Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Comunicado de Prensa

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 106-06
jueves 16 de noviembre de 2006

(212) 788-5290; (212) 788-3058 (Después del horario de atención)
Andrew Tucker (atucker@health.nyc.gov); Sara Markt (smarkt@health.nyc.gov)


EL DEPARTAMENTO DE SALUD DIVULGA INFORME SOBRE LAS MUERTES POR LA OLA DE CALOR DEL VERANO DE 2006

La prolongada ola de calor contribuyó a la mayoría de las muertes; no se encontró que alguna muerte hubiera sido causada por el apagón de Queens

CIUDAD DE NUEVA YORK - 15 de noviembre de 2006 - El Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH) divulgó hoy conclusiones sobre las muertes relacionadas con las olas de calor del verano, incluyendo un análisis de las 40 muertes ocurridas por insolación (heat stroke) debido a la ola de calor desde el 27 de julio hasta el 5 de agosto, que previamente habían sido confirmadas por la Oficina del Jefe Examinador Médico. Además, el DOHMH usó un modelo estadístico para evaluar si las muertes por causas naturales (tales como enfermedades del corazón y enfermedades de los pulmones) aumentaron durante este período. Se encontró que el índice de mortalidad fue del 8% por encima de lo esperado (aproximadamente 100 muertes), un aumento similar a otras olas de calor ocurridas en veranos recientes en la ciudad de Nueva York. El informe está disponible en línea en: http://www.nyc.gov/html/doh/downloads/pdf/survey/survey-2006heatdeaths.pdf

El DOHMH revisó las 40 muertes por insolación para conocer más acerca de los riesgos y para ayudar a evitar muertes futuras. Aunque la información completa sobre todas las muertes, no estuvo disponible, la investigación reveló que los factores de riesgo tradicionales de la insolación jugaron un papel importante en esas muertes. Las conclusiones claves son:

  • La mayoría de muertes por insolación (53%) ocurrieron entre adultos de 65 años y mayores.
  • Más de dos terceras partes (68%) de las personas que murieron tenían múltiples problemas médicos.
  • La mayoría de las personas que murieron (68%) tenían enfermedad cardiovascular. El 28% tenía un problema psiquiátrico o cognitivo y el 23% tenía diabetes.
  • Se conoció que solamente dos de las 40 personas que murieron por insolación tenían aire acondicionado funcionando en su casa.
  • La mayoría de las víctimas de insolación (53%) no vivían solas.

"Muchas muertes por insolación son prevenibles", dijo el Comisionado de Salud Dr. Thomas R. Frieden. "Las personas de la tercera edad y aquellas que están mentalmente o físicamente enfermas, estuvieron en mayor riesgo de muerte por insolación y necesitan asistencia extra durante el calor extremo. El aire acondicionado puede salvar vidas, particularmente para los ancianos que tienen problemas médicos".

El DOHMH también revisó todas las seis muertes por insolación que ocurrieron durante una ola de calor más corta desde el 16 al 18 de julio, que coincidió con un apagón en Queens. Aunque cinco de las seis muertes ocurrieron en Queens, solamente una de ellas ocurrió en el área del apagón. Se encontró que esa muerte no estuvo relacionada con el apagón, puesto que la víctima era indigente y murió en un vehículo.

Desde el año 2000 hasta el 2006, la ciudad de Nueva York experimentó 21 olas de calor grandes que duraron cinco días o más (una ola de calor se define generalmente como una temperatura máxima de 90 °F o más alta durante tres o más días consecutivos). La ola de calor entre julio y agosto de 2006 fue la más prolongada y más caliente en muchos años, con una duración de 10 días con temperaturas por encima de 100 °F por tres días consecutivos. El número de muertes por insolación sobrepasó cualquier verano con olas de calor conocidas desde 1952, cuando ocurrieron 61 muertes por insolación. Aunque el alto número de muertes por insolación se debe en parte a la duración e intensidad de esta ola de calor, el mejoramiento en la detección puede haber jugado un papel en el aumento en relación con años anteriores.

Consejos para evitar muertes relacionadas con el calor

Antes de una ola de calor:

  • Mantenga el aire acondicionado en buen funcionamiento. Identifique un centro de aire acondicionado cercano y haga planes para reubicar a aquellos que se encuentren en alto riesgo de insolación y a sus familias, si es apropiado.
  • El personal médico y las organizaciones comunitarias pueden educar a las personas en riesgo y a sus familias acerca de los peligros y formas de evitarlos, e identificar los síntomas de insolación y muertes relacionadas con el calor.

Durante una ola de calor:

  • Limite la actividad al aire libre y beba más líquidos que no contengan alcohol.
  • Use el aire acondicionado mientras se encuentre en los interiores o vaya a un centro de aire acondicionado. Para conservación apropiada de energía, las unidades se deben configurar a 78°F.
  • La familia y amigos pueden recordarles a las personas en riesgo que limiten la actividad, que aumenten el consumo de líquidos que no contengan alcohol, y la importancia del aire acondicionado y monitorear los signos de agotamiento por calor (incluyendo fatiga, dolor de cabeza, mareo, latidos rápidos del corazón).

El Departamento de Salud trabaja con la Oficina del Manejo de Emergencias (Office of Emergency Management) y otras agencias de la ciudad para apoyar a los neoyorquinos durante el calor extremo. Para más información sobre la preparación para olas de calor, por favor visite http://www.nyc.gov/html/oem/html/hazards/heat.shtml

###