Comunicación

Vestirse

Vestirse presenta dificultades especiales para la persona que sufre de demencia. Dificultad con botones, broches o cierres relámpago, reconocimiento de los cambios de temporada, o recordar el orden en que debe ponerse la ropa, son tan sólo algunos de esos problemas.

Algunas veces, la persona podría no querer cambiarse de ropa para nada. Ayudar a la persona que recibe sus cuidados a vestirse correctamente es importante para mantener su dignidad y autoestima.

A continuación se presentan algunas sugerencias que podría considerar:

  • Mientras sea posible, siempre deje que la persona se vista por su cuenta:
  • Quite del ropero las ropas innecesarias o poco prácticas para reducir el número de opciones;
  • Cuando elegir por su cuenta le resulte difícil a la persona, ofrézcale una opción entre dos conjuntos;
  • Podría resultar necesario ayudar a vestirse a la persona alcanzándole las prendas, una por vez;
  • A la persona cuidada concédale suficiente tiempo para vestirse;
  • Las zapatillas o los zapatos con suela de crepé pueden ayudar a evitar caídas;
  • Los cierres de Velcro y las pretinas elásticas son más fáciles de manejar que los botones y los cierres relámpago;
  • Los cárdigans y las camisas abotonadas al frente son preferibles a los pulóvers;
  • Para la persona incontinente, elija ropas que sean fáciles de quitar y limpiar.

Fuente: THE ALZHEIMER'S DISEASE EDUCATION & REFERRAL CENTER (EL CENTRO DE EDUCACIÓN Y REFERIMIENTO PARA LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER)