo que conozco el término clínico que describe esto: es una locura. Lo que estamos haciendo es alentar formas costosas de tratamiento y desalentando la menos costosa prevención de las enfermedades. Estamos rompiendo las alcancías, y ciertamente no estamos obteniendo lo que vale nuestro dinero.

"La mala noticia es que, si no se le presta atención, se va a poner peor. Este colapso del cuidado primario llega en un momento en el que necesitamos proporcinar más, no menos, cuidado preventivo a las personas nacidas inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial que son el grupo creciente de personas en edad mediana.

"Nosotros damos Medicare a los estadounidenses más viejos. Hemos logrado progreso, aunque no suficiente, en la cobertura infantil. Pero, francamente, su salud empieza a necesitar atención preventiva extra cuando se alcanza los 40 años, y no hacemos nada especial para este creciente grupo. Lo que necesitamos es cuidado preventivo que les ayudará a evitar enfermedades cardíacas, cáncer, derrames y otras afecciones debilitantes que, como ellos tienen ahora una edad mediana, tienen un mayor riesgo de desarrollar. Si esperamos para tratarlos hasta que lleguen a etapas avanzadas de estas enfermedades, los estamos engañando - y a nosotros mismos también. Y por elloo debemos empezar a "pagar por la prevención"- reordenar fundamentamente nuestras prioridades y recompensar el cuidado primario y preventivo que antes que nada mantiene a la gente fuera de los hospitales.

"Ahora, la buena noticia es que el pre-requisito esencial para crear un sistema que 'pague por la prevención' está a nuestro alcance, si redirigimos nuestros esfuerzos hacia lo que funciona, ¡y los alejamos de lo que siempre se ha hecho! Una carga política pesada, pero una necesaria si queremos resultados.

"Y esto puede en realidad ser posible debido a una novedad llamativa: Los registros electrónicos de salud (EHRs, en inglés) - los programas de software que pueden almacenar y analizar información sobre los pacientes mucho más eficientemente que lo que hacen los registros escritos. Ya sabemos que los 'EHRs' reducen en gran medida los errores médicos que pueden resultar de registros escritos mal guardados o ilegibles. Pero su potencial va mucho más allá. Obtener cuidado preventivo de valía de los EHRs no es antes que nada en forma alguna. Pero si los programamos e implementamos con la prevención de enfermedades como nuestro objetivo, ellos pueden ser cruciales para reconstruir el cuidado primario en nuestra nación.

"Entonces, necesitamos hacer que los EHRs sean tan estándares como los estetoscopios en los consultorios de todo el país. Esto es porque la esencia del cuidado preventivo es la información - información que pacientes, doctores y otras personas que trabajan en cuidado de la salud necesitan para tomar las decisiones correctas en el momento preciso.

"La informática es un área en la que tengo alguna experiencia - aunque, permítanme aclararles que ni yo ni la compañía que fundé invierte directamente en, o mercadea, información médica o registros electrónicos de salud.

"Hace veinticinco años, mim compañía empezó a vender computadoras que analizan información financiera, y a poner esas computadoras en los escritorios de los inversionistas. Ellas dieron a la gente que necesita tomar decisiones críticas la información que ellos quieren cuando la necesitan. Prácticamente todas las industrias han pasado por una revolución similar en cuanto a la información. Pero es una revolución en la que el cuidado de la salud todavía está atrasado.

"Hoy, la mayoría de las empresas - hasta la bodega de esquina más pequeña - tienen mejor información sobre sus ventas e inventarios que incluso la que tienen prácticas médicas opulentas sobre sus pacientes. La verdad es que Estados Unidos, que es el líder en tantas otras áreas en la tecnología médica, está deplorablemente detrás de otras naciones industrializadas en la implementación de registros electrónicos de salud.

"Pero ahora tenemos el poder de cambiar eso. Y, en el proceso, podemos mejorar los resultados de salud y rediseñar nuestro sistema de financiamiento de la salud. Hay dos razones principales para esto.

"Primero, los registros electrónicos de salud son una tecnología interactiva. Ellos ayudan a los doctores a proveer un cuidado preventivo mejor. Vean la alta presión sanguínea, por ejemplo. Casi 50 millones de personas en este país tienen una presión sanguínea alta sin contro - una afección que los hace correr el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames y muerte prematura. Digamos que un paciente con presión alta viene a ver a su médico. El doctor busca su registro electrónico en una computadora de escritorio. Y este recordará al médico que debe monitorear la presión sanguínea del paciente, revisar su progreso con el paciente y ajustar la medicina del paciente como sea necesario.

"En resumen, los EHRs pueden llevar información directamente al lugar de cuidado, en el momento que se necesita, donde y cuando puede hacer el mayor bien. También pueden llevar al médico a comunicarse cuando el paciente debe venir a la consulta pero no lo hace.

"Piensen en ello: ustedes reciben notificaciones de mantenimiento preventivo de sus dentistas, sus veterinarios, incluso del mecánico de sus automóviles. ¿Por qué no también de sus médicos? Los EHRs pueden generar esas notificaciones - automáticamente.

"Existe una segunda razón por la que los EHRs son esenciales para reconstruir el cuidado preventivo. Es porque también pueden indicarnos el desempeño de los doctores para mantener a la gente sana. Y eso a cambio nos permite desarrollar incentivos financieros para prevenir enfermedades.

"Volvamos al ejemplo de la alta presión en la sangre. Con los EHRs, los doctores pueden saber con exactitud cuántos de sus pacientes tienen alta presión sanguínea. Ellos pueden ver para qué por ciento de sus pacientes ellos están realizando un buen trabajo ayudándolos a mantenerla bajo control. Y pueden saber cuáles tratamientos están funcionando mejor y perfeccionar el cuidado que proveen.

"Sin los EHRs, sencillamente no hay manera de evaluar el rendimiento de los doctores. Pero si - y solo si - implementamos los EHRs orientados a la prevención, entonces los aseguradores privados, Medicare y Medicaid podrán realizar mediciones significativas del rendimiento de los médicos, ayudar a mejorarlo, y reconocer y recompensarlos cuando lo hagan.

"Combinen el poder de la tecnología informática con esta capacidad para evaluar y recompensar el desempeño con precisión. Les proporciona la receta correcta para nuestro debilitado sistema de salud. Establecerá la promoción de la salud como parte de nuestro principio guía y nos permitirá colocar nuestro dinero donde se necesita: en el prevenir las enfermedades, mantener a la gente lejos de hospitales y proveer incentivos financieros para ayudar a los pacientes a vivir vidas más largas y sanas.

"Estoy muy orgulloso de decir que el Gobierno de la Ciudad de Nueva York ha sido por mucho tiempo líder nacional en el establecimiento de registros electrónicos de salud. Y nuestra Administración está acrecentando ese liderazgo. Hace diez años, los 11 hospitales públicos de nuestra Corporación de Salud y Hospitales empezaron a establecer EHRs. Ellos han reducido drásticamente los problemas de recetas incorrectas y exámenes de rayos X repetidos o pruebas de laboratorio perdidas. Ahora vamos más allá. Bajo el fuerte liderazgo del presidente Alan Aviles, que hoy nos acompaña, la HHC también ha creado un amplio sistema de registro electrónico de pacientes. El registro provee a los médicos de cuidado primario de la HHC las herramientas para impulsar un mejor cuidado a los pacientes con diabetes, asma, depresión y otras afecciones serias. Por ejemplo, en los últimos dos años, la HHC ha podido reducir considerablemente las visitas e ingresos de niños a los cuartos de urgencia por el asma.

"Desde luego, ningún acto bueno viene sin castigo. Como recompensa por esta mejora en el cuidado de asma, ahora la HHC se encuentra extremadamente mal pagada por la intensidad de sus iniciativas para manejar enfermedades crónicas, a la vez que pierde todos los beneficios que habrían estado asociados con las consultas e ingresos tradicionales a las salas de urgencias.

"Es un comentario triste sobre el financiamiento del cuidado de salud en los Estados Unidos que un cuidado preventivo mejorado como ese en realidad hace daño a los resultados finales de la HHC. Sin embargo, a largo plazo producirá mejor salud para los neoyorquinos - y eso es el resultado final más importante para nosotros.

"En cuanto a los pacientes externos, nuestro Departamento de Salud está creando ahora un modelo nacional en el uso de los EHRs para mejorar el cuidado primario en vecindades con servicios médicos deficientes. Ellos están trayendo EHRs orientados a la prevención a más de 1,000 doctores que sirven a más de un millón de pacientes en centro comunales de salud, clínicas ambulatorias y en consultorios privados. Algunas de nuestras clínicas de salud ya tienen los EHRs - y los beneficios pueden ser espectaculares. Solo vean la gráfica detrás de mí.

"Cuenta la historia de lo que pasó cuando un pionero proveedor de salud - el Institute for Urban Family Health, que opera 11 centros comunales de salud en Manhattan y el Bronx - estableció los EHRs en el 2003. Muestra que menos de 30 pacientes ancianos al mes en estos 11 centros comunales recibían sus inyecciones de pulmonía antes de que se añadieran los avisos electrónicos a los EHRs. Sin embargo, después de añadir avisos electrónicos, ese número aumentó a casi 400 vacunados en un solo mes. Y desde entonces los niveles de vacunas han mejorado fijamente. Multipliquen esta tabla en toda la ciudad - o en todo el país - y verán cómo los EHRs pueden y han mejorado consideradamente la salud pública y cuidado preventivo.

"Entonces, ¿por qué no la tienen más médicos? La respuesta, creemos, está en el letargo y los altos costos iniciales. Es ahí donde participa nuestro Gobierno municipal. Desde el año pasado, empezamos a usar $27 millones en fondos municipales para reducir el costo y aumentar el valor de prevención de los sistemas de computadoras trayendo los EHRs a los doctores con los que estamos colaborando. Los proveedores participantes están añadiendo $13 millones adicionales para este proyecto. Y me complace decir que hace poco Nueva York también recibió $3 millones en fondos federales que nos ayudarán a evaluar esta red electrónica de proveedores de cuidado primario en la comunidad que, una vez en línea, no tendrán realmente comparación con ningún lugar del país en su tamaño o alcance.

"En donde ya han sido implementados, los EHRs ya han acumulado un historial. Solo miren a nuestro Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA, en inglés) - un comprador y proveedor de cuidado de salud para más de cuatro millones de veteranos.

"El VA goza del beneficio poco común de ser libre de las prioridades financieras retorcidas que plagan al resto del sistema de cuidado de salud. Y hace más de una década empezó a invertir fuertemente en prevención de salud basada en los EHRs. ¿El resultado? Hoy en día, la VA es reconocida extensamente por la excelente calidad del cuidado que ofrece a costos substancialmente más bajos que los sistemas de cuidado de salud en general.

"Tales triunfos ayudan a explicar, por ejemplo, por qué Hillary Clinton y Newt Gingrich - dos personas que en el pasado, al menos, no siempre han estado de acuerdo sobre el cuidado de salud - son ambos grandes fanáticos de los EHRs. Ambos son líderes fuertes y respetados. Pero, desafortunadamente, su calidez para con los EHRs aún no ha encendido la acción en Washington - o los fondos - en la escala que necesitamos. Y es poco lo que la Ciudad de Nueva York, o cualquier otra localidad, pueden hacer trabajando solas.

"Poner los EHRs en vigor - y hacer de ellos el corazón de un sistema que pague por la prevención - debe ser una prioridad nacional. Para llevarnos ahí, el Gobierno federal debería estar haciendo estas tres cosas. Primero, tenemos que acelerar el actual paso de tortuga en la implementación de los EHRs. Hoy en día, no existen excusas para más retrasos. Así que vamos a establecer esta meta nacional: Dentro de cinco años, cada consultorio, clínica y hospital en los Estados Unidos que acepta Medicaid y Medicare debe estar usando registros electrónicos de salud orientados a la prevención. Y luego hagamos de esa meta una realidad.

"Podemos hacerlo si Washington sigue el ejemplo de Nueva York. El Gobierno federal debería estar financiando los costos para traer los EHRs a los médicos de cuidado primario y las clínicas que los necesiten - y después exigir que estos EHRs gratis mejoren la medición y prestación de cuidado preventivo. Claramente, muchos miembros del Congreso están pensando sobre este asunto. En la última sesión se presentaron más de 100 proyectos de ley que apoyan la tecnología informática de salud en ambas cámaras del Congreso. Pero una legislación propuesta no es una legislación promulgada. Y la legislación que no es apoyada con fondos no hará que los EHRs aparezcan por magia. Ahora necesitamos comprar la infraestructura tecnológica que mañana nos permitirá invertir inteligente y eficazmente en la salud.

"Segundo, e igual de urgente, tenemos que empezar a redirigir lo que el Gobierno federal gasta en cuidado de salud hacia la prevención. Implementando los EHRs podremos reestructurar los reembolsos de Medicare y Medicaid para hacer justamente eso en base a mediciones precisas de las intervenciones clínicas más importantes.

"Y tercero, el Gobierno federal tiene que hacer más para reconstruir nuestro sistema de salud primaria. Reestructurar Medicare y Medicaid para pagar por la prevención será un gran comienzo. Esto recompensará a los médicos que elijan practicar el cuidado primario.

"Pero también se necesitan otras medidas. Estas incluyen planes de pago en gran escala de préstamos para doctores y enfermeras que trabajan en cuidado primario en comunidades de bajos ingresos, ampliar las residencias de cuidado primario e invertir en centros modernos de cuidado primario.

"Ahora, antes de terminar, permítanme ofrecer una nota de precaución, una aclaración y una advertencia. La nota de precaución se trata de la confidencialidad de los registros médicos. Los EHRs son vulnerables a brechas de seguridad; la data electrónica se puede copiar fácilmente y diseminar ampliamente - y eso puede tener consecuencias terribles. Entonces, desde el principio, debemos desarrollar medidas estrictas de seguridad en los EHRs. En Nueva York, he pedido a nuestra Legislatura estatal que convierta en una felonía a la violación intencional de la confidencialidad o integridad de los EHRs. El Gobierno federal debe hacer lo mismo. Pero se puede desarrollar tecnología de informática para poner salvaguardas en el sistema que limiten el acceso a los registros, y también nos digan si alguien los ha visto o alterado. Tenemos que ser diligentes con tales medidas; lo último que queremos es que la gente que necesita cuidado de salud - y a menudo con urgencia - lo evite porque teme el bochorno o la discriminación. Pero estamos hablando de salvar vidas. Entonces, no podemos dejar que un riesgo teórico de problemas potenciales evite que logremos resultados con una importancia tan grande.

"Segundo, quiero aclarar lo que el pago por la prevención no es. No es lo que se conoce como 'pago por rendimiento'. El pago por rendimiento es algo con lo que el Gobierno federal, al igual que aseguradores privados, han experimentado recientemente. Se trata de pagar bonos a proveedores, especialmente los hospitales, por cumplir con estándares que reflejen una prestación adecuada del cuidado de salud.

"Sin embargo, muy a menudo, el pago por rendimiento se enfoca en lo que es fácil de medir en lugar de lo que es realmente importante. El pago mira simplemente las mediciones del proceso - lo que hacemos -, no los resultados. El pago por rendimiento suele ignorar la tarea fundamental de reorientar fondos para el cuidado de salud a fin de reconstruir nuestro sistema de cuidado primario y maximizar el valor en salud de lo que pagamos para la misma. Ese es el gran reto que debemos aceptar. Y eso es lo que el 'pago por rendimiento' nos permitirá hacer.

"Tercero y último, mi advertencia. Es esta: Con el tiempo, pagar por la prevención debería reducir los costos del cuidado de salud. Pero habrá también gastos iniciales, de equipo, entrenamiento y cambio implicados en la renovación del cuidado primario en los Estados Unidos. El costo de proveer los EHRs a los médicos del país podría costar hasta $20 mil millones en los próximos cinco años. $20 mil millones es mucho dinero - pero en relación con una industria del cuidado de salud de $2 billones anuales, es una inversión que vale la pena. Y no olvidemos que lo que estamos haciendo ahora también cuesta dinero. La única diferencia es que pagar por la prevención producirá mejores resultados.

"Entonces, podemos seguir haciendo lo que estamos haciendo ahora - pagar por resultados imperfectos - o podemos empezar a pagar por mejores resultados que, a la larga, tienen sentido para nuestra salud y nuestros bolsillos. Es claro cuál debería ser nuestra elección: Deberíamos empezar a pagar por el cuidado de la salud en formas que realmente mejoren la salud de nuestra nación.

"Al iniciar mis comentarios hablé sobre los estragos sufridos por nuestros 'pecados de omisión' médicos. Y, a no ser que cambiemos nuestra dirección, esos pecados de omisión progresarán y se propagarán en toda nuestra sociedad. En muchos casos, los efectos no serán tan claramente visibles, pero serán una catástrofe silenciosa de enormes proporciones.

"Considérenla como la tragedia de lo ausente. Me refiero a la ausencia de hombres y mujeres en nuestras oficinas y fábricas discapacitados por amputaciones, ataques del corazón e insuficiencia renal, todo porque sus diabetes no fueron bien tratadas. O el silencio de las víctimas de un derrame cerebral sin habla, inmóviles, y recluidos en hogares de ancianos en vez de disfrutar sus años de vejez como ellos planificaron y soñaron. O las sillas vacías en los comedores de los hogares de toda nuestra tierra - vacías porque las pruebas que pudieron haber descubierto el cáncer en etapas tempranas y tratables simplemente nunca se hicieron.

"Los estadounidenses no tienen que aceptar eso como nuestro futuro. No hay duda de que enfrentamos una crisis en el cuidado de la salud. Y hoy - en el cumpleaños de Lincoln - recordemos que en un verdadero momento de crisis sin precedentes, el propio Lincoln retó a la nación a 'un pensamiento nuevo y una acción nueva'.

"Les digo aprovechemos ahora la oportunidad para un pensamiento y acción nuevos, y para establecer un nuevo rumbo para nuestra nación, un rumbo que dará a los estadounidenses el cuidado de salud que necesitan y merecen. Y empecemos a recorrer ese rumbo ahora.

"Gracias, y que Dios los bendiga".