Translate This Page Print This Page Email a Friend Newsletter Sign-Up
Text Size : Sm Med Lg
Comunicado de Prensa

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 093-06
miercoles 27 de septiembre de 2006

Contacto: (212) 788-5290; (212) 788-3058 (después del horario de atención)
Geoff Cowley (gcowley@health.nyc.gov)
Andrew Tucker (atucker@health.nyc.gov)
Sara Markt (smarkt@health.nyc.gov)


EL DEPARTAMENTO DE SALUD PROPONE DOS CAMBIOS EN EL CÓDIGO DE SALUD DE LA CIUDAD Y SOLICITA LA OPINIÓN DEL PÚBLICO: PRIMERO, DISMINUIR GRADUALMENTE EL USO DE LAS GRASAS TRANS ARTIFICIALES EN TODOS LOS RESTAURANTES; SEGUNDO, REQUERIR INFORMACIÓN SOBRE CALORÍAS EN ALGUNOS RESTAURANTES

Las grasas trans artificiales todavía se usan en muchos restaurantes a pesar de una campaña educativa de un año de duración; Las grasas trans artificiales son peligrosas pero reemplazables; se eliminarían en un periodo de 18 meses; La información sobre calorías, en donde sea posible suministrarla, sería más fácilmente accesible a los clientes.

CIUDAD DE NUEVA YORK - 26 de septiembre del 2006 - El Departamento de Salud propuso hoy dos iniciativas separadas que afectarán a los restaurantes de la ciudad de Nueva York, solicitando los comentarios del público. La primera propuesta es la disminución gradual del uso de las grasas trans artificiales en todos los restaurantes de la ciudad de Nueva York. La segunda requeriría que los restaurantes que ya ponen información sobre calorías a disposición del público en o después del primero de marzo de 2007 también exhiban dicha información en sus menús y pizarras. Los cambios propuestos están disponibles para que el público opine sobre ellos en el portal del Departamento, nyc.gov/health. También habrá una audiencia pública el 30 de octubre de 2006.

Primera propuesta: disminución gradual de las grasas trans artificiales.

Las grasas trans artificiales son un ingrediente innecesario y peligroso en los alimentos. El Departamento de Salud propone que los restaurantes disminuyan gradualmente la mayoría de grasas trans artificiales utilizadas para cocinar en un período de 18 meses.

"Los neoyorquinos están consumiendo una sustancia peligrosa y artificial sin saberlo ni consentirlo", dijo el Comisionado de Salud, Dr. Thomas R. Frieden. "Las grasas trans causan enfermedades del corazón. Al igual que el plomo en la pintura, las grasas trans artificiales en los alimentos son invisibles y peligrosas, y se pueden reemplazar. Con cierto esfuerzo, los restaurantes pueden reemplazar las grasas trans sin cambiar el sabor o el costo de los alimentos. Nadie las echará de menos".

Los restaurantes son una fuente importante de grasas trans artificiales. En promedio, los estadounidenses consumen casi 6 gramos de grasas trans diariamente; una sola comida rápida puede contener más de 10 gramos de grasas trans. Aunque la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha requerido que los fabricantes de alimentos indiquen el contenido de grasas trans en todas las etiquetas sobre nutrición a partir del 1 de enero de 2006, los clientes de los restaurantes no cuentan con una manera práctica de saber si la comida que consumen contiene grasas trans artificiales.

Esta propuesta da a los restaurantes un plazo de 6 meses para cambiar a aceites, margarinas y manteca que tengan menos de 0.5 gramos de grasas trans por porción. Después de 18 meses, todos los demás productos alimenticios deberán contener menos de 0.5 gramos de grasas trans por porción. Los alimentos empacados que se encuentran todavía en el empaque original del fabricante cuando se sirven quedarían exentos.

Los restaurantes no han eliminado las grasas trans artificiales voluntariamente.

El Departamento de Salud ha llevado a cabo una campaña educativa de un año de duración para ayudar a los restaurantes a reducir voluntariamente las grasas trans. Se ofreció información a todos los restaurantes en la ciudad de Nueva York, y se ofreció instrucción a los restaurantes y proveedores de alimentos para ayudarles a implementar este cambio. Los restaurantes fueron encuestados antes y después de la campaña.

Aunque algunos restaurantes redujeron el uso de las grasas trans artificiales o dejaron de usarlas, en general no se redujo el uso. En los restaurantes en donde se pudo determinar que se usaban grasas trans, la mitad la usaban en aceites o productos para untar tanto antes como después de la campaña educativa. Después de un año de este esfuerzo voluntario, los neoyorquinos todavía están expuestos a altos niveles de grasas trans peligrosas.

Walter Willett, M.D., Dr. P.H., Presidente del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Harvard School of Public Health) dijo, "Si los neoyorquinos reemplazan todas las fuentes de grasas trans artificiales, según los cálculos más conservadores se evitarían al menos 500 muertes por enfermedades del corazón anualmente en la ciudad de Nueva York, más que el número de personas que mueren anualmente en accidentes automovilísticos. Según estudios a largo plazo, el número de muertes prevenibles puede ser mucho mayor. Las grasas trans del aceite vegetal parcialmente hidrogenado son sustancias tóxicas que no deben incluirse en los alimentos".

Muchos restaurantes y varias cadenas de restaurantes ya han reducido o eliminado las grasas trans artificiales, o nunca las usaron. Las grasas trans artificiales se pueden reemplazar con aceites de fácil obtención que son saludables para el corazón (tales como aceites de maíz, canola, soya), sin cambiar el sabor de las comidas. Los restaurantes pueden cambiar a productos libres de grasas trans sin un aumento significativo en el costo.

Tim Zagat, co-fundador y gerente de Zagat Survey dijo, "Esta propuesta es buena y ya hace tiempo que debió adoptarse. Con todos los productos libres de grasas trans que hay actualmente en el mercado, los restaurantes no deberían tener problemas en cumplir con estas regulaciones".

"El año pasado, el restaurante Sylvia's Restaurant tomó la decisión proactiva de invertir en la salud de nuestros clientes cambiando a aceite con cero grasas trans", dijo H. Kenneth Woods, presidente y gerente de Sylvia's Restaurant. "Desde hace 44 años, Sylvia's Restaurant es el primer restaurante en Estados Unidos para la cocina tipo "soul" y estamos muy orgullosos de saber que nuestra comida sabe mejor que nunca y que la salud de nuestros clientes no peligra al consumirla".

Sanford Levine, propietario de Carnegie Deli, dijo, "Hemos estado usando aceite de canola al 100% durante 20 años porque tiene mejor sabor y es mejor para los clientes. Reemplazar las grasas trans artificiales es fácil, cuesta lo mismo, y la comida sabe muy bien. Nuestros pasteles y otros productos horneados no contienen grasas trans. Si nosotros podemos hacerlo, también pueden hacerlo otros restaurantes".

Segunda propuesta: Etiquetado de calorías

Además, para que los clientes tengan fácil acceso a la información, el Departamento de Salud propone que algunos restaurantes presenten la información sobre calorías en menús y pizarras, en donde los consumidores puedan verla antes de ordenar.

La información publicada sobre calorías con frecuencia se encuentra en lugares tales como folletos, Internet, o envolturas o bolsas de alimentos en donde es difícil de encontrar y los clientes no pueden verla en el momento de la compra.

Comer más calorías de las que el cuerpo necesita causa aumento de peso, lo que provoca obesidad, diabetes y enfermedades del corazón. La obesidad entre los adultos de los Estados Unidos aumentó a más del doble en las últimas tres décadas, desde un 14.5% hasta un 32.2%. Un refresco grande puede tener 600 calorías y una sola comida puede contener hasta 1,600 calorías, tres cuartas partes de las calorías diarias recomendadas, que son cerca de 2,000 calorías para un adulto promedio.

Esta propuesta sólo afectaría a los restaurantes que ponen a la disposición del público información sobre calorías en los productos estándar del menú en o después del primero de marzo de 2007 (como por ejemplo en folletos, en empaques o en sus páginas web). El Departamento de Salud calcula que esta propuesta afectaría aproximadamente a 1 de cada 10 restaurantes. El Departamento de Salud no considera posible validar o publicar información sobre calorías en restaurantes que no tienen menús estándar, y no planea requerir esto para todos los restaurantes en el futuro.

"Queremos poner más información a disposición de los consumidores", dijo la Comisionada Adjunta para Prevención de Enfermedades Crónicas del Departamento, Dra. Lynn Silver. "Si saben cuántas calorías contiene un alimento antes de comprarlo, los neoyorquinos pueden hacer elecciones más informadas. Los neoyorquinos tienen esta información a su disposición cuando compran sus víveres; si se implementa esta propuesta, también la tendrían a su disposición, en donde sea posible, cuando compren comida en restaurantes".

"Los neoyorquinos obtienen al menos una tercera parte de sus calorías de alimentos consumidos fuera de la casa", dijo Marion Nestle, Ph.D., Profesora de Nutrición, Estudios Alimenticios y Salud Pública en la Universidad de Nueva York. "Las personas frecuentemente comen más calorías de las que necesitan y no saben cuántas calorías hay en las comidas y bebidas que les sirven. Respecto a la obesidad, lo más importante es la cantidad consumida. Ofrecer información sobre calorías a los consumidores antes de que compren comida les ayudará a entender mejor la relación entre lo que escogen comer y cuánto pesan".

Comentarios de propietarios y administradores de restaurantes

Chris Sell, propietario de Chip Shop, dijo, "Yo puedo conseguir aceite libre de grasas trans y libre de colesterol por el mismo precio que el aceite lleno de grasas trans y de colesterol, así que siempre voy a escoger el aceite libre de grasas trans. No hemos utilizado grasas trans durante los últimos cinco años".

Allysa Torey, propietaria de Magnolia Bakery, dijo, "Elaboramos todos nuestros productos sin grasas trans, incluyendo nuestras famosas magdalenas. Usamos manteca solamente en unos pocos productos de temporada y no anticipamos ningún problema para hacer el cambio".

Leslie Meenan, socio administrador de Café Habana, dijo, "Cocinar con aceites libres de grasas trans acentúa los sabores naturales de la comida. Es igual de fácil cocinar sin grasas trans y la comida sabe mejor".

Monica Von Thun Calderòn, propietaria de Grandaisy Bakery, dijo, "Grandaisy Bakery ha estado completamente comprometida a hornear sin grasas trans desde su creación porque la salud de nuestros clientes es importante para nosotros. Con ingredientes simples se elabora un producto de excelente sabor".

Mohammad Moqbul Hossain, socio en Taste of Tandoor, dijo, "Taste of Tandoor ya está cocinando sin grasas trans artificiales. La comida que cocinamos para nuestros clientes también la comemos nosotros, así que estamos comprometidos a preparar comida saludable".

Manuel Colón, Gerente general de Bistro Cassis, dijo, "Cambiamos a aceite libre de grasas trans porque nos gustó el sabor más que el de la comida freída en aceite con grasas trans. No hemos tenido que cambiar recetas ni aumentar precios a los clientes como resultado del cambio".

Para más información acerca del peso saludable o de las grasas trans llame al 3-1-1 o visite nyc.gov/heart

La Junta de Salud (Board of Health) de la ciudad de Nueva York es una entidad reguladora independiente. La Junta de Salud fue la que prohibió el uso de pintura de plomo en 1960, 18 años antes de que intervinieran las autoridades federales, para proteger a los neoyorquinos de riesgos a la salud evitables.

###