[an error occurred while processing this directive]
Comunicado de Prensa

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 062-06
viernes 21 de julio de 2006

CONTACTOS:
DOHMH: Andrew Tucker (atucker@health.nyc.gov);
Joyce Hernández López (jlopez@health.nyc.gov)
(212) 788-5290; (212) 788-3058 (Después del horario de atención)
MOIA: Erica Gonzalez: (212) 788-9964
HHC: Ana Marengo: (212) 788-3386; (646) 773-9795


GENERALMENTE LOS INMIGRANTES SON MÁS SANOS QUE LOS NEOYORQUINOS NACIDOS EN LOS ESTADOS UNIDOS

Los neoyorquinos nacidos en el extranjero generalmente llegan más sanos, pero enfrentan más retos para obtener acceso a la atención médica y reciben menos atención preventiva; El acceso de los inmigrantes a la atención médica mejora con el tiempo, pero algunos aspectos de su salud pueden declinar cuanto más tiempo permanezcan en los Estados Unidos.

CIUDAD DE NUEVA YORK - 21 de julio de 2006 - Los neoyorquinos nacidos en el extranjero generalmente son más sanos que los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos, pero enfrentan retos para obtener acceso a los servicios de atención médica, y algunos aspectos de su salud pueden declinar después de llegar a la Ciudad de Nueva York, anunció hoy el Comisionado de Salud Dr. Thomas R. Frieden. Los adultos nacidos en el extranjero tienen menos probabilidades de fumar, beber alcohol en exceso, ser obesos o ser diagnosticados con VIH que los nacidos en los Estados Unidos, y tienen un índice de mortalidad infantil más bajo. Los datos provienen de un nuevo informe del Departamento de Salud titulado "The Health of Immigrants in New York City ", el primer análisis completo de la salud de los neoyorquinos nacidos en el extranjero. Durante el anuncio de hoy, el Dr. Frieden estuvo acompañado por el Comisionado para Asuntos de Inmigrantes, Guillermo Linares, el Presidente de la Corporación de Salud y Hospitales (HHC), Alan D. Aviles, y organizaciones comunitarias y proveedores de atención médica que sirven a los inmigrantes.

En general, los neoyorquinos nacidos en el extranjero tienen menos probabilidades de fumar, ser obesos, ser diagnosticados con infección de VIH, y beber en exceso que los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos; también tienen un índice de mortalidad infantil más bajo. Cuando los inmigrantes llegan acá, enfrentan grandes retos para tener acceso a los servicios de atención médica y a la atención preventiva; esas barreras son especialmente problemáticas para las personas de habla hispana. Si bien los inmigrantes tienen mayor posibilidad de lograr acceso a la atención médica con el paso del tiempo, la evidencia sugiere que algunos aspectos de la salud de los inmigrantes, tales como la obesidad, empeoran cuanto más tiempo pasan en los Estados Unidos.

Las conclusiones del informe indican que el acceso a la atención médica es un desafío para los neoyorquinos nacidos en el extranjero, particularmente para las personas de habla hispana. Ellos tienen menos probabilidades de tener un proveedor de atención médica primaria (52%) en comparación con los inmigrantes de habla inglesa (74%), y tienen el doble de probabilidades de reportar que no pueden obtener atención médica cuando la necesitan. Entre aquellos que tienen cobertura de seguro médico, los adultos nacidos en el extranjero que hablan español tienen más probabilidades que las personas de habla inglesa de usar departamentos de emergencia de hospitales como su fuente principal de atención médica.

El informe también concluyó que los adultos nacidos en el extranjero tienen menos probabilidades de usar servicios de atención preventiva que los nacidos en los Estados Unidos. Por ejemplo, los nacidos en el extranjero tienen menos probabilidades que los nacidos en los Estados Unidos de recibir chequeos de su presión arterial (86% vs. 92%) y colesterol (67% vs. 77%), y menos probabilidades de recibir exámenes de detección del cáncer de colon (44% vs. 53%) y pruebas Pap (73% vs. 84%).

Existen grandes diferencias según el país de nacimiento

  • Los datos sugieren que los adultos nacidos en Ucrania tienen dos veces más de probabilidades de fumar que otros neoyorquinos nacidos en el extranjero. Los adultos nacidos en Italia, Polonia, México y Rusia también tienen índices altos de fumadores.
  • Los datos sugieren que los individuos procedentes de Panamá y Honduras tienen más probabilidades de ser obesos que la población nacida en el extranjero o nacida en los Estados Unidos, considerada en general; los adultos nacidos en Corea son los que tienen menos propensidad a la obesidad.
  • Los adultos nacidos en Honduras tienen tres veces más probabilidades de reportar que tienen diabetes que la población nacida en el extranjero o nacida en los Estados Unidos, considerada en general.
  • El índice de nuevos diagnósticos de VIH entre adultos nacidos en Haití es casi cuatro veces superior al de la población nacida en el extranjero y casi 1.5 veces al de los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos.

"En general, los inmigrantes llegan a la Ciudad de Nueva York con mejor salud que los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos", dijo el Comisionado, Dr. Thomas R. Frieden. "La exposición al medio ambiente de los Estados Unidos parece aumentar su riesgo de obesidad y puede contribuir a un empeoramiento de su salud en general. Las barreras del idioma, el estatus de inmigración y los factores ambientales, tales como la mayor disponibilidad de alimentos poco saludables y la disminución en la actividad física pueden empeorar la salud de algunos neoyorquinos inmigrantes".

"En una ciudad en donde uno de cada tres neoyorquinos nació en el extranjero y casi uno de cada dos trabajadores nació en el extranjero, este informe es un gran recurso para mejorar la salud de las familias y las comunidades", dijo el Comisionado Linares. "Hacer todo lo posible para que los niños asistan a la escuela, que los trabajadores realicen sus tareas y que el comercio abra sus puertas todos los días protege la salud de todos los neoyorquinos. Pido a los proveedores de atención médica y a los legisladores que usen este informe para adaptar la forma en que atienden las necesidades de los inmigrantes".

"La HHC tiene una historia extensa y meritoria de servir a todos los neoyorquinos, sin importar su estatus de inmigración o capacidad de pago ", dijo el Presidente de la HHC, Alan D. Aviles. "Nuestro compromiso de combatir las enfermedades crónicas y otros problemas de salud que afectan de manera desproporcionada a los neoyorquinos de diversos orígenes se refleja en nuestro trabajo diario. Estamos ayudando a las personas con diabetes a controlar sus niveles de azúcar en la sangre y su presión arterial, combatiendo el asma para mantener a los niños en las escuelas y fuera de las salas de emergencia, realizando agresivamente exámenes de detección del cáncer de colon, de mama y otros tipos de cáncer para garantizar la detección temprana y el tratamiento, y expandiendo nuestro programa de pruebas del VIH para conectar a las personas con VIH con la atención médica tan pronto como sea posible. Y logramos todo esto con una competencia cultural y lingüística, así como con una garantía de confidencialidad, que toma en cuenta las necesidades específicas de los neoyorquinos inmigrantes".

Virtualmente todos los programas del DOHMH atienden las necesidades de las poblaciones que hablan idiomas diferentes al inglés. Por ejemplo, el DOHMH ha:

  • Lanzado una campaña multilingüe de educación sobre la tuberculosis (TB) para tratar la creciente proporción de nuevos casos de tuberculosis entre los neoyorquinos nacidos en el extranjero. Se ha circulado publicidad impresa en nueve idiomas y se han distribuido afiches en cinco idiomas.
  • Creado campañas para dejar de fumar específicamente para las comunidades rusas y chinas en la Ciudad de Nueva York.
  • Facilitado la inscripción de los neoyorquinos no asegurados en programas de seguro médico, incluyendo niños y adultos, y poblaciones de inmigrantes vulnerables y "difíciles de contactar".
  • Desarrollado un proyecto de competencia cultural para que los proveedores de salud mental mejoren la evaluación y tratamiento de los neoyorquinos que hablan idiomas diferentes al inglés.
  • Colaborado con la HHC para aumentar significativamente el nivel de conocimiento sobre el cáncer de colon y los exámenes de detección del cáncer de colon. El año pasado, los hospitales de la HHC llevaron a cabo cerca de 20,000 colonoscopias.
  • Educado a comunidades que hablan idiomas diferentes del inglés acerca de productos o alimentos importados que contienen plomo, mercurio y otros ingredientes que son perjudiciales para la salud.
  • Traducido a múltiples idiomas materiales de educación sobre salud, incluyendo información sobre planificación y preparación para emergencias.

El DOHMH ha preparado el informe The Health of Immigrants in New York City con apoyo del fondo Commonwealth Fund y del Fondo para Salud Pública en Nueva Cork (The Fund for Public Health in New York). Con una población de inmigrantes en aumento, la salud de la Ciudad de Nueva York se caracteriza cada vez más por la salud de los nacidos en el extranjero. Con base en las conclusiones de este informe, el DOHMH recomienda que:

  • Las agencias de la ciudad y las organizaciones comunitarias faciliten la conexión entre los inmigrantes y los recursos públicos tales como Medicaid, Child Health Plus, Programa Estatal de Seguro Médico Infantil (State Children’s Health Insurance Program - SCHIP) y otros.
  • Los proveedores creen materiales relacionados con la salud que sean culturalmente apropiados, en idiomas hablados comúnmente, y que pongan a disposición del público traducciones realizadas por traductores entrenados.
  • Las agencias de la ciudad y las organizaciones comunitarias dirijan recursos e intervenciones a los subgrupos de individuos nacidos en el extranjero que se encuentran en mayor riesgo.

Clínicas de salud pública y hospitales públicos de la ciudad de Nueva York

El DOHMH tiene clínicas ubicadas en los cinco condados municipales y ofrece servicios para el VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, la tuberculosis, la salud materna (incluyendo contracepción de emergencia), las vacunaciones, la salud infantil y una variedad de otros servicios de salud. Los servicios del DOHMH siempre son confidenciales y se ofrecen gratis y sin importar el estatus de inmigración. Para más información acerca de los servicios del DOHMH, o los horarios de atención de las clínicas, llame al 3-1-1 o visite nyc.gov/health. Hay servicio de intérprete disponible en las clínicas y por medio del 3-1-1.

La HHC opera una red de 11 hospitales y seis centros de diagnóstico y tratamiento, cuatro centros de cuidado de enfermedades crónicas, más de 80 clínicas comunitarias y una agencia de atención médica a domicilio. La HHC ofrece atención a todos sin importar la capacidad de pago. La HHC sirve a 1.3 millones de neoyorquinos anualmente, incluyendo a más de 450,000 personas que no tienen seguro de salud. Para más información sobre la HHC, visite www.nyc.gov/hhc.

###