[an error occurred while processing this directive]

Printer Version Listo para tu impresora

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
Comunicado de Prensa # 072-06
viernes 10 de marzo de 2006

Stu Loeser/Virginia Lam (212) 788-2958
Sandra Mullin (DOHMH) (212) 788-5290
Andrew Tucker (DOHMH) (212) 788-5290
Jerry Russo/David Cantor (DOE) (212) 374-5141


EL ALCALDE BLOOMBERG, EL COMISIONADO DE SALUD FRIEDEN Y EL CANCILLER DE EDUCACIÓN KLEIN ANUNCIAN QUE DESDE EL AÑO 2001, EL NÚMERO DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA QUE FUMAN SE HA REDUCIDO EN UN 36%

Nuevos datos muestran que el aumento en el impuesto a los cigarrillos está correlacionado con una significativa reducción de los fumadores menores de edad.

La reducción apunta a que 29,000 estudiantes de secundaria han dejado de fumar desde el año 2001.

Desde 1997, el número de adolescentes que fuman se ha reducido en más del 50%

El Alcalde Michael R. Bloomberg, en compañía del Comisionado de Salud Dr. Thomas R. Frieden y del Canciller de Educación Joel I. Klein, anunciaron hoy una reducción significativa en el número de estudiantes de secundaria de las escuelas públicas de la Ciudad de Nueva York que fuman. Las conclusiones - resultado de una encuesta conjunta efectuada por el Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH) y por el Departamento de Educación (DOE) de la Ciudad de Nueva York - muestran que el número de adolescentes estudiantes de secundaria que fuman se ha reducido en un 36% (del 18% al 11%) desde el 2001 y en un 52% (del 23% al 11%) desde 1997. La reducción del número de fumadores adolescentes está correlacionada con la reducción del número de fumadores adultos, y se atribuye al aumento en el impuesto a las ventas de cigarrillos, así como a los programas de educación y concienciación sobre la salud y a la Smoke Free Air Act (Ley Contra el Tabaco). El Alcalde anunció las conclusiones de la encuesta en la escuela secundaria High School for Art and Design en Manhattan.

"Nueve de cada diez de nuestros estudiantes de secundaria son ahora no fumadores", dijo el Alcalde Bloomberg. "Esto es un gran progreso. Los adolescentes están tomando mejores decisiones y la reducción en las tasas de fumadores es prueba del éxito de nuestros esfuerzos para reprimir el hábito de fumar y para educarlos respecto a sus decisiones relacionadas con la salud. Hoy, los adolescentes están reconociendo el verdadero costo de los cigarrillos. Por fin están entendiendo el mensaje: fumar es peligroso y tiene consecuencias reales sobre la salud, no sólo para ellos sino para quienes los rodean. Como resultado, los adolescentes de la Ciudad de Nueva York vivirán vidas más largas y más sanas”.


Aunque los programas educativos han transmitido con éxito los mensajes anti-tabaco, la principal contribución a la reducción en el número de fumadores - tanto adolescentes como adultos - ha sido el aumento en el impuesto sobre las ventas de cigarrillos. Desde la introducción del aumento en los impuestos a los cigarrillos en julio de 2002, el número de fumadores adultos también se ha reducido - en cerca de 200,000 en el período 2002-2004.

"Los estudiantes de secundaria con frecuencia piensan que muchos de sus compañeros fuman, pero la realidad es que nueve de cada 10 no lo hacen", dijo el Comisionado Frieden. "Casi el 80% de fumadores adultos empezaron a fumar cuando eran adolescentes, y cerca de un tercio de ellos morirá a causa del tabaco a no ser que dejen de fumar".

"Aunque hemos logrado un progreso excelente", continuó el Comisionado Frieden, "se calcula que 30,000 estudiantes de las escuelas secundarias públicas en la Ciudad de Nueva York todavía fuman y cerca de dos terceras partes de ellos han tratado de dejar de fumar sin lograrlo. La salud de los neoyorquinos es nuestra principal prioridad y aumentar el costo de los cigarrillos, hacer que las escuelas y los sitios de trabajo estén libres de humo y ayudar a los fumadores en su batalla para dejar de fumar son maneras clave para lograrlo".

"Desde cómo mejorar la nutrición hasta cómo evitar el tabaco, nuestros programas educativos tienen la finalidad de ayudar a nuestros estudiantes a desarrollar en edades tempranas hábitos que les duren toda la vida para que tengan una vida sana", dijo el Canciller Klein. "Estamos haciendo los desayunos y almuerzos escolares más nutritivos y más atractivos para los estudiantes y ponemos más énfasis en la educación física, la buena forma física y la salud. Todos nuestros planes de estudio, incluyendo el plan de estudio sobre competencias para la vida [Life Skills] en los grados elementales y de educación media, aconsejan que no se adquiera el hábito de fumar, al igual que nuestros programas de enseñanza y orientación contra las drogas. Y tenemos programas para dejar de fumar para estudiantes de secundaria que ya han empezado a fumar. Para nosotros es una prioridad continuar manteniendo y mejorando la salud y el bienestar de todos nuestros estudiantes".

Las políticas contra el tabaco se aplican en y cerca de las escuelas, y los programas de enseñanza, intervención y prevención contra el tabaco con frecuencia incluyen participación de las escuelas y del distrito en programas nacionales de prevención y concienciación sobre el hábito de fumar tales como el programa Great American Smoke-Out y el día nacional “Kick Butts Day” que será en abril. En 2003, el Departamento de Educación (DOE) - en asociación con el DOHMH - inició un programa de buena forma física relacionado con la salud cuyo objetivo es ayudar a todos los jóvenes a ser estudiantes cooperativos, sanos, activos, motivados y positivos (en inglés, Cooperative, Healthy, Active, Motivated, Positive Students o su sigla C.H.A.M.P.S.) durante la infancia y la adolescencia, y miembros contribuyentes de la sociedad sanos y bien educados cuando sean adultos. La combinación de un enfoque renovado en el ejercicio físico y una alimentación más saludable ha ayudado a las escuelas a apoyar a los estudiantes y a las familias para lograr este objetivo.

Principales conclusiones del informe
  • • El porcentaje de estudiantes de secundaria en las escuelas públicas de la Ciudad de Nueva York que fuman pasó de un 23% en 1997 a un 11% en el 2005 - lo que representa una reducción del 52%. El porcentaje nacional de fumadores jóvenes en el 2003, el último año en que se midió de una manera comparable y del cual hay datos disponibles, fue del 22%.
  • • El hábito de fumar entre los jóvenes se ha reducido más drásticamente en años recientes. Entre el 2001 y el 2005, hubo una reducción del 36%, en comparación con una reducción del 25% entre 1997 y 2001.
  • • Un 11% de los estudiantes de secundaria de las escuelas públicas de la Ciudad nueva York empezó a fumar antes de tener 13 años de edad, una reducción del 16% respecto al 2001.
  • • Se calcula que el 11% de los estudiantes de secundaria de las escuelas públicas son fumadores actualmente, en comparación con el 18% de los neoyorquinos adultos. Entre el 2002 y el 2004, el número de neoyorquinos adultos que fumaban se redujo en cerca de 200,000.
  • • Ocurrieron reducciones similares tanto en hombres como en mujeres. Cerca de 16,000 mujeres y 14,000 hombres fuman actualmente.
  • • Las tasas de fumadores se redujeron entre los estudiantes de ambos sexos de todas las razas/grupos étnicos, si bien la mayor reducción tuvo lugar entre los estudiantes hispanos. De entre todos los estudiantes de secundaria de las escuelas públicas, el hábito de fumar está más generalizado entre las estudiantes de sexo femenino y raza blanca.
  • • La encuesta administrada a los estudiantes de secundaria de las escuelas públicas de toda la ciudad demostró que 1 de cada 3 estudiantes de raza blanca fuma, en comparación con 1 de cada 10 estudiantes hispanos, y 1 de cada 15 estudiantes de raza negra.
  • • Aunque las estudiantes de sexo femenino y raza blanca son las que tienen más probabilidades de ser fumadoras (35%), los estudiantes de sexo masculino y raza blanca que fuman tienen más probabilidades de ser fumadores frecuentes y muchas más probabilidades de ser fumadores empedernidos.
  • • Aunque la mitad de todos los estudiantes ha fumado alguna vez, los estudiantes de raza blanca (29%) tienen más probabilidades que los de raza negra (7%) o hispanos (11%) de fumar de manera habitual.
  • • Las tasas de fumadores jóvenes son mucho más altas en Staten Island (23%) que en Queens (13%), Manhattan (11%), el Bronx (10%) o Brooklyn (9%).
  • • Las tasas de fumadores son más bajas en el Sur de Bronx (8%), Harlem Este y Central (6%) y Brooklyn Norte y Central (8%) de lo que son en la Ciudad en general.
Recomendaciones del informe

Las escuelas continuarán haciendo cumplir estrictamente las normas contra el tabaco y promoverán mensajes al respecto.

  • • Es muy importante que se hagan cumplir las normas contra el tabaco y que se promuevan mensajes contra el hábito de fumar durante el día escolar y durante las actividades después de la escuela dirigidos a los estudiantes, profesores y demás personal en todos los grados.
  • • Se recomienda a los educadores que dirijan los mensajes anti-tabaco a los grupos que tienen las tasas más altas de fumadores, así como a las áreas con el mayor número de fumadores jóvenes.
  • • Las escuelas pueden ayudar a los fumadores (incluyendo a los estudiantes, los padres y el personal) a dejar de fumar.

    Los padres, escuelas, propietarios de negocios y otros pueden buscar oportunidades para limitar el acceso de los jóvenes al tabaco y reforzar los mensajes de prevención.
  • • Los padres que fuman pueden conseguir ayuda para dejar de fumar; los jóvenes con padres que fuman tienen dos veces más de probabilidades de convertirse en fumadores.
  • • Los padres, profesores, consejeros, entrenadores, otro personal escolar y miembros de la comunidad pueden crear oportunidades para hablar con los jóvenes acerca del hábito de fumar, y pueden ser educados sobre el impacto que el hábito de fumar en los adultos tiene sobre el hábito de fumar en los jóvenes.
  • • Se recomienda a los padres que hagan que sus hogares estén libres de humo.
  • • Los propietarios de negocios que no cumplan con las leyes estatales y municipales que prohíben la venta de tabaco a jóvenes menores de 18 años de edad deben ser reportados al 311.

Los proveedores de atención médica pueden ayudar a sus pacientes a dejar de fumar.

  • • Los proveedores de atención médica deben preguntar a los adolescentes en cada cita médica si usan tabaco y deben proveer intervenciones apropiadas.
  • • Los servicios escolares deben incluir exámenes de detección de fumadores y tratamiento para dejar de fumar.

La Encuesta sobre el Comportamiento Riesgoso Juvenil (en inglés, Youth Risk Behavior Survey (YRBS)) es parte de una encuesta nacional administrada a nivel local por el Departamento de Salud y Salud Mental (DOHMH) y el Departamento de Educación (DOE) de la Ciudad en las escuelas públicas de secundaria cada dos años. Este informe está disponible en línea en http://www.nyc.gov/html/doh/downloads/pdf/survey/survey-2006teensmoking.pdf. Para más información sobre cómo dejar de fumar y cómo conseguir ayuda para dejar de fumar, llame al 311 o visite nyc.gov/health.

### 30 ###