[an error occurred while processing this directive]
Communicados de Prensa

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 033-06
jueves 11 de mayo de 2006

CONTACTO: (212) 788-5290; (212) 788-3058 (Después del horario de atención)
Andrew Tucker atucker@health.nyc.gov
Joyce Hernández López jlopez@health.nyc.gov


1 DE CADA 5 MUJERES EN LA CIUDAD DE NUEVA YORK NO SE HACE UN EXAMEN DE DETECCIÓN PARA EL CÁNCER CERVICAL REGULARMENTE

Las pruebas de Pap pueden prevenir el cáncer cervical; las mujeres jóvenes, las ancianas, y las de bajos ingresos tienen más probabilidades de no recibir el examen de detección

CIUDAD DE NUEVA YORK – 11 de mayo de 2006 – Una de cada cinco mujeres en la Ciudad de Nueva York no está sometiéndose a tiempo a exámenes de detección para el cáncer cervical (pruebas de Pap), de acuerdo con un informe divulgado hoy por el Departamento de Salud y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH). Las mujeres entre 18 y 24 años de edad, mujeres de 65 años y más, y las mujeres de bajos ingresos tienen menos probabilidades de hacerse pruebas de Pap oportunas. En el 2004, 126 mujeres en Nueva York murieron de cáncer cervical – el 70% de esas muertes ocurrió entre mujeres con edades de 50 años y mayores, y virtualmente todas pudieron haberse evitado con el examen de detección y tratamiento. El informe completo está disponible en línea en http://www.nyc.gov/html/doh/downloads/pdf/survey/survey-2006cervicalcancer.pdf.

Para prevenir el cáncer cervical (la abertura del útero de una mujer), el DOHMH y otras autoridades de salud pública y clínica, recomiendan que las mujeres se sometan a una prueba de Pap cada 1 a 3 años. El informe, Examen de detección de cáncer cervical en la Ciudad de Nueva York (Cervical Cancer Screening in New York City), reveló que existen ciertos grupos de mujeres que tienen menos probabilidades de recibir el examen de detección:

  • Más del doble de mujeres que no tienen seguro no reciben una prueba de Pap frecuente en comparación con las mujeres que si tienen seguro (31% vs. 15%). También, el 29% de las mujeres que no tienen un médico de cabecera, no reciben un examen de detección frecuente, en comparación con el 18% de mujeres que tienen un proveedor de salud regular.
  • Las mujeres de 65 años de edad y mayores tienen el doble de probabilidades de no recibir una prueba de Pap en forma regular, en comparación con las mujeres que tienen entre 25 y 64 años de edad (31% vs. 14%).
  • Casi el doble de mujeres nacidas en el extranjero reportan no haber recibido una prueba de Pap frecuente en comparación con las mujeres nacidas en los Estados Unidos. Entre las que tienen menos probabilidades de hacerse pruebas de Pap frecuentes se incluyen las mujeres nacidas en la India (el 48% de ellas no se hizo examen de detección), Corea del Norte o del Sur (46%), y China (43%).
  • Las mujeres asiáticas son las que tienen más probabilidades de no recibir una prueba de Pap oportuna (40%), a un índice de casi el doble en relación con las mujeres blancas (21%).
  • Las mujeres que viven por debajo del nivel de pobreza tienen más probabilidades de no hacerse pruebas de Pap frecuentes en comparación con aquellas que reciben mayores ingresos (26% vs. 14% entre aquellas que viven en el nivel más alto de ingresos).
  • Las mujeres solteras y las mujeres con los niveles más bajos de educación tienen más probabilidades de no recibir examen de detección oportuno (22% de mujeres solteras y 23% de mujeres sin educación a nivel de secundaria).
  • Las mujeres que no tienen un compañero sexual actualmente tienen el doble de probabilidades de no recibir los exámenes de detección recomendados, en comparación con aquellas que tienen un compañero (28% vs. 14%).

“Las pruebas de Pap salvan vidas,” dijo el Comisionado de Salud, Dr. Thomas R. Frieden. “El cáncer cervical es prevenible si las mujeres se hacen un examen de detección cada 1 a 3 años y consiguen tratamiento de control, si es necesario. El cáncer cervical también es curable en las etapas iniciales, pero con frecuencia no presenta síntomas y solo se puede detectar por medio de una prueba tal como la prueba de Pap. Las mujeres deben consultar con su proveedor de salud o llamar al 311 para conseguir un examen de detección para el cáncer cervical.”

Al preguntarles por qué no se hacen un examen de detección con la prueba de Pap, aproximadamente la tercera parte (32%) de las mujeres respondieron que no tenían una razón en particular. Casi una quinta parte (18%) de ellas dijeron que no consideraban necesitar la prueba o que un médico nunca

les dijo que era necesaria. El ocho por ciento mencionó el costo como un motivo, incluyendo no tener cobertura médica para pagar la prueba.

La principal causa conocida del cáncer cervical es el virus del papiloma humano (VPH), una infección común transmitida sexualmente. Hay más de 100 tipos de VPH, y solamente algunos de ellos causan el cáncer cervical. Con frecuencia el virus no presenta síntomas, de manera que las personas pueden transmitir el VPH a sus compañeros sexuales sin saberlo. Tener múltiples compañeros sexuales y relaciones sexuales sin protección aumenta para la mujer el riesgo de contagiarse de VPH. Usar condones puede reducir el riesgo de transmisión del VPH.

Hágase un chequeo para el cáncer – Una prioridad de Cuídate Nueva York

Como parte de Cuídate Nueva York , la política de salud para toda la ciudad, se pide a los neoyorquinos que se hagan un chequeo para el cáncer. El DOHMH tiene el propósito de reducir la proporción de mujeres que no reciben pruebas de Pap oportunas al 15% para el 2008.

Recomendaciones

Las mujeres deben conocer la guía sobre el examen de detección para el cáncer cervical. Las pruebas de Pap salvan vidas!

  • Recomendaciones sobre la prueba de Pap:
    • Hágase una prueba de Pap inicial dentro de los 3 años siguientes a la primera relación sexual o a la edad de 21 años — lo que ocurra primero.
    • Los exámenes posteriores de detección para el cáncer cervical deben ocurrir cada año, hasta que la mujer tenga de 2 a 3 resultados negativos seguidos.
    • Después de eso, los exámenes de detección deben continuar cada 2 a 3 años al menos hasta la edad de 65 años.
    • Las mujeres mayores de 65 años deben descontinuar la prueba de Pap solamente después de que hayan tenido varios resultados negativos y ya no se encuentren en riesgo de cáncer cervical.
  • Las mujeres que viven con VIH/SIDA deben hacerse una prueba de Pap cada 6 meses hasta que tengan al menos 2 pruebas Pap con resultados negativos seguidas, y desde entonces las pruebas de Pap deben continuar al menos cada año.
  • Una mujer que tiene una histerectomía total (en la cual se retiró el cuello uterino) ya no necesita pruebas de Pap, a no ser que la cirugía se haya hecho como tratamiento para anormalidades cervicales o cáncer.

Exámenes pélvicos y exámenes de detección de cáncer cervical gratuitos están disponibles en las clínicas ETS (enfermedad de transmisión sexual) del DOHMH. Para conocer los horarios y las

ubicaciones, visite http://www.nyc.gov/html/doh/html/std/std2.shtml o llame al 311. La Corporación de Salud y Hospitales de la Ciudad de Nueva York (The New York City Health and Hospitals Corporation - HHC) también ofrece exámenes de detección gratuitos y a bajo costo en los hospitales y clínicas públicos en toda la Ciudad.

Acerca del informe

Los datos presentados en este informe se basan en los resultados de la Encuesta de salud comunitaria de la Ciudad de Nueva York (NYC Community Health Survey 2002–04), la encuesta telefónica anual para neoyorquinos adultos, y en la Encuesta de salud de la Ciudad (Citywide Health Survey, primavera de 2003). Para detalles completos de las encuestas, por favor visite http://nyc.gov/html/doh/html/survey/survey.shtml.

###

#033