Cómo obtener ayuda

Otros servicios basados en la comunidad - Clínicas de reposo

Toma de decisión
Algunas veces, las personas piensan que cuando un miembro de la familia ya no se desempeña como antes, eso significa automáticamente que llegó el momento de instalarlo en una clínica de reposo. Pero en realidad, esto no siempre es así. Existen muchos recursos en su zona que pueden ayudarle a mantener a ese familiar en su casa el mayor tiempo posible antes de que sea necesario enviarlo a la clínica de reposo. Los servicios de asistencia en el hogar y de guardería de adultos son dos ejemplos de recursos particularmente útiles.

La decisión de enviar al familiar a una clínica de reposo puede resultar urgente por muchos factores. La creciente necesidad de prestar asistencia en el cuidado físico, combinado con el agotamiento de su propio caudal de energía y paciencia, son consideraciones muy reales, así como lo es la limitación de oportunidades de socializar. Las clínicas de reposo se utilizan cada vez más para rehabilitar, cuando el residente que sufrió una fractura de cadera o un derrame cerebral recupera su fortaleza y movilidad. En muchos de estos casos, la persona regresa a su hogar después de una breve estadía.

En la medida de lo posible, es importante hacer participar al destinatario de los cuidados en el proceso de tomar decisiones. Es un asunto de familia, algo que afecta a todo el mundo. Tenga en cuenta que la atención individualizada que el familiar ha recibido en su casa será difícil de reproducir en una clínica de reposo. Para asegurarse de que su familiar siga recibiendo un cuidado óptimo tendrá que mantenerse en contacto con el equipo de la clínica de reposo a cargo de proporcionar los cuidados.

El procedimiento de solicitud
Cuando sea obvio que la persona que usted cuida necesita más atención, ubique varias clínicas de reposo de la zona cercana a su casa. Esto le facilitará las visitas. Llame a la Oficina de Ingresos y pida hora para visitar el establecimiento. Lleve consigo dos formularios: el PRI (Documento de Revisión del Paciente) y el Screen (Evaluación).

Completado por una RN (enfermera diplomada del hospital, del Servicios de Enfermeras Visitantes, o enfermeras diplomadas de la comunidad), el PRI informa a la clínica de reposo qué clase de cuidado necesitará su familiar para bañarse, vestirse, comer, su arreglo personal, y traslados, y si existen trastornos verbales, físicos o de percepción.

La Evaluación considera la posibilidad de regresar al hogar después de un alta del hospital, de recibir terapia física u ocupacional, y la presencia de enfermedad mental o retraso que pudiera requerir servicios especiales.

El personal de Ingresos le dirá qué documentos se necesitarán para completar el procedimiento de solicitud. En términos generales, estos documentos tienen que ver con identificación personal y registros financieros.

Debido a que los costos de las clínicas de reposo son muy elevados, tenga en cuenta que a menudo resulta necesario para la mayoría de las personas solicitar Medicaid.

En su visita a la clínica de reposo, fíjese en lo siguiente:

  • ¿está limpio el establecimiento?
  • ¿se siente un olor particular por todas partes?
  • ¿los residentes están bien arreglados y vestidos?
  • ¿las habitaciones son alegres o deprimentes?
  • ¿la mayoría de los residentes está fuera de la cama?
  • ¿las habitaciones individuales tienen a la vista los artículos personales de los residentes, tales como fotografías?
  • ¿el personal da la impresión de estar realmente interesado en los residentes?
  • ¿cómo interactúan con los residentes?
  • si observa una comida, ¿los alimentos parecen apetitosos?
  • ¿las personas que necesitan asistencia para comer reciben ayuda?
  • ¿los miembros del personal hablan entre ellos o con los residentes?
  • ¿cuáles son las actividades disponibles?
  • pregunte si puede observar una actividad.

Ubicación de una clínica de reposo
Haga clic en su condado municipal para encontrar una lista de clínicas de reposo de su zona. Para más información sobre estos establecimientos, comuníquese con FRIA (Friends y Relatives of the Institutionalized Aged/Amigos y Parientes de Ancianos Institucionalizados) en www.fria.org o llame al 311 y pida hablar con la Unidad de Alzheimer y Cuidados Prolongados del Departamento para Personas Mayores.