Comunicación

Agitación

La agitación puede deberse a una serie de cosas, pero el resultado final es el mismo– un destinatario de los cuidados y un cuidador alterados. Algunas veces la causa de la agitación puede remediarse fácilmente y otras veces no. Si bien es preferible seguir un enfoque no farmacológico, los medicamentos pueden constituir una gran ayuda para reducir la agitación.

Es importante tener en cuenta que a medida que avance la enfermedad de Alzheimer, estos comportamientos difíciles pueden manifestarse en forma más pronunciada.

A continuación se presentan algunas consideraciones que pueden facilitarle las cosas a usted y a la persona que recibe sus cuidados:

  • Trate de identificar el factor causante de la agitación. ¿Qué tipo de cambio ocurrió en la rutina? ¿Se sentía usted apurado o menos paciente en sus interacciones con la persona que recibe sus cuidados?
  • Tenga en cuenta que la hora del día puede afectar el comportamiento. El 'Sundowning', un comportamiento que incluye deambular, caminar impacientemente, agitación o ánimo deprimido, se da en muchas personas que padecen de demencia al final del día o a comienzos de la noche. Tener conocimiento de este problema puede ayudarle a seleccionar mejor o reducir las actividades;
  • Demasiada estimulación, tal como exposición a multitudes, ruido fuerte o lugares o eventos desconocidos puede producir agitación o retraimiento;
  • Recuerde que el comportamiento de la persona es sintomático de la enfermedad. Ellos no hacen las cosas con la intención de molestarle, enojarle o asustarle. Con un poco de paciencia, flexibilidad y buen humor se puede llegar muy lejos;
  • Trate de reorientar su energía hacia actividades manejables y supervisadas. Ciertos comportamientos, tales como ponerse inquieto, mecerse, o caminar de arriba abajo pueden reflejar el intento de la persona de sobrellevar el estrés o la tensión;
  • El empleo de recursos comunitarios tales como un servicio de guardería diurna de adultos, puede proporcionar un entorno de actividades estructurado;
  • NUNCA es recomendable restringir a una persona con demencia en respuesta a su estado de agitación. Las restricciones físicas no tienen en cuenta la dignidad del individuo y pueden aumentar el nivel de agitación;
  • Deberá recurrirse a medicamentos solamente bajo la supervisión de un médico. Sin este control, pueden presentarse reacciones adversas que podrían afectar el comportamiento de la persona.

Fuente: EL CENTRO DE EDUCACIÓN Y REFERIMIENTO PARA LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER